Infertilidad masculina y femenina

La infertilidad masculina o femenina es un problema que afecta a muchas parejas y que, en los últimos años, se ha hecho muy frecuente.
Puede ser idiopática (inexplicable) si no se conoce la causa, mientras que en los demás casos tiene su origen en una enfermedad.

¿A partir de qué momento se habla de infertilidad?
Sin tener en cuenta las veces que lo haya intentado, si una pareja no consigue quedarse embarazada al cabo de un año, puede que tenga problemas de fertilidad.

Causas de la infertilidad primaria femenina

La infertilidad primaria significa que una mujer no ha conseguido tener un hijo, bien por no lograr quedarse embarazada, bien por la incapacidad de culminar el embarazo con el nacimiento de un bebé vivo.

Endometriosis
La endometriosis es una enfermedad por la cual los tejidos que deberían encontrarse en el interior del útero se desarrollan en otras zonas del cuerpo.
Generalmente, esta enfermedad no presenta síntomas. Sin embargo, puede que en algunos casos provoque dolor en la pelvis, dolor durante las relaciones sexuales y la menstruación.

Cuando la paciente se ve afectada por estas enfermedades, el médico puede intentar eliminar estos tejidos mediante cirugía y acabar con la obstrucción en las trompas de Falopio.
Los medicamentos para la fertilidad y la inseminación artificial pueden ayudar a la fecundación.

Problemas de ovulación Doctora, andrólogo, urólogo
Son muchas las mujeres que sufren problemas de ovulación debido a que no consiguen liberar los óvulos fecundados en el útero.
Los síntomas de esta enfermedad incluyen un ciclo menstrual anormal que puede ser ligero o abundante, ciclo menstrual poco frecuente, etc.

Obstrucción de las trompas de Falopio
En algunos casos, puede que haya una obstrucción o lesión en las trompas de Falopio, lo que dificulta la llegada del semen hasta el óvulo para fecundarlo. Este problema puede tener su origen en una enfermedad inflamatoria pélvica, una infección por una enfermedad de transmisión sexual, etc.

Síndrome del ovario poliquístico
El síndrome del ovario poliquístico es una enfermedad que impide el desarrollo de los ovarios.
Esta enfermedad va acompañada de un desequilibrio hormonal y de una ovulación irregular.
La presencia de este síndrome se manifiesta con obesidad, acné y ciclos menstruales irregulares. Las mujeres afectadas con este problema deben perder peso y el médico receta fármacos para la fertilidad con objeto de mejorar las posibilidades de quedarse embarazadas.

Anovulación
La infertilidad por anovulación se produce en las mujeres que no tienen la menstruación o que tienen ciclos menstruales irregulares, producidos en períodos de tiempo demasiado cortos (cada 20 días o menos aproximadamente) o demasiado largos (superiores a 35 días).

Trastornos tiroideos y fertilidad
Los trastornos de la tiroides tienen un impacto considerable en la fertilidad.

Los trastornos de la tiroides suelen ser de dos tipos:

  • El hipotiroidismo se caracteriza por una producción escasa de hormonas tiroideas.
  • El hipertiroidismo es la hiperactividad del sistema endocrino que produce un exceso de hormonas tiroideas. Las mujeres con hipotiroidismo suelen tener más dificultad para quedarse embarazadas respecto a las que tienen hipertiroidismo.

Con hipotiroidismo, el nivel de hormonas tiroideas es bajo y el funcionamiento del cuerpo se vuelve extremadamente lento.
Los síntomas físicos del hipotiroidismo son aumento de peso, cansancio, dolor muscular y en las articulaciones, trastornos digestivos, etc.
Otra consecuencia importante es la irregularidad en la menstruación, ya que las mujeres con hipotiroidismo tienen flujos abundantes que duran más de lo normal.

 

Infertilidad secundaria

La incapacidad para volver a quedarse embarazada después de tener uno o varios niños se conoce como infertilidad secundaria.

Causas de la infertilidad secundaria en las mujeres
La edad es una de las causas más frecuentes de la infertilidad primaria o secundaria. Después de los 35 años, concebir se hace más complicado. Por lo general, tras el primer hijo la pareja intenta esperar un poco.
Al cabo de unos años, la pareja se plantea tener otro hijo, lo que suele pasar entre los 30 y los 40 años.
Con la edad, la posibilidad de tener hijos disminuye. El ovario poliquístico o síndrome del ovario poliquístico (que produce trastornos en la ovulación) puede considerarse uno de los factores desencadenantes de la infertilidad.

En las mujeres, las infecciones de transmisión sexual como la clamidia pueden ser motivo de infertilidad secundaria.
Un embarazo ectópico precedente puede provocar problemas en las trompas de Falopio y dar lugar a infertilidad.
Un fibroma uterino puede provocar problemas para la implantación del óvulo en el útero.
La ausencia de moco en el cuello uterino (que facilita la movilidad del semen) puede ocasionar problemas para la fecundación.

fibroma-uterino

Aunque se desconocen las causas, tras un parto por cesárea, puede que un nuevo embarazo sea complicado o imposible en los primeros años.

