Dolor durante el embarazo

El dolor durante el embarazo puede afectar varias partes del cuerpo.
En algunos casos, se parece al dolor menstrual de una regla normal: dolor de cabeza, calambres abdominales, dolor de barriga, etc.

Dolor de cabeza durante el embarazo

El dolor de cabeza suele ser frecuente durante el embarazo.


Antes de tomar un medicamento, hay que preguntarle al médico si puede tener efectos negativos para el niño.
Además de los medicamentos, las técnicas de relajación pueden ayudar.
El dolor de cabeza puede depender de preeclampsia (hipertensión sanguínea durante el embarazo).
Si el dolor empeora y no desaparece al tomar efferalgan hay que consultar al médico, sobre todo en las últimas fases del embarazo.

 

Aturdimiento y hormigueo durante el embarazo

Al crecer, el útero puede ejercer presión sobre los nervios de las piernas.
Esto puede producir aturdimiento y hormigueo en las piernas y en los pies.
Esto es normal y suele desaparecer después de dar a luz (puede tardar de dos semanas a algunos meses).
También se puede percibir aturdimiento u hormigueo en los dedos de las manos.
El individuo puede notarlo al despertarse.Si la mujer percibe molestias, por la noche, puede utilizar una férula.

 

Dolor de espalda durante el embarazo

Durante el embarazo, el dolor lumbar es muy frecuente. Durante los últimos meses, algunas mujeres no consiguen levantarse de la cama.
El dolor en la parte baja de la espalda puede permanecer algunas semanas o algunos meses.
Aunque sea muscular, el dolor lumbar puede ser leve o muy agudo.
El área afectada puede encontrarse en la parte central de la espalda, en el lado derecho o bien en el izquierdo.
Para evitar o reducir el dolor lumbar y de la parte del hueso sacro, hay que mantener una postura correcta para el dolor de espalda:

  • Llevar zapatos planos,
  • Dormir de lado con una almohada entre las piernas;
  • Sentarse en una silla que tenga un soporte adecuado;
  • No estar de pie demasiado tiempo.
  • Doblar las rodillas al recoger los objetos.
  • No levantar objetos pesados.
  • Aplicar calor o frío en la parte afectada de la espalda.
  • Realizar masajes en la parte afectada de la espalda.
  • Empezar ejercicios que aconseja el médico.

 

Dolor en la pierna durante el embarazo

El peso adicional que se añade cuando la mujer está embarazada, puede producir dolor muscular en las piernas, sobre todo, en caso de parto gemelar.
El cuerpo produce una hormona que hace que los ligamentos de todo el cuerpo sean más flexibles para que la mujer esté lista para dar a luz. No obstante, los ligamentos más flexibles suelen estar afectados por lesiones. La parte más afectada es la espalda. Así pues, hay que tener cuidado en levantar las pesas y en hacer ejercicio.

Es importante evitar el estiramiento de los músculos que sufren de calambres porque la contractura empeoraría.
Hay que tener cuidado si el dolor y la hinchazón sólo afectan una pierna y no ambas.
Éste puede ser el síntoma de coágulos sanguíneos.

 

Dolor en el ligamento redondo durante el embarazo

De vez en cuando, duele la barriga. ¿Es normal?
Sí. El dolor en el bajo vientre es normal porque el abdomen se extiende cuando el útero aumenta de tamaño.
Las hormonas hacen que los músculos y los ligamentos (tejido conectivo) que sostienen el útero cambien para que se haga más flexible.
Esto produce un dolor llamado dolor del ligamento redondo.

Probablemente el dolor se perciba al levantarse de la cama o de la silla, al toser o al ir al baño.
Durante los últimos meses de embarazo, el dolor se percibe al mover la cabeza también.
Según lo dicho, el dolor es más común en los embarazos que siguen al primero.

 

Remedios naturales para aliviar el dolor en la barriga

Sentarse y relajarse
El hecho de descansar de manera cómoda tendría que ayudar.
Si la posición de sentado hace que el dolor empeora, hay que intentar descansar de cuatro patas o tumbarse con la espalda en el sofá.

Por otra parte, el movimiento para pasar de estar sentado a estar de pie tendría que ser lento y dulce.
Al levantarse paulatinamente, los músculos tendrán tiempo como para adaptarse al cambio de posición.

En algunos casos, los cinturones de soporte o un vendaje tubular de malla elástica para el embarazo pueden ayudar.
El cinturón sostiene una parte del peso del niño para reducir la presión sobre los músculos de la barriga.
La comadrona y el fisioterapista pueden dar consejos útiles.

 

Disfunción de la sínfisis púbica

La disfunción de la sínfisis púbica incluye dolor en la pelvis y en la ingle. El dolor puede concentrarse en los glúteos o bajar hasta la pierna. Así pues, suele confundirse con la ciática.
La sínfisis púbica es una articulación que se encuentra entre los músculos abdominales y los órganos genitales.
La disfunción de la sínfisis púbica se hace más grave al andar o al subir las escaleras.
Puede molestar por la noche también aunque esto depende de lo que hemos hecho durante el día.
Este dolor no afecta a la mujer al principio del embarazo sino que suele ser más frecuente en los últimos meses.
El dolor puede pasar de leve a grave y la paciente puede necesitar ayuda para ponerse de pie.

dcg3te-bacino-ossa-e-legamenti-768x505

 

Causas de la disfunción de la sínfisis púbica
Son varios los factores que pueden llevar a la sínfisis púbica.
Los ligamentos hacen que las articulaciones de las caderas sean estables
y, normalmente, se mueven muy poco.
Sin embargo, durante el embarazo, los ligamentos se hacen más elásticos y se estiran con más facilidad. Así pues, las articulaciones se mueven más.
Por consiguiente, las caderas no son estables.
Además, los cambios posturales debidos a la expansión del abdomen pueden producir mayor movilidad de las articulaciones.
Esto significa que hay un esfuerzo mayor para las articulaciones.
Así pues, hay inflamación, molestia o dolor en las articulaciones.

Qué hacer
Si una cadera va moviéndose más que la otra, se puede usar un cinturón de soporte para la pelvis porque éste dará alivio.
El paciente puede preguntarle a un fisioterapista cuál es la manera mejor para desarrollar las actividades diarias a fin de no percibir dolor, por ejemplo al levantarse de la cama.
Entre los ejercicios útiles, encontramos los que fortalecen los abdominales y los ejercicios de Kegel.
La acupuntura puede ayudar a reducir el dolor y los ejercicios aeróbicos en el agua durante el embarazo son muy útiles.
Las medidas necesarias para prevenir son:

  • Evitar aquellas actividades que producen dolor,
  • Evitar levantar objetos pesados,
  • Estar tumbados con la espalda bien apoyada,
  • Hacer ejercicio,
  • Es importante que se descanse bastante.

 

¿Cuándo hay que preocuparse por el dolor abdominal durante el primer trimestre?

El dolor abdominal no tiene que asustar al principio del embarazo.
No obstante, si hay otros síntomas, puede que sea necesario buscar ayuda.
Los que están afectados por la retroversión del útero no sufren más que los demás. Después del tercer mes, de hecho, el peso del niño, hace que el útero se desplace hacia alante; por consiguiente, tendrá una posición normal.

Aborto espontáneo precoz
Desgraciadamente, el aborto precoz es bastante frecuente.
Suele producirse porque el niño no se desarrolla de manera correcta.
Durante las primeras doce semanas del embarazo, hay calambres, flujo de sangre y dolor en el bajo vientre. 

dolor embarazo, barriga, ectópico, extrauterino, abortoEmbarazo ectópico
Un embarazo extrauterino se produce fuera del útero.
Desgraciadamente, el embarazo no puede llevarse a cabo.
Es una enfermedad grave y, por tanto, es necesario un tratamiento rápido.
En el Reino Unido, casi más del 1% de los embarazos son ectópicos.
Hay calambres que producen dolor y aturdimiento que suelen afectar un lado para luego extenderse hasta el estómago.
Puede que haya un flujo oscuro y acuoso.
Esto suele ocurrir entre la quinta y la décima semana de embarazo.

 

¿Cuándo hay que preocuparse por el dolor abdominal durante el segundo trimestre?

El dolor abdominal en el segundo trimestre no tiene que asustar.
Es muy difícil que haya un aborto espontáneo tardío y se habla de esta posibilidad sólo si hay flujo de sangre.
Hay que subrayar que el aborto tardío es menos frecuente que el aborto precoz.
Sólo un aborto de cada 100 se produce en las fases del embarazo que siguen a la primera.
En caso de aborto tardío, después de la semana 12 y antes de la 24, hay calambres con flujo abundante de sangre.
Si nos percatamos de la presencia de flujo vaginal o de un leve sangrado vaginal, hay que consultar al médico o a la comadrona.

 

¿Cuándo hay que preocuparse por el dolor abdominal durante el tercer trimestre?

Desde el tercer trimestre, el dolor abdominal puede hacer hincapié en el hecho de que el cuerpo ya esté listo para el nacimiento. Por consiguiente, la preocupación mayor está representada por el parto prematuro.
En caso de parto prematuro, hay dolor en la región de la pelvis o en el bajo vientre, dolor en la espalda, calambres abdominales y diarrea.
La mujer puede estar afectada por rotura de las membranas, contracciones regulares y por el útero que se cierra sin producir dolor.
Esto puede producirse en cualquier momento entre la semana 24 y 37 del embarazo.
Los calambres después de la semana 37 pueden indicar las primeras fases del parto.
La mujer también puede percibir un dolor constante en la espalda debido a una mayor presión sobre las caderas.

 

Tratamiento y remedios naturales para el dolor durante el embarazo

Ejercicios
Una actividad física regular puede favorecer un trabajo de parto más breve y una recuperación posparto más rápida.
Se aconsejan actividades que no requieran un esfuerzo excesivo porque el embarazo no es el momento adecuado para un entrenamiento intenso o para adelgazar.
Después del primer trimestre, es mejor que las mujeres- sobre todo las que pueden tener un parto prematuro- no utilicen los abdominales para levantarse de la cama.
Los ejercicios suaves compensan los desarreglos hormonales que hacen que las articulaciones sean débiles.

Durante el embarazo, el cuerpo produce relaxina para hacer que el conducto del parto se agrande. En realidad, esto hace que las demás articulaciones también se vuelvan muy elásticas.
Se aconsejan ejercicios que puedan hacer las articulaciones estables y que ayuden a prevenir los tirones musculares.
Los ejercicios aeróbicos permiten quemar grasa y limitan hacen que el peso pueda aumentar de 10-15 kg como mucho.