Callos y callosidades en los pies: diagnóstico, tratamiento, remedios

Diagnóstico de callos y callosidades en los pies

En primer lugar, el médico debe recabar información sobre el estilo de vida del paciente y revisa el calzado que utiliza el paciente.
A continuación, realiza un examen físico.
Si el médico sospecha que hay un problema en la estructura ósea subyacente puede prescribir una radiografia del pie.

Diagnóstico diferencial
El médico debe descartar otras posibles formaciones en el pie, como:

  • Verrugas, la diferencia radica en que la verruga tiene puntos negro en la superficie
  • Ampollas, llenas de líquido

 

Callos y callosidades en los piesTratamiento para callos y callosidades – ¿Cómo quitarlos?

El tratamiento para los callos y las callosidades consiste en evitar las acciones repetitivas que han originado estos problemas.

No es necesario emplear fármacos, los remedios naturales.
Es suficiente:

  • Usar calzado adecuado
  • Utilizar un relleno de protección
  • Utilizar una plantilla ortopédica para corregir el apoyo del pie

Si un callo o una callosidad persiste o se vuelve doloroso, las siguientes terapias pueden ayudar:

  1. Recortar el callo. El médico puede raspar la piel gruesa o recortar el callo con un bisturí, por lo general durante una visita médica.
  2. Ácido salicílico. El médico puede aplicar un apósito con un 40 por ciento de ácido salicílico (por ejemplo los apósitos para callos de Dr Scholl), disponibles sin receta médica.
    A falta de otras indicaciones, es necesario cambiar el apósito cuando hayan pasado algunos días.
    También se puede emplear la piedra pómez o una lima de uñas metálica para exfoliar la piel muerta antes de aplicar un nuevo apósito.
    El ácido salicílico también se encuentra disponible en forma tópica con receta médica, para tratar las áreas más grandes.
    Los pacientes con problemas de circulación (por ejemplo diabéticos) deben consultar al médico antes de tratar los callos y las callosidades.
  3. Antibióticos. El médico puede recomendar la aplicación de una pomada antibiótica en caso de callos infectados (infección).
  4. Plantillas ortopédicas. Si el paciente tiene una deformidad del pie (por ejemplo pie plano) el médico puede prescribir plantillas ortopédicas hechas a medida para prevenir la reaparición de los callos.
  5. Cirugía. Excepcionalmente, el médico puede recomendar una intervención quirúrgica para corregir la alineación de los huesos que causan el roce.

El podólogo
El podólogo es un profesional sanitario especializado en el diagnóstico del problema y la prescripción del método adecuado de tratamiento.
El esteticista puede encargarse del tratamiento de los callos, pero no es un profesional sanitario.
Si existe una causa subyacente (por ejemplo, un problema de la estructura ósea), ésta se puede diagnosticar y tratar para evitar la reaparición de callos en los pies.
Algunas personas necesitan una intervención quirúrgica para corregir las deformidades del pie.
El podólogo puede eliminar:

  • Callos
  • Callosidades

Las personas con diabetes o con problemas de circulación sanguínea, deberían consultar a un podólogo para la eliminación correcta de los callos.

 

Remedios naturales para callos y callosidades en los pies

Los callos en los pies pueden tratarse con métodos caseros.
Los siguientes remedios caseros pueden ser eficaces para la eliminación de los callos:

  1. Baño para pies con bicarbonato.
    • Llenar un recipiente con varios litros de agua caliente
    • Añadir media taza de bicarbonato de sodio
    • Esperar a que el bicarbonato se disuelva en el agua
    • Sumergir los pies durante aproximadamente media hora
  2. Piedra pómez.
    • Sumergir los pies en un recipiente lleno de agua durante por lo menos 15 minutos para suavizar la piel.
    • Frotar enérgicamente los callos con la piedra pómez para eliminar la piel muerta.
      Continuar hasta eliminar una buena cantidad de tejido.
      Es importante no frotar demasiado, ya que puede provocar dolor e irritación.
    • Enjuagar los pies después del tratamiento, lavar y secar bien.
  3. Suavizar la piel.
    Utilizar una loción para pieles excesivamente secas y aplicarla en las zonas con callos o callosidades. Los productos naturales más eficaces que la pomada son:

Es necesario repetir este tratamiento todos los días para obtener buenos resultados.
Además, no se deben utilizar cuchillas para eliminar los callos más rápidamente, ya que pueden:

  • Provocar dolor
  • Empeorar el problema

Comprender y eliminar el origen de callos y callosidades
Los callos y las callosidades no aparecen de un día para otro.
El roce y la presión repetitiva pueden dar lugar al desarrollo de zonas de piel gruesa y muerta.
¿Cuál es la solución?

  • Identificar y eliminar la causa del roce
  • Tomar medidas para prevenir callos y callosidades

Cuidado de manos y pies. Eliminar el origen del problema es fundamental, sin embargo el paciente puede requerir un alivio inmediato del dolor agudo causado por el callo.

  • Sumergir el pie afectado en una solución de agua caliente y sales de Epsom durante 15 o 20 minutos
  • Aplicar una crema hidratante
  • Envolver el pie en una bolsa de plástico
  • Mantener el pie en la bolsa durante un par de horas (por ejemplo, mientras ve la televisión o lee un libro)
  • Retirar la bolsa y frotar suavemente el callo realizando un movimiento lateral con una piedra pómez

Este tratamiento proporciona un alivio temporal, pero no es una cura.

No cortar la piel. En las farmacias se puede encontrar una gran variedad de herramientas para eliminar callos y callosidades. Sin embargo, se recomienda evitarlas para que el problema no empeore.
Cortar los callos puede causar infecciones y hemorragias graves, por lo que no merece la pena correr el riesgo.

No caminar sobre los callos
Las plantillas acolchadas son otro remedio para obtener un alivio temporal del dolor de callos y durezas. Las plantillas acolchadas reducen la presión del calzado en las zonas dolorosas y la distribuyen en las no dolorosas.
Las almohadillas no medicinales para los callos rodean el callo con material en relieve con respecto a la superficie de la piel.
De esta manera, se evita el contacto de los callos con el calzado.

Cortar un pedazo de almohadilla de fustán (disponible en farmacia) en dos formas de media luna y colocar las piezas en los lados opuestos de la zona afectada para impedir que se irriten nuevamente.

Separar los dedos. Para aliviar el dolor de los callos entre los dedos, es aconsejable mantener los dedos separados con un separador de silicona (disponible en las farmacias), algodón o lana.
También es posible utilizar un pequeño tapón de fieltro como los que se utilizan para los callos duros.

Cubrir los pies. Si se va a caminar o correr mucho, es necesario cubrir los dedos de los pies con un poco de vaselina o con crema de óxido de zinc, para reducir el rozamiento.

Elegir el calzado adecuado.
Los callos y las callosidades se forman cuando el tamaño y la forma del zapato no se adaptan al pie.
A continuación se presenta una lista de recomendaciones para evitar callos y callosidades:

  • Probar dos tallas diferentes de zapatos antes de comprarlos. No pedir al empleado una talla específica únicamente porque es la que siempre llevamos. El tamaño de los pies cambia a medida que se envejece.
  • Probar los zapatos en ambos pies.
  • Ponerse de pie al probarse los zapatos y comprobar que queda suficiente espacio entre la punta del pie y el zapato.
  • Comprobar si el zapato se adapta bien al talón.

 

Callos y callosidades en los pies: causas y síntomas