Moco de la nariz

El moco de la nariz no siempre es transparente. Puede ser amarillo, verde o bien de color rojizo, naranja o marrón.
¿Qué significan estos colores?

El moco es una secreción mucosa que puede salir de los siguientes órganos:

  • Nariz,
  • Orejas,
  • Boca,
  • Área genital,
  • Ano


El objetivo más importante es el de proteger el organismo de micoorganismos malos. En las mujeres, la consistencia del moco representa las diferentes fases de la regla y se usa para establecer cuál es el momento más fértil y cuál es el más estéril durante la regla. Si miramos la tabla del color del moco, podemos detectar la presencia de un problema en nuestra salud.

 

Colores del moco

Lo de conocer cuál es el color del moco es muy importante porque podemos usarlo como una herramienta para diagnosticar. Proporciona información importante sobre las enfermedades.

Moco claro o transparente: el moco claro y acuoso (líquido) se considera normal y sano. Esto enseña que las fosas están bien y funcionan de manera correcta. En algunos casos, cuando un individuo está afectado por una nariz que gotea a raíz de una alergia o irritación, se produce una gran cantidad de moco claro.

Moco blanco y turbio: el moco blanco o turbio subraya que hay una congestión o un poco de moco que tiene que salir. Cuando el moco claro queda atrapado en las fosas, se hace denso y seco. Cuando el moco se seca, se hace blanco u oscuro. En algunos casos, esto subraya la presencia de un problema gastrointestinal como los que se producen después de beber leche.

Otras causas son:

  • Bronquitis viral,
  • Infección bacteriana,
  • Reacción alérgica,
  • Cambios en la temperatura,
  • Reflujo gastroesofágico.

Moco verde: el moco verde representa un tipo de infección bacteriana grave que puede contener material purulento. El moco verde suele subrayar la presencia de una infección crónica en las fosas nasales.


Moco rosa/rojo: el moco rojo significa que también hay sangre a raíz de la presencia de lesiones en la piel dentro de la nariz. El moco rosa puede ser el resultado de manchas de sangre (una cantidad pequeña) en el moco. Sin embargo, también representa trastornos en los bronquios (por ejemplo, el asma).

Moco marrón: el moco marrón puede subrayar que la nariz o las fosas han producido sangre que ya está seca. En la mayoría de los casos, depende de la respiración en un espacio lleno de humo, polvo o contaminación atmosférica. Algunos medicamentos y la bronquitis crónica pueden producir moco marrón.

Moco negro: el moco negro representa un problema grave y suele depender de infecciones por hongos y moho en las fosas nasales.
Las partes negras del moco pueden ser el resultado de la contaminación atmosférica, del humo de tabaco y del uso de la cocaína y del opio.

 

¿Qué significa moco amarillo?

Un cambio en el color del moco subraya que hay alguna enfermedad y algunos microbios (como bacterias, virus u hongos). Por ejemplo, cuando estamos afectados por resfriado, uno de los primeros efectos es una secreción clara y acuosa abundante (nariz que gotea). En realidad, si no se empieza un tratamiento, el resfriado puede producir una secreción nasal amarilla o verdosa (infección bacteriana).
rinitis-alérgica, moco
El moco amarillo suele ser el síntoma de una invasión bacteriana y también subraya que el sistema inmunológico está luchando contra las bacterias. El moco amarillo suele ser denso. Normalmente, éste produce una obstrucción en la nariz y dificultad en la respiración.

Causas de moco amarillo
Cuando hay una infección bacteriana, el moco se hace amarillo y hay muchas enfermedades que pueden producirlo:


Infecciones virales: cuando un virus se desarrolla en nuestro cuerpo, el sistema inmunológico está demasiado ocupado para eliminar el virus y, por tanto, puede estar afectado por otras infecciones.
Si no se empieza un tratamiento para el resfriado y la gripe que también producen tos, puede que haya sinusitis bacteriana.
En este caso, el moco también puede ser oscuro (azul o negro, por ejemplo), de mal olor y el paciente se percata de esto sobre todo por la mañana.
Un absceso dental que drena el material purulento en una fosa nasal puede producir moco que huele mal.

Alergias: cuando el individuo está afectado por cualquier enfermedad alérgica como una alergia alimentaria o la rinitis alérgica (fiebre del heno), el individuo tiene un riesgo má alto de estar afectado por infecciones (representadas por moco amarillo).
La inflamación y la producción excesiva de moco a raíz de alergias hacen que las bacterias se desarrollen con más facilidad.
En muy pocos casos, el moco de la nariz que depende de una alergia es continuo.

Comida: algunos alimentos pueden hacer que el color del moco cambie (colorantes artificiales o naturales que se encuentran en los alimentos).

Medicamentos: hay muchos medicamentos que pueden hacer que el color del moco pase a ser amarillo.

Dolor de garganta: el dolor de garganta que depende del resfriado/gripe (virus) o de las amígdalas hinchadas (es evidente en los niños sobre todo) puede hacer que una persona esté afectada por una infección bacteriana y por moco amarillo.

Infecciones en las vías respiratorias altas: la bronquitis, la neumonía y otras infecciones respiratorias también pueden producir moco amarillo que es sinónimo de una infección bacteriana.

Cándida Albicans: una infección por levadura en la nariz y en la garganta también puede producir secreciones amarillentas.

Pólipos nasales: a menudo, una masa no cancerígena (benigna) de un pólipo nasal obstruye la nariz y los senos. Así pues, se produce una situación perfecta para las bacterias. El moco amarillo representa un síntoma de esa infección.