Obesidad e infertilidad
En las mujeres, el exceso de peso produce un desequilibrio de las hormonas que hace que se desarrollen complicaciones en la menstruación y en la ovulación. Las células adiposas del cuerpo (como la grasa de las vísceras en el área abdominal) producen ácidos nocivos y hormonas.
Debido al exceso de grasa en el cuerpo, las mujeres pueden sufrir los síntomas de la “hiperestrogenia”, una enfermedad por la que hay un exceso de estrógenos en el cuerpo.

Los estrógenos son un elemento importante de la píldora anticonceptiva.
Si hay un exceso de estrógenos en el cuerpo, los óvulos no alcanzan la pared de los ovarios (lo mismo que sucede con las píldoras anticonceptivas), lo que dificulta la concepción.
Además, la obesidad también influye en la menstruación y, durante el embarazo, incrementa el riesgo de padecer un aborto espontáneo, hipertensión y diabetes mellitus.

Síntomas de los problemas de infertilidad en las mujeres

Ciclo menstrual irregular
Si la menstruación no se repite todos los meses, puede que existan problemas de infertilidad. Un ciclo menstrual demasiado corto (inferior a 24 días) o demasiado largo (superior a 35 días) puede ser una razón para preocuparse.

Problemas de hemorragia durante el ciclo menstrual
Una hemorragia abundante o leve durante la regla puede indicar la presencia de problemas graves. Un flujo de sangre que dura de 3 a 7 días es un ciclo menstrual normal, por lo que una hemorragia superior a 7 días con calambres abdominales dolorosos puede estar asociada a un problema de fertilidad.

Problemas de salud crónicos
Las mujeres con las siguientes enfermedades están más predispuestas a padecer problemas de infertilidad:

  • Hipotiroidismo
  • Diabetes
  • Depresión
  • Úlceras pépticas, etc

Cuando se tienen estos problemas, se debe consultar al médico con objeto de evitar el consumo de medicamentos que amenacen la concepción.

Aborto recurrente
Se cree que las mujeres que han sufrido abortos tienen problemas de fertilidad. Si se produce un aborto tras el tercer embarazo, puede que se trate de un síntoma de infertilidad.

Cáncer y enfermedades de transmisión sexual
Las mujeres que han padecido cáncer pueden tener problemas para tener hijos. La quimioterapia puede afectar a la capacidad de concebir. Por otra parte, las mujeres que han contraído una infección de transmisión sexual (tales como clamidia, gonorrea, etc.) podrían tener problemas para quedarse embarazadas.

Causas de la infertilidad en los hombres

Factores medioambientales
Nuestra salud ha ido empeorando debido a la contaminación, a la exposición a los residuos de actividades industriales, pesticidas tóxicos, aumento de la temperatura, radiaciones, etc.
Esto tiene un impacto en la salud en general y, en algunos casos, puede tener un efecto directo en la fertilidad de un hombre.

Factores psicológicos
Algunos factores psicológicos como el estrés, la presión en el trabajo, la responsabilidad, los fracasos y cualquier otra influencia negativa pueden provocar infertilidad.

Factores de salud
Problemas testiculares
 – la infertilidad también está asociada a otros factores como:

  • Altos niveles de FSH (hormona folículo estimulante)
  • Dolor e hinchazón en los testículos
  • Traumatismos y torsiones testiculares
  • Testículos de tamaño irregular
  • Dificultad para eyacular
  • Eyaculación precoz

Problemas en los espermatozoides

  • Espermatozoides anormales
  • Número bajo de espermatozoides
  • Movimiento lento de espermatozoides

Problemas hormonales

  • Producción escasa, elevada o ausente de testosterona
  • Impotencia
  • Dificultad sexual
  • Insomnio

La infertilidad en los hombres también puede producirse por:

  • Problemas de erección
  • Envejecimiento
  • Vasectomía
  • Varicocele
  • Trastornos de salud, tales como enfermedades hepáticas, infección en los genitales, enfermedades autoinmunes, anemia falciforme (enfermedad genética), prostatitis, epididimitis, hemocromatosis, fibrosis quística y obesidad


Infertilidad-masculina-y-femrninaFactores adquiridos/externos

  • Fumar, afecta a la calidad del semen.
  • Estilo de vida no saludable, es decir ausencia de ejercicio físico, alimentación insuficiente e incorrecta, etc.

Infertilidad secundaria en los hombres

En los hombres, el envejecimiento también puede producir infertilidad. Después de los 35 años, la tasa de fertilidad en los hombres disminuye.
El bajo número de espermatozoides puede ser una de las causas de infertilidad.
En algunos casos, los espermatozoides mueren o no consiguen nadar, por lo que la fecundación se hace complicada o imposible.
Algunas enfermedades y trastornos hormonales pueden producir una respuesta inmunitaria por la que el cuerpo desarrolla unos anticuerpos contra los espermatozoides que mueren.
Asimismo, los problemas de erección y eyaculación precoz pueden provocar infertilidad.
Por último, puede que la calidad del semen disminuya y provoque infertilidad por culpa de una enfermedad, una alimentación incorrecta y cambios en el estilo de vida.

