Método McKenzie

El método McKenzie es una terapia para el dolor de cuello y de espalda de tipo mecánico.
Cuando el fisioterapeuta dice a un paciente que tiene al menos una protrusión del disco intervertebral, el paciente estará convencido de que será su problema para toda la vida.
En realidad, hay estudios científicos publicados en las principales revistas médicas que muestran un alto porcentaje de sujetos sanos con hernia o protrusión del disco, alrededor del 80%.
En raros casos la hernia comprime el nervio y perjudica la funcionalidad.


El método de Diagnóstico y Terapia Mecánica McKenzie es una excelente terapia para el dolor lumbar, cervical, dorsal e intercostal incluso si se expande hacia a la extremidad superior e inferior.

Ejercicio, lumbalgia, estiramiento, lumbar, McKenzie
Ejercicio de extensión boca abajo © Yuri Arcurs – Fotolia.com

Este método fue ideado hace 40-50 años en Nueva Zelanda por el fisioterapeuta Robin McKenzie.
Un paciente, el señor Smith, estaba siguiendo una terapia de iontoforesis desde tres semanas sin tener resultados positivos. Al final del tratamiento el Dr. McKenzie le dijo que se pusiera boca abajo en una camilla en otra habitación.
Esta camilla tenía el respaldo levantado y el señor Smith se tumbó igualmente, sin bajarlo, por lo que tenía la espalda arqueada hacia atrás.
Después de un cuarto de hora llegó el Dr. Robin McKenzie y, sorprendido por la posición adoptada por el paciente, le preguntó cómo se sentía y él contestó que el fuerte dolor había desaparecido. A partir de ese día, McKenzie desarrolló su método que ahora se ha difundido en muchas naciones del mundo.

 

¿Cómo se clasifica el dolor que se origina a partir de la columna vertebral?

El dolor mecánico se divide en tres síndromes:

  • Derangement,
  • Disfunción,
  • Postural.

El síndrome desarreglo es el más común y corresponde a un desplazamiento de una parte del disco vertebral que obstruye el movimiento.

Si el paciente sufre de la ciática, el dolor se origina a partir de la columna lumbar y se irradia a lo largo del nervio ciático hasta el pie.
En caso de cruralgia, el dolor se produce en la espalda, en el lado derecho o izquierdo, en la ingle y en la parte interna del muslo hasta la rodilla.

hernia-de-disco-herniación-
Disco vertebral con protrusión o abultamiento del núcleo pulposo que comprime la raíz nerviosa.
© rob3000 – Fotolia.com

Algunos movimientos repetitivos y posiciones estáticas mejoran los síntomas o lo centralizan, es decir, si el dolor agudo se extiende también a la extremidad inferior, después de la terapia tiende a desaparecer del muslo y de la pierna, pero se mantiene en la zona lumbar.
Este es un resultado excelente, a pesar de la molestia en la espalda que aumenta de intensidad y se convierte en un dolor terrible, a menudo se acompaña por un aumento en la amplitud del movimiento.

Otros movimientos, sin embargo, causan un empeoramiento de los síntomas o el desplazamiento hacia la periferia, es decir que puede producirse un empeoramiento del dolor en la extremidad inferior, o una extensión al pie.
En el último caso, es necesario cambiar el ejercicio o la posición que hay que mantener.
La mayoría de los pacientes obtienen beneficios gracias a posiciones y ejercicios de extensión, pero hay algunos pacientes que empeoran.

El síndrome de disfunción afecta a pacientes con tejidos blandos retraídos, cicatrices o adherencias, que en ciertos movimientos se tensan y causan punzadas o molestia.
Los síntomas se originan en la última parte de algunos movimientos, como, por ejemplo, una disfunción durante la flexión ocasiona molestia cuando las rodillas están en la posición más cercana a los hombros.
El dolor debe estar presente desde al menos 6 semanas y no puede ser constante.
En reposo, el paciente no tiene dolor y está bien.
La terapia consiste en la repetición de movimientos que causan dolor hasta aumentar la elasticidad de los tejidos.


El síndrome postural está presente en los pacientes con menos de 30 años de edad y está causado por el mantenimiento de posturas que ponen en tensión los tejidos blandos.
Generalmente, este dolor está causado por una posición de sentado incorrecta: con la cabeza inclinada hacia delante, hipercifosis dorsal y reducida lordosis lumbar.
Las personas afectadas por este síndrome tienen una vida sedentaria, o practican deporte y en cuanto acaban la actividad deportiva, adoptan posiciones perjudiciales.
Después del ejercicio, es más fácil tener este trastorno porque los tejidos se deforman con facilidad.
En reposo, los pacientes no experimentan síntomas.
La fisioterapia de tipo McKenzie consiste en la corrección postural, ejercicios para hacer durante el día y cambio de algunos hábitos del paciente.

 

¿Se puede curar la hernia de disco con el método McKenzie?

Por supuesto que no, no hay estadísticas detalladas que se puedan publicar aquí para demostrarlo porque cuando una persona deja de experimentar síntomas no se somete a una resonancia magnética de control.

hernia-de-disco L5 S1
Resonancia lumbar con señalada una hernia grande L5-S1 y una menor L4-L5

En los raros casos en que un paciente ha realizado la resonancia después de realizar la terapia Mckenzie con excelentes resultados, se ha comprobado la presencia de la misma hernia presente antes del tratamiento, o incluso más grande.
Esto demuestra que en general la hernia de disco no es la causa de los síntomas, de lo contrario, después del tratamiento el paciente habría empeorado en lugar de mejorar mucho o de no tener completamente ningún dolor. A veces puede presentarse un paciente sin hernia de disco, pero con un dolor intenso que se origina en la espalda y que se extiende hasta el pie o con un dolor que se origina en el cuello y se expande a la mano, o incluso pacientes de treinta años con artrosis mínima.
Gracias a estos casos se puede deducir que hay una falta de correspondencia entre la hernia y la ciática o la braquialgia.

 

Entonces, ¿por qué tengo un dolor que se origina en la espalda y se irradia hacia la pierna?

El dolor puede estar causado por las estructuras fasciales que se originan en la espalda y que se extienden hasta los dedos de los pies, sin interrupción.
Los síntomas que surgen de la zona lumbar y que se irradian hacia el pie no tienen que estar necesariamente causados ​​por una hernia. Si nos fijamos en el área del dolor, a menudo no se corresponde con el recorrido del nervio que está comprimido por el disco intervertebral.
Si un paciente sufre de dolor que comienza del glúteo y que se irradia hacia la rodilla, la causa puede ser el síndrome del músculo piriforme que se ha extendido a las estructuras de las fascias y del tejido conectivo de la pierna.
Una hernia de disco que comprime el nervio impidiendo su funcionamiento correcto tiene que dar lugar a cuatro síntomas:

  • Dolor a lo largo del nervio, desde la espalda hasta los dedos de los pies;
  • Hormigueo en los pies;
  • Pérdida de fuerza de la extremidad inferior, el paciente es incapaz de caminar sobre los talones;
  • Hipoestesia y arreflexia (pérdida del reflejo rotuliano o del tendón de Aquiles)

Si los síntomas no se corresponden con el cuadro clínico del paciente, hay que modificar el diagnóstico.

 

¿Cómo funciona el método McKenzie?

Ejercicio, Mckenzie, dorsal, extensión
Ejercicio Mckenzie para raquis dorsal

El primer tratamiento consiste en una evaluación exhaustiva del paciente para asegurarse de que este tratamiento pueda curar o aliviar los síntomas, también sirve para establecer la terapia más adecuada.
Al día siguiente, se comprueba si el programa ha producido una mejora y posiblemente se modifica.
En las semanas siguientes, el paciente tiene que continuar en casa el programa de ejercicios o posiciones mantenidas y el cambio de las posturas habituales.
Esto le permite “curarse” y evitar tomar medicamentos que sólo dan alivio temporalmente.
Es un método no invasivo que en muchos casos conduce a la desaparición completa de los síntomas.
Es suficiente una revisión semanal para verificar la evolución de los síntomas, la correcta ejecución de los ejercicios y la posible modificación del tratamiento.
La gimnasia postural o los ejercicios para la lumbalgia pueden ser de:

  • Flexión; cuando los hombros se acercan a las rodillas.
  • Extensión; consiste en arquear hacia atrás la espalda como para mirar hacia arriba.
  • Rotación en flexión; en posición supina, consiste en levantar las piernas y girar las caderas hacia un lado.
  • Deslice lateral; se inclina la espalda hacia un lado o el otro manteniendo los brazos extendidos a los lados.


El terapeuta puede aplicar fuerzas adicionales: movilizaciones o manipulaciones, si los ejercicios realizados por los pacientes no son suficientes.
Es importante establecer un programa terapéutico personalizado porque puede haber diferencias importantes incluso entre los pacientes que sufren del mismo síndrome.
Algunas personas pueden experimentar dolor o malestar al asumir las posturas de pie, mientras que otros pueden tener dificultades para permanecer en ciertas posiciones durante mucho tiempo.
Muchos pacientes y terapeutas, cuando oyen hablar del método McKenzie, piensan en el movimiento de extensión para la espalda y el cuello, pero no es siempre así, ya que a menudo hay que realizar rotaciones, flexiones laterales o movimientos combinados.
La evaluación es necesaria para comprender el tipo de dolor de espalda, qué movimientos pueden reducir la intensidad de los síntomas y cuáles la pueden aumentar.

 

Evidencia clínica del método McKenzie

Método, McKenzie, lumbar, ejercicios, gimnasia
Método McKenzie lumbar

Para los pacientes con síntomas no graves, los exámenes de diagnóstico por imágenes (resonancia magnética, TC; etc.) pueden dar falsos negativos o falsos positivos.
El 80% de los pacientes con un abultamiento o protrusión del disco no padecen ningún síntoma, esto demuestra que no existe una relación causa-efecto entre el dolor y la enfermedad del disco.
Los estudios científicos muestran que el reposo en cama no mejora los síntomas, sino que después de 48 horas puede causar un empeoramiento.
Hasta hace 10/20 años, los médicos aconsejaban reposo en cama, también prescribían llevar un collarín cervical después de la cirugía. Estos remedios se han demostrado contraproducentes y hoy en día las terapias ofrecidas por los médicos se basan en el movimiento y en la kinesioterapia.
El método de diagnóstico y terapia mecánica Mckenzie se basa en varios conceptos que tienen evidencia científica:

  • El ejercicio terapéutico
  • La corrección postural
  • La educación
  • Las manipulaciones (se realizan sólo pocos casos).

Hay estudios científicos que demuestran que la centralización del dolor hacia la columna vertebral es un elemento positivo del tratamiento, un nivel intermedio entre los primeros síntomas y la curación.
Es fundamental evidenciar que la salud de la espalda es independiente de las alteraciones anatómicas tales como la hernia de disco.

 

La región lumbar

Cuando un paciente se presenta en la clínica con dolor de espalda en la zona lumbar, lo más importante es analizar la intensidad y la localización de los síntomas.
La región anatómica de la cadera a menudo está involucrada, el dolor puede no originarse en la espalda, sino que en el glúteo o en la ingle.
Se pueden realizar muchas pruebas para establecer el origen de los síntomas. Además, hay que determinar si el origen es mecánico, es decir, si el dolor se siente cuando el paciente se mueve o si no se ve afectado por inclinaciones, rotaciones o extensiones.
Siempre hay que realizar una evaluación adecuada porque el dolor de espalda y la inflamación del nervio ciático pueden estar causados por patologías no ortopédicas.

 

La región cervical

Método, McKenzie, cervical, ejercicios
Método McKenzie para el cuello

Cérvico-braquialgia significa dolor que se origina en el cuello y se irradia hacia los dedos de la mano.
En los casos graves, se trata de un síndrome doloroso que puede invalidar. Hay unos paciente que mantienen la mano sobre la cabeza o el brazo sostenido por un pañuelo atado alrededor del cuello dado que son las únicas posiciones que alivian los síntomas.
Generalmente, el dolor se reduce por la noche, pero ciertos movimientos y algunas posiciones mantenidas pueden aumentar la intensidad de los síntomas.
Al realizar los ejercicios de retracción del cuello se puede sentir una fuerte sensación de estiramiento a lo largo de la espina dorsal, por debajo del cuello.
Este efecto de algo que “tira” desaparece después de algunas sesiones, esto demuestra que el tratamiento tiene un efecto en las estructuras musculares y fasciales.
La cérvico-braquialgia sana mucho más rápido que la lumbociática. Si el dolor está en la fase aguda o post-aguda, pero no es muy intenso, puede sanar con dos sesiones. Si los síntomas son crónicos, es necesario mayor tiempo para curarse.

 

La región dorsal

El dolor en la columna se puede sentir durante las rotaciones del busto, la respiración profunda o al levantar el brazo.
Los pacientes con dolor de espalda y neuralgia intercostal pueden reducir los síntomas haciendo la terapia de Mckenzie.

 

Cefalea, vértigo y náuseas.

El dolor de origen nervioso afecta a la cabeza y causa síntomas molestos en el cráneo.
La migraña, los vértigos y la náusea pueden estar causados por una compresión de los nervios craneales.
Los huesos afectados son el occipucio y las vértebras C1 y C2, es decir, las dos primeras cervicales.
A menudo, el paciente con dolores de cabeza y mareos no puede extender el cuello (mirar hacia arriba) y girarlo hacia un lado.
Por lo general, el dolor se origina en el cuello y poco a poco se irradia hacia arriba a lo largo de la nuca hasta detrás del ojo.
Es fundamental consultar a un médico para descartar las otras causas de la migraña, ya que es un síntoma que puede resultar de muchas enfermedades.
Las patologías que hay que descartar para poder hacer el tratamiento son:

  • Neoplasias,
  • Pérdida inexplicable de peso corporal.
  • Dolor en cualquier momento del día, con mayor intensidad en reposo.
  • Estado de salud pésimo.
  • Ausencia de reflejos/problemas neurológicos.
  • Pacientes tratados con cortisona durante mucho tiempo.
  • Drogadictos (solamente drogas inyectadas).
  • Fractura, aunque sólo supuesta después de un trauma.
  • Ningún tipo de movimiento o posición mejora los síntomas.
  • La edad es una contraindicación relativa porque los pacientes mayores de 60 años a menudo tienen otras patologías médicas que pueden causar dolores lumbares o cervicales.
  • Enfermedades reumáticas en estado agudo.

Este método se enseña en España por el “Instituto Mckenzie España y Portugal”, la única escuela que tiene cursos oficiales y el material está protegido por copyright.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario