Síntomas de deshidratación y tratamiento

Rate this post
La deshidratación tiene lugar cuando el cuerpo pierde una gran cantidad de líquidos.
Puede producirse por no beber agua, o bien al perder grandes cantidades de líquido debido a diarrea, vómito, sudoración o actividad física.
Si no se bebe el líquido perdido, se puede producir la deshidratación.
Dado que aproximadamente el 75 % del peso corporal se compone de agua, principalmente en el interior de las células, de los vasos sanguíneos y entre las células, es necesario disponer de mucho líquido en el cuerpo para sobrevivir.

 

Clasificación y tipos de deshidratación

Existen tres tipos de deshidratación:

  1. La deshidratación isotónica se produce cuando se pierde la misma proporción de agua y sales minerales. Las células requieren un equilibrio entre agua y sales minerales.
    Por lo general, este tipo de deshidratación tiene su origen en la diarrea.
  2. La deshidratación hipernatrémica suele afectar a niños y recién nacidos.
    La palabra “hipernatrémica” significa que el nivel de sal es muy elevado en la sangre. Por lo tanto, este tipo de deshidratación se produce cuando el niño pierde más agua que sal.
    Por ejemplo, cuando el recién nacido presenta diarrea acuosa o vomita de manera excesiva.
  3. La deshidratación hipotónica se produce cuando el individuo pierde sobre todo electrolitos, principalmente sodio.

 

¿Cuáles son las causas de la deshidratación?

A veces no es posible beber muchos líquidos, por ejemplo por estar muy ocupados, porque no se tiene acceso o la región no dispone de agua potable (al ir de excursión o camping).

Otras causas de deshidratación son:

  • Diarrea – la causa más común de deshidratación y de fallecimiento asociado. El intestino grueso absorbe el agua de los alimentos digeridos. La diarrea impide esta actividad y provoca deshidratación.
  • Vómitos – provoca la pérdida de líquidos y es difícil beber.
  • Sudoración – cuando la temperatura del cuerpo sube, se segrega sudor, por lo que se pierde una gran cantidad de agua. El clima cálido y húmedo, junto a una actividad física intensa, pueden aumentar aún más los niveles de sudoración.
  • Diabetes – un nivel elevado de azúcar en la sangre produce un aumento en la micción y una pérdida de líquidos.
  • Micción frecuente – suele deberse a un mal control de la diabetes. Sin embargo, también puede originarse por el alcohol y por medicamentos diuréticos, antihistamínicos, fármacos para la presión de la sangre y antipsicóticos.
  • Quemaduras – el agua pasa por la piel afectada y el cuerpo pierde líquidos.
  • Incapacidad para beber líquidos – la incapacidad para beber líquidos de manera adecuada es otra de las causas que pueden producir deshidratación, por ejemplo en los siguientes casos:
    • Falta de acceso al agua
    • Náusea intensa con o sin vómito
    • Falta de energía para beber

Enfermedades
Las enfermedades que provocan vómito continuo o diarrea pueden conducir a la deshidratación, ya que pueden llevar a pérdidas muy grandes de agua en el cuerpo.
Los electrolitos son sustancias fundamentales para la actividad de las células y se pierden junto al agua.
Los electrolitos se encuentran en la sangre, en la orina y en otros fluidos del cuerpo.
El vómito o la diarrea pueden alterar estas funciones y provocar graves complicaciones tales como ictus y coma.

Fiebre
En caso de fiebre, el cuerpo pierde líquidos porque suda mucho tratando de reducir la temperatura del cuerpo.
Con frecuencia, la fiebre produce mucho sudor. Si no bebemos para recuperar los líquidos, puede que nos lleve a la deshidratación.

Otras causas
Los ancianos tienen mayor probabilidad de sufrir deshidratación debido a las siguientes razones:

  • No beben agua, pues no perciben la sed igual que los jóvenes.
  • Los riñones no funcionan bien.
  • Pueden optar por no beber agua debido a su incapacidad para controlar la vejiga (incontinencia).
  • Toman medicamentos que aumentan la producción de orina.
  • No disponen de mucho dinero para alimentarse bien.
  • Sufren problemas físicos o una enfermedad que provoca:
  1. Dificultad para beber o sujetar un vaso.
  2. Dolor al levantarse de la silla.
  3. Dolor o cansancio al ir al baño.
  4. Dificultad para comunicarse o hablar sobre los síntomas con otras personas.

 

Deshidratación en recién nacidos y niños pequeños

Los recién nacidos y los niños pequeños tienen mayor probabilidad de deshidratarse porque:

  • Un porcentaje mayor de tejidos del cuerpo se compone de agua.
  • Los niños presentan una tasa metabólica muy elevada que hace que el cuerpo consuma más agua.
  • Los riñones de un niño no almacenan el agua como los de un adulto.
  • El sistema inmunitario de un niño no se ha desarrollado por completo, lo que aumenta la posibilidad de padecer una enfermedad que produce vómito y diarrea.
  • Los niños no suelen beber ni comer cuando no se encuentran bien.
  • El recién nacido depende de su madre para comer y beber.

¿Quién corre el riesgo de sufrir de deshidratación?
Aunque la deshidratación puede afectar a todo el mundo, algunas personas tienen más posibilidades, como por ejemplo:

  • Personas que viven a grandes alturas.
  • Atletas, sobre todo los que practican deportes de resistencia, tales como maratón, triatlón y ciclismo. La deshidratación puede empeorar los resultados deportivos.
  • Personas con enfermedades crónicas, tales como diabetes, enfermedades renales, trastornos de las glándulas suprarrenales, alcoholismo y fibrosis quística.
  • Ancianos, recién nacidos y niños.

 

Síntomas de deshidratación

Es importante reconocer los síntomas de deshidratación en cuanto aparezcan.
Sin tratamiento, la deshidratación puede producir un shock.
Los signos y síntomas de la deshidratación pueden ser:

¿Cómo se sabe si el niño está deshidratado?
Los síntomas que indican que el niño está o estará deshidratado son:

  • Más de 6-8 horas sin mojar el pañal
  • Orina turbia en el pañal y con un olor más fuerte de lo normal
  • Letargia (cansancio excesivo)
  • Boca y labios secos y áridos
  • Ausencia de lágrimas al llorar

Signos que indican que el niño se encuentra gravemente deshidratado:

  1. Ojos hundidos
  2. Manos y pies fríos con manchas en la piel
  3. Somnolencia excesiva
  4. Fontanelas hundidas en la cabeza (puntos blandos en la cabeza del niño)

 

Complicaciones de la deshidratación

Deshidratación, agua, beber, diarrea, sales mineralesLa deshidratación puede producir graves complicaciones, entre las que se encuentran:

Golpe de calor
Si no se bebe lo suficiente al realizar una actividad física intensa y se suda mucho, se puede sufrir un golpe de calor que puede provocar desde leves calambres hasta un trastorno potencialmente mortal.

Edema cerebral
A veces, al beber líquidos después de la deshidratación, el cuerpo trata de almacenar demasiada agua en las células, lo que puede conducir a una hinchazón excesiva de las células cerebrales hasta llevar a la rotura.
Si las células del cerebro se ven afectadas, las consecuencias pueden ser muy graves.

Epilepsia
Los electrolitos, como el sodio y el potasio, ayudan a mandar los impulsos nerviosos de una célula a otra.
En caso de desequilibrio electrolítico, los mensajes eléctricos normales pueden volverse confusos y provocar contracciones musculares involuntarias y, en algunos casos, pérdida de conciencia.

Shock hipovolémico
Se trata de una de las complicaciones más graves y, en algunos casos, peligrosas de la deshidratación.
Se produce cuando la disminución de la cantidad normal de sangre produce una reducción en la presión sanguínea y la cantidad de oxígeno en el cuerpo.

Insuficiencia renal
La insuficiencia renal puede ocasionar la muerte y se produce cuando los riñones ya no son capaces de eliminar el exceso de líquidos y los productos de desecho de la sangre.

Coma y muerte
Si no se cura rápida y adecuadamente, una grave deshidratación puede ocasionar la muerte.

 

Diagnóstico de deshidratación

Pruebas y análisis
La prueba física debe tener en cuenta los siguientes factores:

  • Disminución de la presión sanguínea al pasar de estar tumbados a estar de pie.
  • Presión sanguínea baja.
  • Turgencia deficiente de la piel, por la que pierde su elasticidad normal. Tras pellizcarla, vuelve a su posición lentamente (lo usual es que la piel vuelva rápidamente a su posición).
  • Ritmo cardíaco acelerado (taquicardia).
  • Shock.

Entre las pruebas efectuadas se encuentran:

  1. Análisis de sangre (para controlar los electrolitos, sobre todo sodio, potasio y niveles de bicarbonato).
  2. Nivel elevado de urea en la sangre.
  3. Recuento sanguíneo completo, el nivel de células sanguíneas es elevado.
  4. Valores elevados de creatina.
  5. Peso específico de orina.

 

Tratamiento para la deshidratación y remedios naturales

Soluciones de rehidratación
Al estar deshidratados, se pierden azúcar y sales junto al agua.
Beber una solución hidratante permite restablecer el equilibrio de los fluidos corporales.
La solución debe contener una mezcla de potasio y sodio, además de glucosa o almidón.
En la farmacia, se pueden adquirir productos hidratantes con o sin receta médica, incluyendo productos para niños y recién nacidos.

Grave deshidratación
Si vemos que una persona se encuentra gravemente deshidratada, hay que llamar a urgencias inmediatamente.
Puede que se requiera un ingreso en el hospital para su tratamiento.
Los recién nacidos, los niños y los ancianos requieren un tratamiento urgente en caso de deshidratación.
Los líquidos pueden administrarse por la nariz, a través de una sonda o a por vía intravenosa.
De esta forma, los nutrientes esenciales se asimilan más rápidamente respecto a las soluciones para beber.

La mejor manera para solucionar el problema de la deshidratación es hidratar el cuerpo con muchos líquidos, como agua, leche semidesnatada, jarabe y zumo mezclado con agua.
Una bebida dulce puede ayudar a sustituir el azúcar perdido y una merienda salada puede ayudar a recuperar la sal perdida.

Los niños y recién nacidos deshidratados no deben beber agua sola, porque se diluye el nivel de minerales (ya bajo) en el cuerpo y puede empeorar el problema.
Los niños pueden tomar jarabe con agua, zumo o una solución hidratante especial.
En caso de dificultad para beber líquidos debido a vómito y diarrea, se pueden tomar pequeñas cantidades de líquido de forma frecuente.
Una cuchara o una jeringa pueden ser útiles para darle al niño pequeñas cantidades de líquido.

Síntomas de deshidratación y tratamiento ultima modifica: 2016-10-15T07:35:34+00:00 da Fisioterapia Rubiera