Sangre en la orina

Hematuria es el término médico utilizado para describir la sangre en la orina que se produce por culpa de una hemorragia en el sistema urinario.
La orina suele ser de color rojo y raramente aparecen coágulos de sangre.
A veces, el sangrado puede manifestarse a un nivel microscópico, por lo que la orina puede parecer normal.

En estos casos, solo es posible detectar la sangre mediante un análisis de laboratorio.

 

Clasificación

  1. La hematuria visible (también denominada hematuria macroscópica) se produce cuando la sangre se ve a simple vista.
  2. La hematuria no visible (conocida también como la hematuria microscópica) se produce cuando hay rastros de sangre que solo se ven mediante un análisis de microscopio.

La hematuria no visible es sintomática. Los síntomas están relacionados con la parte inferior del sistema urinario: vacilación urinaria, urgencia, frecuencia y disuria.

La hematuria no visible es asintomática. Solo se detecta en caso de análisis fortuitos o por casualidad.

Aunque observar sangre en la orina puede ser alarmante, la mayoría de las veces la hematuria no es peligrosa para la vida y no provoca síntomas.
Sin embargo, es importante detectar la causa de la hematuria, ya que puede deberse a una enfermedad grave.

La orina turbia puede deberse a la presencia de leucocitos, es decir de glóbulos blancos que generalmente se encuentran en la sangre.
Si se detectan glóbulos blancos en la orina significa que hay una infección en el sistema urinario.

 

Causas de la sangre en la orina

Cuando se verifica la hematuria, los riñones o las otras partes del sistema urinario vierten las células de la sangre en la orina.

Las pérdidas de sangre pueden tener su origen en varios trastornos, entre las que se encuentran:

Infecciones del tracto urinario
Las infecciones del tracto urinario, por ejemplo la cistitis, pueden producirse cuando las bacterias entran en el cuerpo a través de la uretra y comienzan a multiplicarse en la vejiga.
Se debe sospechar de este trastorno en las mujeres embarazadas, ya que es bastante frecuente, así como en los recién nacidos o lactantes.
Los síntomas incluyen una urgencia persistente de orinar, dolor y ardor al orinar y un olor muy fuerte de la orina.
Para algunas personas, especialmente los ancianos, el único signo de la enfermedad son trazas microscópicas de sangre.

Infecciones renales
Las infecciones renales (pielonefritis) pueden producirse cuando las bacterias acceden a los riñones desde el torrente sanguíneo o suben a los riñones a través de los uréteres.
Los signos y síntomas suelen ser similares a los de infecciones de la vejiga, aunque las infecciones renales presentan mayor probabilidad de provocar fiebre y dolor en el lado derecho o izquierdo.

cálculos-renalesPiedra en el riñón o en la vejiga
En ocasiones, los minerales de la orina concentrada precipitan y forman cristales en las paredes de los riñones o la vejiga.
Con el tiempo, los cristales pueden convertirse en pequeñas piedras duras. Por lo general, las piedras (o cálculos renales) son indoloras y lo más probable es que se ignore su existencia si no provocan un bloqueo de la orina o si no salen.
Por lo general, no se producen errores en el reconocimiento de los síntomas. Los cálculos renales, en particular, pueden provocar dolores insoportables. Las piedras del riñón o de la vejiga pueden manifestar un sangrado visible o microscópico.

Agrandamiento de la próstata
La glándula de la próstata se encuentra justo debajo de la vejiga y rodea la parte superior de la uretra. A menudo comienza a crecer cuando los hombres se acercan a los 50 años.
Cuando la glándula aumenta de volumen comprime la uretra bloqueando parcialmente el flujo de orina.
Entre los signos y síntomas de un agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna) se incluyen dificultad para orinar, necesidad persistente o urgente de orinar y sangre en la orina visible o microscópica.
La infección de la próstata (prostatitis) puede provocar signos y síntomas en el varón.

Enfermedad renal
Un sangrado urinario microscópico es el síntoma más común de la glomerulonefritis, que provoca la inflamación del sistema de filtración del riñón. La glomerulonefritis puede ser la consecuencia de una enfermedad sistémica, como la diabetes, o manifestarse por sí sola.
Esta enfermedad puede tener su origen en infecciones virales o bacterianas (por ejemplo, por estreptococo), enfermedades de los vasos sanguíneos (vasculitis) y problemas inmunológicos, como la nefropatía por IgA o enfermedad de Berger, que afecta a los pequeños capilares que filtran la sangre a los riñones (glomérulos).

