Dolor de coxis

El dolor de coxis (coccigodinia) es un síntoma que se manifiesta en la zona interglútea, debajo del hueso sacro.
El coxis es un hueso triangular situado al final de la columna vertebral.
Se compone de segmentos de huesos (de 3 a 5) unidos por articulaciones y ligamentos.

 

Dolor de coxis durante el embarazo

Durante el embarazo, las mujeres sufren dolor de espalda en la zona del coxis.
Algunas futuras madres empiezan a tener problemas en el coxis antes de quedarse embarazadas, por lo que se hacen una idea del tipo e intensidad del dolor que experimentarán durante el embarazo.

Las mujeres embarazadas perciben dolor en el coxis porque el niño se apoya en la pared baja de la espalda y ejerce presión sobre el hueso.
Asimismo, al dar a luz, mientras el niño pasa por el conducto del parto, también se puede producir una fractura del coxis.

Las mujeres que suelen tener problemas de coxis deberían realizar pruebas y tratamientos antes de planificar el embarazo. Es importante que la paciente no esté embarazada para llevar a cabo estas pruebas y tratamientos ya que, en caso contrario, pueden producirse lesiones en el feto.
Se debe consultar al ginecólogo y a la matrona, o a cualquier profesional presente en el parto, si se tienen problemas en el coxis al principio, o cuando se desarrolla el dolor en el hueso durante el embarazo.

 

Dolor de coxis al estar sentado

Muchos factores pueden producir dolor en el coxis al estar sentado.
La causa más frecuente es la caída de nalgas, en cuyo caso el coxis experimenta mucho dolor.
El dolor producido por lesiones en el coxis se denomina coccigodinia aguda.
La coccigodinia crónica se debe a las siguientes situaciones:

  1. Embarazo de riesgo.
  2. Lesiones repetidas en las últimas vértebras.
  3. Sobrecargas repetidas por actividades como el piragüismo, por una postura no correcta o por permanecer sentados durante mucho tiempo.
  4. El dolor en el coxis que se manifiesta por estar sentado también puede producirse después de una relación sexual anal.
  5. Algunos trastornos del ano, tales como hemorroides y fisuras anales.
    Los síntomas empeoran durante la regla.

Es muy raro que se desarrolle un cáncer en la zona del coxis o del hueso sacro.

La malformación del coxis es la causa principal de este dolor. La formación de espolones óseos en el coxis es otra de las causas frecuentes del dolor.
Un trastorno en el hueso sacro produce dolor en la zona del coxis.
Por último, el dolor del coxis se puede producir por:

  1. Estiramiento de los músculos
  2. Compresión de los nervios
  3. Lesiones en los nervios
  4. Luxación del coxis

 

Quiste pilonidal

El quiste pilonidal se encuentra cerca del coxis en la parte superior del pliegue entre los glúteos.

Causas
Se desconoce la causa del quiste pilonidal (o fístula pilonidal).
Según algunos investigadores, procede del crecimiento y rotura de un folículo piloso.
Así pues, se produce una formación quística alrededor de un folículo roto.
Entre los síntomas, encontramos dolor y picor en el coxis.

quiste-pilonidal

Tratamiento para el quiste pilonidal
El tratamiento tiene éxito en el 50-60% de los casos. Si el quiste pilonidal está infectado, se requiere una intervención quirúrgica, en la que se extirpa el quiste, el material purulento, los pelos y otros residuos.

Hay dos opciones para el tratamiento quirúrgico:

  • Con la “herida abierta”
  • Con la “herida cerrada”

En el tratamiento con “herida abierta”, la incisión quirúrgica no se sutura y se trata con gel.
Si se adopta esta técnica, el paciente requiere de más tiempo para recuperarse. Pese a ello, gracias a esta técnica se reduce el riesgo de infecciones recurrentes en el quiste pilonidal.
En el tratamiento con “herida cerrada”, se suturan todas las incisiones después de limpiar el área del quiste.
Por consiguiente, el individuo tarda menos tiempo en recuperarse aunque es muy probable que la enfermedad vuelva a aparecer.

 

Lesiones del coxis

Las caídas sobre el coxis se encuentran entre las causas más frecuentes de lesión en mujeres y hombres.
Una caída o resbalón hacia atrás, de nalgas o sobre una superficie muy dura como un suelo resbaloso o hielo, produce dolor agudo en el coxis.
Un golpe en la articulación sacrococcígea puede producir una fractura del coxis o una luxación.
Esto sucede en los deportes de contacto como el fútbol, el rugby y el baloncesto.
A menudo, estos deportes producen lesiones de coxis en los niños.
La rotura del coxis durante el parto puede producirse por diversos motivos.
Cuando el niño pasa por el canal del parto, si la cabeza ejerce presión sobre el coxis de la madre al dar a luz, puede romper dicha estructura.

 

Síntomas de la fractura del coxis

El coxis roto presenta muchos signos. El más importante es el dolor repentino y agudo del coxis.

  • El síntoma más claro de una lesión en el coxis es el dolor entre los glúteos.
  • Cualquier postura (sentado, de pie y caminando) produce dolor. El paciente percibe dolor incluso en la cama por la noche. Todos los movimientos producen molestia en la región del coxis, sobre todo al sentarse y levantarse. A los 2-3 días, los síntomas se reducen y el paciente no percibe dolor si no se mueve. En algunos casos, el dolor se desplaza de la región del coxis a las piernas. Se percibe dolor en las extremidades inferiores.
  • También se puede experimentar dolor en la próstata.

