Acalasia esofágica: causas, síntomas y complicaciones 

La acalasia es una enfermedad que influye en la capacidad del esófago para desplazar los alimentos hacia el estómago.
Asimismo, la válvula entre el esófago y el estómago (esfínter esofágico inferior) no se relaja lo suficiente durante la deglución para permitir la entrada de los alimentos en el estómago.

 

¿Qué es la acalasia esofágica?

En el esófago se ubica un conjunto de músculos y nervios que facilitan el movimiento.
Los nervios coordinan la relajación y la abertura de los esfínteres, así como las ondas peristálticas del esófago.

La acalasia afecta tanto a los músculos del esófago como a los nervios del esófago, especialmente los nervios que permiten la relajación del esfínter entre el esófago y el estómago.
Los músculos no se contraen de forma adecuada, por lo que el peristaltismo (contracción muscular rítmica de los órganos digestivos) que permite que la comida pase a través del esófago, se hace más difícil.
Sin embargo, los efectos sobre los nervios son más graves.

Al principio de la acalasia, se puede observar la inflamación en el músculo del esófago inferior mediante un examen en el microscopio.
Con la progresión de la enfermedad, los nervios comienzan a degenerarse hasta que finalmente desaparecen, especialmente los nervios que provocan la relajación del esfínter esofágico inferior.
Con el tiempo, las células musculares empiezan a degenerarse, como consecuencia del deterioro de los nervios.

El resultado de estos cambios es la incapacidad de relajación del esfínter inferior y de los músculos en la parte inferior del cuerpo esofágico.

Si el esfínter no se relaja de forma adecuada los alimentos no consiguen desplazarse fácilmente a través del estómago, lo que dificulta la deglución de la comida.
Con el tiempo, el cuerpo del esófago se estira y se dilata.

 

¿Cuáles son las causas de la acalasia esofágica?

Se desconocen las causas de la acalasia. Existen algunas hipótesis sobre los factores de riesgo: infección, factores hereditarios o una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo provoca daños al esófago.

Los investigadores creen que puede estar relacionada con un virus y algunos estudios recientes muestran que la acalasia tiene su origen en las células del sistema nervioso involuntario, que se encuentran dentro de las capas musculares del esófago. Estas células son atacadas por el sistema inmunitario del paciente y se degeneran lentamente por razones que todavía no están claras.

 

Factores de riesgo de la acalasia esofágica

La acalasia es un trastorno poco común, puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común entre adultos de mediana edad y ancianos.

¿Cuáles son los síntomas de la acalasia esofágica?

Los síntomas de la acalasia pueden empezar de pequeños o desarrollarse gradualmente tanto en la infancia como en la edad adulta. Los síntomas más frecuentes son:

Posibles complicaciones de la acalasia esofágica

  • Reflujo (regurgitación) de ácido o alimentos sólidos desde el estómago al esófago.
  • Respiración de los alimentos y posterior paso a los pulmones, lo que puede provocar neumonía por aspiración.
  • Perforación del esófago.

Artículos Relacionados: