Cardiopatía isquémica: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

 

coronarografiaDiagnóstico de la cardiopatía isquémica

Las cardiopatías isquémicas se pueden diagnosticar en función de los síntomas principales.

La angina se diagnostica clínicamente debido a la molestia que se produce en el tórax en situaciones de esfuerzo y que mejora en reposo.
Para confirmar el diagnóstico de angina se observan los cambios isquémicos reversibles en el ECG durante un ataque o se administran por vía sublingual dosis muy pequeñas de nitroglicerina que alivia el dolor a los 3 minutos.

La gravedad de la isquemia, la presencia y la entidad de la cardiopatía se determinan gracias a pruebas diagnósticas como:

  1. Electrocardiograma (que mide la actividad eléctrica del corazón) para comprobar la angina estable y el síndrome coronario agudo
  2. Prueba de esfuerzo cardíaco
  3. Gammagrafía miocárdica
  4. Electrocardiograma (que mide las ondas sonoras)
  5. Análisis de sangre (para medir las grasas totales, el colesterol y las lipoproteínas)
  6. Radiografía de tórax
  7. Angiograma coronario

 

Tratamiento de la cardiopatía isquémica

Entre las opciones de tratamiento posibles se encuentran:

  • Prescripción de medicamentos por vía oral
  • Cambios en la alimentación
  • Operación quirúrgica de bypass coronario
  • Intervención de cardiocirugía mini-invasiva
  • Revascularización miocárdica con angioplastia coronaria transluminal percutánea (ACTP)
  • Ejercicios físicos de rehabilitación cardiológica tras la intervención

 

tratamiento, infarto agudo de miocardio

 

Prevención de la cardiopatía isquémica

Para hacer frente a la enfermedad y prevenir un ataque cardíaco, las personas mayores de 40 años deben someterse a controles rutinarios cada tres meses para detectar:

  • Diabetes
  • Familiaridad con la enfermedad
  • Presión sanguínea
  • Niveles del colesterol
  • Aumento de los niveles de proteína C reactiva

Para prevenir la cardiopatía isquémica tras un infarto, es muy importante:

  • Llevar una dieta saludable
  • Realizar actividad física diariamente

 

Dieta y alimentación para la cardiopatía isquémica

cardiopatía dilatada

Según un estudio publicado en PUBMED en 2010 (Saturated fat, carbohydrate, and cardiovascular disease), reemplazar las grasas saturadas con las grasas poliinsaturadas o monoinsatuadas reduce el colesterol LDL y HDL.
Las grasas saturadas se encuentran en los alimentos de origen animal.
Las grasas poliinsaturadas se encuentran en:

  1. Algas
  2. Pescado
  3. Semillas de linaza

Las grasas monoinsaturadas se encuentran por ejemplo en el aceite de oliva.

Sin embargo, si las personas consumen más alimentos con carbohidratos (en especial los refinados) puede aumentar el nivel de lípidos que provocan la formación de placas (LDL).
Además, los carbohidratos:

  1. Favorecen la resistencia a la insulina, la obesidad y el aumento de triglicéridos
  2. Reducen el colesterol HDL

Los carbohidratos refinados son:

  • Azúcar blanca
  • Cereales no integrales (pan, pasta, arroz, etc.)

 

¿Cuál es la esperanza de vida? Pronóstico del paciente con cardiopatía isquémica

El pronóstico depende del número de vasos coronarios afectados, de la localización y de la gravedad de la estenosis. Una coronariopatía isquémica de tres vasos es bastante grave, por lo que a menudo se debe intervenir quirúrgicamente.
Es imposible calcular la esperanza de vida para la cardiopatía isquémica.
El tratamiento para curar la cardiopatía incluye:

  1. Eliminar los factores de riesgo
  2. Realizar cambios en la alimentación
  3. Realizar actividades físicas recomendadas por el médico, incluso después de un ataque grave de corazón es importante la rehabilitación cardíaca.

 

Cardiopatía isquémica: causas, síntomas y complicaciones