 

moco de la nariz, sinusitis, senos paranasales¿Por qué produzco tanto moco?

 Aunque un individuo está bien, su cuerpo es una máquina que produce casi 1-1,5 litros de moco al día. Esto suele ser más evidente por la mañana. De hecho, al despertarse hay que sonarse la nariz.

La mayoría de este moco baja por la garganta sin que el individuo se dé cuenta.
No obstante, hay veces cuando el moco se percibe porque, aunque la producción de moco no aumente, lo que sí cambia es su consistencia.
Algunas personas tienen un moco más espeso y pegajoso con respecto al de los demás.
La producción de moco en el cuerpo aumenta mucho a raíz del resfriado, alergia o contacto con algo que produce irritación.
Durante el embarazo, puede que haya un trastorno llamado rinitis debido al número más alto de hormonas en la sangre (estrógenos y progesteronas) que hacen que la mucosa nasal aumente.

 

Cómo reducir las secreciones nasales

Normalmente, tendríamos que conseguir reducir las secreciones nasales en casa.

Diluir el moco
El moco tiene que ser sutil, no tiene que ser pegajoso o espeso. El moco denso y pegajoso puede producir problemas en la respiración y puede aumentar el riesgo de que haya algunas complicaciones, como las infecciones del oído (otitis media o externa).
Una manera para diluir el moco es la de beber muchos líquidos. También podemos usar un inhalador nasal salino o encender un humidificador para añadir agua en el aire. No hay que usar los descongestionantes nasales durante más de tres días seguidos, excepto si ha sido el médico quien lo ha recetado.

Antihistamínicos
Los antihistamínicos son unos medicamentos que previenen los sítomas de las alergias. Algunos antihistamínicos pueden producir somnolencia. Cuando se toman estos medicamentos, siempre hay que leer la etiqueta sobre las recomendaciones de uso de las máquinas pesadas o el desarrollo de otras actividades.
Los antihistamínicos también pueden tener otro efecto con otros medicamentos. Antes de tomar los antihistamínicos, hay que consultar al médico, sobre todo si el individuo ya toma miorelajantes, somníferos o sedantes.

 

Remedios naturales para el moco de la nariz.

Té de jengibre
El jengibre se usa para dar sabor a muchos platos. No obstante, también representa un antiinflamatorio natural muy eficaz para curar muchos trastornos.
Tiene propiedades antibióticas que ayudan a eliminar las infecciones. El té de jengibre es un remedio de hierbas para la nariz tapada. También sería bueno inhalar el vapor.

Enfrentar el resfriado y la gripe
Si un resfriado o una gripe producen secreción nasal, no hay muchos tratamientos que se puedan empezar.
Lo único sería descansar mucho y beber mucha agua.
Si los síntomas de la gripe son graves, el médico puede recetar un medicamento antivírico.
Éste puede reducir el tiempo necesario para la recuperación.

Ducha muy caliente
Lo de ducharse con agua bien caliente y seguir inhalando el vapor caliente hasta que el individuo se encuentre mejor es un remedio rápido. Esto no sólo descongestiona la nariz sino que también hace que los nervios y la persona se relajen.
Este remedio suele ser muy eficaz si se adopta antes de ir a la cama. No hay que usar este remedio si también hay fiebre.

 

Moco de la nariz en un recién nacido

Lo de sonarle la nariz a un recién nacido es muy complicado. Si hay una congestión nasal, se puede usar un aspirador nasal.

Aceite de eucalipto
Cuando el individuo está trabajando o no está en casa y tiene la nariz tapada, puede usar algunas gotas de aceite de eucalipto en un pañuelo.
Nada más percibir la nariz tapada, puede oler el pañuelo para que la congestión disminuya.
También se puede añadir alguna gota de eucalipto en la funda de la almohada. El olor hace que la nariz se destape un poco mientras dormimos.
Pese a que también se puede usar el aceite de lavanda o el tea tree oil, el de eucalipto suele ser el mejor.

 

Remedios homeopáticos para el moco de la  nariz

Antes de recetar un medicamento, la homeopatía analiza todos los síntomas de la enfermedad. Los remedios homeopáticos para la nariz tapada suelen producir bastantes ventajas. Cuando hay una secreción de moco amarillo y denso, la pulsatilla es un remedio eficaz. Hay que calentar la loción de pulsatilla, llenar una jeringa y verter la loción en la nariz. Esto se puede repetir 4-5 veces al día.

 

Prevenir las secreciones nasales

Desgraciadamente, no podemos prevenir la aparición de cualquier tipo de secreción nasal.
No obstante, es posible prevenir las enfermedades que producen una secreción nasal excesiva.
Para que no se produzcan secreciones nasales como resultado del resfriado o de la gripe, hay que
lavarse las manos a menudo para que no tengan germenes y bacterias.
Hay que usar un clínex para sonarse la nariz y tirarlo inmediatamente después de usarlo. Habría que lavarse las manos después de sonarse la nariz. Para que estemos protegidos de la gripe, sería mejor acudir al médico para la vacuna antigripal todos los años.

Si son las alergias las que producen secreciones, hay que evitar los materiales que producen los síntomas.
Si se van apuntando las actividades que realizamos a lo largo del día, podemos detectar los alérgenos.
Hay que evitar el humo. Esto puede hacer que no aparezcan irritaciones e inflamaciones en las fosas paranasales.