Cáncer
La sangre en la orina puede ser un signo visible del cáncer avanzado de próstata, de la vejiga o del riñón. Por desgracia, no se producen signos o síntomas en las primeras fases, cuando estos tumores son todavía curables.

Trastornos hereditarios
La anemia de células falciformes es un defecto hereditario de la hemoglobina en los glóbulos rojos que puede provocar hematuria, tanto microscópica como visible.
El síndrome de Alport afecta a las membranas de filtración en los glomérulos de los riñones.

Daño renal
Un traumatismo u otra lesión en los riñones, debido a un accidente o a un deporte de contacto, puede provocar sangre en la orina visible.

Fármacos
Algunos medicamentos pueden provocar hematuria, como por ejemplo la aspirina, la penicilina, anticoagulantes como la heparina y la ciclofosfamida (Genoxal), un fármaco contra el cáncer.

Ejercicio físico intenso
Se desconoce el motivo por el cual el ejercicio ocasiona hematuria visible. Puede deberse a un traumatismo en la vejiga, a la deshidratación o a la ruptura de los glóbulos rojos que se produce con el ejercicio aeróbico prolongado.
Los corredores son los más afectados, aunque casi todos los atletas pueden desarrollar sangre visible en la orina tras un entrenamiento intenso.

Catéter vesical
El catéter puede dañar las paredes de la vejiga al introducirse o durante el movimiento del cuerpo, ya que rasca la parte interior.
Los profesionales sanitarios deben tratar de colocarlo suavemente.

 

¿Cuáles son los síntomas asociados a la sangre en la orina?

Algunos pacientes no presentan ningún síntoma, especialmente si la sangre se detecta únicamente mediante un análisis de orina en el microscopio.

Algunos de los síntomas asociados son:

Síntomas asociados a la infección:

Infección renal más grave:

Síntomas asociados al agrandamiento de la próstata:

  • Micción frecuente, aunque sea en pequeñas cantidades, ya que la próstata presiona sobre la vejiga. La necesidad de orinar con frecuencia también se produce de noche al dormir
  • Necesidad urgente de orinar
  • Dificultad para iniciar la micción
  • Goteo al final de la micción
  • Debilidad del chorro de orina

 

Diagnóstico de sangre en la orina 

 Diagnóstico de sangre en la orina, análisis de sangre
Sangre en la orina

Existen varias pruebas para determinar la causa de la hematuria. La mayoría de las personas no requiere efectuar todas las pruebas.

  • Análisis de orina: los análisis de orina pueden dar pistas sobre la causa de la hematuria. Esto incluye una citología de la orina, que se sirve de un microscopio para analizar las células del revestimiento de la vejiga y del riñón. Las mujeres deben evitar la realización de análisis de orina si están menstruando, ya que puede afectar al resultado.
  • Análisis de sangre: se pueden utilizar los análisis de sangre para detectar signos de problemas renales u otras enfermedades que pueden provocar hematuria.
  • TAC: prueba radiológica que examina la estructura de los riñones, de los uréteres y de la vejiga. Por lo general, los cálculos renales o las alteraciones de riñones, uréteres y vejiga se pueden ver mediante una tomografía computarizada. Durante el examen, se inyecta un medio de contraste en la vena para resaltar todas las posibles anomalías.
  • Ecografía de riñón: una ecografía renal es una alternativa a la TAC y es conveniente para las personas alérgicas al medio de contraste que se utiliza en la TAC. La ecografía emplea ondas sonoras para crear una imagen de la estructura del riñón.
  • Cistoscopia: procedimiento que se realiza para examinar la pared de la vejiga con objeto de determinar si hay alguna anormalidad. Se puede realizar como un procedimiento quirúrgico ambulatorio. Se introduce un pequeño tubo con una cámara en la vejiga a través de la uretra. Antes de insertar el tubo, para disminuir la molestia se aplica un gel anestésico. La mayoría de los pacientes tolera muy bien este procedimiento. Si el médico encuentra tejido anormal puede realizar una biopsia. La muestra obtenida con la biopsia se examina bajo un microscopio para determinar si existen células anormales o cancerosas.
  • Biopsia del riñón: durante una biopsia renal, el médico extrae una pequeña muestra de tejido del riñón. A continuación, se examina el tejido en el microscopio para comprobar si hay enfermedades renales.

