Gases en la barriga

 

 

Tener gases en la barriga (gas en el estómago) no es una enfermedad, sino más bien algo normal, que resulta de la digestión. Por lo general, un individuo puede producir entre medio litro y dos litros de gases al día.

Al flotar, el gas ejerce presión en sentido opuesto al sentido del flujo gástrico. La mayor parte del gas atrapado en el cuerpo se expulsa a través de la eructación.

El resto permanece en el interior del intestino delgado y luego se expulsa por el recto.
Si el cuerpo no consigue expulsar el gas de manera correcta pueden experimentarse varios problemas.

Causas de los gases en la barriga

La presencia de gases en el estómago puede deberse a muchas causas.

Tragar aire
En la mayoría de los casos, los eructos son el resultado del aire que tragamos (aerofagia).
Tragar aire es más fácil de lo que pensamos.
De esta forma, la probabilidad de tragar aire aumenta con las siguientes acciones:

  • Fumar
  • Mascar chicle
  • Beber con pajita
  • Beber bebidas con gas
  • Comer o beber muy de prisa
  • Llevar una prótesis dental

Otras causas de los gases en el estómago

  • Comida no digerida – la mala digestión de los alimentos puede producir hidrógeno, dióxido de carbono y metano, los principales responsables de los gases en el estómago.
  • Intolerancia a la lactosa – deficiencia congénita que provoca alergia a algunos productos lácteos.
    Las intolerancias pueden producir aire en la barriga por la mañana.
  • Indigestión.
  • Pancreatitis – inflamación repentina del páncreas.
  • Intoxicación alimentaria.
  • Dolor de barriga o dolor abdominal.
  • Síndrome del intestino irritable y estreñimiento.
  • Estrés – las personas estresadas o nerviosas comen de prisa sin triturar bien la comida.
    Como resultado, se traga mucho aire.

Gases en el estómago del niño

Casi todos los niños tienen gases en el estómago, tanto los que toman el pecho como los que usan biberón.
Los gases en el estómago son frecuentes y pueden afectar a los niños de cualquier edad, si bien es más común en bebés y niños menores de cuatro meses, porque el intestino se encuentra todavía en desarrollo.
El intestino aún tiene que aprender a descomponer la comida y crear las heces de manera eficaz.
Los gases también pueden manifestarse por una flora intestinal pobre, un déficit en el metabolismo de los hidratos de carbono o un desarreglo hormonal.

¿Cuáles son las causas de los gases en la barriga en los niños?

Si el niño no se coge bien al pecho o al biberón, tragará mucho aire durante las comidas.

Alergias e intolerancias
La leche materna contiene trazas de los productos consumidos por la madre.
Algunos niños pueden tener intolerancia a estos alimentos.
Si la alimentación de las madres incluye leche de vaca, cebolla, verduras crucíferas (col, brócoli y coliflor) y chocolate, los bebés pueden experimentar mala digestión y cólicos.

Sobrealimentación
Una indigestión puede ocasionar problemas si el estómago del niño no consigue digerir muchos alimentos a la vez.
Una deglución demasiado rápida puede producir un exceso de lactosa y un incremento de la degradación de la lactosa, provocando gases intestinales (meteorismo).

Alimentos nuevos
Los alimentos nuevos pueden generar gases en el intestino del niño hasta que no aprenda a digerirlos.
Un consumo excesivo de alimentos ricos en azúcar, como los zumos, pueden ser responsables de heces acuosas o gases en el intestino.

Equilibrio de las bacterias
La digestión se produce gracias a la presencia de millones de bacterias “buenas” (probióticas) que cooperan con las enzimas digestivas para descomponer y digerir los alimentos y las sustancias nutritivas de manera eficaz.

Algunas bacterias probióticas, como la Lactobacillus reuteri, pueden reducir el aire en el intestino.
Los complementos de L. reuteri son adecuados para los niños. El yogur es una fuente importante de probióticos.
Varios estudios han demostrado que la introducción de probióticos orales o de alimentos probióticos puede ayudar a los niños con gases en la barriga si se administran durante varias semanas.

Gases en la barriga durante el embarazo 

El embarazo aumenta el nivel de progesterona en el cuerpo.
La progesterona es una hormona que relaja los músculos gastrointestinales y otros músculos del cuerpo.
El aumento de la elasticidad durante el embarazo resulta fundamental para producir la distensión intestinal necesaria para el parto.
Desgraciadamente, esto ralentiza la digestión, genera ardor de estómago y gases en el estómago.
Esto se produce sobre todo si la mujer embarazada come alimentos muy grasos y picantes o si aumenta el consumo de cafeína, lo que provoca indigestión.

Gases en la barriga durante el ciclo menstrual

El incremento de la progesterona ralentiza la actividad de los músculos lisos en el tubo digestivo.
Los síntomas principales que provocan el aumento de progesterona (y estrógenos) son estreñimiento, gases en la barriga y barriga hinchada.

Síntomas de los gases en la barriga
La eructación es la manera más frecuente de expulsar los gases del estómago.
Esto se produce sobre todo después de comer.
La deglución excesiva de aire es la causa más frecuente de la eructación.
Una eructación excesiva por gases en el estómago puede manifestarse en las personas que consumen muchas una bebidas gaseosas.

Abdomen hinchado – este síntoma genera muchas molestias. La hinchazón es el resultado de un exceso de aire en el abdomen.
La hinchazón se produce después de una comida copiosa.
Los alimentos con mucho aceite ralentizan el vaciado del estómago. Como resultado, se acumulan gases que hinchan el estómago.

Sabor ácido – los eructos pueden producir un sabor ácido en la garganta o de boca amarga.
Esto se produce cuando los ácidos de los alimentos en el estómago suben hacia la boca a través del esófago. Las personas con reflujo gastroesofágico suelen padecer eructación maloliente.

Flatulencia – la salida de gas a través del intestino se llama flatulencia.
El gas retenido dentro del intestino puede producir calambres, diarrea e hinchazón abdominal.
El gas puede quedarse atrapado en el intestino a raíz de un trastorno digestivo o por el consumo de algunos alimentos.

Náuseas – los pacientes con síndrome del intestino irritable o úlceras pueden padecer gases en el estómago, lo que puede conducir a las náuseas. Esta sensación puede permanecer durante algún tiempo hasta que se expulsen los gases en el estómago.

¿Cuáles son los signos y síntomas de los gases en la barriga en lactantes?

La eructación es una manera natural para expulsar los gases acumulados en el estómago y se debe ayudar al niño a que eructe durante e inmediatamente después de cada comida.
No obstante, si el niño tiene hipo, eructa o escupe de manera excesiva, significa que ha tragado mucho aire durante la comida.

Escupir es frecuente en los niños y puede ser normal.
El aire en la barriga, en algunos casos, puede deberse a:

  • Tipo de leche
  • Partículas en la leche materna
  • Comer excesivamente
  • Comer demasiado de prisa

¿Cuál es el tratamiento para los gases en la barriga?

Gases en la barriga, medicamentos, remedios naturales

La cantidad de gases en la barriga se puede reducir ingiriendo menos aire, efectuando algunos cambios en la alimentación o mediante medicamentos de venta libre o con receta médica.

Reducir la ingesta de aire
Ingerir menos aire puede reducir los gases en el estómago, sobre todo entre las personas que eructan con frecuencia. Se debe comer despacio y evitar el consumo de chicles y caramelos duros.

Cambios en la alimentación
Es posible reducir los gases en nuestro cuerpo evitando comidas que produzcan aire en el estómago, como fruta, verdura, cereales integrales y productos lácteos. La cantidad de gases producida por la digestión de los alimentos cambia de una persona a otra.
Aunque las grasas no producen gases, la hinchazón y las molestias disminuyen al limitar las comidas con muchas grasas.
Una alimentación con pocas grasas permite que el estómago se vacíe de manera más rápida y que los gases se desplacen rápidamente en el intestino delgado.

Dieta y alimentación para los gases en la barriga

Las costumbres alimentarias y la dieta pueden influir en la cantidad de aire en la barriga.

Los alimentos con muchos hidratos de carbono producen gases en el estómago, sobre todo:

  • Habichuelas
  • Brócoli
  • Coles de Bruselas
  • Col
  • Bebidas con gas
  • Chicles
  • Algunos tipos de fruta, como manzanas, melocotones y peras
  • Caramelos duros
  • Lechuga

En lo que concierne a los gases en la barriga por la noche, se recomienda cenar antes de las 19h de la tarde y evitar las bebidas con gas durante la cena.

Remedios naturales para evitar los gases en la barriga en niños y recién nacidos

Técnicas de alimentación:

  1. Dar de comer al niño en una posición lo más vertical posible.
    Introducir todo el pezón en la boca del bebé.
  2. Hacer que el niño eructe durante y después de comer.
  3. Usar el biberón adecuado y la leche apropiada si no se le da el pecho al bebé.

Tratamientos físicos para los gases en la barriga

Aunque se realice una alimentación perfecta, el niño puede experimentar gases en la barriga e hipo.
La eructación no siempre es eficaz, porque los gases se generan en el intestino y en el estómago. Se pueden emplear los siguientes tratamientos unos 30 minutos después de haber comido o tras la aparición de los síntomas.

Boca abajo: tener al niño boca abajo con la barriga apoyada en el antebrazo. La gravedad ejerce una pequeña presión en la barriga, lo que puede ayudar a expulsar los gases.
Un masaje suave en la espalda aumenta la presión.

Niño tumbado boca abajo: dejar al niño tumbado boca abajo cuando está despierto. La ligera presión efectuada por la gravedad puede ayudar a expulsar el gas retenido. 

Masaje en la barriga: mientras el niño está tumbado, masajear con delicadeza la barriga del niño en el sentido de las agujas del reloj y después estirar las manos hacia arriba.

Mover las piernas del niño: mientras el niño mira hacia arriba, agitar suavemente ambas piernas hacia delante y hacia atrás como si fuera en bicicleta.
El movimiento circular y delicado produce un movimiento en el intestino que favorece la expulsión del aire en la barriga.