El dolor agudo se percibe al tocar la parte afectada.
Entre las actividades que aumentan el dolor se encuentran:

  1. Relaciones sexuales
  2. Defecación

Otro síntoma es la hinchazón en la región afectada. El daño en el coxis es grave si hay inflamación.
En la mayoría de casos en los que el coxis tiene una herida, éste se vuelve más fuerte. La inflamación del coxis provoca estreñimiento.
Se experimenta estreñimiento y molestia abdominal.

 

¿A quién consultar para el dolor de coxis? Diagnóstico

Se debe consultar a un ortopedista y realizar todas las pruebas para detectar la enfermedad.
Un coxis roto produce dolor agudo y sensibilidad alterada en la zona en la que se encuentra la lesión.
Cualquier traumatismo puede producir una fractura.
Resulta difícil permanecer sentado durante mucho tiempo (sobre todo en superficies suaves) o realizar actividades que ejercen presión sobre el coxis. El dolor empeora al expulsar los excrementos, tanto durante los movimientos involuntarios como voluntarios.
En las mujeres, las relaciones sexuales pueden ser dolorosas.
Los síntomas de la rotura del coxis son dolor agudo en las piernas que puede extenderse hasta los pies.

 

¿Qué hacer? Medicamentos para el dolor de coxis

Se necesitan un par de semanas para calmar el dolor y reducir el moratón.
Para reducir los síntomas, se pueden administrar antiinflamatorios de venta libre o bien aplicar cremas como el diclofenaco (Voltaren).
Estas pastillas solo tienen un efecto temporal.
Al dejar de tomarlas, puede que el dolor vuelva a aparecer.

Fisioterapia
El tratamiento del calor incluye el uso de algunos instrumentos como la diatermia (o tecarterapia) que ayuda a reducir el dolor.
La fisioterapia es limitada en cuanto a la resolución del problema. La osteopatía, por su parte, puede resolver contracturas musculares y bloqueos articulares.

En muy raras ocasiones, el cirujano puede extirpar el coxis mediante intervención quirúrgica.

cirugía-para-la-fractura-del-coxis

Remedios naturales para el dolor de coxis

Se debe intentar no dormir en camas con colchones blandos y de esponja, ya que el dolor puede empeorar.

Se aconseja dormir en superficies duras.
Entre los remedios naturales, la aplicación de hielo en la zona afectada puede proporcionar alivio.
Se aconseja usar hielo en la zona afectada durante 20-30 minutos cada 3 horas.
Estos remedios alivian el dolor y la molestia.
El uso de hielo hace que la zona resulte menos sensible. De esta forma, se reduce el dolor.

La dieta debe ser rica y variada, especialmente rica en fibra y fluidos.
Esto contribuye a proporcionar los nutrientes necesarios al cuerpo y acelera la recuperación.
Se debe evitar el estreñimiento que puede empeorar la inflamación.

Se debe intentar no permanecer sentado durante mucho tiempo.
Se puede probar a sentarse sobre una sola nalga cada vez, alternándolas para reducir el dolor.
El hielo en el coxis alivia el dolor de manera rápida.

Los ejercicios de respiración y las duchas con agua caliente pueden ser eficaces.
Por último, también se deben usar zapatos cómodos y evitar el uso de tacones.

dolor del coxis, hueso, sacroSillas ergonómicas
Para las personas que trabajan en un despacho y que, por consiguiente, permanecen muchas horas sentadas en un escritorio, es muy difícil dejar de estar sentados.
Se debería comprar una silla ergonómica adecuada con una abertura cerca del coxis.
Dicha silla dispone de un hueco donde se coloca en coxis y permite que no se ejerza presión sobre la herida al estar sentados.
El sillín de la bicicleta o de la moto también hace daño, pero se pueden buscar sillines más cómodos para el coxis.

Cojín para el coxis
Para reducir la presión sobre la espalda, se puede emplear un cojín para el coxis. Hay varios tipos de cojines en las tiendas, como los que tienen forma de anillo.

¿Parto vaginal o por cesárea?
Las mujeres embarazadas que sufren de dolor de coxis pueden realizar un parto vaginal. No tienen que elegir el parto por cesárea solo porque piensen que el parto a través del canal vaginal ejerce más presión sobre el coxis.

 

¿Cuánto dura el dolor de coxis? Tiempo de recuperación

La recuperación de una lesión de coxis puede necesitar un periodo diferente dependiendo del paciente y un año no suele ser suficiente. La posición de este hueso hace más complicado el proceso de recuperación.
Después del accidente, una contusión leve tarda 4-6 semanas en curarse.
Una lesión de coxis requiere menos tiempo de curación respecto a una fractura de coxis.
Para una fractura se necesitan ocho semanas.
Cuanto más grave sea la herida, más tiempo se requiere para recuperarse.

En la mayoría de los casos, el tiempo de curación completa de todos los trastornos es de tres meses. Para que los huesos vuelvan a calcificarse se requiere un plazo superior a un año.

Solo en casos muy graves, los médicos pueden retirar una parte o todo el coxis mediante una intervención quirúrgica. La operación debería eliminar el dolor. Se tarda más de un año en volver a la normalidad.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.