Diagnóstico diferencial
Otras causas de la orina de color rojo u oscuro son:

  • Hemoglobinuria: hemoglobina en la orina
  • Mioglobinuria: presencia de mioglobina en la orina
  • Alimentos, como por ejemplo la remolacha
  • Medicamentos, tales como rifampicina, nitrofurantoína o senósidos
  • Porfiria: la orina se vuelve oscura
  • Bilirrubinuria: enfermedad biliar obstructiva

 

Tratamiento para la sangre en la orina

Si hay sangre visible en la orina se debe consultar a un médico cuanto antes.

Tratamiento médico para la hematuria
Muchas enfermedades pueden provocar sangre en la orina, si bien algunas tienen poca importancia médica y no requieren tratamiento.
Sin embargo, otros casos pueden ser graves y requieren tratamiento inmediato.
El tratamiento depende de la causa subyacente de la hematuria.

Cálculos renales
En la mayoría de casos de piedras en el riñón, el tratamiento consiste en beber mucha agua y tomar medicamentos para el dolor.
La mayoría de los cálculos (piedras) pasan solos a través del sistema urinario. En algunos casos, pueden requerirse medidas más importantes.

arena-de-riñónEl tratamiento denominado litotricia extracorpórea por ondas de choque utiliza ondas sonoras para pulverizar las piedras en fragmentos muy pequeños. Los fragmentos más pequeños pueden pasar por la uretra más fácilmente, aunque puede ser un poco doloroso.
Otro tipo de tratamiento es la ureteroscopia: los cálculos se encuentran en el uréter y se retiran mediante una herramienta fina y flexible similar a un tubo.

Infección del tracto urinario
El tratamiento sirve para eliminar las bacterias responsables de la infección.
Si no existe otra enfermedad significativa, lo usual más probable es que se requiera un ciclo de antibióticos durante un período de tres a catorce días, dependiendo de la fuente de infección.

Agrandamiento benigno de la próstata
A veces, evitar el medicamento que irrita la próstata o que actúa sobre el flujo de orina puede ayudar. En raras ocasiones, se requiere el uso de medicamentos o una intervención quirúrgica para reducir el tamaño de la próstata.

Medicamentos
Si un medicamento provoca sangre en la orina, el médico puede recomendar su interrupción y proponer una alternativa adecuada. Algunos medicamentos solo decoloran la orina sin provocar hematuria. El médico deberá establecer si pueden volver a tomarse.
No se debe dejar de tomar un medicamento sin consultar primero al médico.

Obstrucción del tracto urinario
Para tratar un bloqueo suele requerirse la cirugía u otros procedimientos para corregir o eliminar la causa.

Daños en el tejido
Éstos pueden curarse con el tiempo, o bien puede que sea necesario someterse a una operación u otro procedimiento para reparar el daño o eliminar el tejido dañado.

 

Remedios naturales para la sangre en la orina

En caso de infección en las vías urinarias, cálculos renales o inflamación de la próstata, la alimentación natural puede ser muy útil para curarse.
En general, la medicina tradicional no propone una dieta para curar enfermedades, solo medicamentos.
En mi experiencia, he comprobado que los mejores resultados se obtienen con dos tipos de alimentación:

  1. Dieta del grupo sanguíneo del Dr. D’Adamo, que consiste en una alimentación diferente según el grupo sanguíneo. En particular, se recomienda evitar los productos lácteos para los problemas de próstata y cálculos renales, mientras que para las infecciones se debe evitar el consumo de carne de cerdo, embutidos, pimienta, pimiento, postres con crema, té y tomates.
  2. Higienismo de Shelton, para el que es necesario llevar un estilo de vida saludable y una dieta vegana y crudista, con una gran cantidad de fruta y verdura crudas, nueces, semillas y legumbres.
    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.