Pérdidas y flujo vaginal durante el embarazo

El flujo vaginal durante el embarazo suele ser más abundante de lo normal debido a:

  • Una mayor producción de estrógenos
  • Un mayor flujo sanguíneo en la zona vaginal

Estas pérdidas se componen de:

  • Glóbulos blancos que protegen la vagina contra virus y bacterias. Para llegar hasta el útero desde el exterior del cuerpo hay que pasar a través de la vagina.
  • Flora bacteriana vaginal normal.
  • Secreciones del cuello uterino.

 

¿Cuándo se debe acudir al médico?

Las mujeres pueden tener varios tipos de pérdidas, que deben tener un color, una consistencia y un olor específico:

  1. Color lechoso
  2. Consistencia ligera
  3. Inodoras o de olor leve

Si no es normal, presenta las siguientes características:

  • Si el flujo es ligero, abundante y de color claro, puede tratarse de líquido amniótico.
  • Si antes de la semana 37 de gestación, el flujo se vuelve acuoso, similar al moco o presenta pérdidas de sangre, incluyendo de color rosado, naranja o marrón, puede tratarse de un signo de parto prematuro.
  • El flujo blanco va acompañado de prurito o ardor.
  • El flujo presenta un olor desagradable similar al del pescado.

En caso de dudas, se debe consultar al médico o a la matrona.

 

Flujo durante el embarazo, moco amarillo

Flujo amarillo o verdoso durante el embarazo

Generalmente, el flujo de color amarillo o verdoso tiene su origen en una infección o enfermedad de transmisión sexual.
La infección de transmisión sexual denominada tricomoniasis da lugar a un flujo:

  • Amarillo o verde
  • Espumoso
  • Con olor desagradable

Otros posibles síntomas de la tricomoniasis se manifiestan en la vulva, que puede presentar las siguientes características:

  1. Enrojecimiento
  2. Irritación
  3. Picor

Puede experimentarse dolor vaginal al orinar o durante las relaciones sexuales.

La gonorrea es una enfermedad de trasmisión sexual que provoca:

La clamidia es una infección bacteriana, generalmente asintomática, que puede provocar:

  • Pérdidas vaginales,
  • Ardor al orinar,
  • Dolor en el bajo vientre.

La clamidia puede provocar enfermedad inflamatoria pélvica si se extiende a los órganos genitales y al recto, en cuyo caso los síntomas son:

  1. Dolor de espalda,
  2. Náuseas,
  3. Fiebre,
  4. Pérdidas de sangre.

 

Pérdidas de color rojo durante el embarazo

Al inicio del embarazo, es normal experimentar pérdidas de sangre, ya que el feto no ocupa el útero por completo.
Sin embargo, las pérdidas también pueden ser signo de un aborto interno (el embrión muere dentro del útero, pero el cuerpo no lo expulsa porque el cuello del útero permanece cerrado). Este aborto se diagnostica únicamente a través de una ecografía.
En el primer trimestre (a veces después) pueden producirse pérdidas rojas coincidiendo con el momento de la menstruación.

Generalmente, estas pérdidas no son tan abundantes como las de la menstruación.

Estas secreciones (falsa menstruación) tienen su origen en:

  1. Desequilibrio hormonal en el organismo
  2. El embrión o el feto no ocupa el útero por completo

La cardioaspirina o aspirineta (medicamento anticoagulante que previene la agrupación de las plaquetas) puede favorecer el sangrado vaginal.

Las mujeres embarazadas no pueden tomar este medicamento:

  • Al comienzo de la gestación, hasta la semana 12
  • A final del embarazo, desde la semana 37

Las mujeres embarazadas pueden tomar este medicamento desde la semana 12 hasta la 37.
La dosis máxima diaria es de 100 mg y se puede tomar para prevenir:

  • Desprendimiento de la placenta,
  • Preeclampsia,
  • Aborto,
  • Retraso en el crecimiento del bebé.

Si la paciente sufre pérdidas de sangre con regularidad, el ginecólogo puede recomendar la interrupción del medicamento.

