Pérdidas durante el embarazo

Las pérdidas durante el embarazo son mayores de lo habitual a causa a la mayor producción de estrógeno y del aumento del suministro de sangre al área vaginal.
Estas manchas están compuestas de viejas células de las paredes vaginales, de la normal flora vaginal, de las secreciones del cuello uterino y de la vagina.
Probablemente se nota más flujo vaginal cuando se acerca el parto, aunque es probable que sean un poco diferentes del flujo al que una mujer está acostumbrada.


En las primeras semanas de embarazo, las secreciones cervicales llenan el canal cervical y crean una barrera protectora, el llamado tapón mucoso. Cuando el cuello del útero se dilata se puede expulsar este moco y se notan manchas que se asemejan a una clara de huevo o al moco que sale de la nariz en un día de frío.
Se puede expulsar el tapón también en forma de líquido gelatinoso.
Estas manchas pueden ser teñidas con un poco de sangre.

 

¿Cuándo se debe llamar al médico?

Es importante saber que una mujer puede tener diferentes tipos de manchas que deberían tener determinados color, textura y olor.
Si eso no se verifica se debería hablar con el médico antes de tomar medicamentos sin receta.
Cuando las manchas son normales:

  1. Color lechoso,
  2. Finas,
  3. Sin olor o tienen un ligero olor.

Cuando las manchas no son normales:

  • Muchas manchas finas y claras, podrían ser el líquido amniótico;
  • Antes de la semana 37, si las manchas se vuelven acuosas, con apariencia de moco o si son manchas de sangre, incluso si sólo se tiñen de color rosa o marrón. Esto puede ser un signo de parto prematuro.
  • Si hay un cambio en el color o en la textura de las pérdidas;
  • Si el color es rosado, marrón, amarillo, verde o gris;
  • Si puede tratarse de una infección (por ejemplo, levadura);
  • Si se siente dolor durante las relaciones sexuales;
  • Si se experimenta el picor vaginal;
  • Si las manchas blancas se verifican junto con picor o ardor;
  • Si huelen mal, olor a pescado;

En caso de duda, consultar al médico o la partera.

 

Signos y síntomas de una infección

Si las manchas son sin olor, de color blanquecino y causan fastidio, por ejemplo, se siente dolor al orinar o durante las relaciones sexuales, causan picor o ardor, la vulva puede estar inflamada.
En este caso, la mujer podría tener una infección por candida.
Si se notan manchas blancas o grises finas con un olor a pescado después del sexo (cuando las pérdidas se mezclan con el esperma), se puede tener un tipo diferente de infección vaginal llamada vaginosis bacteriana.
Si las pérdidas son de color amarillo o verde y espumosas y tienen un olor desagradable, es posible que se trate de una infección de transmisión sexual llamada tricomoniasis.
Otros posibles síntomas de la tricomoniasis se detectan en la vulva que puede ser:

  1. enrojecida,
  2. irritada,
  3. con picor

La vagina puede causar dolor al orinar o durante las relaciones sexuales.
Si las manchas son malolientes, espumosas, amarillas, verdes o gris, es posible que la paciente tenga un tipo de infección vaginal diferente o una infección de transmisión sexual, aunque no hay síntomas de irritación, picor o ardor.
En cualquier caso, si se cree que se tiene una infección, es mejor no tomar medicamentos sin receta.
Los síntomas no siempre son fáciles de distinguir, por lo que es importante acudir al médico para asegurarse de hacer un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

 

Sangrado de la vagina

Durante el segundo y tercer trimestre, un ligero sangrado o manchado (que puede ser de color marrón, rosa, rojo o rojo brillante) por lo general no debería ser motivo de preocupación.
Generalmente, se verifica a causa de la interferencia con el cuello uterino durante las relaciones sexuales o un examen vaginal.
El moco de color rosa o de color marrón puede presentarse durante el segundo trimestre, del cuarto al sexto mes.
Estas manchas están causadas por pequeñas cantidades de sangre que normalmente salen del cuerpo.
El sangrado vaginal (como la menstruación), sin embargo, puede ser una señal preocupante que requiere tratamiento inmediato.
Los coágulos de sangre en las manchas pueden ser el síntoma de un aborto involuntario.
Por esta razón, nunca se debería juzgar si las pérdidas son normales o anormales, sino que hay que llamar al médico.
Si el sangrado es significativo o si verifica junto con dolor, hay que llamar al médico inmediatamente.
Si se trata de manchado, se puede llamar sin prisa.
Por lo general, una pérdida severa de sangre puede estar causada por: placenta previa, parto prematuro o por un aborto tardío.

 

Leucorrea durante el embarazo

En el primero, segundo y tercer mes de embarazo, el cuerpo puede producir manchas que se parecen a la leche llamadas leucorrea, pueden ser difíciles de distinguir del moco normal que se produce al principio y al final del ciclo menstrual.
Esto se debe a la mayor circulación sanguínea en la región pélvica, y al aumento de la producción de hormonas, por lo tanto, se trata de las pérdidas fisiológicas.

El moco blanquecino y filamentoso que tiene la consistencia de la clara de huevo suele ser perfectamente normal.
Estas variedades de manchas al comienzo del embarazo pueden continuar durante todo el embarazo e incluso pueden aumentar a medida que el embarazo progresa, todo es perfectamente normal.
Si las manchas durante el embarazo molestan se debe utilizar un pantiprotector.
Según la Asociación Americana de embarazo, la leucorrea es fina, lechosa, fibrosa y tiene un olor suave.

En el tercer trimestre, es probable que las pérdidas sean transparentes.
No hay que preocuparse, pero si la paciente tiene otros signos de embarazo, como sensibilidad en los senos o calambres leves, debe consultar a su médico para confirmar el embarazo.
Si la paciente nota este tipo de pérdidas y piensa que está embarazada, hay que evitar las siguientes acciones:

  1. Duchas vaginales profundas, ya que pueden cambiar el equilibrio de las bacterias en las paredes de la vagina;
  2. El tratamiento de una infección por levaduras sin consejo médico;
  3. Utilizar tampones o anticonceptivo vaginal porque aumenta el riesgo de infección.

perdidas-durante-el-embarazo

Pérdidas después de la implantación

El sangrado de implantación es otro tipo de pérdidas que se pueden notar en los primeros días o semanas de embarazo.
Las pérdidas después de la implantación pueden causar una ligera pérdida de sangre ocasionada por la anidación del ovulo fecundado (blastocito) en los pares del útero.
Esto puede verificarse a partir de 10 días a dos semanas después de la concepción.
En general, el sangrado de implantación tiene un color más claro de la menstruación normal.
Puede ser de color rosa, rojo o marrón y dura sólo un breve período de tiempo.
El sangrado de implantación suele aparecer como una pequeña mancha o un rastro, pero no hay flujo menstrual.
Si las pérdidas son de color rosa o rojo, significa que acaba de ocurrir.

Las pérdidas marrones pueden indicar que se han formado un par de días antes o más allá.

 

Tapón de moco durante el embarazo

El tapón de moco puede ser expulsado y puede formarse muchas veces a lo largo del embarazo.
Puede permanecer hasta los últimos días antes del parto y ser expulsado como una señal del trabajo de parto inminente.
Además, podría acabar en la cabeza del niño.
Es posible identificar el tapón mucoso porque tiene el aspecto y la textura de un coágulo de moco manchado de sangre.

Al ver lo que parece ser una pérdida de moco gelatinoso, las madres podrían llamar al médico en estado de pánico.
Sin embargo, no hay que preocuparse.
El tapón mucoso es uno de los tipos menos peligrosos de pérdidas durante el embarazo y no hay razón para preocuparse.

 

Parditas vaginal en el primer trimestre de embarazo

Secreciones patológicas
Los cambios imprevistos en la cantidad, color y olor se deberían comunicar al ginecólogo cuanto antes.
Aquí debajo se mencionan los tipos de pérdidas patológica que a menudo las mujeres tienen en el primer trimestre del embarazo.

  1. Pérdidas amarillas. No hay que confundir el moco cervical amarillento con las pérdidas de color amarillo que tienen un olor desagradable.
    Este tipo de pérdidas indica el comienzo o el empeoramiento de un proceso inflamatorio del útero o de sus apéndices.
    Se trata de enfermedades graves que pueden suponer una amenaza para el desarrollo del embarazo.pérdidas durante el embarazo, moco, amarillo
    El tratamiento precoz antiinflamatorio, en este caso, ayuda a mantener el embarazo.
  2. Sangrado. El sangrado que se verifica durante el primero, segundo y tercer mes de embarazo, con la excepción del sangrado de implantación, tiene que alarmar a una mujer embarazada que tiene que a ponerse en contacto con su médico.
    En general, el sangrado de color rojo o marrón es un síntoma de aborto involuntario o embarazo ectópico. La intensidad del sangrado puede variar de unas manchas a un flujo abundante que puede ir acompañado de dolor pélvico, disminución de la temperatura basal del cuerpo, náuseas y pérdida de apetito. El escenario es menos peligroso cuando el sangrado está causado por la erosión del cuello del útero. Se caracteriza por el sangrado post-coital causado por el contacto.
  3. Pérdidas blancas abundantes. Las secreciones vaginales con grumos, similares al queso ricota, son un síntoma de la candidiasis vaginal o muguet. Desafortunadamente, es muy común en las mujeres embarazadas. El ambiente húmedo y cálido creado por las secreciones vaginales abundantes que se forman al comienzo del embarazo es el lugar ideal para la propagación de las infecciones por hongos. Las futuras madres pueden padecer de ardor y prurito en la zona vulvovaginal, que se intensifica por la noche, después de una relación sexual, en la ducha o haciendo actividad física. Si se perciben estos síntomas, hay que ir pronto a ver al ginecólogo.
  4. Pérdidas abundantes y espumosas
    Las pérdidas pueden tener un tono grisáceo, amarillento o verdoso y pueden parecerse a material purulento.
    El olor desagradable y el prurito son síntomas que a menudo se presentan juntos.
    Este tipo de pérdida es típico en el caso de las infecciones de transmisión sexual.
    En las mujeres embarazadas, las enfermedades venéreas son difíciles de tratar porque se tiene que hacer una rigurosa selección de los medicamentos que se pueden tomar porque no influyen negativamente en el desarrollo fetal.

 

Tratamiento para las pérdidas durante el embarazo

Vaginosis bacteriana
La vaginosis bacteriana a veces sana sola. Si la mujer está en el primer trimestre, el médico puede optar por esperar al segundo trimestre para curarla.
Se suele prescribir un tratamiento con antibióticos, por ejemplo, el metronidazol o la clindamicina.
Hay que consultar al médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento durante el embarazo.

Candida
El tratamiento para la cándida implica una crema que hay que insertar en la vagina o un antimicótico oral como Diflucan.

 

Prevención para las pérdidas durante el embarazo

 Se puede tratar de prevenir las infecciones vaginales manteniendo la zona genital seca y permitiendo al aire de circular.

Algunas prácticas que pueden ser útiles:

  • Ponerse ropa interior de algodón que permitan que la zona genital “respire”.
  • Ducharse en vez de bañarse en la bañera y usar un jabón suave en los genitales. Evitar los geles de ducha o productos perfumados.
  • No utilizar espráis o desodorantes vaginales.
  • No sentarse con un traje de baño mojado.
  • Después de la ducha o de la natación, asegurarse de que el área genital esté completamente seca antes de poner su ropa interior y ropa.
  • Comer yogur que contiene Lactobacillus acidophilus o probióticos, o pregunte a su médico si puede tomar los suplementos probióticos para mantener bajo control los hongos y las bacterias.
  • Consumir menos azúcares o productos refinados posibles.