Lagrimeo excesivo

El lagrimeo excesivo en los ojos significa que a la persona le salen muchas lágrimas por los ojos. Las lágrimas ayudan a mantener húmeda la superficie de los ojos y, además, retiran las partículas y los cuerpos extraños del ojo.
Aunque el lagrimeo en los ojos puede producirse a cualquier edad, este trastorno suele ser más frecuente en niños pequeños y en personas mayores de 60 años.

Puede afectar a uno o ambos ojos.

 

¿De dónde salen las lágrimas de los ojos?

El aparato lagrimal se compone de un sistema de secreción y otro de drenaje o de absorción de las lágrimas.
El lagrimeo excesivo puede deberse a un exceso de producción o a una reducción en la absorción de las lágrimas.

  • Los líquidos del ojo se componen principalmente de una mucosa tenue y acuosa producida por la glándula lagrimal principal, en la parte superior externa de la órbita del ojo.
  • El drenaje se produce a través de dos puntos lagrimales, es decir dos pequeños orificios situados en los márgenes de los párpados, en la parte interna de cada ojo, la más cercana a la nariz.
    Desde aquí, las lágrimas entran en los canales lagrimales, que conducen el líquido hacia el saco lagrimal, es decir un depósito vertical de forma oval, que se localiza en la fosa lagrimal.
  • A continuación, las lágrimas descienden al conducto nasolagrimal y las fosas nasales.

Las lágrimas ayudan a lubricar el ojo cada vez que se parpadea.

 

¿Cuáles son las causas del lagrimeo excesivo? 

  • Las emociones pueden hacer que lloremos.
  • Todo lo que irrita al ojo puede producir lagrimeo excesivo. Se trata de una manera para proteger los ojos y eliminar las sustancias irritantes como cebolla, humo, guindilla.
  • Polvo o arena que quedan atrapados en el ojo.
  • Ectropión: cuando el párpado se pliega o se tuerce hacia el exterior y no permite que el ojo se cierre bien.
  • Cambios en la composición de las lágrimas, por ejemplo la cantidad de lípidos (grasas) en las lágrimas puede cambiar.
    Por consiguiente, puede que el líquido no sea capaz de extenderse uniformemente en la parte anterior del ojo.
  • Síndrome del ojo seco: trastorno caracterizado por la alteración de la calidad y cantidad de las lágrimas. Si las lágrimas no se adhieren bien al globo ocular, se estimula la glándula lagrimal para producir más lágrimas.
  • La abrasión corneal es una lesión en la superficie de la córnea (la estructura transparente con forma de cúpula en la parte anterior del ojo).

 

Inflamaciones e infecciones oculares

  • La conjuntivitis es una inflamación de la capa transparente que cubre la esclerótica (la parte blanca del ojo) y los párpados que produce enrojecimiento y dolor de ojos.
    La secreción producida por la conjuntivitis viral es transparente y acuosa, aunque también puede contener moco amarillo claro o blanco.
    Las lágrimas producidas por la conjuntivitis bacteriana son más densas y similares al material purulento. Suelen ser amarillas, verdes o grises.
  • Las secreciones de los ojos que dependen de la conjuntivitis alérgica son acuosas.
  • La blefaritis es un trastorno crónico de los párpados que depende de la inflamación de la zona donde crecen las pestañas.
    El resultado es una producción anormal de grasa por las glándulas de Meibomio en el borde interno de los párpados.
    Los síntomas de una inflamación en las glándulas de Meibomio son lágrimas similares a la espuma, costras en los párpados, secreciones de material purulento de color amarillo o verde, dolor de ojos e irritación.
    La blefaritis puede producir lagrimeo excesivo por la mañana.
  • La uveítis es la inflamación de la úvea, es decir la capa vascular del ojo, formada por el iris, el cuerpo ciliar y las coroides.
  • La queratitis es la inflamación de la córnea.

 

Obstrucción de conductos lagrimales

  • Problemas en el drenaje de las lágrimas que, en lugar de absorberse, permanecen bloqueadas.
  • Estenosis de los canales lagrimales. La causa más frecuente del lagrimeo excesivo en las personas mayores es la obstrucción en los conductos lagrimales, lo que puede deberse a una leve inflamación que tarda en desaparecer.
    En caso de obstrucción del conducto lagrimal, no solo se produce lagrimeo en los ojos y las lágrimas que permanecen en el conducto lagrimal también pueden infectarse.
    Si el saco lagrimal se encuentra infectado provocará lágrimas pegajosas en el ojo.
    En algunos casos, la obstrucción del conducto lagrimal no es total, pero resulta demasiado estrecho para drenar todas las lágrimas.
  • Algunos niños nacen con un conducto lagrimal que no está abierto por completo. Este problema es frecuente y suele desaparecer al cabo de unas semanas sin necesidad de tratamiento, cuando los conductos se abren por completo.

Causas más raras
Es muy pocas ocasiones, puede que se produzca una obstrucción dentro de los conductos o en el acceso a los conductos, en la comisura del ojo. Esto puede deberse a una inflamación o fibrosis.
En muy pocos casos, un pólipo nasal puede bloquear las lágrimas que salen de los conductos lagrimales.
Asimismo, las enfermedades tiroideas del ojo son causas raras del lagrimeo.

 

Tipos de lágrimas en los ojos

Lágrimas densas verdes o grises
El lagrimeo verde o gris de los ojos puede deberse a una infección en el ojo producida por bacterias. La conjuntivitis bacteriana puede bloquear los párpados al despertarse.

Moco amarillento
Las lágrimas amarillentas acompañadas de una protuberancia en el párpado pueden deberse a un orzuelo.
Las glándulas de los párpados pueden infectarse y producir moco.

Lágrimas acuosas y con material purulento
La dacrioadenitis es una infección en el sistema de drenaje de los conductos lagrimales que, por consiguiente, produce una acumulación de moco blanco o amarillo. Las personas con darioadenitis experimentan dolor en la cara, enrojecimiento e hinchazón alrededor de los párpados cerca de la nariz. También se pueden experimentar secreciones por el párpado.
Esta enfermedad puede volverse grave.

Lágrimas filamentosas y blancas
Las lágrimas filamentosas y blancas pueden tener su origen en la conjuntivitis alérgica.
Las alergias del ojo pueden ser muy molestas.

Lagrimeo acuoso con moco
Un exceso de lágrimas acuosas, acompañadas de una pequeña cantidad de moco, puede deberse a un virus.
La conjuntivitis viral provoca muchos síntomas, tales como hinchazón del párpado, visión borrosa, ojos rojos y una sensación de cuerpo extraño en el ojo.

 

lacrimeo-excesivoSíntomas de los ojos llorosos

El principal síntoma de los ojos llorosos es la producción de lágrimas sin motivo aparente. Los ojos pueden producir más lágrimas al permanecer al aire libre, sobre todo si hay viento o hace frío.

Entre los otros síntomas se encuentran:

  1. Moco, costras o sensación pegajosa en los ojos.
  2. Dolor o hinchazón en la comisura interna del ojo, cerca de la nariz.
  3. Enrojecimiento y dolor en los bordes de los párpados.

 

Diagnóstico de lagrimeo excesivo

La obstrucción del conducto lagrimal se detecta a través de algunas pruebas, tales como:

  1. Examen físico, incluyendo la historia clínica.
  2. Examen oftalmológico con lámpara de hendidura para detectar otras posibles causas.
  3. Prueba para monitorizar el drenaje de las lágrimas. El médico vierte un líquido especial en la abertura del conducto lagrimal afectado (puntos lagrimales). Si el paciente siente que el líquido baja hacia la garganta, significa que los conductos están libres.

 

Tratamiento para el lagrimeo excesivo

El tipo de tratamiento que se debe adoptar depende de la causa del lagrimeo.
Si los síntomas son leves, puede que no se necesite ningún tratamiento.
Los niños que nacen con una obstrucción en los conductos lagrimales no requieren tratamiento.

  • En caso de alergia, los antihistamínicos pueden ayudar.
    La prueba de Schirmer es muy útil para conocer la calidad y cantidad de las lágrimas.
    En lo que respecta al tratamiento de la sequedad ocular debida a un lagrimeo insuficiente, el uso de gotas o ungüentos lubricantes o de lentes de contacto puede ayudar.
    Las personas con sequedad ocular deben protegerse los ojos en caso de condiciones atmosféricas con poca humedad.
    La exposición al sol y al viento puede empeorar los síntomas.
  • Las infecciones como la conjuntivitis y la blefaritis pueden curarse mediante antibióticos. La aplicación de compresas calientes puede proporcionar alivio.
  • En caso de obstrucción del aparato de drenaje, el cirujano puede liberar la obstrucción en los puntos lagrimales, los canales lagrimales o el saco lagrimal.

 

Obstrucción en los conductos lagrimales de los bebésLagrimeo-excesivo-glándulas-lagrimales-ojo

La mayoría de los casos de obstrucción en los conductos lagrimales se soluciona durante los primeros meses de vida. Sin embargo, tras los primeros síntomas de una obstrucción en el conducto lagrimal, se debe que acudir al oculista con el fin de descartar la presencia de un problema más grave.

En primer lugar, el médico puede recomendar la realización de un masaje que facilite la liberación de los conductos lagrimales.
Para el masaje, los padres deben colocar un dedo entre el ojo y la nariz del bebé (se debe sentir el hueso nasal o una bolita).
A continuación, se presiona realizando un movimiento horizontal desde la nariz hasta el ojo, a lo largo del curso de los canales lagrimales.
En caso de infección, puede que salga el material purulento y las secreciones.

  • En caso de obstrucción parcial en el conducto lagrimal, el oculista puede insertar una sonda para que el conducto se haga más ancho (sondaje de vías lagrimales).
    A menudo basta con introducir la sonda para liberar los canales lagrimales del bebé.
  • En algunos casos, el cirujano utiliza un pequeño tubo para mantener abierto el conducto lagrimal. Este tubo se deja durante seis meses y luego se retira.
    La intervención se realiza con anestesia local, tiene una duración de 30 minutos y, en general, soluciona el problema de forma permanente.
  • La intervención quirúrgica puede realizarse para corregir las anomalías de los párpados como el ectropión (inversión de los bordes del párpado hacia el exterior) o el entropión (inversión de los bordes del párpado hacia el interior).

 

Remedios naturales para el lagrimeo excesivo

La zona alrededor del ojo y de los párpados tiene que estar limpia y sin costras.
Al colocar un apósito de agua caliente en el párpado durante algunos minutos, los síntomas pueden reducirse.
Se debe empapar una toalla en agua caliente (no ardiendo) para realizar este apósito. Asimismo, un apósito frío puede ser eficaz para reducir la hinchazón en los párpados.

Si el lagrimeo está asociado a la exposición a sustancias irritantes medioambientales tales como humo, polvo o sustancias químicas, la solución puede ser el uso de lágrimas artificiales.
Se aconseja llevar gafas de sol antes de salir a la calle, sobre todo si hace mucho viento y sol.

 

Intervención quirúrgica para el lagrimeo excesivo

En caso de obstrucción en los conductos lagrimales, si los demás tratamientos no funcionan, el oculista puede optar por la cirugía para dilatar el saco lagrimal que llega a la nariz.
Esta intervención se denomina dacriocistorrinostomía transcanalicular y se realiza con anestesia local o general.

Antes de la intervención, puede que se requiera una radiografía especial de los conductos lagrimales para determinar dónde se encuentra la obstrucción.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.