Pubalgia o dolor de pubis

Rate this post
¿Cuál es el tratamiento adecuado para la pubalgia?

Autotratamiento
Ante todo, el objetivo del tratamiento es reducir la inflamación. Por lo tanto, se recomienda descansar los tendones para permitir la reparación de las micro-lesiones.

Reposo y suspensión de las actividades que provocan dolor.
Se recomienda aplicar compresas frías sobre la zona afectada durante 20 minutos 3 veces al día.

reposo, deporte, pubalgia, inflamación, tendinitis, pubis, abdominales, aductores, músculos, dolor

Reposo y suspensión de las actividades que provocan dolor

Suspender absolutamente todas actividades que provocan síntomas dolorosos, y, si necesario, buscar la ayuda de otra persona para realizar acciones y movimientos críticos.
Si se sigue practicando actividades estresantes para la zona púbica, se corre el riesgo de agravar la tendinitis hasta la condición crónica.
Un terapeuta ocupacional o un fisioterapeuta pueden ayudar a evitar una mala postura durante las actividades diarias (trabajo, sueño, etc.). A veces, estas acciones son suficientes para recuperarse.

 

Tratamiento farmacológico para la pubalgia

Existen diferentes tipos de fármacos para tratar la pubalgia. El médico puede recetar fármacos analgésicos tales como paracetamol o antinflamatorios no esteroideos (AINEs) tales como ibuprofeno (Neobrufen) o ketoprofeno (Orudis). Sin embargo, estos fármacos pueden provocar efectos secundarios como por ejemplo síntomas abdominales y úlcera de estómago.
Estos medicamentos son eficaces para aliviar temporalmente el dolor. También se pueden aplicar los mismos fármacos en crema o gel sobre la zona afectada. Si los síntomas de la tendinitis persisten durante más de 2 meses, se pueden inyectar medicamentos de cortisona directamente en la zona alrededor del tendón afectado.
Este fármaco es un fuerte antinflamatorio, por lo que es muy útil en caso de pubalgia. Sin embargo, si no se descansa el tendón, su efecto es temporal.

Cuidado: los fármacos esteroideos pueden agravar la diabetes ya que dificultan la regulación de los niveles de insulina. Además, la cortisona puede debilitar los tendones exponiéndolos a riesgo de rupturas.
Para utilizar estos medicamentos se requiere la receta médica.

 

Fisioterapia para la pubalgia

Las técnicas de fisioterapia tales como la terapia con láser, los ultrasonidos y las ondas de choque son de utilidad para reducir la hinchazón y el fastidio gracias a los efectos antinflamatorios.
Por lo general, estos tratamientos tienen efectos a largo plazo, mientras que la tecarterapia no actúa dentro de los tendones, por lo que no está indicada para la pubalgia.
La terapia manual es muy eficaz para tratar la pubalgia: de hecho, el masaje Cyriax y la manipulación miofascial pueden eliminar la fibrosis y adherencias que se forman en los tejidos abdominales e inguinales.
Cuando el dolor y la hinchazón disminuyen, se puede llevar a cabo un programa de ejercicios específicos de estiramiento y fortalecimiento de los músculos y tendones, especialmente el recto abdominal.
La osteopatía es una terapia manual muy útil para tratar la pubalgia, ya que relaja los músculos que bloquean las articulaciones de la pelvis y del hueso sacro que provocan a menudo una rotación.
Los músculos que pueden afectar a la pelvis son muchos, entre ellos el músculo psoas-ilíaco, cuádriceps, bíceps femoral y cuadrado lumbar.
El osteópata relaja estos músculos y libera los nervios que provocan las contracturas musculares.
Este tratamiento también se puede realizar en caso de mujeres embarazadas en los últimos meses antes del nacimiento.

Deportes permitidos
La piscina y el ciclismo están permitidos si no provocan dolor, es decir en caso de pubalgia leve.
La carrera y los deportes con pelota (tenis, baloncesto, voleibol, etc.) se deben evitar.
El atletismo no provoca pubalgia, mientras que correr puede agravar una inflamación preexistente.

Remedios naturales
Es difícil tratar la pubalgia con pomadas o cremas (por ejemplo, el árnica) porque el problema tiene origen en micro-lesiones del tendón y la inflamación es una reacción natural del cuerpo.
El tratamiento tiene el objetivo de estimular la reparación del tendón.

 

Intervención quirúrgica para la pubalgia

La intervención quirúrgica no es una solución común para la pubalgia. Sin embargo, si el dolor persiste, un tratamiento quirúrgico puede ser de utilidad, principalmente para eliminar la calcificación.
Este procedimiento quirúrgico elimina los depósitos de calcio, se realiza en artroscopia y no requiere un largo período de rehabilitación.

 

¿Cuánto tarda en desaparecer? El pronóstico para la pubalgia

Una pubalgia traumática se cura más rápidamente que una por sobrecarga.
Si el paciente sigue practicando la actividad responsable de la tendinitis, los tejidos no se curan y la inflamación se vuelve crónica.

Una inflamación aguda suele desaparecer al cabo de un mes con reposo y terapia física, aunque en muchos casos la pubalgia se vuelve crónica porque los deportistas siguen practicando la actividad deportiva cuando empiezan a sufrir los primeros síntomas.
Si se deja sin tratamiento, la pubalgia puede volverse crónica y el dolor puede permanecer durante años.

Pubalgia o dolor de pubis ultima modifica: 2013-02-17T17:40:57+00:00 da Marina Marina