Ardor en la boca

 

El ardor en la boca es una sensación incómoda en la legua y en el paladar aunque pueda afectar a cualquier parte de la boca o de la garganta.

La sensación de escozor puede empezar sin una causa clara y puede permanecer durante meses o incluso durante años.

Hay momentos cuando el individuo se sienta y está demasiado hambriento como para evaluar la temperatura de la comida en el plato.


La comida muy caliente puede alterar la mucosa de la boca.
A pesar de que las consecuencias no sean graves y crónicas, las molestias pueden durar algunos días.

Además de la sensación de la boca ardiente, puede que haya un sabor metálico o una boca amarga.
Muchas personas sostienen sufrir de boca seca aunque el análisis de la mucosa de la boca enseña un flujo normal de saliva.
La dolencia debida a escozor puede ser muy fuerte y, por tanto, puede producir depresión y ansiedad de estar afectados por dolor crónico.

 

El síndrome de la boca ardiente

El síndrome de la boca ardiente (o estomatopirosis) es una enfermedad caracterizada por escozor crónico o que se repite en la mucosa de la boca.
Las molestias pueden afectar la lengua, las encías, los labios, el interior de las mejillas, el paladar u otras partes de la boca.
El síndrome de la boca ardiente se produce de repente y puede ser grave, como si la boca se quemara.

 

Causas del ardor en la boca

Normalmente, el ardor en la boca puede deberse a comida caliente.
También podemos quemarnos la lengua o la boca al beber café en una taza aislante.
Hay tazas de café que no permiten que el calor se desprenda de la taza.
Así pues, la evaluación de la temperatura del café resulta complicada.
Podemos quemarnos la boca al comer pizza también.
El queso encima de la pizza resulta muy caliente y, al comerla sin evaluar su temperatura, podemos quemarnos de manera muy grave.

 

                                                Causas del síndrome de la boca ardiente

El síndrome de la boca ardiente se puede decir primario o secundario.

Síndrome de la boca ardiente primario
Si no se pueden identificar anomalías clínicas o de laboratorio, la enfermedad se llama síndrome de la boca ardiente primario o idiopático.
Algunos estudios enseñan que el síndrome de la boca ardiente primario concierne a problemas sobre el sentido del gusto o los nervios sensitivos del sistema nervioso.

Síndrome de la boca ardiente secundario
En algunos casos, el síndrome de la boca ardiente es el efecto secundario de un trastorno. En estos casos, se habla de síndrome de la boca ardiente secundario.
Los problemas que pueden producir el síndrome de la boca ardiente secundario son:

  • Sequedad de la boca (xerostomía), puede producirse a raíz de diferentes medicamentos, enfermedades, trastornos de las glándulas salivales o bien por los efectos colaterales del tratamiento para el cáncer.
  • Entre los efectos de la radioterapia y de la quimioterapia también hay náuseas y vómito que empeoran la situación.
  • Otras enfermedades de la cavidad bucal, por ejemplo, una infección de hongos (candidiasis oral), una enfermedad inflamatoria llamada liquen plano oral o un trastorno llamado lengua geográfica que hace que la lengua parezca un mapa.
  • Llagas por afta: las aftas son úlceras dolorosas, blanquecinas o amarillentas con un anillo externo rojizo. Las llagas se desarrollan en los labios y en el interior de la boca, sobre todo, en los lados.
  • La estomatitis puede producir aftas y puede afectar a niños también.
    Las aftas no son contagiosas y pueden aparecer a raíz de trastornos como el resfriado o la gripe, el estrés o la falta de algunas vitaminas.
  • Cáncer de laringe: los síntomas de cáncer oral pueden ser hinchazón y boca que sangra con facilidad, úlceras o bultos en la lengua con manchas blancas o rojas.
    Aunque el cáncer pueda desarrollarse en cualquier paciente, mascar tabaco o consumir alcohol pueden aumentar el riesgo de sufrir de cáncer.
  • Ampollas por herpes: el herpes labial crea pequeñas ampollas llenas de líquido que suelen hacer daño, están producidas por el “virus herpes simple” que vive en las paredes húmedas de nuestro cuerpo como boca, labios, nariz e ingle.
    Las ampollas son contagiosas y producen hormigueo y quemazón.
  • Una alimentación que carece de hierro, cinc, ácido fólico (vitamina B-9), tiamina (vitamina B-1), riboflavina (vitamina B-2), vitamina B-6 y vitamina B-12.
  • Dentadura postiza, sobre todo, si no se adhiere bien porque puede producir tensión en algunos músculos y tejidos de la boca o bien contiene material que irrita los tejidos de la boca.
  • Alergia o reacción adversa a los alimentos, por ejemplo, a las especias, otros aditivos alimentarios, perfumes, colorantes o sustancias que usa el dentista.
  • La piña puede producir irritaciones cutáneas menores porque es muy ácida.
    Al comer esta fruta o al beber zumo, se puede percibir picor, prurito y dolor en la lengua. Si después de la ingesta de piña, se desarrolla un dolor, un prurito, un picor o un hinchazón grave, hay que consultar al médico.
  • Guindilla, la capsaicina-típica de la guindilla- puede irritar la boca y los ojos produciendo un picor intenso.
    Lo primero que hay que hacer es beber leche.
    En lo que concierne a los ojos, hay que verter leche en un poco de algodón para luego pasarlo por el ojo con mucho cuidado.
    El efecto de la leche es muy rápido.
  • Reflujo gastroesofágico que llega hasta la boca desde el estómago. Es una de las razones principales que lleva al picor durante el embarazo a raíz de la presión que el niño ejerce sobre el estómago.
    Normalmente, se presenta después de comer,a las 3/ 4 horas.
  • Otros medicamentos, sobre todo, los que se recetan para la hipertensión arterial, llamados inhibidores de la ECA (inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina).
  • Bruxismo, morderse la punta de la lengua y rechinar los dientes.
  • Trastornos endocrinos, como la diabetes o desarreglos de la tiroides (por ejemplo, el hipotiroidismo).
  • Irritación de la boca por cepillarse la lengua, uso de dentífricos con agentes abrasivos o colutorios o bien por haber bebido muchas bebidas ácidas como el limón.
  • Factores psicológicos, como ansiedad, depresión o estrés.

Efectos y síntomas de la boca ardiente

El síntoma principal es el ardor de la boca de intensidad variable y éste puede afectar al individuo durante meses o años.
Para muchas personas, el ardor empieza por la mañana, se hace más fuerte por la tarde y mejora durante la noche.
Hay quienes siempre perciben dolor y otros que sólo lo perciben en algunos momentos.
Si el síndrome de la boca ardiente produce un dolor crónico, es muy probable que el paciente padezca ansiedad y depresión.
Otros síntomas de la boca ardiente son:

  • Hormigueo o entumecimiento en la punta de la lengua o en la boca
  • Sabor amargo o metálico
  • Boca seca
  • Dolor en la boca.

 

¿Cómo se diagnostica el síndrome de la boca ardiente?

En el diagnóstico del síndrome de la boca ardiente, se analizan los síntomas clínicos y se deben eliminar otros trastornos como las infecciones, la diabetes, la candidiasis oral o la deficiencia de vitaminas.
Si estos trastornos no aparecen entre las causas, se diagnostica la boca ardiente.

 

Tratamiento de la boca ardiente y medicamentos

No hay una manera eficaz para tratar el síndrome de la boca ardiente primario.
No hay estudios que enseñen los procedimientos más eficaces.
El tratamiento depende de los efectos y de los síntomas específicos y de las posibles condiciones que la enfermedad conlleva y que pueden producir molestia en la boca.
Por ejemplo, si se cambia de dentadura postiza o se administran integradores en caso de deficiencia de vitaminas, se puede aliviar la molestia.
Es por esto por lo que es importante detectar la causa.
Después de que los trastornos que la enfermedad conlleva hayan desaparecido, los síntomas de la boca ardiente tendrían que dejar de afectar al paciente.

 

Remedios caseros para el síndrome de la boca ardiente

 

Ardor en la bocaEl ardor en la boca es el síntoma de una enfermedad, así pues, no hace falta un tratamiento específico.
El tratamiento tiene el objetivo de curar la causa principal del problema y dicho tratamiento puede ser bastante complicado si no se detecta la causa específica.
En estos casos, el objetivo del tratamiento es gestionar los síntomas.
Aquí están algunos remedios caseros para el síndrome de la boca ardiente:

Hielo: éste resulta ser el remedio más popular para la lengua ardiente.
Hay que coger un cubito de hielo y chuparlo paulatinamente.
El frío entumece la lengua y ya no se percibe la sensación de ardor. Además, el agua que procede de la fusión del hielo mejora la sensación de boca seca.

Gel áloe vera: la aplicación tópica de un fresco gel de áloe vera puede resolver el problema.
Hay que cortar una hoja de áloe vera y aplicar el gel que sale de ésta en la parte de la lengua con hormigueo.
Para obtener resultados rápidos, hay que usar el gel varias veces al día.
Siempre que el paciente se ponga gel, sentirá una sensación agradable y relajante en la lengua.

El aceite de lavanda: Las cualidades antisépticas del aceite de lavanda tienen un efecto curativo en la boca ardiente.
Favorece la circulación sanguínea y, por consiguiente, asegura una recuperación rápida del problema.
Hay que verter unas gotas del aceite de lavanda en un trozo de algodón para luego aplicarlo en la lengua y en la boca.
Hace falta repetirlo todo todas las noches antes de acostarse. Así pues, se podrá mejorar el ardor.

Miel y leche fría: hay que coger un vaso de leche fría y mezclarlo con una cucharada de miel.
Después, hay que beber esta leche poco a poco. Este remedio calma el cuerpo y hará que el paciente se sienta mejor.
Al mejorar la circulación sanguínea, esta mezcla también alivia la sensación de ardor en la lengua.
Por otra parte, la leche es una fuente muy buena de vitamina B12, que puede volver a establecer el normal funcionamiento de las células nerviosas que conducen los impulsos de la sensibilidad.

Beber mucha agua:  El ardor en la lengua producirá una sensación constante de sed y, por tanto, se sentirá la necesidad de beber agua todo el tiempo.
Cuando se bebe agua, la sensación de sed se reduce y la intensidad de los síntomas de la boca ardiente disminuye.
Hay que empezar el día bebiendo por lo menos 1-2 vasos de agua y hay que beber 8-10 vasos de agua durante el día para controlar la sequedad de la boca

Los remedios naturales que hemos presentado son útiles si no se ingieren comida y bebidas que pueden empeorar el problema aún más.
La comida caliente y picante, la menta, la canela y, en general, los alimentos y los líquidos que tienden a ser ácidos, el té, el café y el alcohol tienen que ser evitados.
Al comer comida sin especias como verduras hervidas, zumos frescos y verdura, se puede reducir el dolor.

 

Remedios naturales y alimentación para el ardor en la boca

El agua se considera el remedio mejor para la boca ardiente. Hay momentos en los cuales el agua no está al alcance de la mano.
En este caso, se pueden adoptar los siguientes remedios:

  • Chicle: para eliminar la sensación de ardor, es posible mascar un chicle. No obstante, puede hacer falta mucho tiempo antes de que los síntomas desaparezcan.
  • Levadura en polvo: uno de los remedios caseros eficaces para la boca ardiente es la levadura en polvo.
    Aunque no sea una opción muy utilizada, puede ser un tratamiento eficaz.
    Todo lo que hay que hacer es aplicar un poco de polvo en la parte que arde.
  • Cúrcuma: la cúrcuma es un antiséptico eficaz y posee propiedades curativas.
    Se puede preparar una mezcla de mantequilla clarificada y cúrcuma para luego aplicarla en la parte de la boca que produce molestias.
  • Dulce de leche: aplicar una capa densa de dulce de leche en las partes que escuecen.
  • Azúcar: la aplicación de azúcar también mejora las quemaduras.
    Hay que poner un poco de azúcar en la lengua ejerciendo una presión contra el paladar para tocar la parte quemada. Existen algunas sugerencias de las cuales hay que acordarse para que no empeore la situación de la parte quemada.
  • Hasta que el paciente no se cure por completo, sólo hay que comer cuando la comida se haya enfriado
  • Hace falta evitar comer productos que- por su forma- podrían producir heridas en la boca, como las patatas fritas y las tostadas.
  • Estos alimentos pueden producir heridas en la parte que quema y que duele.
  • Evitar comer picante porque la irritación en la boca empeoraría.
  • Se aconsejan leche fría o de soja en vez de bebidas calientes como té, café o chocolate caliente.
  • Los alimentos ricos en vitamina B serían útiles en la alimentación diaria.
  • Hasta que el paciente se recupere de la quemadura, hay que evitar el uso de productos para la higiene oral como los colutorios porque contienen sustancias químicas que pueden empeorar la situación.