Cálculos renales: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Diagnóstico de los cálculos renales

En caso de cálculos renales, el paciente siente un dolor muy intenso durante la visita médica.
Para saber si se trata de cálculos renales, el médico solicita una radiografía o una ecografía del abdomen.

 

¿Qué hacer? Tratamiento para los cálculos renales

No siempre se requiere una intervención quirúrgica para extirpar los cálculos.

De acuerdo con las directrices de la American Urological Association:

  • Aproximadamente el 90% de los cálculos ureterales que miden menos de 5 mm, desaparecen por sí solos
  • Aproximadamente el 50% de los cálculos que miden entre 5 mm y 10 mm se expulsan por medio de la orina

Si el dolor es moderado y el médico considera que el cálculo puede desaparecer por sí solo, se recomienda beber muchos líquidos y orinar con frecuencia.

Se debe consumir una cantidad de agua suficiente con el fin de mantener la orina de color claro.
Esto significa que se deben tomar 2 vasos de agua cada 2 horas, mientras el paciente está despierto.
En caso de enfermedades de hígado, corazón, riñones o de limitación de líquidos hay que comunicárselo al médico.

Existen varios tratamientos farmacológicos eficaces para disminuir el dolor de manera temporal y el médico puede recetarle al paciente los siguientes medicamentos:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el diclofenaco (Dolotren) o la indometacina, debido a que inhiben la síntesis de las prostaglandinas.
    Esto reduce:

    • Peristalsis ureteral
    • Diuresis secundaria, debido a la disminución de la presión en la pélvis renal
    • Hinchazón e inflamación local
  • Analgésicos, como el paracetamol (Takipirina)

La butilescopolamina (Buscapina®), está indicada para los espasmos musculares abdominales por enfermedades intestinales y no por cálculos renales.

 

¿Cuánto tiempo duran? Pronóstico del paciente con cálculos renales

No es posible determinar con exactitud el tiempo necesario para expulsar los cálculos. Por lo general, tarda como mucho dos semanas (entre una y tres semanas).
Permanecer bajo observación durante 3 o 4 semanas está indicado para los pacientes que no presentan síntomas, infecciones u obstrucciones de las vías urinarias.
En el 50% de los casos en que se ha formado un cálculo, se produce una recidiva a más tardar después de cinco/siete años.

 

¿Cuándo es necesaria una cirugía de cálculos renales?

En caso de complicaciones, por ejemplo una obstrucción o una infección, es necesario someterse a una cirugía inmeditamente.
Si el paciente no presenta complicaciones, el médico le administra fármacos para el dolor y espera a que expulse el cálculo por medio de la orina.
Si la pequeña piedra no se elimina de manera espontánea, es necesario realizar una cirugía.

En la tabla que se muestra a continuación, se mencionan los tipos de tratamiento utilizados, dependiendo de la localización y del tamaño del cálculo.

Localización  Dimensiones
del cálculo
Tratamiento
Riñón < 20 mm Ondas de choque
(ESWL)
20 – 25 mm Ondas de choque y
Stent
> 25 mm PCNL
PCNL + ESWL
Ureter < 10 mm Ondas de choque
10 – 15 mm ESWL – stent
Ureteroscopia
> 15 mm Ureteroscopia

Las soluciones quirúrgicas son:

Litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEC): se emplea frecuentemente para el tratamiento de los cálculos renales. Las ondas de choque pulverizan los cálculos reduciéndolos a pequeños trozos que se expulsan a través de la orina.
Durante esta intervención, el paciente puede estar sumergido parcialmente en una bañera llena de agua o tumbado en una colchón suave.
Generalmente, antes de realizar la intervención se suministra un sedativo o anestesia leve al paciente para que no sienta el dolor moderado provocado por las ondas de choque.
El cálculo pulverizado es expulsado a través de la orina en forma de arenilla, es decir pequeñas piedras sólidas del tamaño de un grano de arena.

cálculos, renales, intervención, láser

Nefrolitotomía / Nefrolitotricia percutánea
Se recurre a esta operación cuando la LEC no ha tenido éxito o si la piedra es demasiado grande. Durante este procedimiento, el cirujano introduce un finísimo telescopio en el riñón a través de una pequeña incisión realizada en la espalda.
De esta manera, el médico puede extirpar el cálculo directamente o hacerlo después de pulverizarlo.
El tratamiento es mínimamente invasivo y se realiza bajo anestesia general.

Ureteroscopia: se suele utilizar para extirpar los cálculos en el uréter. Con este procedimiento, el cirujano introduce un telescopio muy fino llamado ureteroscopio en el tracto urinario hasta llegar al cálculo renal.

UreteroscopiaDespués, el cirujano emplea varios instrumentos médicos para extirpar la piedra, o bien utiliza el láser o los ultrasonidos para romper el cálculo.
La cirugía se realiza bajo anestesia general, algunas veces con anestesia espinal.

Operación a cielo abierto (menos del 10% de los casos): durante esta intervención, el cirujano realiza una incisión en el lado afectado del abdomen con objeto de llegar hasta el riñón y extirpar los cálculos. Hoy en día, no es una intervención muy común.

 

Remedios naturales para los cálculos renales

Generalmente, el paciente acude a urgencias debido al fuerte dolor.
Después de que ha sido remitido, el paciente puede seguir algunos tratamientos caseros, como por ejemplo baños con agua caliente y otros, para aliviar el dolor.

El zumo de limón es fundamental para prevenir los cálculos renales, debido a que contiene una gran cantidad de ácido cítrico.
Un estudio de Tugcu V. et al. ha demostrado la eficacia del zumo de melagrana para prevenir la formación de cálculos renales.
Las semillas y el zumo de melagrana tienen propiedades astringentes que pueden ser beneficiosas en el tratamiento para los cálculos renales.
Se recomienda:

  1. Comer una melagrana entera
  2. Beber diariamente un vaso de zugo de melagrana recién exprimido

Se puede añadir un poco de melagrana en ensalada de frutas.

 

¿Qué se debe comer? Dieta y alimentación para los cálculos renales

Se debería beber mucha agua y comer alimentos con alto contenido en fibras. Una dieta rica en fibras es un remedio natural para eliminar los cálculos renales.

La dosis diaria de calcio es de ≥ 30 mmol/día.

Una dieta con bajo contenido de calcio aumentan la excreción de oxalato en la orina que favorece la formación de cálculos.

Fruta – algunas frutas como las narajas y las toronjas son las principales fuentes de citrato urinario.
El jugo de arándanos reduce el oxalato y el fosfato de calcio en la orina y aumenta la cantidad de citrato.

Los suplementos de magnesio son eficaces para disolver el ácido úrico, el calcio y el fósforo en la orina.
Una dieta (compuesta por alimentos que reducen la acidez de la orina) es la mejor manera para prevenir los cálculos renales.

¿Qué alimentos se deben evitar?
Se deben evitar temporalmente los alimentos ricos en oxalato, como por ejemplo:

  1. Chocolate
  2. Ruibarbo
  3. Espinacas
  4. Nueces

Además, se recomienda:

  1. Reducir el consumo de proteínas animales – un consumo elevado de proteínas animales (por ejemplo: carne roja, aves de corral, huevos y pescado) aumenta el nivel de ácido úrico que favorece la formación de cálculos renales. Una dieta rica en proteínas también reduce los niveles de citrato, la sustancia química en la orina que ayuda a prevenir la formación de cálculos.
  2. Limitar el consumo de sal – el sodio aumenta los niveles de calcio en la orina.
  3. Evitar los alimentos con edulcorantes añadidos, incluída la fructosa. En especial: tortas, refrescos, jugos, almíbares, miel y azúcar morena.
  4. No comer ni beber productos que favorecen la deshidratación, como por ejemplo el alcohol.

 

Tratamiento natural para los cálculos renales

De acuerdo con el higienismo de Shelton, es posible eliminar o pulverizar los cáculos renales gracias al ayuno terapéutico.
Después de la pulverización, los cálculos pueden ser eliminados bajo forma de arenilla a través de la orina.
Sin embargo, el ayuno durar bastante. Algunas personas deben permanecer en ayuno durante 20-30 días.

Entre los tratamientos naturales se encuentra la dieta del grupo sanguíneo.
Según este tipo de alimentación natural, en el 70% de los casos los cólicos renales se deben al consumo de leche y productos lácteos.
Gracias a una alimentación natural y saludable, los cálculos pueden permanecer en el riñón sin provocar dolor o cólicos.
Además, dependiendo del grupo sanguíneo al que pertenece cada persona, existen ciertos alimentos que son tolerados por el organismo, y otros que provocan síntomas y enfermedades.

Ejercicio físico
Realizar actividad física diariamente favorece la eliminación de los cálculos renales atascados.
Cambiar el estilo de vida sedentario a través del ejercicio físico ayuda a expulsar y prevenir los cálculos.

Remedios de herbolario o fitoterapia
Tomar infusiones es muy beneficioso para prevenir la formación de cálculos renales. Estas bebidas a base hierbas se emplean desde hace siglos para eliminar los depósitos de ácido úrico. Entre las hierbas para limpiar los riñones se encuentran:

  • Hierba chancapiedra (Phyllanthus niruri)
  • Albahaca

Beber 2 y 3 tazas de infusión cada día ayuda eliminar los cálculos renales.

 

Cálculos renales: tipos, causas y complicaciones