Síntomas de la menopausia y remedios

¿Qué es la menopausia?

La menopausia se refiere a la ausencia de menstruaciones por 12 meses. Es una etapa de la vida de las mujeres en la que las funciones de los ovarios cesan y por lo tanto, la mujer ya no corre el riesgo de quedar embarazada.

 

¿Cuándo llega la menopausia?

La menopausia llega en promedio a los 51 o 52 años de edad, aunque algunas mujeres pueden entrar en menopausia a los 30 o 40 años.

Si una mujer entra en menopausia cuando tiene menos de 45 años

 

Menopausia, síntomas, causas, edad

 

se conoce como menopausia precoz o prematura, mientras que si la mujer entra en menopausia después de los 53 años de edad, se trata de menopausia tardía.

Las menstruaciones pueden detenerse repentinamente cuando la mujer entra en menopausia. Sin embargo, es probable que las menstruaciones se vuelvan cada vez menos frecuentes, con intervalos cada vez más largos entre una y otra menstruación, antes de interrumpirse por completo.

 

¿Cuáles son las causas de la menopausia?

 

La menopausia está causada por una alteración en el equilibrio de las hormonas sexuales.

En primer lugar, hay una disminución de los niveles de estrógenos y esto interrumpe la ovulación.

Los estrógenos son hormonas sexuales femeninas que regulan el ciclo menstrual de la mujer.

 

La menopausia también puede estar causada por otros eventos o enfermedades:

 

  • Extirpación quirúrgica de los ovarios,
  • Puede inducirse a través del tratamiento para el cáncer, la quimioterapia y las radiaciones,
  • Insuficiencia ovárica precoz.

Síntomas de la menopausia

 

Los primeros síntomas empiezan con la disminución de estrógenos que corresponde con la fecha de inicio de la menopausia (12 meses sin menstruación).

A continuación se mencionan los síntomas principales de la menopausia:

 

Menstruaciones irregulares

La mayoría de las mujeres presentan un ciclo menstrual irregular que puede durar hasta cuatro años.

El ciclo menstrual puede alargarse por varios meses o puede acortarse hasta por 2 o 3 semanas.

En algunas mujeres, pasar tres meses consecutivos sin menstruaciones (amenorrea) o si la duración promedio del ciclo menstrual es de más de 42 días, se consideran factores predictivos de una menopausia inminente.

Alrededor del 10 % de las mujeres presenta una interrupción repentina del ciclo menstrual.

 

Aumento de peso

Muchas mujeres aumentan de peso cuando entran en menopausia y también después de la menopausia debido a que el metabolismo se frena.

Por esta razón, las mujeres deben comer menos y realizar más ejercicio para mantener el peso normal que tenían antes de entrar en menopausia.

La hinchazón abdominal (barriga hinchada) está causada por un cambio en la distribución de la grasa corporal que se deposita principalmente en la zona abdominal y ya no en los costados, en los muslos o en la cintura.

 

Sofocos y sudoración

Se trata de signos y síntomas vasomotores de la menopausia.

Los sofocos (o bochornos) afectan el rostro, la cabeza, el cuello y el pecho de la mujer y duran pocos minutos.

Un análisis reciente demuestra que en las mujeres, los síntomas vasomotores aumentan a partir de dos años antes de que las mujeres entren en menopausia y pueden durar hasta un año después.

Los sofocos pueden causar la pérdida de magnesio y eso empeora los síntomas de la menopausia, por lo tanto, puede ser beneficioso tomar algún suplemento.

 

¿Cuánto tiempo duran los sofocos?

Generalmente, desaparecen después de ocho años. Sin embargo, este tiempo puede variar dependiendo de cada mujer.

 

Trastornos del sueño

Muchas mujeres en menopausia tienen dificultades para dormir debido a la sudoración nocturna, pero el insomnio también puede ocurrir debido a la angustia.

Es posible notar que la falta de sueño en las mujeres puede provocar irritabilidad, reduce la memoria a corto plazo y la capacidad de concentración.

Existen varios productos naturales y suplementos que pueden ayudar, como por ejemplo la valeriana, el toronjil y la melatonina.

 

Síntomas vaginales

Durante el periodo de tiempo que precede la menopausia, puede haber resequedad vaginal, prurito o ardor en la zona íntima debido a que las paredes vaginales se vuelven más delagadas y resecas.

Esto puede afectar las relaciones sexuales que se vuelven dolorosas (dispareunia).

Si estos síntomas se presentan contemporáneamente, se conocen como atrofia vaginal.

Alrededor de un tercio de las mujeres presenta los síntomas de la atrofia vaginal después de la menopausia, otras mujeres presentan estos síntomas más adelante.

