Dolor en la ingle

El dolor en la ingle puede deberse a diferentes causas y puede manifestarse junto al dolor en otras partes del cuerpo, como por ejemplo la pierna, el glúteo o la espalda.

 

Causas del dolor en la ingle y en la pierna

Tirón en la ingle
Un tirón muscular en la ingle es la lesión o rotura de un músculo abductor debido a un movimiento brusco o rápido de la pierna.

Se puede producir al correr, al cambiar de dirección o bien durante un movimiento contra una resistencia, como cuando golpeamos una pelota.

La lesión en los músculos de la ingle puede producirse durante un entrenamiento, en el lado izquierdo o derecho con las mismas probabilidades.
Los síntomas se perciben al caminar, correr y levantar la pierna.
El paciente no percibe dolor si no se mueve.dolore-allinguine-400x364

Hernia inguinal
La hernia inguinal es otra de las causas comunes que se produce cuando una parte del tejido interno (grasa, músculo, intestinos, etc.) se hincha o sobresale debido a la debilidad de la pared abdominal que lo rodea.

Cruralgia
La cruralgia lumbar se produce por la inflamación o la compresión del nervio crural, que empieza en las primeras cuatro vértebras de la espalda y llega hasta la parte anterior de la tibia y del pie, pasando por la zona interior de la rodilla.
Se trata de un dolor espasmódico agudo en la pierna que se extiende desde la parte posterior de la espalda hasta el lado derecho e izquierdo para luego bajar hasta la parte anterior e interna del muslo.
Como algunos nervios del testículo empiezan en el nervio crural, las personas que padecen este trastorno también experimentan dolor de testículos.
El dolor se vuelve más agudo al toser y al expulsar las heces, porque se produce una contracción abdominal que aumenta la presión sobre el disco intervertebral.

Traumatismo
La primera causa de dolor agudo en la ingle o en la pierna puede ser un traumatismo directo, un accidente, una caída o una torcedura anormal de la pierna.
El uso excesivo o la sobrecarga de una zona afectada por un exceso de actividad pueden dar lugar a una distensión muscular o tirón y producir hinchazón y dolor en la ingle y en la pierna.

Osteítis púbica
La osteítis púbica es una inflamación del hueso púbico que puede producir dolor alrededor de la ingle y en la pierna durante la actividad física.

Contractura del músculo psoas ilíaco
Aunque muchas personas creen haber sufrido un tirón en los músculos abdominales, en realidad estos músculos no se ven afectados por este tipo de lesión.
La lesión muscular se produce en los músculos que se estiran de forma violenta (por ejemplo la pantorrilla, el cuádriceps, etc).
En realidad, el dolor muscular se puede percibir en un músculo más profundo llamado psoas ilíaco.
La contractura o un punto desencadenante activo en el área afectada pueden producir un dolor que se extiende hasta el cuádriceps.

Artrosis en la cadera y artritis
Las enfermedades degenerativas pueden producir dolor en la cadera y en la ingle.
La artrosis en la cadera puede ser la causa del dolor en personas ancianas.
El dolor también puede extenderse desde el área de la ingle hasta la rodilla, en la parte interna del muslo.
Los síntomas se perciben al realizar movimientos de rotación interna o de extensión de la cadera (llevando las caderas hacia delante y la rodilla hacia atrás).
Este trastorno no produce dolor de testículos.
La artritis también puede afectar a la articulación de la cadera. La inflamación de la vaina externa de la articulación de la cadera por artritis reumatoide puede producir dolor urente en la cadera.

artosisi-de-cadera

Otros factores:

  1. Cálculos renales,
  2. Cáncer (el dolor se percibe también de noche),
  3. Fractura del fémur cerca de la cadera,
  4. Inflamación,
  5. Síndrome del piriforme (suele producir también dolor en la ingle),
  6. Varicocele (dilatación de una vena), suele afectar al escroto izquierdo y no se percibe dolor inguinal,
  7. Compresión de los nervios.

 

Dolor en la ingle durante el embarazo

Las mujeres embarazadas pueden experimentar dolor en la ingle debido a varios factores, como los cambios hormonales y los cambios en la estructura del cuerpo.

Cambios hormonales
La mayoría de los problemas asociados al embarazo incluyen dolor en la ingle. Esto puede depender de los cambios hormonales que se producen durante este período.
El elevado nivel de hormonas durante el embarazo, sobre todo relaxina y progesterona, hace que los músculos y los ligamentos de la zona pélvica se vuelvan más blandos y amplios para facilitar el parto.
No obstante, estos músculos y ligamentos soportan las articulaciones de la zona pélvica y cuando se vuelven elásticos (flexibles) pueden producir dolor en el área abdominal inferior, en la ingle y en las caderas de las mujeres embarazadas.

Cambios en la estructura del cuerpo
El embarazo también se caracteriza por algunos cambios en la estructura del cuerpo que pueden provocar dolor en la pelvis y en la ingle.
El crecimiento del feto y el incremento del peso corporal pueden aumentar la presión sobre las caderas y sobre las articulaciones de la pelvis.
Un incremento del peso corporal también produce cambios en el centro de gravedad del cuerpo, lo que puede provocar dolor en la zona pélvica y en el área abdominal inferior.
Estos cambios no se producen al principio del embarazo, sino en el quinto mes, y alcanzan su nivel más alto en el octavo o noveno mes.

Dolor en el ligamento redondo
El dolor en el ligamento redondo suele describirse como un dolor agudo y lancinante que se percibe en las caderas, la pelvis y en la región baja del abdomen o ingle.
Los ligamentos redondos pueden encontrarse alrededor del útero y se encargan de sostener este órgano.
Durante el embarazo, estos ligamentos se estiran y se vuelven más espesos con el fin de sostener y dejar espacio para el útero en pleno crecimiento.

No obstante, todos estos cambios estructurales pueden producir dolor en el área abdominal inferior y dolor agudo en la ingle.
En algunos casos, el dolor puede extenderse hasta las caderas.
Las mujeres embarazadas suelen padecer este dolor cuando se levantan de forma repentina y también al toser o realizar una actividad en la que se ejerce presión sobre los ligamentos redondos.

 

dolor-ingleTrastorno de la sínfisis púbica

La pelvis es una estructura ósea compuesta por cuatro huesos: dos huesos en la cadera, hueso sacro (una estructura ósea con forma de triángulo situada en la parte inferior del espinazo) y coxis.
El coxis y el sacro se unen en la parte posterior mientras que los dos huesos de la cadera se sitúan a los lados y, gracias a su forma, coinciden en la parte anterior.
La sínfisis púbica es la unión fibrocartilaginosa en la parte anterior donde se unen las dos caderas.
En las articulaciones fibrocartilaginosas, los huesos están unidos por cartílagos y tejidos fibrosos. Este tipo de articulación permite movimientos pequeños y poca flexibilidad.

La relaxina y la progesterona son las hormonas que permiten que el cuerpo se prepare para dar a luz, relajando y ablandando los ligamentos de la pelvis.
Esto hace que la articulación de la pelvis pueda moverse y que el niño consiga pasar por las caderas.
La sínfisis púbica suele aumentar su volumen de 2 a 3 mm durante el embarazo, para dilatar el anillo pélvico y facilitar el parto.
En algunos casos, la articulación de la pelvis se mueve demasiado debido a unos ligamentos demasiado flexibles y, por consiguiente, el anillo pélvico se vuelve inestable. Esta situación se denomina disfunción de la sínfisis púbica y las mujeres pueden padecer este problema durante el segundo trimestre.

Aunque se desconoce la causa desencadenante, son muchos los factores relacionados con este problema, como por ejemplo la producción excesiva de hormonas durante el embarazo, una mayor presión sobre la pelvis (por el aumento de peso) y la manera de mover el cuerpo.
Las zonas en torno a la sínfisis púbica pueden verse afectadas por una inflamación si, al andar o mover las piernas, una cadera se mueve más que la otra.
Este trastorno puede producir dolor agudo en el pubis y en la zona de la ingle.
Al ejercer presión sobre la región púbica, algunas mujeres experimentan dolor en la espalda, en las caderas y en el interior de los muslos.

 

Diástasis de la sínfisis púbica

Este problema está asociado al trastorno de la sínfisis púbica y se debe a la rotura parcial o total de la articulación de la sínfisis púbica, situada en la parte anterior de las caderas.

Esto se produce cuando la articulación del pubis se distiende hasta formar un espacio excesivo entre los dos huesos del pubis. En las mujeres, la distancia entre los huesos de la articulación púbica suele ser de 4 a 5 mm y puede aumentar de 2 a 3 mm durante el embarazo.
Si la distancia es superior a 10 mm, la enfermedad se denomina diástasis de la sínfisis púbica y puede producir dolor en la región púbica, junto al dolor en la espalda y al dolor abdominal bajo.

 

Dolor en la ingle de las mujeres 

Quistes ováricos:
Otra causa del dolor en la ingle es la presencia de quistes ováricos que pueden ser graves y producir muchos otros síntomas.
Los quistes ováricos también producen dolor en los ovarios y en el bajo vientre.

Otros factores
Entre las causas más comunes del dolor en la ingle en mujeres se encuentran:

 

Dolor debido a otros factores 

Presencia de cálculos renales
Los cálculos pueden producir dolor agudo que se extiende desde el riñón hasta la ingle y los testículos (o labios mayores femeninos) si éstos pasan por el uréter (el conducto que une el riñón y la vejiga).

Ganglios linfáticos hinchados
Los ganglios linfáticos hinchados en la región de la ingle a raíz de una infección producen dolor agudo en dicha región. Al tocarlos, se percibe la presencia de un cuerpo hinchado.

Apendicitis
La inflamación del apéndice produce dolor en la parte derecha superior de la ingle aunque, al principio, también se puede percibir molestia en la parte izquierda.
A pesar de que este trastorno afecta sobre todo a los niños, en algunos casos también puede presentarse en adultos.

Pubalgia
hernia-inguinal
La pubalgia es una inflamación dolorosa que afecta a la región de la ingle.
Se trata de un trastorno masculino que afecta a quienes practican fútbol o fútbol americano.
La pubalgia es una tendinopatía que afecta a la inserción de los tendones de los músculos abdominales o bien a los abductores del muslo.

Síntomas
La pubalgia produce dolor durante los movimientos, sobre todo durante la abducción y aducción de la pierna (al estirar y encoger los muslos). No hay ningún síntoma en situación de reposo.
A diferencia de lo que ocurre con la hernia inguinal, esta región no suele estar hinchada.
Si no se empieza un tratamiento, este trastorno puede producir dolor crónico e invalidante en los hombres, que impide la realización de actividades deportivas.

Sinovitis transitoria
La sinovitis transitoria de la cadera es una enfermedad asociada a una inflamación de la sinovia o de la membrana de la articulación de la cadera.
Esto puede producir dolor en la cadera, en el muslo, en la ingle o en la rodilla del lado afectado.

 

Tratamientos y remedios naturales para el dolor en la ingle

Si el dolor permanece, se recomienda consultar a un médico para un diagnóstico.
Los análisis de la sangre, de orina y las imágenes obtenidas por rayos X pueden ayudar a detectar la causa del dolor.

Anatomía-del-muslo-y-de-la-ingleSi un ligamento inguinal (afectado por una distensión o un tirón) produce dolor en esa región, los médicos recomiendan tratarlo con reposo, hielo, compresión y elevación del área afectada.

El uso de gasas y apoyar las piernas sobre unos cojines mientras dormimos puede ser de utilidad.
Los medicamentos antiinflamatorios también pueden ayudar a reducir el dolor.
Cuando la lesión haya desaparecido, se puede comenzar con el estiramiento de los músculos de la ingle o con fisioterapia para fortalecer los músculos.

En los casos más graves, en los que se requiere una reconstrucción de ligamentos o tendones, la proloterapia puede ser aconsejable.
Este tratamiento incluye inyecciones de glucosa en las áreas donde los ligamentos o los tendones se unen a los huesos.
Estas inyecciones ayudan a reparar el tejido y estimulan el crecimiento del nuevo ligamento.
Resulta muy eficaz para reducir el dolor producido por la debilidad de los ligamentos.

Si el individuo tiene una hernia inguinal, puede que se requiera cirugía.
Durante la reparación de la hernia, el tejido del intestino que protruye se empuja hacia adentro.
Después, se vuelve a cerrar el músculo con puntos de sutura.
Si el dolor se debe a la presencia de cálculos renales, existen remedios caseros para diluirlos o se pueden extirpar quirúrgicamente. hernia-inguinal-intervención-red
La litotricia por ondas de choque, la nefrolitotomía o la uretroscopia pueden ser eficaces para el tratamiento de los cálculos renales.

En algunos casos, el dolor en esa zona puede deberse a infecciones urinarias o infecciones que afectan a los órganos reproductores, que se pueden tratar con medicamentos.
La tiña y las infecciones por levadura o por bacterias pueden producir una erupción en la ingle y dar lugar a dolor y prurito en el área inguinal.
Los analgésicos y la aplicación tópica de cremas pueden ayudar a reducir la sensación de prurito o de picor en la región inguinal.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.