Absceso dental: tipos, causas y síntomas

Un absceso dental una acumulación de pus que se deriva de infección del diente o una caries.

Cuando la caries no ha recibido el cuidado apropiado (no se trata), llega hasta la pulpa dental, es decir, el tejido que se encuentra dentro del diente que posee una gran cantidad de vasos sanguíneos y nervios.
Las bacterias se propagan más allá de ápice del diente y crean un absceso.
También puede producirse en un diente de leche de los niños.

El absceso dental no es contagioso.
Puede afectar a cualquier diente:

  • Caninos
  • Incisivos
  • Premolares
  • Molares

 

Dientes, pasta de dientes, cepillo de dientesTipos de absceso dental

  • Un “absceso periapical” se origina en la pulpa dental, en el ápice de la raíz del diente.
    Esto ocurre especialmente en los niños.
  • Un “absceso periodontal” comienza en el hueso cercano a los dientes. Esto es frecuente en los adultos.

 

Causas del absceso dental

La causa principal es una complicación de una caries.
También puede originarse a partir de un traumatismo en el diente que causa una fractura (el diente se rompe) por la que entran las bacterias.

Los factores de riesgo del absceso son:

  • Mala higiene bucal
  • Dieta con alto contenido de azúcar
  • Cirugía dental incorrecta

 

Absceso dental, diente, cariesSíntomas de un absceso dental

El síntoma principal de un absceso dental es el dolor de muelas, que a menudo se describe como agudo, grave y palpitante.
Otros síntomas de un absceso dental incluyen un bulto en la encía que se parece a un grano en el lado de la mejilla o la lengua.

  • Dolor al masticar los alimentos
  • Sabor desagradable en la boca
  • Dientes sensibles a los alimentos calientes o fríos
  • Mejillas y cara hinchados
  • Dolor en la mandíbula
  • Enrojecimiento e inflamación de las encías
  • Sensación de un diente que se despega de la cavidad y imposibilidad de juntar los dientes al cerrar la boca
  • Fiebre
  • Ganglios linfáticos del cuello agrandados
  • Pus o sangre de color amarillento que salen de la zona inflamada

ganglios linfáticos, cuello, hinchados

Los síntomas del absceso de la muela del juicio son idénticos a los de los otros dientes.
Se observan especialmente en las muelas del juicio que salen parcialmente.
Si la infección alcanza una etapa avanzada, la persona también puede sufrir de síntomas sistémicos como:

 

Complicaciones del absceso dental

El absceso no desaparece por sí solo sin que el paciente se someta a un tratamiento, además,  puede empeorar y provocar complicaciones.

Con un tratamiento rápido y eficaz, se puede tratar fácilmente la infección y salvar el diente.

A continuación se mencionan las complicaciones relacionadas con el absceso dental:

  • Caída del diente afectado
  • Infección que se propaga al hueso de la mandíbula, a la cabeza y al cuello
  • Sepsis o septicemia (puede causar la muerte)

Dependiento del arco dental, el absceso puede propagarse a varias zonas.

  1. Arco dental superior: cerca del canino superior, el hueso de la mandíbula tiene una depresión llamada fosa canina por donde pasa la vena y la arteria angular (parte final de la ramificación de la arteria facial). Estos vasos sanguíneos unen la arteria carótida externa con la interna.
    Si un absceso se convierte en flemón (propagación del pus de la infección), puede provocar una lesión de los tejidos, por ejemplo en la pared de la vena angular.
    Un émbolo séptico puede subir por la vena angular hasta llegar al seno carvernoso (en el cráneo) y esto puede provocar meningitis.
  2. La infección de los molares posteriores puede provocar una sinusitis purulenta.
  3. Arco dental inferior: el suelo de la cavidad oral está compuesto por el músculo milohioideo. Esta estructura muscular es la única barrera entre la boca y el cuello.
    Si el absceso (que se origina en una estructura dental o madibular) consigue llegar más allá del borse posterior del musculo milohioideo, el flemón puede desplazarse a través de las fascias cervicales hasta llegar al mediastino (parte central del tórax).
    En las personas con un sistema autoinmune bien desarrollado (sobre todo en las personas jóvenes), un absceso en los molares inferiores (especialmente si se trata del tercer molar) puede provocar una reacción fuerte de los neutrófilos.
    En algunos casos, jóvenes de entre 20 y 25 años de edad acuden al hospital cuando ya es demasiado tarde.
    Su cuerpo no responde al tratamiento con antibióticos de amplio espectro administrados por vía intravenosa, debido a que se requiere un tiempo para que empiecen a hacer efecto.
    En ocasiones, si el absceso es de gran tamaño, puede suceder que el flemón se difunda aún más, provocando una mediastinitis con consecuencias graves.

 

Absceso dental: diagnóstico, tratamiento y pronóstico