En algunos casos, la atrofia vaginal puede ser persistente por más de 10 años, después de la última menstruación.

Si la mujer presenta síntomas vaginales, es probable que estos síntomas continúen o que empeoren con el pasar del tiempo, a menos que la mujer no se someta a un tratamiento a base de cremas o lubrificantes vaginales.

 

Síntomas urinarios

Durante la menopausia, es probable que se desarrollen infecciones reiteradas del tracto urinario inferior como por ejemplo la cistitis.

Además, las mujeres pueden sentir la necesidad de orinar con frecuencia y con urgencia.

 

Cambios de humor

Los cambios de humor incluyen: angustia, nerviosismo, irritabilidad, pérdida de la memoria, dolor de cabeza, depresión y dificultad de concentración.

Un estudio demuestra que la tendencia a desarrollar síntomas psicológicos está asociada con factores como el nivel de instrucción de la mujer, obesidad y la falta de actividad física.

 

Pérdida de la libido

La disminución del deseo sexual puede estar causada por los cambios en los niveles hormonales, esto incluye los estrógenos, la progesterona y la testosterona.

 

Resequedad vaginal, algunos factores psicosociales pueden empeorar la situación como por ejemplo la prestación no satisfactoria de una pareja anciana, la pérdida de la imagen personal y otros.

 

Osteoporosis

Esta es una enfermedad en la que los huesos se vuelven delgados y débiles.

Esta enfermedad puede provocar la pérdida de la altura y fracturas.

 

Otros síntomas

Algunos síntomas son la fragilidad de las uñas, adelgazamiento de la piel, caída del cabello, dolores musculares y articulares.

Algunos piensan que estos síntomas están causados por la disminución de los niveles de estrógenos.

Los cambios en la estructura de la piel, incluyendo las arrugas, pueden aparecer junto con un agravamiento del acné (granos en el rostro), si es que la persona ya presentaba acné.

El cuerpo continúa produciendo pocas cantidades de la hormona masculina testosterona, por lo tanto, algunas mujeres pueden presentar vellos en el mentón, en el labio superior, en el tórax o en el abdomen.

Algunas mujeres también pueden presentar náuseas, estreñimiento, vértigo, sudoración, escalofríos por frío, taquicardia (latido cardíaco acelerado) y retención hídrica.

 

Diagnóstico y exámenes

Los exámenes no son necesarios para diagnosticar la menopausia.

Sin embargo, en ciertas circustancias, el médico puede recomendar que la paciente se realice exámenes de sangre para monitorear los niveles de:

 

  1. Hormona estimuladora del folículo (FSH) y de los estrógenos debido a que con la menopausia, los niveles de FSH aumentan y los niveles de estrógenos disminuyen.
  2. Hormona luteinizante (LH), durante la menopausia, los valores de LH son más altos y los valores normales se encuentran entre 15,0 y 62,0 mIU/ml
  3. Hormona estimulante de la tiroides (TSH), debido a que el hipotiroidismo (reducción de la actividad de la tiroides) puede causar síntomas similares a los de la menopausia.

 

¿Qué debo hacer? Tratamiento para los síntomas de la menopausia

 

Mantener bajo control la menopausia

Generalmente, los síntomas fastidiosos de la menopausia pueden reducirse mejorando el estilo de vida de la persona a través de una dieta saludable y realizando ejercicio físico regularmente.

 

Dieta y alimentación saludable

La dieta recomendada para mantener bajo control los síntomas de la menopausia consiste en:

 

  • Escoger entre una grande variedad de alimentos como por ejemplo frutas frescas, frutas, cereales, cereales integrales y pequeñas cantidades de carne magra o pescado.
  • Beber más líquidos y comer fruta seca ya que contiene omega 3 (por ejemplo las nueces).
  • Disminuir el consumo de cafeína y limitar el consumo de alcohol (reducir el consumo a 1 o 2 vasos al día, o menos).

 

Ejercicio físico

 

Menopausia, ejercicios, tratamiento, prevención, medicamentos

 

Es muy importante realizar ejercicio físico regularmente. Por lo menos 30 o 40 minutos casi todos los días de la semana ya que puede ser beneficioso para:

 

  • Mantener el corazón en condiciones saludables y mejorar la salud general,
  • Mantener los huesos en condiciones saludables y prevenir la pérdida de la densidad ósea debido a la osteoporosis,
  • Sentir una sensación de relajamiento y de bienestar,
  • Puede ayudar a disminuir los sofocos.

Evitar el cigarrillo

Es importante dejar de fumar debido que existe el riesgo de que provoque osteoporosis, enfermedades coronarias y tumor en el pulmón.

