Rehabilitacion perineal despues del parto

La rehabilitación perineal consiste en la terapia física para restaurar el funcionamiento adecuado del suelo pélvico.
Es útil para resolver el problema de la incontinencia urinaria y fecal, además del prolapso, del dolor pélvico y del dolor durante las relaciones sexuales.
Esta terapia fue creada por Kegel en los Estados Unidos en los años ‘50 y se ha difundido rápidamente en todo el mundo occidental.

Durante el parto, el suelo de la pelvis recibe una fuerte distensión que nervios, músculos, tendones, ligamentos, etc., tienen que soportar, especialmente si el bebé pesa más de 3,5 kg.
El estiramiento de los nervios y de los músculos afecta a la funcionalidad de los genitales y del tracto urinario.
Puede causar incontinencia urinaria y fecal en la mayoría de los casos, pero, en general, los síntomas desaparecen en unos pocos días.

aductores cadera, pubalgia, limitación funcional, inflamación, dolor, síntomas, fisioterapia y rehabilitación
Ejercicio para fortalecer los músculos aductores de la cadera

Las pacientes que no alcanzan este resultado inmediato, si se toman una hora al día para cuidar de sí mismas, pueden volver a la condición prenatal, o sea, sin sufrir de:

  • Pérdida involuntaria de orina;
  • Prolapso de la vejiga o uterino;
  • Incontinencia fecal;
  • Problemas sexuales;
  • Dolor

Los ejercicios no son complejos, sólo hay que tener la voluntad de resolver el problema.
La rehabilitación del suelo pélvico (o diafragma) se puede hacer de tres maneras: kinesioterapia activa, biofeedback (biorretroalimentación) y la electroterapia.
En la realidad, solo se realizan los ejercicios específicos ya que los estudios clínicos han demostrado que el trabajo activo es el más eficaz.
La electroterapia es dolorosa y mal tolerada por la paciente. Además, los resultados que se logran con la ayuda de biofeedback, se pueden obtener también con una buena kinesioterapia.
La electroterapia se realiza con agujas insertadas en el músculo de la paciente, como la electromiografía.
Se envía una serie de impulsos eléctricos con frecuencias diferentes que causan la contracción de ciertos músculos.
Para alcanzar los resultados deseados, hay que realizar esta terapia junto con el trabajo físico activo de la paciente.


El biofeedback es un aparato que puede medir la intensidad de la señal que el nervio envía al músculo, gracias a unos electrodos que, a través de cables, envían la señal al aparato.
Se pide a la paciente que contraiga los músculos, mientras tanto, los electrodos registran la “fuerza” producida y el aparato ilumina una serie de LED de color según la intensidad alcanzada.
De esta manera la paciente tiene un estímulo visual y auditivo, por lo que está motivada para trabajar más duro para alcanzar el objetivo.

La kinesioterapia activa consiste en una serie de ejercicios que se utilizan para la recuperación de la fuerza muscular de antes del parto.
Si los músculos están fuertes, la contracción muscular puede soportar el aumento de la presión abdominal que se produce cuando la paciente tose, estornuda y hace un esfuerzo.
Además, la fisioterapia envía a los nervios los estímulos necesarios para recuperar la funcionalidad y el control de los esfínteres; el control muscular depende de las estructuras nerviosas, en concreto del nervio pudendo.
El músculo elevador del ano es el músculo más importante en la rehabilitación, ya que es el principal soporte de los órganos abdominales inferiores; es una estructura que previene la incontinencia.
La rehabilitación perineal no causa efectos secundarios cuando se realiza sin estimulación eléctrica.

 

¿Qué es el perineo?

El perineo se define como el área delimitada anteriormente por el hueso púbico, posteriormente por el cóccix y lateralmente por los muslos.
El perineo incluye las estructuras anatómicas que regulan la micción, la evacuación y el parto: músculos, tendones, ligamentos, nervios, etc.

músculos-perineales-femeninos

El perineo es el área exterior del suelo de la pelvis, se trata de un diafragma muscular que contiene y soporta los órganos y vísceras en el bajo vientre: la vejiga, la vagina y el recto; tiene la función de bloquear o permitir la micción, la defecación y el parto.
El músculo más importante del suelo pélvico es el elevador del ano.

perineo-masculino

¿Para quién es?

La rehabilitación perineal se dirige a quienes sufren de incontinencia urinaria, que es la pérdida de orina a lo largo de la uretra, lo que causa una mala higiene íntima y molestias durante las relaciones sexuales.
La fisioterapia del suelo pélvico también se utiliza en caso de:

  • Prolapso uterino no grave,
  • Dolor pélvico
  • Trastornos en los que se orina con frecuencia o se siente una necesidad repentina de ir al baño.

Estos trastornos afectan a 1-2 millones de mujeres en toda España, especialmente después del parto.
A menudo, la paciente se queja de pérdidas involuntarias de orina a causa del aumento de la presión abdominal, como por ejemplo al toser o al estornudar.
En los hombres la rehabilitación perineal está indicada después de la cirugía de prostatectomía (extirpación de la próstata).
En la mayoría de los casos, este tipo de rehabilitación soluciona el problema y evita la cirugía.

 

¿Cómo se realiza la rehabilitación perineal?

La mejor manera para realizar este tipo de terapia es un ciclo de 10 sesiones de alrededor 30 minutos en la clínica, durante los cuales hay que explicar a la paciente la importancia de seguir con los ejercicios en casa, incluso después de las sesiones de fisioterapia.
Las personas que no tienen la perseverancia para hacer los ejercicios en casa, deben hacer dos ciclos más de la terapia en la clínica.
Se puede comenzar el tratamiento un mes después de dar a luz. En el caso de los hombres se puede comenzar inmediatamente después de la cirugía de prostatectomía.

 

¿Qué ejercicios hay que hacer?

El programa incluye una serie de ejercicios para los músculos pubocoxígeos y los sinérgicos, es decir, los músculos que colaboran en la ejecución de ciertos movimientos.
No todos hacen esta actividad con regularidad en casa, por esto se confía en terapeutas expertos y especializados en el campo.
El terapeuta supervisa la correcta ejecución de los ejercicios y participa activamente para crear una resistencia manual.


La terapia consiste en contracciones del músculo pubocoxígeo y en movimientos de los músculos pélvicos, abdominales, lumbo-sacros y de la cadera.
Cada vez que se va al baño, mientras que se hace pis, se tiene que realizar un ejercicio que consiste en bloquear el flujo de orina y empezar de nuevo.
Esta operación debe hacerse varias veces durante la micción.
Todos los días hay que contraer los músculos de la pelvis durante 3-4 segundos y relajar durante 5-10 segundos, de la misma manera en la que se interrumpe la micción, en diferentes posiciones:

  • De pie, con las rodillas ligeramente dobladas y las piernas ligeramente separadas;
  • Sentados;
  • Tumbados con las rodillas dobladas.

Cuando se dice a la paciente de contraer los músculos de la pelvis, por lo general esta tiende a empujar hacia abajo, en cambio, tiene que aprender a tirar hacia arriba.
La contracción debe volverse selectiva: hay que mantener relajados los abdominales, los glúteos y los músculos de la cadera.
En rehabilitación con el fisioterapeuta, son muy útiles los conos vaginales: se inserta parcialmente un corno en la vagina y se aprieta contra la gravedad; existen objetos de diferente tamaño y peso.

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario