Operación de menisco

Intervención quirúrgica para la lesión del Menisco y tiempo de recuperación

 

Antes de los resultados de la Resonancia o del examen clínico hay que poner en marcha el protocolo RICE (reposo, hielo, compresión y elevación) para reducir el dolor y la hinchazón.

El hielo debe colocarse durante 20 minutos, 3 veces al día, si la crioterapia se aplica durante varias horas seguidas puede ser contraproducente.

Se recomienda utilizar muletas para no descargar todo el peso sobre el menisco lesionado.

movilización pasiva, estiramiento, rodilla
movilización pasiva y estiramiento de la rodilla

Si hay una lesión, se recomienda realizar un ciclo de fisioterapia para disminuir el dolor, aliviar la rodilla hinchada y para recuperar la funcionalidad de la rodilla.

Si los síntomas desaparecen gracias a la terapia instrumental (magnetoterapia, tecarterapia o laserterapia) y a la fisiokinesioterapia, no es necesario realizar una intervención quirúrgica.

 

El tratamiento para las lesiones del menisco puede ser conservador o quirúrgico.

Si la lesión es periférica, puede ser suficiente la terapia física y los ejercicios para volver a tener una vida normal; de otra manera, si estas terapias no obtienen los resultados esperados, es necesaria una consulta con el ortopédico para que le ilustre las opciones quirúrgicas más adecuadas.

Difícilmente, un atleta es capaz de correr si tiene una lesión en el menisco, en este caso no se puede evitar la intervención quirúrgica.

Si una lesión no ha sido tratada, puede haber consecuencias a largo plazo como por ejemplo dolor de rodilla crónico, derrame (hinchazón) y rigidez.

 

Los meniscos de las personas adultas están formados por tejido fibrocartilaginoso no vascularizado, excepto por el borde periférico. Esto explica por qué no se regenera. En cambio, en los niños, la sangre nutre el menisco, de hecho, los menores de 16 años se recuperan debido a que el cuerpo tiene la capacidad de reparar el daño.

Si un paciente no desea someterse a la intervención, puede realizarse un tratamiento no quirúrgico. No existe ningún estudio que confirme la eficacia, pero si la lesión no es grave y si la rodilla no está bloqueada, este tipo de tratamiento puede disminuir los síntomas y es posible recuperar la funcionalidad completa de la rodilla.

 

Algunos atletas se colocan una rodillera cuando retoman las actividades deportivas, otros utilizan el kinesiotaping y lo aplican debajo de la rótula para sostenerla.

Estos remedios son beneficiosos ya que proporcionan una sensación de protección, pero hay que dejar de utilizar estos métodos lo antes posible debido a que puede volverse una dependencia psicológica.

De hecho, algunos pacientes continúan utilizando las vendas y la rodillera incluso muchos años después de la lesión.

 

Durante la fase aguda, el médico prescribe medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para reducir el dolor y la hinchazón.

 

Intervención quirúrgica para la lesión en el menisco.

 

¿Cuándo es necesario operarse?

En la mayoría de los casos, el ortopédico efectúa la intervención quirúrgica para reparar el menisco.

El fibrocartílago meniscal no se regenera por sí solo, por lo tanto, es necesaria una intervención quirúrgica excepto si se trata de una lesión radial pequeña en el borde externo.

Hoy en día, esta intervención se realiza en artroscopia, por lo tanto, es menos invasiva respecto a las intervenciones en las que se realiza una incisión con el bisturí.

Antes, el cirujano quitaba todo el menisco, es decir, realizaba una meniscectomía completa. Esta intervención provocaba artrosis precoz de la rodilla debido a que la carga del peso corporal ya no recaía en los dos meniscos que recubren la superficie articular de la tibia. Si uno solo de los meniscos debe sostener todo el peso se desgasta mucho más rápido respecto al otro.

Hoy en día, el procedimiento que se realiza en la intervención quirúrgica es la meniscectomía selectiva o parcial, por lo tanto, la parte sana del menisco no se elimina para evitar el desgaste precoz de la articulación.

La intervención se realiza con anestesia local.

Existen varias opciones quirúrgicas, dependiendo del tipo de lesión, de la edad de la persona y del tipo de trabajo o de deporte que practica.

 

  • La Sutura es un procedimiento que se realiza solamente cuando la lesión es leve y cuando afecta únicamente a la parte periférica (externa) del menisco. El borde del menisco está vascularizado y, por lo tanto, puede repararse. Sin embargo, si la lesión se encuentra en la parte interna a donde no llega la circulación de la sangre, no es posible reparar la lesión.

Los requisitos necesarios para que la intervención sea exitosa y para la rehabilitación del paciente son: paciente menor de 40 años, muy motivado, sin artrosis, con una rodilla estable y que sus miembros inferiores no presenten ninguna deformidad (por ejemplo, genu varo o genu valgo).

 

Hoy en día la intervención más común es la meniscectomía parcial o selectiva, que consiste en quitar todos los fragmentos del menisco de la rodilla y se repara la parte que queda. Esta operación modifica la articulación de la rodilla y el control postural respecto a como era antes de la lesión. Es necesario establecer un programa de rehabilitación, refuerzo muscular y reeducación propioceptiva.

Intervención, menisco, quirúrgica, operación, sutura, meniscectomía, selectiva, total, meniscus, dolor
Explicación de la intervención en el menisco

Es muy importante conservar la parte del menisco que no está dañada para evitar que se desarrolle una artrosis precoz, por esta razón los médicos procuran evitar una meniscectomía total.

 

  • La meniscectomía total consiste en quitar por completo todo el menisco. Esta intervención también se efectúa en artroscopia.

 

  • El trasplante de menisco de donante es una posibilidad que debe tenerse en cuenta solamente si es necesaria una meniscectomía total. Los pacientes deben tener menos de 40 años de edad, estar muy motivados, no deben tener artrosis y su rodilla debe ser estable. Estas intervenciones no son muy comunes debido a que no hay bastantes meniscos disponibles para ser implantados. El lado positivo es que el cuerpo del paciente no rechaza el menisco, pero el tiempo de recuperación es más largo respecto al de una meniscectomía.

 

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la intervención?

 

A corto plazo puede desarrollarse una infección, puede aparecer un hematoma o puede haber complicaciones sistémicas, como por ejemplo una trombosis venosa profunda, debido a la quietud.

Para evitar la formación de coágulos en las piernas, el médico prescribe algunos medicamentos anticoagulantes.

Las posibles complicaciones a medio plazo son: la necrosis del cóndilo femoral o del platillo tibial, la imposibilidad de recuperar la amplitud normal del movimiento (rango de movilidad: R.O.M.) y nuevos esguinces.

 

 

¿Qué tipo de rehabilitación hay que seguir?

Rodilla, ejercicios, tratamiento, dolor, cura, inflamación
Ejercicios para la rehabilitación de la rodilla después de una intervención en el menisco

Generalmente, después de cualquier tipo de intervención en el menisco, la primera fase de la rehabilitación consiste en aplicar hielo 3 veces al día durante 20 minutos, descarga del miembro y deambulación con muleta canadiense.

Después de dos días, hay que comenzar un ciclo de fisioterapia para recuperar la funcionalidad completa, si la rodilla lo permite.

El objetivo de la rehabilitación es que el paciente recupere la fuerza muscular, la elasticidad de la rodilla, la coordinación y el equilibrio.

 

No puede aplicarse en todos los pacientes el mismo protocolo de rehabilitación, sino que este puede variar dependiendo de la edad del paciente, de las actividades que realizaba antes de la lesión y del tipo de intervención a la que se ha sometido.

 

En cualquier caso, la fase inicial consiste en realizar ejercicios isométricos del cuádriceps y de los isquiocrurales, movilización pasiva y el refuerzo de las otras articulaciones del miembro inferior, es decir, el tobillo y la cadera, movilización de la rodilla con el kinetec, si es posible.

 

Después, en caso de meniscectomía total, se da inicio a la movilización pasiva de la rótula, la masoterapia del cuádriceps y eventualmente la electro estimulación del cuádriceps.

Hay que comenzar a mover la rodilla lo antes posible sentándose sobre la camilla o deslizando un patinete estando sentado.

El paciente debe pedalear en la bicicleta estática aumentando gradualmente la dificultad y también se realizan ejercicios en cadena cinética cerrada. Al final de la sesión del tratamiento hay que hacer estiramiento del cuádriceps y de los isquiocrurales.

Es posible notar una mejoría de la excursión articular después de 30 minutos de bicicleta estática.

 

La primera consulta médica de control posoperatorio se realiza 7 días después de la intervención quirúrgica. En esta consulta el miembro estará en descarga durante el tiempo que el médico ortopédico considere necesario.

Si el miembro aún no logra soportar todo el peso del cuerpo, hay que comenzar a realizar algunos ejercicios de reeducación propioceptiva estando sentados con la ayuda de tablillas inestables, apenas sea posible se trabajará con el paciente de pie sobre rulos blandos.

Bicicleta estática, rehabilitación posoperatoria
Bicicleta estática, rehabilitación posoperatoria y para recuperar el movimiento del miembro inferior

Por lo menos 20 días después, es posible retomar las actividades deportivas con moderación, la bicicleta de montaña utilizada en la calle y recuperar el movimiento deportivo, progresivamente puede retomarse la competición.

Siempre hay que valorar el dolor y el edema de la rodilla. Si tienden a empeorar es necesario disminuir la intensidad de la rehabilitación y la aplicación de hielo al final del tratamiento.

 

En caso de sutura Meniscal, la rehabilitación es más lenta y no debe apoyarse el peso total hasta que haya pasado un mes desde la intervención. La ventaja de este tipo de intervención es que permite conservar casi todo el menisco, evitando así el desgaste de la articulación.

No se recomienda la hidrocinesiterapia debido a que hace que el tiempo de recuperación sea más largo. De hecho, se requieren alrededor de diez sesiones en el gimnasio y otras diez en la piscina. Para retomar las actividades se requieren dos semanas más de tiempo.

 

¿Cuál es el tiempo de recuperación para volver al trabajo o para retomar las actividades deportivas?

 

La falta de trabajo y de actividades deportivas dependen sobre todo del tipo de intervención y del menisco lesionado.

El tiempo de recuperación tras una meniscectomía selectiva es más corto respecto al de una meniscectomía total, al de una sutura o al de un trasplante.

Si el menisco que se ha operado es el menisco medial, en caso de meniscectomía parcial, el paciente puede retomar las actividades deportivas después de 2 o 3 semanas.

 

Si ese mismo tipo de intervención se realiza en el menisco lateral el tiempo de recuperación es mucho más largo, puede tardar hasta 3 meses. Una rehabilitación acelerada puede provocar daños en los cartílagos.

En caso de meniscectomía total o de sutura del menisco medial, es necesario esperar un mes, aproximadamente, antes de volver a apoyar completamente el peso sin utilizar muletas. Además, hay que esperar por lo menos dos semanas antes de poder regresar a un trabajo sedentario.

Si en el trabajo la persona debe permanecer de pie, debe esperar un mes y medio antes de volver a trabajar.

Para retomar las actividades deportivas es necesario esperar esa misma cantidad de tiempo.

Si además de la lesión en el menisco también había una lesión en los ligamentos (por ejemplo, la triada infeliz, es decir, la rotura del menisco, del ligamento lateral y del LCA) o en los cartílagos, el tiempo de recuperación mencionado anteriormente no es suficiente y, por lo tanto, es necesario un tiempo de recuperación aún más largo.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.