Bruxismo dental: tratamiento, protector y cirugía

¿Qué hacer? Tratamiento para dejar de rechinar los dientes

Muchos niños no requieren ningún tratamiento. Si los niños muestran un bruxismo moderado o grave se aconseja consultar al dentista.

Si la maloclusión causa el problema se tiene que corregir la alineación.

El dolor puede causar dificultad para masticar.

Los dentistas implantan la corona para remodelar la superficie oclusal del diente. Este tratamiento no cura el problema real del bruxismo.

La osteopatía puede ayudar a resolver un problema de masticación causado por una disfunción de la articulación temporomandibular (ATM).

Realizar ejercicios de meditación y un baño caliente antes de irse a la cama ayuda a combatir el estrés. Dado que el estrés es una de las causas del bruxismo, las técnicas de relajación ayudan a reducir el estrés.

Los expertos aconsejan la logopedia para curar este “mal hábito”. El logopeda recomienda ejercicios de fisioterapia y las posturas para posicionar la mandíbula correctamente con respecto a la boca y evitar el rechinamiento de los dientes.

Un ejercicio frecuente es empujar la lengua contra el paladar, manteniendo los dientes separados y los labios cerrados.

El tratamiento farmacológico para relajar al niño no se recomienda por los efectos secundarios y porque causa adicción.

Suplementos. El consumo de alimentos ricos en vitamina B, calcio y magnesio. Masticar los comprimidos de calcio antes de ir a la cama disminuye las posibilidades de contracciones no deseadas de los músculos de la quijada.

Se aconseja tomar multivitaminas diariamente después de consultar al médico para saber qué vitamina se necesita.

 

 

 

Protector de la boca

 

El uso de un protector de la boca no cura la enfermedad, pero ayuda a prevenir los daños a los dientes.

El dentista comprueba el funcionamiento correcto del protector.

Un dentista debe comprobar que el protector de la boca es adecuado para la boca del paciente.

Actualmente en el mercado están disponibles diferentes tipos de protectores: una férula llamada NI-tss se inserta en la arcada superior protegiendo ambas arcadas.

Un protector de la boca ayuda a cambiar la alineación de los dientes.

Esta ayuda consiste en material acrílico y es adecuado para ambas arcadas.

El protector de la boca es más caro, pero es la mejor solución.

 

 

Inyecciones y cirugías

En algunos casos severos se recomiendan inyecciones para tratar el bruxismo. Las inyecciones causan la relajación muscular para evitar apretar los dientes. Debe evitarse que el tratamiento no relaje demasiado la musculatura comprometiendo los movimientos de la quijada y la masticación.

Cuando la deformación de la quijada es la causa principal del bruxismo, el paciente puede utilizar dispositivos correctores de ortodoncia.

Por último, podría ser necesaria una cirugía para resolver el problema. Para algunos pacientes el uso del protector de la boca ayuda a curar el rechinamiento continuo de los dientes. La cirugía debe ser considerada como la última opción.

Dispositivos modernos: El paciente puede utilizar un dispositivo para controlar la actividad electromiográfica (EMG) del músculo temporal. El dispositivo registra la actividad de contracción de los músculos y transmite una estimulación eléctrica (CES) a los receptores localizados en la piel.

La CES es responsable del reflejo inhibitorio del tronco cerebral: relaja los músculos de la quijada y bloquea el cierre de la mandíbula de manera refleja.

 

 Bruxismo dental en los niños: causas y síntomas