En el segundo o tercer trimestre, las pérdidas de sangre de color rojo intenso pueden ser un signo de:

  • Apertura del cuello uterino (riesgo de parto prematuro),
  • Desprendimiento de la placenta,
  • Pólipos uterinos (formación generalmente benigna),
  • Ectropión cervical (problema de salud sin mayor gravedad, que consiste en el desplazamiento de un tipo específico de epitelio del cuello uterino, desde el interior hacia el exterior del cérvix, es decir en la vagina).

Las pérdidas de sangre no deben subestimarse en ningún caso, especialmente si son abundantes y si el bajo vientre o el estómago se endurecen.

Las pérdidas rojas pueden producirse por estos motivos, aunque la mujer utilice óvulos de progesterona para ayudar a que el embrión se adhiera al útero.

 

Pérdidas de sangre en la vagina. ¿Cuándo hay que preocuparse?

Se debe acudir inmediatamente a urgencias en los siguientes casos:

  • Si el flujo de sangre aumenta o permanece constante
  • Si el útero se endurece o si se percibe dolor en el útero

En estos casos puede tratarse de una amenaza de aborto.
En algunos casos, puede producirse una pérdida de sangre normal (que no implica ningún riesgo para el bebé) debido a la rotura de un capilar:

  1. Durante las relaciones sexuales.
  2. Tras una evacuación intestinal difícil (en caso de estreñimiento) debido a la presión que provoca el intestino sobre el útero.
  3. Durante una consulta ginecológica. Muchas mujeres piensan que la ecografía transvaginal puede ser peligrosa para el bebé, pero en realidad no existe ningún riesgo y todas las mujeres pueden someterse a este examen sin ningún inconveniente.

Con frecuencia, una pérdida de sangre tiene su origen en:

  • Placenta previa,
  • Parto prematuro,
  • Aborto.

 

Embarazo, tapón mucoso, placenta, cuello del útero

Flujo blanco durante el embarazo

Pérdida del tapón mucoso durante el embarazo
Se trata de un líquido denso y gelatinoso de color blanco lechoso producido por las glándulas del cuello del útero.
El tapón mucoso protege al útero, al feto y al saco amniótico contras las posibles infecciones.
Las mujeres pueden perder este tapón, pero en este caso no se debe acudir al hospital. No se trata de ningún problema porque el cuerpo lo vuelve a producir.
El flujo y las pérdidas son filamentosas y abundantes.

Las mujeres pueden perder el tapón de las siguientes maneras:

  1. Todo de una vez
  2. Primero la parte externa y después las capas internas

No hay por qué preocuparse si el tapón mucoso presenta un poco de sangre o restos de sangre vieja. Sin embargo, se debe acudir a urgencias si:

  • Hay mucha sangre en el tapón
  • El tapón es amarillo, los que puede indicar una infección.

Infecciones
Si se observan pérdidas blancas o grises y leves, pero con olor a pescado, puede tratarse de una infección vaginal denominada vaginosis bacteriana.

Las secreciones vaginales similares al requesón son uno de los síntomas de la candidiasis vaginal.
Por desgracia, se trata de algo bastante común en las mujeres embarazadas.
El ambiente húmedo y cálido creado por la abundancia de flujo vaginal que se forma al inicio del embarazo es el lugar ideal para la difusión de las infecciones fúngicas.
Las futuras madres pueden experimentar ardor y prurito en la vulva y en la zona vaginal que puede empeorar:

  • En las 24-48 horas después de tener relaciones sexuales (también puede comenzar en la vagina)
  • Al ducharse
  • Al realizar actividades físicas

 

Flujo acuoso durante el embarazo

Durante el embarazo, no es fácil distinguir el flujo y las pérdidas de orina normales del líquido amniótico.
El líquido amniótico protege al bebé de las bacterias, del frío y de la presión que ejercen los huesos de la pelvis.

En teoría, el líquido amniótico es como el agua:

  1. Inodoro
  2. Incoloro
  3. Líquido, es decir ni denso ni pegajoso

Sin embargo, para algunas mujeres el líquido amniótico tiene un olor similar al de la lejía.
Los médicos obstétricos y ginecólogos explican que una pérdida normal (leucorrea o hidrorrea) es discontinua, mientras que las otras pérdidas son continuas durante mucho tiempo.

El procedimiento recomendado es el siguiente:

  • Ir al baño y orinar
  • Colocarse una compresa sanitaria (los salvaslip no son adecuados) y revisar cada dos horas
  • Si está mojada, cambiar la compresa
  • Volver a revisar después de dos horas. Si está mojada, puede tratarse de líquido amniótico, por lo que se debe acudir a urgencias.

La rotura de la parte inferior del saco amniótico puede provocar pérdidas abundantes, similares a la orina, pero si la rotura se produce en la parte superior del saco, las pérdidas son leves.

En las farmacias se vende el kit Al-sense para detectar las pérdidas de líquido amniótico basado en el pH de las pérdidas. El líquido amniótico tiene un pH superior a 6,5.

Este kit contiene:

  1. Un salvaslip con una tira indicativa
  2. Un estuche de plástico

Se debe colocar el salvaslip hasta que se moje, a continuación se extrae la tira y se coloca en el estuche. Cuando hayan pasado 10 minutos se revisa el color de la tira: si es de color azul o verde, se debe acudir a un ginecólogo o al hospital ya que podría tratarse de líquido amniótico o de una infección.
Muchas farmacias no disponen de este kit, pero se puede comprar por Internet.

En caso de rotura de aguas, debería comenzar el parto, pero el médico debe decidir qué hacer en función de la semana de embarazo.

 

Flujo marrón durante el embarazo

El flujo marrón puede deberse a:

  1. Restos de sangre que habían quedado dentro del útero y que ahora expulsa el cuerpo. El color marrón se debe a la oxidación, que es un fenómeno natural. No provoca ningún otro signo o síntoma.
  2. El sangrado de implantación se presenta pocos días antes de la fecha en que debería iniciar la menstruación. Estas pérdidas son normales y si el flujo es leve y desaparece al cabo de 24-48 horas no hay porqué preocuparse.
  3. Embarazo ectópico o extrauterino, en el que el embrión no se adhiere al útero, sino que se desarrolla en otro órgano (por ejemplo, en las trompas de Falopio). Entre los síntomas se encuentran las pérdidas de color marrón o rojo intenso, dolor abdominal, sobre todo en un lado del abdomen, y náuseas.
  4. Embarazo molar, en el que el embrión no se desarrolla, pero crecen la placenta, el útero y los ovarios. Entre los síntomas se encuentran las pérdidas de sangre de color rojo o marrón, vómito, presión alta.
  5. Una verruga genital (o virus del papiloma) puede provocar pérdidas de sangre, secreciones blancas, ardor y prurito.
  6. Después de mantener relaciones sexuales o tras una consulta ginecológica con ecografía transvaginal pueden experimentarse pérdidas de color marrón o rojo debido a una pequeña lesión en el cuello uterino.

 

Pérdidas vaginales en el primer trimestre de embarazo

En el primer trimestre de embarazo, es normal que se produzcan algunas pérdidas leves.

Leucorrea durante el embarazo
En el primer y el segundo trimestre de embarazo, el cuerpo puede producir pérdidas de aspecto similar a la leche, lo que se conoce como leucorrea. Puede ser difícil distinguirlas del moco normal que se produce durante la ovulación.

Si las mujeres notan esta pérdida y existe la posibilidad de que estén embarazadas, deben evitar:

  1. Lavados vaginales profundos dado que se puede alterar el equilibrio de la flora bacteriana en las paredes vaginales;
  2. Automedicación para curar una infección por levaduras;
  3. El uso de tampones sanitarios o anticonceptivos vaginales puesto que aumentan el riesgo de contraer infecciones.

Sangrado de implantación durante el embarazo
Otro tipo de pérdidas que se pueden producir en los primeros días o semanas de embarazo es el sangrado de implantación (spotting).
El sangrado de implantación se produce debido a una descamación del endometrio (mucosa uterina).
Este tipo de sangrado se manifiesta con manchas de color rojo oscuro o marrón en la ropa interior cuando el óvulo fecundado (blastocisto) se adhiere a la pared uterina, lo que ocurre entre 10 y 14 días después de la concepción.

Diferencias entre el sangrado de implantación y la menstruación:

  • Se produce unos días antes de la fecha prevista del inicio de la menstruación (una semana después de la fecha de la supuesta ovulación),
  • Es menos abundante,
  • Dura como mucho uno o dos días,
  • Generalmente, el sangrado de implantación se presenta como una mancha pequeña o como una tira y no como flujo,
  • Si las pérdidas son de color rojo o rosado significa que acaban de producirse.
  • Las pérdidas de color marrón pueden indicar que se produjeron hace un par días o antes.

 

Pérdidas durante el segundo trimestre de embarazo

En caso de sangrado durante el segundo trimestre de embrazo es necesario llamar al médico, pues puede indicar algún tipo de problema.
Sin embargo, las manchas rojas en la ropa interior pueden ser normales y no ser peligrosas si presentan las siguientes características:

  1. Pérdidas no abundantes (por ejemplo, algunas mujeres experimentan pérdidas leves en los días en los que deberían tener la menstruación, lo que puede ocurrir durante los primeros 5 meses).
  2. La mujer no tiene dolor abdominal u otros síntomas.

Causas de pérdidas patológicas en el segundo trimestre:

Desprendimiento de la placenta: se trata de un problema grave de salud, por lo que la mujer debe acudir a urgencias inmediatamente.

Se caracteriza por:

  • Abundantes pérdidas de sangre
  • Dolor en bajo vientre

El médico puede recomendar el adelantamiento del parto o reposo absoluto dependiendo de la semana de gestación y de la gravedad del desprendimiento.

Placenta previa: las pérdidas de sangre en el comienzo del segundo trimestre pueden deberse a la placenta previa, es decir, el deslizamiento de la placenta hacia abajo.
El problema de placenta previa puede desaparecer por sí solo en los meses sucesivos, pero también puede avanzar hasta convertirse en un desprendimiento de la placenta.

 

Pérdidas en el tercer trimestre de embarazo

Las probabilidades de sufrir pérdidas de sangre leves son mayores debido a:

  • Mayor flujo de sangre en la etapa final del embarazo;
  • Fragilidad capilar.

En el tercer trimestre se pueden sufrir pérdidas de sangre por las mismas razones del segundo trimestre:

  • Placenta previa,
  • Desprendimiento de la placenta.

Sin embargo, las pérdidas también pueden tener su origen en un parto prematuro.

Las pérdidas acuosas, si son muy abundantes, pueden deberse a la rotura del saco amniótico.

 

¿Qué hay que hacer? Tratamiento para las pérdidas durante el embarazo

En caso de flujo amarillento, el ginecólogo lleva a cabo un frotis vaginal. Este examen consiste en extraer una muestra de las secreciones con un hisopo para analizarla en el laboratorio.

Vaginosis bacteriana
A veces, la vaginosis bacteriana desaparece por sí sola. Si la mujer se encuentra en el primer trimestre de embarazo, el médico puede esperar hasta el segundo trimestre antes de iniciar el tratamiento.
Generalmente, el médico receta antibióticos, como por ejemplo metronidazol o clindamicina.
Se debe consultar al médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento durante el embarazo.

Candidiasis vaginal
El ginecólogo receta óvulos vaginales o lavados vaginales para combatir la infección por cándida.

Estreptococo beta-hemolítico
Generalmente, se realiza un frotis de prevención un mes antes del parto. El examen también puede realizarse a través del recto.
Durante el parto, esta bacteria puede provocar:

 

Prevención de las pérdidas durante el embarazo

En primer lugar, se pueden prevenir las infecciones vaginales manteniendo la zona genital seca y permitiendo que circule el aire.
Algunas prácticas pueden ser beneficiosas, como por ejemplo:

  • Ponerse ropa interior de algodón, ya que permite que la zona genital “respire”.
  • Darse una ducha en lugar bañarse, utilizar un jabón delicado en los genitales. Evitar jabones para el cuerpo o productos perfumados.
  • No utilizar nunca atomizadores vaginales o desodorantes.
  • No sentarse con el bañador mojado.
  • Tras ducharse o salir de la piscina, asegurarse de que la zona genital esté completamente seca antes de ponerse la ropa interior y el resto de la ropa.
  • No comer dulces, comida basura o productos refinados.
    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.