Calambres abdominales – causas, en niños y durante el embarazo

Causas de los calambres abdominales

Apendicitis
La aparición repentina de dolor y calambres abdominales en el lado izquierdo de la parte inferior del abdomen es un síntoma de apendicitis.
La apendicitis es una de las causas principales de los calambres en los niños junto a la obstrucción intestinal y la intolerancia a la lactosa.

Entre los demás síntomas se encuentran:

En este caso de apendicitis, el estómago se endurece y duele al tocarlo.
Si no se cura, esta enfermedad puede provocar septicemia y muerte.

Diverticulitis
En la diverticulitis, se forman unos pequeños sacos en la pared del colon.
En algunos casos, estos sacos se inflaman y se desarrolla una enfermedad llamada diverticulitis.
Los síntomas son:

  • Calambres en la zona abdominal,
  • Cólicos,
  • Ardor,
  • Meteorismo,
  • Náuseas,
  • Diarrea,
  • Estreñimiento,
  • Fiebre,
  • Malestar general.

Endometriosis
La endometriosis es una enfermedad caracterizada por el desarrollo del tejido que suele rodear el útero (endometrio) en la cavidad abdominal.
Con el paso del tiempo, estas células forman adherencias que pueden dar lugar a un dolor en el bajo vientre.
Los demás síntomas son:


Intoxicación alimentaria
La intoxicación alimentaria por Salmonela es uno de los trastornos más comunes relacionados con la comida en Estados Unidos, donde se producen más de 30 millones de casos al año.
La intoxicación aguda produce:

  • Calambres abdominales,
  • Náuseas,
  • Diarrea,
  • Vómito.

Cálculos biliares
Un cálculo biliar es un depósito de colesterol, calcio y bilirrubina en la vesícula biliar o en el conducto biliar común.
Los cálculos pueden producir:

Gastritis
Los síntomas de la gastritis incluyen:

Los calambres abdominales se perciben en el lado izquierdo, justo debajo de las costillas.
Los síntomas de la gastritis aparecen aproximadamente media hora después de comer.
En los casos más graves, también se puede padecer:

Los calambres producidos por la gastritis se pueden percibir por la noche si se cena tarde.

Golpe de calor
Los calambres abdominales fuertes, producidos por una excesiva pérdida de sodio, son un síntoma grave del golpe de calor.
El tratamiento prevé la disminución de la temperatura corporal y la reintroducción de líquidos y sales minerales.

Síndrome del intestino irritable
Los episodios de calambres abdominales con diarrea (o estreñimiento) son típicos del síndrome del intestino irritable. La enfermedad suele desarrollarse en la última fase de la adolescencia o en los jóvenes y puede empeorar por el estrés.

Calambres menstruales
Los calambres asociados al ciclo menstrual  son uno de los síntomas más frecuentes antes de la mentruación.
El dolor se produce por una producción excesiva de prostaglandina, sustancia similar a las hormonas que producen:

  • Inflamación,
  • Dolor,
  • Hinchazón abdominal.

La ingesta de medicamentos antiinflamatorios que bloquean la prostaglandina puede proporcionar alivio (90% de los casos).


Infecciones por parásitos
La tenia, la giardia y otros parásitos intestinales pueden producir:

Diarrea del viajero
La diarrea del viajero se caracteriza por:

  • Ataques de diarrea,
  • Calambres abdominales,
  • Náusea,
  • Vómito.

Por lo general, está asociada a los viajes y a un clima cálido.

Colitis ulcerosa
Una inflamación del intestino presenta entre otros síntomas:

A menudo, la diarrea contiene moco con manchas de sangre y puede alternarse con el estreñimiento.

Celiaquía o intolerancia al gluten
El gluten es una proteína que se encuentra en muchos cereales, entre los cuales:

  • Kamut,
  • Trigo,
  • Cebada,
  • Espelta,
  • Avena.

Si las personas que padecen celiaquía ingieren alimentos o productos que contienen gluten, se producen daños en el intestino (destrucción de las vellosidades intestinales).
Algunos de los síntomas de la intolerancia al gluten son:


Intolerancia a la lactosa
Se trata de una condición caracterizada por la falta de la enzima lactasa, necesaria para digerir la lactosa.
Los síntomas de la intolerancia a la lactosa son:

  • Hinchazón,
  • Dolor,
  • Náusea y raramente vómito,
  • Diarrea,
  • Calambres abdominales.

