Tens terapia

 

La terapia TENS es una electroterapia analgésica que utiliza frecuencias entre 2 Hz y 150 Hz para reducir el dolor causado por muchas enfermedades diferentes.
El nombre es un acrónimo del inglés: Transcutaneous electrical nerve stimulation (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea).
La terapia TENS no se utiliza mucho porque los beneficios son temporales.

TENS, terapia del dolor, nervios, columna vertebral, lumbar, sacra, dolor de cuello
TENS para la rodilla

La técnica consiste en enviar impulsos eléctricos a la piel, a través de placas conductoras de electricidad.
Mediante la estimulación de las fibras nerviosas, el TENS puede neutralizar las señales de dolor, que, al no llegar al cerebro, no se perciben.
Además, los impulsos producidos por el TENS estimulan al encéfalo para producir beta-endorfinas, es decir, sustancias fisiológicas con los mismos efectos de la morfina que completan la acción analgésica.

 

En fisioterapia, la terapia TENS se utiliza en caso de:

  • Dolor de cuello,
  • Tendinitis,
  • Cervicobraquialgia,
  • Ciática,
  • Dolor intercostal,
  • Dolor de espalda,
  • Periartritis del hombro.

 

La función de rehabilitación de la terapia TENS consiste en reducir el dolor y restablecer las condiciones fisiológicas normales.

 

No es necesario ir a un centro de fisioterapia para hacer la terapia TENS, se pueden alquilar o comprar por empresas especializadas dispositivos portátiles, incluso se encuentran en internet. La diferencia entre el dispositivo portátil y el dispositivo profesional es la potencia aplicada, sin embargo, las frecuencias son iguales.

 

¿Dónde se aplica el TENS?
Para garantizar la máxima eficacia de la terapia, también hay que prestar atención a la transmisión de los impulsos, que se realiza con placas (electrodos) en goma electro-conductora, aplicadas sobre la piel del paciente con un gel conductor.
Los electrodos autoadhesivos parecen ser menos eficaz, ya que se caracterizan por una mayor dispersión.
Las placas tienen diferentes polaridades:

 

  1. El electrodo negativo se coloca en el punto donde empieza el dolor,
  2. El electrodo positivo se aplica al final de la zona en la que el dolor se expande.

Los electrodos tienen que ser colocados de manera que formen un cuadrado en el área donde se siente el dolor, pero existen otras maneras de colocarlos, por lo que es recomendable consultar a su fisioterapeuta.

Hay varias aplicaciones de los electrodos:

  • En la zona o punto dolorido,
  • En el área de proyección refleja,
  • A lo largo del dermatoma,
  • En los puntos de acupuntura.

 

¿Qué potencia y frecuencia hay que establecer?
Durante el tratamiento, es fundamental el control de la intensidad de la corriente de salida para lograr aliviar el dolor: el paciente tiene que sentir una sensación de hormigueo constante y tiene que ser agradable para toda la duración del tratamiento.

Para ello, hay que modular la intensidad de los impulsos durante la sesión, de lo contrario, se produciría el fenómeno de “acomodación”, que es la habituación al estímulo eléctrico (y la desaparición de la sensación de hormigueo).

Si paciente siente dolores fuertes y agudos, para conseguir un alivio rápido del dolor, se puede establecer una intensidad más alta hasta que sienta que el “picor es más fuerte que el dolor mismo”, pero sólo durante 1-2 minutos como máximo.
A continuación, hay que establecer la intensidad con valores que producen “hormigueo agradable”, para evitar irritaciones de la piel debajo de las placas.
Las frecuencias de los impulsos son muy importantes.
Por lo general, un buen aparato para el TENS tiene que ofrecer una gama de frecuencias entre 2 Hz y 150 Hz, con la posibilidad de modularlas según el tipo de dolor.
En literatura se destacan criterios de aplicación según diferentes frecuencias:

  • Frecuencias altas (80Hz a 150Hz), el efecto es inmediato, el dolor se atenúa significativamente después de unos 10-20 minutos de la aplicación, pero tiende a reaparecer después de aproximadamente 2-3 horas;
  • Frecuencias medias (40 Hz a 60 Hz), se necesitan unos 30-40 minutos para conseguir el alivio del dolor, pero el efecto analgésico dura unas horas.
  • Frecuencias bajas (de 2 Hz a 20 Hz) se necesita un tiempo aún más largo para aliviar el dolor, unos 60-80 minutos, pero el efecto analgésico será mucho más duradero. A estas frecuencias se estimula el cuerpo a liberar neuropéptidos (endorfinas, sustancias similares a la morfina). Los neuropéptidos, inhiben la transmisión del dolor a nivel de la médula espinal incluso durante unos pocos días.

Es esencial saber cómo adaptar la aplicación de electroestimulación TENS en función del tipo de paciente y de dolor.
Contra el dolor agudo se sugiere empezar con la frecuencia más alta (150 Hz) durante unos 10 minutos y, una vez que el dolor se haya atenuado, continuar con frecuencias menores (80 Hz, 60 Hz, 40 Hz, 20 Hz y 2 Hz) durante 10 minutos para cada frecuencia.
Las frecuencias menores potencian el efecto analgésico en el tiempo, incluso durante 1-2 días.

Si se trata de dolor crónico, puede ser necesario repetir la aplicación varias veces antes de que desaparezca el dolor: se recomienda una aplicación larga (al menos 1 hora) utilizando las frecuencias medias y bajas en serie por lo menos durante 20-30 minutos por cada frecuencia.

 

 

¿Cuál es la duración del tratamiento?
El número total de sesiones es variable: se puede utilizar durante un periodo prolongado, ya que es una terapia alternativa con muy pocos efectos secundarios o complicaciones.
Las sesiones de media y de larga duración prevén pausas más amplias, mientras que las sesiones de corta duración pueden ser repetidas dos veces al día. Generalmente las sesiones se realizan en días alternos.
En el tratamiento de pacientes con dolor crónico debido a procesos reumáticos se puede alcanzar un control eficaz del dolor después de diez sesiones, aunque es necesario continuar el tratamiento.

 

¿Qué programas TENS se pueden usar?

 

Dependiendo del mecanismo utilizado para reducir el dolor, la electroestimulación TENS se divide en varias categorías:

 

  • TENS convencional o antiálgico rápido: programa utilizado como analgésico cuya acción es inducir el bloqueo del dolor a nivel de la médula, de acuerdo con la teoría de “La puerta de entrada” de Melzack y Wall.
  • TENS training tipo acupuntura o antiálgico con efecto retrasado: los efectos de este programa varían dependiendo de cómo se colocan los electrodos: pueden causar la producción endógena de endorfinas o una mayor vascularización.
  • TENS con escaneo: la acción es muy similar a la de programa TENS rápido. En este programa varían tanto la frecuencia como la amplitud del impulso durante la estimulación para evitar la acomodación al estímulo (no es necesario reajustar la intensidad durante la sesión).
  • TENS con valores máximos: es un programa que produce un bloqueo periférico de los impulsos dolorosos y, por consiguiente, tiene un efecto de analgesia local. Este tipo de TENS se recomienda en los casos de lesiones y contusiones en los que se necesita un alivio muy rápido. La intensidad del impulso debe ser siempre soportable, aunque ligeramente superior a la de la TENS convencional.
  • TENS Ráfagas o Burst: se trata de una estimulación que produce el efecto del TENS Endorfìnico o Training utilizando las mismas frecuencias del TENS convencional.

 

¿Cómo funciona el TENS?
De acuerdo con la teoría de Melzack y Wall, se puede interferir y bloquear el dolor a través de la estimulación eléctrica adecuada de ciertas fibras nerviosas.
La sensación de dolor se debe a dos posibles factores:

  1. Un estímulo que causa un daño real o potencial, o sea, los estímulos que pueden superar la capacidad de adaptación del tejido sobre el que actúan.
  2. Un déficit de los mecanismos inhibitorios presentes en varios niveles del sistema nervioso; estos mecanismos filtran la información sensorial que llega a los componentes superiores del sistema: la percepción y la respuesta del motor.

 

Los estímulos nociceptivos (dolorosos) pasan a través de las fibras nerviosas de pequeño calibre, con una baja velocidad de conducción y un alto umbral de activación.

El umbral de activación de una neurona tiene que ser alcanzado por los estímulos dolorosos.

Un aumento de la actividad de las fibras de gran calibre puede inhibir las fibras nerviosas que transmiten los estímulos dolorosos al cerebro.

Si predominan las fibras de pequeño calibre, el sistema va a favorecer la progresión ascendente de mensaje de dolor.
La puerta de entrada es la sustancia gelatinosa de Rolando, que es el centro de procesamiento de la estimulación de los nervios periféricos.

 

El cierre de la puerta implica la reducción (o el bloqueo) de la información dolorosa debida a la hiperactividad de las fibras de gran calibre dentro de la sustancia gelatinosa de Rolando que se traduce en el aumento del umbral de la neurona T.

Por lo tanto, se produce un síntoma: se obstruye el pasaje de manera que la información “dolor” no llegue al cerebro.

 

¿Para qué tipo de enfermedades es más apropiado el TENS?

 

El campo de aplicación del TENS es muy amplio, está indicado en una serie de problemas tales como:

 

  • Dolor de cuello,
  • Tendinitis,
  • Dolores reumáticos, óseos y nerviosos
  • Lumbalgia,
  • Dolor de espalda,
  • Ciática,
  • Esguinces,
  • Luxaciones,
  • Epicondilitis,
  • Epitrocleitis o epicondilitis medial,
  • Dolor post-cirugía.

 

Si se examina un dolor agudo y la posibilidad de obstruirlo y bloquearlo, la TENS terapia contribuye en gran medida a reducir el dolor debido a heridas, como, por ejemplo, después de una cirugía.

En el caso de cáncer en fase terminal, la atenuación del dolor gracias a la estimulación nerviosa endógena permite reducir la dosis de medicamentos narcóticos que se toma en las últimas etapas de la enfermedad.

 

¿Cuáles son las principales contraindicaciones del TENS?

 

El uso del TENS para el alivio del dolor no tiene particulares contraindicaciones ni efectos secundarios, excepto en el caso de pacientes con determinadas condiciones clínicas:

  • Personas que llevan marcapasos;
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia;
  • Individuos con problemas de ritmo cardíaco.

No hay que colocar nunca los electrodos sobre:

 

  • Heridas,
  • Llagas
  • Zonas de alteración de la sensibilidad;

 

Además, se desaconseja el uso de TENS en la parte frontal del cuello debido a la probabilidad de ocasionar un espasmo laríngeo.

 

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario