Escozor vaginal – causas y remedios

El picor y el prurito vaginal son unos trastornos que afectan a las mujeres de todo el mundo.

Es importante detectar la causa específica del escozor porque el tratamiento sólo tendrá éxito tras eliminar el origen del problema.

Entre las causas del picor vaginal encontramos:

 

  • Irritación de la vagina por sustancias químicas de jabones, detergentes y productos para la higiene.
  • El escozor vaginal no es un síntoma de embarazo.

 

Causas de la sensación de escozor después de las relaciones sexuales

Ante todo, hay que detectar la causa de la sensación de escozor. A continuación, vamos a presentar las causas, los síntomas y algunos consejos para afrontar el picor.

Alergia al semen
¿Tenemos relaciones sexuales sin preservativo? ¿Sentimos la sensación de escozor y prurito en la vagina y ésta aparece roja y dolorida? ¿La molestia se manifiesta 10-15 minutos después de la relación sexual? ¿Dura por lo menos un par de horas o hasta un máximo de algunos días?
Si la respuesta a todas estas preguntas es que “sí”, puede que se hable de una alergia al semen. La solución mejor y la más simple es la de empezar a usar el preservativo en las relaciones sexuales para limitar la cantidad de semen que entra en la vagina.
Los investigadores han empezado a reducir la sensibilidad de las mujeres al semen con inyecciones alérgicas diarias. Este tratamiento ha tenido éxito en el 95% de los casos que conciernen a la cura de las alergias femeninas al semen.

 

Vaginosis bacteriana

Es una enfermedad que se produce cuando hay un aumento excesivo de las bacterias normales en la vagina. ¿El picor o el prurito se siente después de una relación sexual? ¿Hay un flujo blanco/grisáceo de la vagina que huele mal? ¿los labios están rojos, hinchados y duelen? ¿tenemos dolor al orinar?
Entre los factores de riesgo de vaginosis bacteriana encontramos una alteración del pH vaginal que favorece el desarrollo de algunas bacterias.
El pH normal tiene que estar entre 4 y 5 pero en algunas circunstancias puede ser menor (entorno muy ácido), por ejemplo, desde el principio hasta el final del embarazo.
Normalmente el tratamiento consiste en la toma de antibióticos orales o tópicos durante un tiempo determinado.
Es importante que no se empiece un tratamiento sin consultar al médico porque los antibióticos pueden empeorar la situación si el diagnóstico no es correcto.

 

Infección por candidiasis

A menudo, cuando una nueva levadura consigue llegar a la vagina, la cantidad de ésta crece con respecto a la de las demás bacterias o cuando hay una herida en la vagina se produce una infección por candidiasis.
¿Se siente picor o prurito?
¿Hay un flujo blanco o grisáceo bastante evidente?
¿Se percibe dolor al tener relaciones o al hacer pis? ¿Los labios están rojos, hinchados y duelen?
En este caso, se puede hablar de una infección de candidiasis albicans.
Entre los tratamientos para esta enfermedad, hay medicamentos antifúngicos que se aplican en la vagina o fármacos antimicóticos orales.
Algunos fármacos que se utilizan a menudo son clotrimazol, fluconazol y terconazol.

 

Tricomonas

La tricomonas es una enfermedad de transmisión sexual que se produce con más frecuencia en las mujeres de entre 16 a 35 años.
¿Tenemos pérdidas de flujo espumoso amarillo-verdoso o grisáceo?
¿Se siente picor o prurito?
¿Se siente prurito en los muslos?
¿La vagina tiene un olor muy fuerte?
¿Se siente dolor al tener relaciones?
¿Los labios están rojos y duelen?
En este caso, se puede hablar de una infección de tricomonas.
El médico receta antibióticos para esta enfermedad. El tratamiento se realiza con algunos fármacos como el trinidazol y el metronidazol.
También se pueden aplicar analgésicos con bencidamina para reducir los síntomas.
Durante el tratamiento, hay que evitar las relaciones sexuales y el alcohol. Si se tienen relaciones sexuales antes de curarse por completo, se puede contagiar a la pareja.

 

Remedios naturales

Los siguientes remedios tienen el objetivo de aliviar la sensación de picor vaginal femenino después de las relaciones sexuales.
Hay algunas opciones eficaces para ayudar a aliviar la sensación de picor después de la relación. Algunos ejemplos son:

  1. Ducharse: después de una relación sexual, se aconsejan duchas o baños vaginales para luego aclarar la vagina con agua fría o caliente.
    Si la sensación de escozor se debe a la alergia al semen, nos podemos bañar con agua caliente para lavar la vagina también con mucho cuidado. Después de limpiar la vagina, hay que secarla con una toalla suave y limpia.
  2. Dejar enfriar: después de limpiar bien esa parte del cuerpo, hay que tumbarse en una superficie cómoda y dejar la vagina descubierta. También se puede poner hielo en la vagina durante un rato o una crema con lidocaína (DermoVasigil, por ejemplo) si el picor es muy fuerte.
  3. Gel lenitivo: con los dedos secos y limpios, se puede aplicar áloe vera (un lenitivo natural) en las regiones externas de la vagina.
  4. Bicarbonato sódico: algunas mujeres se han percatado de que, al aplicar una mezcla de bicarbonato sódico a la vulva, el picor disminuye. Hay que mezclar 3 cucharadas de bicarbonato sódico con una taza de agua fría para luego aplicarlo en la vulva con una toalla.
  5. Evitar el uso de ropa interior teñida y el uso de tampones que pueden irritar la vagina.
  1. El picor vaginal no debe ser un resultado esperado o temido de la relación sexual. No debe estropear nuestra vida sexual y hacer que se eviten relaciones con nuestra pareja.

 

Picor vaginal en las niñas

Las niñas pueden tener una sensación de picor vaginal. La vaginitis bacteriana es muy frecuente en las niñas de dos a cuatro años. Se produce cuando las bacterias se desplazan de la piel al interior de la vagina y crean irritación e inflamación. Una higiene adecuada puede prevenir la vaginosis bacteriana. Es muy importante que las mamás enseñen a la niña cómo lavarse de manera correcta.

El prurito vaginal puede ser muy frecuente en las niñas.
Una niña con vulvovaginitis se rasca el área vaginal o se queja por el dolor o el picor al orinar.
Antes de la pubertad, la piel alrededor del área vaginal suele ser muy sensible, suele ponerse roja y estar inflamada debido a diferentes sustancias irritantes. Una de las más frecuentes es el jabón y el champú.
Muchos padres lavan a los niños pequeños en una bañera con muchas burbujas y, después de que éstos hayan estado sentados y hayan jugado en la espuma, no los aclaran bien.

Higiene
Otra causa frecuente es la escasa higiene del baño.
Cuando se educa a las niñas en los buenos hábitos de higiene, los padres tienen que enseñarles a limpiarse después de la micción. A veces, esto es algo que se les olvida debido al entusiasmo por haber conseguido sentarse en el orinal.
Por otra parte, una limpieza excesiva después de la micción puede producir irritación y prurito.

Parásitos intestinales
En pocos casos, el picor vaginal puede asociarse a algunos parásitos intestinales (oxiuros) que parecen pequeños trozos de hilo y miden menos de un pulgar. Normalmente, estos parásitos producen prurito alrededor del ano o de la parte inferior de la vagina.
Los oxiuros tienden a producir sus síntomas durante la noche, cuando emigran a la región anal.
Si el médico los detecta, se diagnostican con mucha facilidad y se curan sin dificultad.

Infecciones
Cuando se acercan a los ocho o nueve años, el prurito vaginal en las niñas puede producirse a raíz de infecciones vaginales por levadura, por ejemplo la candidiasis. La levadura forma parte de la flora natural de la mucosa vaginal pero, si se desarrolla demasiado, suele llevar a una inflamación que produce picor, irritación, enrojecimiento y flujo blanco abundante.
Incluso un trozo pequeño de papel higiénico en la cavidad vaginal puede producir una infección y un picor vaginal no intenso.
En los recién nacidos y en los niños, los eritemas por pañales suelen aparecer no sólo en la región anal y de las nalgas, sino también en el área vaginal y podría estar asociado a un desarrollo excesivo de hongos de levadura.

El médico o el pediatra pueden resolver fácilmente estos problemas.
Las infecciones de las vías urinarias son un problema muy frecuente a lo largo de la vida de las mujeres. La razón por la que son las mujeres las que más sufren de infecciones de orina es porque la uretra, el conducto que expulsa la orina de la vejiga al exterior, es muy corta. Esto significa que es bastante probable que las bacterias se desarrollen en la vejiga.
Los hombres no tienen este problema porque tienen una uretra más larga.

Las adolescentes también pueden desarrolar un reflujo vesicouretral, un trastorno en el que la orina se acumula en los conductos llamados uréteres en vez de descender hasta la vejiga a través de estos.
Los niños que han estado afectados por una infección de las vías urinarias, suelen también tener este trastorno. La infección puede producir una obstrucción en el aparato urinario que hincha el uréter.

 

Picor en la zona de los genitales masculinos

Al contrario, los hombres pueden sufrir problemas en los testículos, por ejemplo un varicocele, es decir una variz en el interior del testículo.
El varicocele consiste en una dilatación de las venas que drenan la sangre de los testículos. El picor por varicocele no puede prevenirse y no hay tratamiento.
Puede ser necesario llevar ropa interior de soporte.
A los ocho, nueve años puede producirse también otra enfermedad: la torsión testicular.
Esta enfermedad puede provocar un dolor agudo o una molestia leve en los testículos. La torsión testicular es una torsión del cordón espermático que mantiene los testículos anclados en el escroto.
Al torcerse, el cordón puede bloquear el flujo sanguíneo hacia el testículo.
Si no se cura rápidamente (dentro de pocas horas), el afectado podría perder del testículo.
Una intervención quirúrgica podría ser necesaria para la destorsión del cordón.
No hay ninguna causa específica que provoque la torsión testicular. No obstante, en algunos casos, puede proceder de la actividad física.
Una tercera enfermedad es la hernia inguinal que produce debilidad o secreciones de la pared abdominal.
A pesar de que las chicas también pueden padecer la hernia inguinal, esta enfermedad resulta 10 veces más frecuente en chicos que en chicas.
Entre los síntomas hay dolor, náusea, estreñimiento y abultamiento en la ingle.
En los chicos, puede extenderse hasta el escroto y permanecer también al estar tumbados.
Normalmente, la intervención quirúrgica es necesaria para resolver este problema.

 

Causas generales de picor vaginal

  1. Infecciones de transmisión sexual, por ejemplo:
  • Clamidia;
  • Herpes genital;
  • Condilomas genitales;
  • Tricomonas;
  • Gonorrea.

Pueden producir prurito vaginal, irritación y otros síntomas.
Para las micosis vaginales, se pueden usar medicamentos con diflucortolona valerato e isoconazol.

  1. Vaginitis candidiósica: es una infección por levadura también llamada candidiasis vaginal.
  2. Embarazo, relaciones sexuales, antibióticos y un sistema inmunológico débil pueden producir infección por candidiasis vaginal.
  3. Menopausia: la reducción en la producción de estrógenos es típica de la menopausia y puede provocar una disminución del volumen del epitelio vaginal y la sequedad de la vagina. Esto puede dar lugar a prurito e irritación.
    La disminución del volumen del epitelio vaginal también representa un problema para las mujeres que dan el pecho.
  4. Sustancias irritantes. Algunas sustancias químicas, como cremas, preservativos, productos anticonceptivos, detergentes, jabones, papel higiénico con perfume y suavizantes pueden irritar la vagina.
  5. Liquen escleroso. Es una enfermedad rara que produce manchas blancas en la piel, sobre todo, alrededor de la vulva. Las manchas pueden dejar cicatrices en la región vaginal. Después de la menopausia, las mujeres tienen mayor probabilidad de padecer esta enfermedad.
  6. Cistitis intersticial. Se refiere a una inflamación crónica de la vagina que produce dolor en la pelvis, micción frecuente e incontinencia de orina.
    Entre los síntomas de la cistitis hay picor vaginal y dolor durante las relaciones sexuales.
    El tratamiento incluye antibióticos, por ejemplo con fosfomicina.
  7. Cesárea. Después de dar a luz por cesárea, se puede percibir picor vaginal incluso durante muchos meses. Se pueden aplicar cremas o gel, según lo que aconseje el ginecólogo.

 

Escozor vaginal – causas y remediosVaginitis no infecciosa

Según los médicos de la University of Maryland Medical Center, la vaginitis no infecciosa es un tipo de irritación vaginal que no está producida por una infección bacteriana o viral.
Muchas causas de vaginitis no infecciosa se deben a la irritación por medicamentos o sustancias químicas de los jabones y de otros productos para la higiene.
La vaginitis atrófica se debe a la disminución de las hormonas que está acompañada por la eliminación de los ovarios, la menopausia o la radioterapia.
Ambas formas de vaginitis no infecciosas pueden producir picor vaginal y otros síntomas.

 

¿Cuál es el tratamiento para el prurito, el picor y la irritación vaginal?

A menudo, la irritación vaginal se cura sola. Sin embargo, si sigue afectando al paciente, es grave o vuelve después del tratamiento, hay que consultar al médico.
El médico analiza y separa una muestra de secreciones vaginales para detectar la causa del problema.
El picor vaginal se cura a través de diferentes tratamientos según la causa de la enfermedad. Por ejemplo:

  • Las enfermedades de transmisión sexual se curan con antibióticos en muchos casos.
  • La candidiasis vaginal se trata con unos medicamentos antimicóticos y con algunos cambios en la alimentación. Se puede aplicar una crema de clotrimazol (por ejemplo Canesten crema) que es muy útil en caso de prurito, hinchazón y picor de la mucosa vaginal.
    Quien sufre de esta enfermedad, tendría que comer más yogur, té y tendría que evitar los dulces.
    Para la candidiasis vaginal, se pueden realizar lavados sólo con bicarbonato. De hecho, si se usa jabón en el interior de la vagina, es posible que los síntomas empeoren.
    Hay otros factores que pueden producir picor por candidiasis, por ejemplo, el estrés y la ansiedad.
    Los síntomas empeoran antes de la regla y cuando se usa un detergente agresivo para lavar la región de la vulva.
  • El prurito asociado a la menopausia puede ser tratado con cremas que presenten estrógenos o con pastillas.
  • Los demás tipos de prurito y de irritación responden a las cremas esteroideas o a lociones que reducen la inflamación.
  • La prescripción de una crema esteroidea puede aliviar la irritación por liquen escleroso.

¿Habría que cambiar de jabón?

El prurito y la irritación pueden estar acompañados por sustancias químicas en el jabón, en los detergentes para la ropa o en el papel higiénico.
Habría que probar unos productos delicados o sin perfume. Al tomar nota de la irritación por el uso de un producto nuevo, se pueden intentar evitar todos los productos con elementos similares.