Signos de infertilidad en mujeres y hombres

El signo más común de infertilidad en mujeres y hombres es el hecho de que, tras un año de relaciones sexuales sin protección, la pareja no consigue tener hijos.
Si el hombre parece no estar interesado en el sexo (durante un período de tiempo prolongado) y lo atribuye al cansancio, estrés o malestar, puede que sea un síntoma de infertilidad.
La incapacidad para alcanzar la erección es uno de los rasgos físicos de la infertilidad.
Otro rasgo se produce cuando un hombre no logra eyacular.
Un hombre estéril no suele encontrarse bien, lo que se hace patente en su aspecto (tiene la piel oscura y parece cansado).

Infertilidad y depresión

Son muchas las parejas que no pueden tener hijos y, por consiguiente, sufren depresión.

Depresión debida a la infertilidad
Este tipo de depresión comprende muchas emociones diferentes que incluyen celos, obsesión, rabia, tristeza, baja autoestima, imagen negativa de sí mismo y soledad.
En estos casos, las mujeres empiezan a culparse.
El sentimiento de responsabilidad se hace más grande al darse cuenta de que la pareja, los suegros y los demás familiares esperan al nuevo miembro de la familia.
Si las mujeres creen que no pueden hacer felices a los demás se sienten aún más culpables y pierden su autoestima. En este estado mental, luchar contra la depresión se vuelve complicado.

Diagnóstico y pruebas para la infertilidad masculina y femenina

El médico a quien debe consultar el hombre es el andrólogo y la mujer al ginecólogo.

Para la mujer

  • Análisis de sangre. Se deben evaluar los valores de las hormonas: FSH, LH, progesterona, prolactina, estrógenos y hormonas tiroideas.
  • Ecografía. La ecografía transvaginal muestra malformaciones en la vagina o en el útero.
  • Histerosalpingografía. Esta prueba muestra las malformaciones del útero. Se trata de una radiografía con medio de contraste.
  • Histerosonografía. En esta prueba se evalúa la forma del útero y la permeabilidad tubárica inyectando una pequeña cantidad de solución salina estéril en la cavidad del útero.
  • Tampón vaginal. Se utiliza para saber si la mujer padece una enfermedad de transmisión sexual.
  • Pruebas genéticas. Para identificar anormalidades en los cromosomas.

Para el hombre

  • Seminograma o análisis del semen. Sirve para detectar si hay anomalías en el aspecto, movimiento, número y otros parámetros de los espermatozoides.
  • Biopsia testicular.
  • Examen de la fructosa seminal.
  • Análisis de orina después de la eyaculación.
  • Análisis de leucocitos en el semen.
  • Examen de anticuerpos antiesperma.
  • Pruebas de función espermática. Para confirmar la capacidad de los espermatozoides para fecundar.
  • Ecografía

Remedios naturales para la infertilidad masculina y femenina

Acupuntura para el tratamiento de fertilidad
En las mujeres: el uso de acupuntura para el tratamiento de fertilidad es un asunto que crea controversia. Sin embargo, las estadísticas demuestran que la aplicación de este tratamiento junto a la fecundación in vitro disminuye los problemas funcionales.
La acupuntura ayuda en la fertilidad al aumentar el flujo de sangre en los órganos reproductores y sobre todo al equilibrar los niveles hormonales en las mujeres.

Para los hombres, este tratamiento es una panacea, pues el éxito de los medicamentos para la infertilidad es muy bajo.
La acupuntura ayuda a regular el equilibrio hormonal y mejora la actividad de los riñones, aumentando así la vitalidad y la calidad del semen.

Complementos recomendados para hombres en la medicina convencional
Los complementos de coenzima Q10 pueden mejorar la fertilidad de los hombres, pues esta sustancia antioxidante previene la oxidación de los espermatozoides.
Entre las sustancias eficaces para aumentar la testosterona y el movimiento de los espermatozoides se encuentran:

  1. Selenio
  2. Cinc
  3. Semillas de lino
  4. Vitamina C y E

Tratamientos homeopáticos para la infertilidad

Se presentan a continuación los nombres de algunos medicamentos que pueden ser muy eficaces para la infertilidad en las mujeres y que ayudan a eliminar las causas desencadenantes:

  • Sepia officinalis: en las mujeres, es muy útil para liberar los óvulos sanos en los ovarios. En los hombres, la sepia officialis mejora el deseo sexual y la fertilidad.
  • Sílice: es un compuesto formado por silicio y oxígeno muy eficaz para las mujeres con un sistema inmunitario débil. La sílice ayuda a recuperar la fuerza perdida y mejorar la actividad general del sistema inmunitario y la fertilidad.
  • Licopodio: es un remedio eficaz para las mujeres que padecen dolor en el abdomen inferior y sequedad vaginal. En los hombres, ayuda a curar varios tipos de problemas de erección, asociados principalmente a un factor desencadenante.
    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.