Aterosclerosis coronaria o aórtica: factores de riesgo y síntomas

La aterosclerosis es un síndrome caracterizado por la formación de placas en las arterias. Si las placas crecen demasiado, pueden obstruir la circulación sanguínea.

Además, la ruptura de una placa ateromatosa puede provocar la formación de:

  1. Trombo
  2. Émbolo
  3. Aneurisma

 

Factores de riesgo de aterosclerosis y arteriosclerosis

arteriosclerosis

La obstrucción arterial se produce como consecuencia del depósito y acumulación de grasas y colesterol dentro de las arterias.
Los factores de riesgo para esta enfermedad pueden ser:

  • Niveles elevados de colesterol LDL (colesterol “malo”)
  • Vida sedentaria y falta de ejercicio físico
  • Edad, se trata de una enfermedad común en los ancianos
  • Dieta no adecuada: consumo excesivo de grasas saturadas y consumo insuficiente de fruta, verduras o comidas sanas con pocas grasas
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Obesidad
  • Helicobacter pylori – según un estudio científico publicado por PUBMED , la relación entre la infección por helicobacter pylori y la aterosclerosis aún no ha sido demostrada
  • Diabetes

Factores de riesgo de la aterosclerosis

Mejorables No mejorables
Fumar cigarrillo Edad
Hipertensión arterial Género (M o F)
Hiperlipidemia Predisposición genética
Diabetes mellitus
Homocisteína alta

Entre los factores de menor riesgo, se encuentran:

  1. Enfermedades inflamatorias causadas por una infección (como la Chlamydia Pneumoniae)
  2. Enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide

Hipertensión arterial
La hipertensión arterial es un factor de riesgo importante.
En las personas mayores de 45 años es aún más importante que el exceso de colesterol.
El aumento de la presión sanguínea favorece la introducción de macrófagos (glóbulos blancos) en la túnica íntima (pared interna de la arteria), probablemente debido a la acción de la angiotensina II (hormona que estimula la vasoconstricción).
Esta hormona también estimula la producción de radicales libres y un aumento de la producción de citocinas (proteínas encargadas de la comunicación entre las células) y de moléculas de adhesión en las células del endotelio de la arteria.

Colesterol y exceso de lípidos en la sangre
La hiperlipidemia, especialmente el aumento del colesterol LDL, desempeña un papel muy importante en el desarrollo de las placas fibroescleróticas:

  • La parte lipídica de las placas ateromatosas está compuesta principalmente por colesterol y por sus ésteres en el plasma
  • Alteraciones genéticas del metabolismo de las lipoproteínas (HDL y LDL) pueden provocar el desarrollo temprano de aterosclerosis y de cardiopatía isquémica. La hipercolesterolemia familiar se caracteriza por una deficiencia genética de los receptores para las lipoproteínas de baja densidad en la membrana celular.
    Por consiguiente, los niveles de colesterol LDL en la sangre son elevados.

Homocisteína
Los niveles elevados de homocisteína en el plasma favorece la aparición de las placas fibroescleróticas debido a que provoca:

  1. Aumento de la agregación plaquetaria
  2. Proliferación de las células musculares lisas arteriales

Según un estudio de Siasos G et al. (Smoking and atherosclerosis: mechanisms of disease and new therapeutic approaches), ha quedado demostrado que el cigarrillo provoca:

  • Estrés oxidativo (exceso de producción de radicales libres)
  • Inflamación de las arterias
  • Coagulación de las plaquetas
  • Disfunción vascular
  • Alteración de los valores específicos de lípidos en la sangre (como el colesterol)

Estos efectos se producen en los fumadores activos y pasivos.

 

Síntomas de aterosclerosis

La aterosclerosis es asintomática, pero en fase avanzada puede provocar un estrechamiento de las arterias por donde circula la sangre.
Puede haber una reducción de oxígeno en los tejidos y los órganos que reciben la sangre por medio de estas arterias.

Los síntomas aparecen cuando la enfermedad ocasiona una isquemia significativa (disminución del flujo sanguíneo).

Entre los síntomas de obstrucción arterial más comunes se encuentran:

Síntomas de aterosclerosis de las arterias carótidas:

  1. Vértigo
  2. Dolor de cabeza
  3. Déficit cognitivo
  4. Falta de aliento
  5. Entumecimiento repentino o debilidad en brazos y piernas
  6. Dificultad para hablar
  7. Pérdida temporal de la visión por un ojo
  8. Parálisis de los músculos faciales

Estos son los signos de un ataque isquémico transitorio (AIT) que puede avanzar hasta provocar un ictus.

Síntomas de aterosclerosis en las arterias cardíacas (coronarias) – puede provocar dolor torácico opresión en el pecho (angina).

Síntomas de aterosclerosis en las arterias de los brazos y de las piernas – puede provocar síntomas como dolor de piernas al caminar (claudicación).

Síntomas de aterosclerosis en las arterias que llegan a los riñones – puede provocar:

  1. Presión alta
  2. Insuficiencia renal

Entre las complicaciones de la aterosclerosis se encuentran:

  1. Ictus
  2. Infarto de miocardio
  3. Aneurisma de aorta (hinchazón de la arteria aorta que puede explotar y provocar una hemorragia grave)

 

Aterosclerosis coronaria

La aterosclerosis coronaria es uno de los factores de riesgo más importantes y frecuentes de las enfermedades del corazón.
Uno de los síntomas primarios de aterosclerosis coronaria es el dolor y la sensación de opresión en el pecho, conocido también como angina de pecho. Con frecuencia, esta enfermedad es similar a un ataque al corazón.
Si no se trata, la disminución del flujo sanguíneo al tejido muscular cardíaco puede provocar un infarto agudo de miocardio en las fases avanzadas.

Si la aterosclerosis coronaria es de tipo crónico, el corazón recibe un volumen reducido de sangre durante un largo período de tiempo.
El resultado es una cardiopatía isquémica, es decir que el aporte de sangre y de oxígeno al músculo cardíaco no es suficiente.

Cuando la sangre oxigenada no llega al corazón, el paciente puede padecer:

 

Aterosclerosis carotídea

cabeza-circulación-cerebro

Las arterias carótidas transportan la sangre al cerebro.
Cuando la aterosclerosis se manifiesta en las arterias carótidas, las consecuencias pueden ser graves y mortales.
Los síntomas de aterosclerosis cerebral son los mismos que los del ictus.
En caso de aterosclerosis intracraneal, los síntomas suelen manifestarse solo en un lado del cuerpo.
Cuando se obstruyen las dos arterias carótidas, se pueden producir ataques isquémicos que pueden provocar:

  1. Entorpecimiento en un lado del cuerpo
  2. Pérdida de la visión en un ojo
  3. Dificultad para hablar

 Anatomía de las arterias Venas-y-nervios-del-cuello-cervical-Región-de-la-columna-vertebral

Aterosclerosis periférica

Cuando la aterosclerosis afecta a las arterias que llevan la sangre a las extremidades superiores e inferiores, se produce la enfermedad arterial periférica.
Esta enfermedad se caracteriza por algunos signos como:

  1. Claudicación (dolor y debilidad de las piernas al andar)
  2. Úlceras
  3. Lesiones cutáneas en piernas y brazos que no se curan rápidamente
  4. Cambios en el color de la extremidad
  5. Crecimiento lento del cabello y de las uñas en las extremidades afectadas, etc.

Puede tratarse de problema temporal, pero con el paso del tiempo se agrava y el pie puede volverse azulado y gangrenoso.Si la formación de la placa aterosclerótica se manifiesta junto con una trombosis (formación de un trombo o de un coágulo de sangre), el trastorno empeora notablemente.

La obstrucción arterial en las piernas puede provocar:

  • Entorpecimiento
  • Dolor en las extremidades, sobre todo en las piernas (por debajo la rodilla)

Aunque se trata de una enfermedad progresiva y generalizada, se puede prevenir:

  1. Llevando una alimentación sana de bajo contenido en grasas saturadas y cereales refinados
  2. Realizando actividad física con regularidad

Artículos Relacionados: