Absceso dental

Un absceso dental una acumulación de pus que se deriva de infección del diente o una caries.

Cuando la caries no ha recibido el cuidado apropiado (no se trata), llega hasta la pulpa dental, es decir, el tejido que se encuentra dentro del diente que posee una gran cantidad de vasos sanguíneos y nervios.
Las bacterias se propagan más allá de ápice del diente y crean un absceso.
También puede producirse en un diente de leche de los niños.

El absceso dental no es contagioso.
Puede afectar a cualquier diente:

  • Caninos
  • Incisivos
  • Premolares
  • Molares

 

Dientes, pasta de dientes, cepillo de dientesTipos de absceso dental

  • Un “absceso periapical” se origina en la pulpa dental, en el ápice de la raíz del diente.
    Esto ocurre especialmente en los niños.
  • Un “absceso periodontal” comienza en el hueso cercano a los dientes. Esto es frecuente en los adultos.

 

Causas del absceso dental

La causa principal es una complicación de una caries.
También puede originarse a partir de un traumatismo en el diente que causa una fractura (el diente se rompe) por la que entran las bacterias.

Los factores de riesgo del absceso son:

  • Mala higiene bucal
  • Dieta con alto contenido de azúcar
  • Cirugía dental incorrecta

 

Absceso dental, diente, cariesSíntomas de un absceso dental

El síntoma principal de un absceso dental es el dolor de muelas, que a menudo se describe como agudo, grave y palpitante.
Otros síntomas de un absceso dental incluyen un bulto en la encía que se parece a un grano en el lado de la mejilla o la lengua.

  • Dolor al masticar los alimentos
  • Sabor desagradable en la boca
  • Dientes sensibles a los alimentos calientes o fríos
  • Mejillas y cara hinchados
  • Dolor en la mandíbula
  • Enrojecimiento e inflamación de las encías
  • Sensación de un diente que se despega de la cavidad y imposibilidad de juntar los dientes al cerrar la boca
  • Fiebre
  • Ganglios linfáticos del cuello agrandados
  • Pus o sangre de color amarillento que salen de la zona inflamada

ganglios linfáticos, cuello, hinchados

Los síntomas del absceso de la muela del juicio son idénticos a los de los otros dientes.
Se observan especialmente en las muelas del juicio que salen parcialmente.
Si la infección alcanza una etapa avanzada, la persona también puede sufrir de síntomas sistémicos como:

 

Complicaciones del absceso dental

El absceso no desaparece por sí solo sin que el paciente se someta a un tratamiento, además,  puede empeorar y provocar complicaciones.

Con un tratamiento rápido y eficaz, se puede tratar fácilmente la infección y salvar el diente.

A continuación se mencionan las complicaciones relacionadas con el absceso dental:

  • Caída del diente afectado
  • Infección que se propaga al hueso de la mandíbula, a la cabeza y al cuello
  • Sepsis o septicemia (puede causar la muerte)

Dependiento del arco dental, el absceso puede propagarse a varias zonas.

  1. Arco dental superior: cerca del canino superior, el hueso de la mandíbula tiene una depresión llamada fosa canina por donde pasa la vena y la arteria angular (parte final de la ramificación de la arteria facial). Estos vasos sanguíneos unen la arteria carótida externa con la interna.
    Si un absceso se convierte en flemón (propagación del pus de la infección), puede provocar una lesión de los tejidos, por ejemplo en la pared de la vena angular.
    Un émbolo séptico puede subir por la vena angular hasta llegar al seno carvernoso (en el cráneo) y esto puede provocar meningitis.
  2. La infección de los molares posteriores puede provocar una sinusitis purulenta.
  3. Arco dental inferior: el suelo de la cavidad oral está compuesto por el músculo milohioideo. Esta estructura muscular es la única barrera entre la boca y el cuello.
    Si el absceso (que se origina en una estructura dental o madibular) consigue llegar más allá del borse posterior del musculo milohioideo, el flemón puede desplazarse a través de las fascias cervicales hasta llegar al mediastino (parte central del tórax).
    En las personas con un sistema autoinmune bien desarrollado (sobre todo en las personas jóvenes), un absceso en los molares inferiores (especialmente si se trata del tercer molar) puede provocar una reacción fuerte de los neutrófilos.
    En algunos casos, jóvenes de entre 20 y 25 años de edad acuden al hospital cuando ya es demasiado tarde.
    Su cuerpo no responde al tratamiento con antibióticos de amplio espectro administrados por vía intravenosa, debido a que se requiere un tiempo para que empiecen a hacer efecto.
    En ocasiones, si el absceso es de gran tamaño, puede suceder que el flemón se difunda aún más, provocando una mediastinitis con consecuencias graves.

 

Diagnóstico del absceso dental

Si al apretar los dientes o al masticar, el dolor local en el diente empeora, se puede sospechar de un absceso dental.

El dentista realiza un examen físico para determinar si hay un absceso.
Cuando se acude a un dentista por un dolor muy fuerte de dientes, el dentista realiza un examen físico golpeando suavemente el diente para saber si esto le produce dolor al paciente.
Este dolor es uno de los síntomas que caracterizan el absceso dental.
A continuación, el paciente debe someterse a una radiografía que permite saber la gravedad de la infección.

Un síntoma que suele manifestarse en caso de abscesos en los molares inferiores (los dientes en los que se producen caries con mayor frecuencia) es el trismo, es decir, la contracción de los músculos de la masticación que provoca dolor.
Sin embargo, el síntoma del absceso dental que genera mayor preocupación es la dificultad para tragar o deglutir.
En este caso es necesario hospitalizar al paciente.
De hecho, el dolor al tragar indica que el absceso se ha desplazado posteriormente hacia la faringe.

Por esta razón, si el paciente tiene un abceseso dental y siente dolor al tragar, el médico solicita una valoración del paciente por parte del otorrinolaringólogo.
Gracias a una laringoscopia indirecta o al empleo de fibras ópticas, el especialista consigue cerciorarse de si la laringe se encuentra libre para saber si hay un edema arriba de la glotis.

 

¿Qué hacer? Tratamiento para el absceso dental

Las caries y la pulpitis son infecciones.
Si el paciente está tomando antiinflamatorios, esto no impide la proliferación de las bacterias.
Por lo tanto, en estos casos es necesario tomar antibióticos.

El primer paso del tratamiento es la eliminación de la infección con la ayuda de medicamentos por vía oral.
Se prescriben antibióticos para destruir las bacterias que causan la infección.
El médico también puede prescribir medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para aliviar el dolor y la inflamación de las encías.
Cuando el dolor y la inflamación se alivian, no hay que dejar de tomar antibióticos.
Hay que seguir con la dosis de antibióticos de acuerdo con las instrucciones del médico, aunque los signos de la infección desaparecen.

El dentista puede realizar otros tratamientos para curar el absceso dental.
Uno de estos procedimientos es el drenaje del pus que se ha acumulado en el diente con el absceso.
Por esto se realiza una incisión quirúrgica sobre el absceso para librar el pus.

Un absceso que se forma en la raíz del diente puede reducir la estabilidad del diente y debe ser tratado con la desvitalización.
El objetivo principal de este tratamiento es eliminar la pulpa infectada y reconstruir el diente.
Durante este tratamiento, los dentistas hacen pequeños agujeros con el taladro en la parte interior del diente infectado y eliminan los tejidos muertos de la pulpa dental.
Después, se limpia y sella la cámara pulpar y los conductos radiculares.
Para finalizar, se cubre el diente con una corona de porcelana o de oro.
Así el diente reconstruido puede durar toda la vida.

Si hay una infección grave, los médicos extraen el diente infectado y extraen el pus.
Por consiguiente, se cae el diente.

Antibióticos recetados para curar el absceso dental
El primer fármaco que el médico receta es la amoxicilina, pero la cavidad oral tiene una gran cantidad de bacterias anaerobias Gram+ y Gram- (la flora bacteriana de la boca es muy rica).
Las bacterias anaereobias non responden al tratamiento con amoxicilina, por lo tanto, el médico también puede recetar:

  1. Aminoglucósidos
  2. Penicilina
  3. Metronidazol

Amoxicilina
La amoxicilina (Augumentina), no mata las bacterias, pero evita que se multipliquen y destruyan la pared celular.
Está disponible en forma de comprimidos, capsulas, tabletas masticables y en polvo.

Entre los efectos secundarios se encuentran:

La amoxicilina puede tomarse durante la lactancia.
Durante el embarazo hay que hablar con el médico antes de tomar medicamentos que podrían dañar al bebé, aunque los estudios preliminares no han mostrado que éste medicamento provoque daños en el bebé.

Penicilina
La penicilina es eficaz para tratar los abscesos dentales. Sin embargo, es posible que las enzimas bacterianas (betalactamasa, producida por las bacterias que forman la placa dental) presentes en el diente puedan inhibir el efecto de la penicilina antes de que actúe.
Para resolver este problema, se utiliza la penicilina en combinación con inhibidores de betalactamasa (como por ejemplo el ácido clavulánico), que ayudan a proteger la penicilina.
La penicilina actúa bloqueando la síntesis de las paredes bacterianas provocando la muerte de los microbios.

Metronidazol
Se utiliza para el tratamiento de las infecciones causadas por bacterias sensibles, como las bacterias anaerobias.
Bloquea la síntesis de ADN bacteriano, provocando la muerte de las bacterias.
Está a la venta en forma de comprimidos, cápsulas e inyecciones.

Posibles efectos secundarios

Tratamiento para el absceso difuso

  • Tratamiento antibiótico intensivo: en casos graves, en los que el absceso se está expandiendo, el médico administra medicamentos por vía intramuscular o por vía intravenosa. Puede ser necesario hospitalizar al paciente.
  • Administración de urgencia de fármacos antiinflamatorios: son eficaces para reducir el edema que se forma alrededor del absceso (estos medicamentos incluyen los corticoides).
  • Si el absceso se encuentra cerca de la fosa amigdalina o de la faringe y si el material dentro del absceso es líquido, se puede realizar un drenaje a través de la región orofaríngea en el quirófano, mientras el paciente permanece sedado.

 

Cómo curar un absceso dental en casa

En realidad los remedios caseros para un absceso de un diente no resuelven el problema.
Sin embargo, se pueden mantener bajo control los síntomas temporalmente hasta que el paciente vaya a la cita con el dentista.
Algunas opciones para el tratamiento casero de un absceso dental son las siguientes:

Hielo: compresas frías con hielo pueden prevenir el empeoramiento de la hinchazón, pero no actúan sobre la infección.
Algunas personas me preguntan si es mejor el calor o el frío, en este caso el frío en el corto plazo puede reducir la inflamación y el dolor, pero no es un tratamiento.
En caso de infección el cuerpo reacciona aumentando la temperatura (fiebre), por lo que no puede mantener el frío durante todo el día, ya que se puede obstaculizar la defensa del cuerpo.

Solución salina: esta es un tratamiento anticuado para los abscesos dentales.
Mezclar la mitad de una cucharadita de bicarbonato de sodio y un limón exprimido en vaso de agua tibia y utilizar este líquido para hacer gárgaras 2 o 3 veces al día.
Esta es una solución antiséptica que mata las bacterias en la boca y mantiene bajo control la infección.
Si el diente en el que se ha formado el absceso se rompe, se debe continuar con este tratamiento con solución salina, ya que garantiza se recuperen más rapidamente.

 

¿Cuál es el pronóstico del absceso dental?

Si el absceso no es tratado puede conllevar graves riesgos e incluso puede causar la muerte.
Gracias a los antibióticos y a la intervención del dentista se eliminan las bacterias y el pus, por lo tanto, el paciente puede curarse.

 

Absceso dental tras la extracción de las muelas del juicio.

Después de la extracción de un diente del juicio, el absceso dental es una complicación poco frecuente.
Por lo general, se extrae el diente en caso de una infección grave. El médico receta antibióticos para prevenir la formación de un absceso.
Se puede evitar la formación de un absceso siguiendo las instrucciones del médico acerca del tratamiento y tomando algunas precauciones.

Las muelas del juicio son molares que suelen aparecer después de los 16 años y antes de los 25. Generalmente, un individuo promedio tiene 4 muelas del juicio, dos en la mandíbula superior y dos en la mandíbula inferior.
Sin embargo, algunas personas pueden no tener las 4 muelas del juicio o incluso ninguna muela del juicio.
Las muelas del juicio surgen después que los otros dientes, por lo tanto, pueden quedarse bloqueadas por los dientes vecinos, se trata de una enfermedad conocida como muela del juicio retenida.

Esto puede causar:

  • Entumecimiento
  • Dolor
  • Cara hinchada
  • Lesiones en los dientes y en las raíces adyacentes
  • Caries
  • Formación de quistes

diente, raíz, quiste

Para evitar todas estas complicaciones, los dentistas aconsejan la extracción de la muela.

 

Consejos para evitar un absceso después de la extracción del diente del juicio

A continuación se mencionan algunos consejos que pueden ayudar a evitar un absceso dental:

  • Completar el ciclo de antibióticos prescritos por el dentista.
  • Enjuagar la boca con agua salada tibia o un enjuague bucal (si ha sido prescrito por el dentista) cada dos horas y también después de comer.
  • No fumar ni beber alcohol, por lo menos durante un mes después de la cirugía.
  • Mantener una higiene oral adecuada: lavarse los dientes dos veces al día para que ningún resto de comida se deposite entre los dientes.