Piernas cansadas

Las piernas cansadas son un trastorno frecuente que puede producir mucha molestia.

Causas de dolor muscular y de cansancio en las piernas

Hay muchos factores que pueden producir cansancio y dolor en las piernas.
Cuando se perciben dolor muscular y cansancio extremo, hay que acudir al médico inmediatamente porque puede que dependan de algunas enfermedades graves.
Entre las posibles causas de cansancio y dolor en las piernas que se perciben a la vez, hay:

La depresión y la ansiedad pueden tener un impacto en el cuerpo y en la mente.


Un ataque de depresión puede afectar la actividad del cuerpo y producir mucho cansancio.
Otros síntomas de esta enfermedad son momentos largos e inexplicables de dolor muscular, pérdida del apetito, insomnio, dolor de espalda, etc.
La ansiedad puede hacer que no se descanse bien. Por tanto, por la mañana (al despertarse), las piernas pueden sentir cansancio y, además, también puede que haya mareo, temblor, hormigueo en las manos y en los pies.
Si no se empieza un tratamiento de manera rápida, puede que se desarrolle el síndrome de fatiga crónica.

Una infección bacteriana y viral puede dar lugar a cansancio y dolor en las piernas.
Los microbios responsables (bacterias, virus y parásitos) pueden producir varias enfermedades, debilidad en el cuerpo y dolor muscular.
La tripanosomiasis africana (enfermedad del sueño) es una infección por parásitos y depende de las picaduras de la mosca llamadas tse-tsé.

Los síntomas de esta enfermedad son:

  • Fiebre,
  • Dolor en las articulaciones,
  • Dolor de cabeza,
  • Dolor muscular,
  • Prurito en el área de la picadura.

Al desarrollarse, esta enfermedad afecta el sistema nervioso central y el individuo sufre de trastornos del sueño, disminución de lucidez mental, trastornos de la coordinación motora, etc.
El enfermo parece estar cansado durante todo el tiempo.
Esta enfermedad puede ser transmitida de una persona infectada a otra sana durante las relaciones sexuales.


Algunos medicamentos pueden dar lugar a efectos adversos y entre éstos hay fuerte cansancio y dolor muscular.
Esto puede depender de la administración excesiva de fármacos como aquellos que reducen la tensión y el colesterol pero también de las drogas como la cocaína.

La fibromialgia es una enfermedad que produce los siguientes síntomas:

  • Dolor generalizado en todo el cuerpo,
  • Sensación de dolor y cansancio en los mú

Esta enfermedad crónica produce dolor en el sistema musculoesquelético.
Entre los demás síntomas hay:

  • Insomnio,
  • Cambios de humor,
  • Reducción en la capacidad de concentración y disminución de la memoria.

Este trastorno es más común en las mujeres con respecto a los hombres.
Una enfermedad autoinmunitaria llamada lupus eritematoso puede producir cansancio y dolor musculares.
Este trastorno puede producir diferentes problemas sistémicos en el cuerpo porque el sistema inmunológico ataca las células sanas y los tejidos del cuerpo.
La inflamación de las articulaciones y de los músculos puede producir dolor y aturdimiento y también afecta órganos como el corazón, los pulmones y los riñones, etc.

 

Causas de las piernas cansadas

Mala circulación: las personas que sufren de diabetes o los que fuman suelen tener problemas de circulación en las piernas.
El estrechamiento de las arterias que llevan sangre a los músculos de la pierna se llama enfermedad vascular periférica. Los síntomas más comunes son dolor agudo y sensación de escozor.

Venas varicosas: cuando las pequeñas válvulas de las piernas no funcionan adecuadamente, hay una acumulación de la sangre y las venas se hinchan y se agrandan.
El dolor en las piernas es un síntoma frecuente de venas varicosas.
Si no se empieza un tratamiento lo antes posible, las venas varicosas pueden hacerse crónicas.
En casos severos, puede que se desarrollen úlceras en la pierna y en el pie- el llamado “Ulcus Cruris venosum”.
Ésta representa la tercera fase de insuficiencia venosa y es el momento más grave.
Las úlceras dependen de antiguos trastornos en la circulación de las piernas.
En esta fase, una intervención quirúrgica puede ser necesaria.

Trombosis venosa profunda: si una de las venas en la parte más interna de nuestra pierna está bloqueada por un coágulo, éste hace que haya hinchazón, calor, rigidez y dolor agudo que es difícil de curar.
La trombosis venosa profunda suele afectar solo una pierna y no ambas a la vez.

Estilo de vida moderno y mala circulación
El hombre y la mujer con un estilo de vida moderno tienen un estancamiento de sangre en las venas.
La acumulación de sangre en las venas hace que las paredes de éstas se agranden y habrá un mal funcionamiento de las válvulas.
Las varices y las piernas hinchadas se manifiestan con un color morado.
Casi la mitad de las mujeres empieza a sufrir de problemas en las venas sobre los 30 años. Al contrario, la mayoría de los más mayores está afectado por mala circulación.
Las mujeres resultan estar afectadas más que los hombres debido a un cambio en los niveles hormonales que se producen durante la regla (sobre todo, antes de la regla).

La insuficiencia venosa crónica suele pasar por alto. Los primeros síntomas (por ejemplo, varices o piernas cansadas y pesadas por la noche) no suelen llamar la atención.
Las piernas cansadas, pesadas, las venas varicosas y el hormigueo en las pantorrillas subrayan que hay que actuar: edema (hinchazón blanda de las piernas) es típica de la primera etapa de esta enfermedad (fase uno).

Al principio, la congestión y la hinchazón se reducen durante la noche. No obstante, este alivio ya no se encuentra a medida que la enfermedad vaya desarrollándose.
El metabolismo celular se reduce en la pierna afectada que se vuelve marrón, ésta es la segunda fase de la enfermedad.
En la última fase, las piernas siempre están cansadas y pesadas (todo el día).


Deporte y entrenamiento
Las personas que practican deportes duros como el ciclismo (bicicletas de carretera o de montaña), correr, el fútbol, etc. puede que estén afectadas por contracturas musculares y músculos llenos de ácido láctico.
Pese a que se produzcan inflamación y calambres, es algo temporal que suele desaparecer después
de 24-48 horas.
Las contracturas después del entrenamiento son las causas más frecuentes de las piernas cansadas en los niños.
Si se descansa, el problema puede tardar un día o dos en desaparecer. Sin embargo, en los casos más graves, un tratamiento puede ser útil, por ejemplo la masoterapia o la tecarterapia.
La aplicación de cremas para las contracturas o de aceites esenciales puede ser útil para una recuperación más rápida.

 

Factores de riesgo para las piernas cansadas

  • Viajes muy largos,
  • Trastornos hereditarios,
  • Lo de tener más de 40 años,
  • Pasar mucho tiempo sentados o de pie,
  • Embarazo,
  • Obesidad,
  • Vida sedentaria,
  • Trabajar estando de pie sin andar,
  • Alimentación incorrecta,
  • Clima cálido (en verano, por ejemplo),
  • Operación quirúrgica o traumatismo reciente,
  • Prendas para vestir que aprietan,
  • Enfermedades infecciosas, hipotiroidismo (escasa producción de hormonas en la tiroides), trastornos del hígado o de los riñones,
  • Terapia de reemplazo hormonal.

 

Otros síntomas que se encuentran al estar afectados por piernas cansadas.

Además del cansancio, un bajo nivel de potasio produce debilidad, calambres musculares, estreñimiento, arritmia (irregularidad en las contracciones del corazón).
El médico puede mandar los análisis de la sangre para encontrar el diagnóstico correcto.
Los valores normales de potasio en la sangre están entre 3.6 y 4.8 miliequivalentes por litro; un nivel más bajo de 2.5 mEq/L puede ser peligroso.
Además del cansancio, las piernas pueden estar afectadas por:

  • Dolor,
  • Pesadez,
  • Hinchazón, incluso si estamos descansando en la cama.

 

Tratamientos para las piernas cansadas

Además de una alimentación sana y de la actividad física, también se aconsejan ejercicios para los tobillos y, para reducir los síntomas, estaría bien sumergir los pies en agua fría.
La fitoterapia puede ser un tratamiento eficaz, sobre todo, los productos compuestos por:

En caso de insuficiencia venosa crónica, los tratamientos sirven sobre todo para que la enfermedad no se desarrolle aún más.

 

¿Qué hay que hacer para cuidar de las venas?

Las respuestas obvias son:

  • Comer de manera sana,
  • Perder el exceso de peso,
  • Hacer ejercicio de manera regular.

Sin embargo, no hay nada que pueda impedir el deterioro de las venas debido al envejecimiento.

 

ejercicio, piernas cansadas, hinchazón, retención de líquidos

Remedios naturales y caseros

Para la retención de líquidos

Un remedio de la abuela para las piernas hinchadas y cansadas está representado por un cojín debajo de los tobillos para tener los pies más altos que el nivel del corazón cuando se duerme.
Esto hace que la retención de líquidos o la inflamación de las piernas, de los tobillos o de los pies se reduzca después de dormir.
Hay varios tratamientos que se pueden empezar para las piernas hinchadas, por ejemplo, los ejercicios para las piernas, el linfodrenaje y la terapia vascular.

Para la fibromialgia
Hay que sumergir las pantorrillas y los pies en el agua caliente o bien nadar en una piscina cuya agua haya sido calentada.
El calor relaja los músculos y favorece la circulación.
Los ejercicios en un lugar cálido, con el agua que llega hasta las caderas, reducen el dolor en la pierna de las mujeres con fibromialgia.
En estas mujeres, los síntomas a largo plazo y la fuerza muscular después del programa mejoran.

Para la posición
Cambiar de zapatos. Los zapatos pueden hacer que tengamos una posición incorrecta, pueden aumentar el estrés en el sistema musculoesquelético de la espalda, de los lados y de las piernas.
Hay que llevar unos zapatos que se adapten bien, que tengan un soporte adecuado y que sean cómodas.

Para la pérdida de sales minerales
El médico puede aconsejar unos integradores de magnesio y potasio aunque se aconsejan algunos cambios en la alimentación, beber mucho y comer comida con muchos sales minerales (por ejemplo, plátanos y verduras de hoja verde).