 

Enfermedades graves

En algunos casos, los calambres abdominales pueden representar un problema muy grave.
Algunos tipos de cáncer, como por ejemplo el cáncer de páncreas, el de ovarios y el de hígado producen dolor y calambres abdominales.
Además, la inflamación de un órgano puede indicar una causa grave de dolor abdominal.
El tipo más frecuente de inflamación del abdomen es la apendicitis.

Aunque las causas más comunes del dolor abdominal no presentan riesgo vital, se recomienda consultar con el médico.

apéndice, apendicitis, abdomen

Calambres abdominales e hinchazón

Las causas más comunes de los calambres que van acompañados de la hinchazón de estómago son:

  • Apendicitis,
  • Cólicos menstruales,
  • Síndrome del colon irritable,
  • Celiaquía,
  • Intolerancia a la lactosa.

 

Calambres abdominales y diarrea


Entre las causas de los calambres abdominales, además de la diarrea, se encuentran:

  • Celiaquía,
  • Intolerancia a la lactosa,
  • Colitis ulcerosa,
  • Diarrea del viajero,
  • Infecciones parasitarias,
  • Síndrome del intestino irritable,
  • Intoxicación alimentaria,
  • Diverticulitis.

 

Calambres abdominales durante el embarazo

En caso de percibir calambres en el abdomen, al principio no hay que preocuparse.
En algunos casos, los calambres son consecuencia de un problema de digestión y es raro que representen una urgencia médica.

Relajarse
Los músculos y ligamentos que sostienen el útero se estiran y ensanchan durante el embarazo, lo que puede producir calambres de vez en cuando, con un dolor leve o agudo.
Puede ser más evidente al realizar un movimiento rápido como:

  • Al levantarse de una silla,
  • Al toser,
  • Al estornudar.

No hay que preocuparse. Algunas mujeres sufren calambres al hacer ejercicio, lo que produce más estrés en los músculos y ligamentos que ya están estirados.
Si se experimentan calambres al hacer ejercicio, se debe hacer caso al cuerpo, parar y descansar.

Los calambres también pueden recordarnos la necesidad de tener cuidado con lo que comemos.
La mala digestión puede producir calambres.
Si comemos demasiado o ingerimos alimentos que no deberíamos consumir, podemos sufrir calambres en el estómago. El estreñimiento también produce calambres muy dolorosos.

Calambres al principio del embarazo

El óvulo se adhiere a la pared del útero a los pocos días de la concepción (durante la primera semana de embarazo).
En el momento en el que el óvulo es fecundado se pueden percibir calambres por la implantación, que son normales y no tienen que asustar.

Cuidado
En algunos casos, los calambres representan un peligro que no se debería pasar por alto.
Hay tres enfermedades que pueden producir calambres:

  • Aborto espontáneo. Aproximadamente un 20% de los embarazos termina con un aborto durante los tres primeros meses del embarazo (el aborto espontáneo se produce cuando el embrión no se ha desarrollado lo suficiente como para sobrevivir fuera del útero).
    Los calambres graves en el primer trimestre (junto al flujo vaginal con sangre) pueden indicar la existencia de algún problema.
  • Embarazo ectópico. Si el óvulo fecundado se encuentra fuera del útero no puede sobrevivir y produce un dolor agudo en el bajo vientre y una hemorragia.
    Los calambres se perciben durante las primeras semanas del embarazo.
  • Parto prematuro. Todos los años, miles de niños nacen antes del noveno mes.
    El parto prematuro se caracteriza por diferentes síntomas como los calambres abdominales.

¿Es normal experimentar calambres en los días después de dar a luz?
Sí. Muchas mujeres perciben dolor y calambres abdominales que empeoran durante la lactancia.
Se deben a las contracciones del útero, que vuelve a la dimensión que tenía antes del embarazo.
Estos calambres pueden prolongarse incluso una semana después de dar a luz.

 

Calambres al correr

En algunos casos, los calambres que producen dolor en el abdomen nos invitan a tumbarnos en la cama en posición fetal, después de un entrenamiento aeróbico.
En realidad, no es necesario dejar de correr por miedo al dolor, ya que se puede prevenir esta molestia con algunos remedios.

Comida y bebidas
Se pueden prevenir los calambres abdominales si se evita comer entre 2 y 4 horas antes de los entrenamientos.
La deshidratación también puede producir calambres, por lo que se aconseja beber agua antes, durante y después del entrenamiento.

Tratamiento para los músculos
Podemos reforzar los músculos a través de ejercicios como el crunch que, además, ayuda a prevenir los calambres durante los entrenamientos.
Asimismo, para hacer que los calambres desaparezcan, se debe descansar y respirar hondo.