 

Tratamiento farmacológico para los síntomas de la menopausia

 

Estrógenos vaginales

Para aliviar la resequedad vaginal, los estrógenos pueden suministrarse directamente en la vagina a través de un supositorio vaginal, un anillo o una crema. Este tratamiento libera solamente una pequeña cantidad de estrógenos que se absorbe a través del tejido vaginal. Esto puede aliviar la resequedad vaginal, eliminar el fastidio durante las relaciones sexuales y eliminar algunos síntomas urinarios.

 

Antidepresivos en dosis bajas

Algunos medicamentos antidepresivos conocidos como inhibidores de recaptación de serotonina (ISRS) pueden ayudar a disminuir los sofocos de la menopausia. Utilizar bajas dosis de un antidepresivo para mantener bajo control los sofocos puede ser beneficioso para las mujeres que no pueden utilizar estrógenos por motivos de salud o para las mujeres que necesitan un antidepresivo debido a un trastorno del humor.

 

Gabapentina (Neurontin)

La gabapentina es un medicamento aprobado para el tratamiento de las crisis epilépticas, pero ha quedado demostrado que puede ayudar a reducir los sofocos de la menopausia. Este medicamento es beneficioso para las mujeres que no pueden someterse a un tratamiento con estrógenos y para las mujeres que padecen migraña.

 

Terapia hormonal sustitutiva

La terapia hormonal sustitutiva es eficaz para reducir los síntomas de la menopausia y es apta para un tratamiento a corto plazo en las mujeres que presentan síntomas de moderados a graves.

 

El 20 % de las mujeres que presenta síntomas graves que duran 10 o más de 10 años, debe continuar con la terapia hormonal sustitutiva a largo plazo.

Es importante que las mujeres se realicen una consulta de rutina una vez al año para valorar los riesgos específicos y los beneficios que puede haber como consecuencia de la terapia.

 

Riesgos a largo plazo para la salud, asociados con la menopausia

Una disminución de las hormonas femeninas después de la menopausia puede provocar:

 

  • Adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) y por lo tanto un riesgo más alto de fracturas.
  • Un aumento del riesgo de infarto y de enfermedades cardíacas, de hipertensión arterial e ictus.

 

Remedios naturales para los síntomas de la menopausia

 

Para algunas mujeres pueden ser muy beneficiosos los antiinflamatorios naturales, pero es importante recordar que las hierbas “naturales” y los medicamentos vegetales también pueden tener efectos secundarios bastante fastidiosos en algunas mujeres, así como los medicamentos prescritos por el médico.

Un naturópata experto puede dar consejos y directrices muy eficaces para convivir felizmente con la menopausia.

Por ejemplo, para los sofocos, se recomiendan la raices de jengibre, las flores de azafrán y seguir una alimentación con un alto contenido de zinc.

 

Generalmente, los remedios naturales pueden utilizarse junto con la terapia hormonal ordenada por el médico.

Es importante que el médico y el naturópata estén informados acerca de los productos y medicamentos que la persona está utilizando. Además, el paciente debe consultar con su médico antes de comenzar un tratamiento a base de hierbas o de suplementos alimenticios. Algunos tratamientos naturales pueden influir o reaccionar con ciertos medicamentos.

 

¿Los fitoestrógenos pueden ser beneficiosos?

Los fitoestrógenos son sustancias similares a los estrógenos que se encuentran en algunos cereales, hortalizas, legumbres (incluyendo la soya) y las hierbas.

Los fitoestrógenos pueden tener la función de una pequeña cantidad de estrógenos en el cuerpo.

Los investigadores aún intentan descubrir si los fitoestrógenos pueden aliviar algunos síntomas de la menopausia y si estos pueden provocar riesgos para la salud.

 

Existen 3 tipos de fitoestrógenos:

  • Isoflavonas (genisteína, daidzeína, y otros)
  • Lignanos (enterodiol, enterolactoma)
  • Ñame silvestre
  • Cumestano (cumestrol)

 

¿De qué manera actúan los fitoestrógenos?

Los fitoestrógenos actúan de la misma manera que las hormonas, es decir, unen el estrógeno a los receptores que se encuentran en el exterior de las células. De esta manera, le proporcionan a la célula una señal para comenzar una actividad determinada.

 

¿Cuáles son los efectos de los fitoestrógenos?

Los efectos en las mujeres en postmenopausia pueden observarse en las mujeres asiáticas. De hecho, estas mujeres presentan menos sofocos debido a que su alimentación es a base de soya, lo que reduce el colesterol y la incidencia del tumor de seno.

 

 

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.