Desprendimiento de placenta

El desprendimiento de placenta es una condición grave en la que la placenta se desprende del útero en parte o completamente antes del nacimiento del niño.

En un embarazo normal, la placenta permanece firmemente unida a la pared del útero hasta el nacimiento del bebé.
En el caso de desprendimiento de placenta, ésta, se desprende de la pared uterina muy pronto, es decir, antes del nacimiento del bebé.

El desprendimiento de placenta puede causar diferentes lesiones y en raros casos también puede ser mortal.
El bebé puede nacer prematuro y el peso podría ser demasiado bajo.
El desprendimiento de placenta ocurre en uno de cada 150 embarazos. Es más común en el tercer trimestre o después de la vigésima semana.

 

Clasificación del desprendimiento de placenta

Se puede clasificar el desprendimiento de placenta en función de la lesión que el desprendimiento causa a la madre y al feto.
Se puede distinguir:

  • Grado 0 – asintomática, sólo se diagnostica mediante el examen de la placenta después del parto.
  • Grado 1 (leve como un pequeño desprendimiento de una porción) – la madre puede tener sangrado vaginal, pero la madre y el feto no sufren ninguna lesión.
  • Grado 2 – la madre tiene los síntomas del desprendimiento de placenta, la frecuencia cardíaca del bebé debe ser controlada para detectar el sufrimiento fetal.
  • Grado 3 – hemorragias graves que pueden causar el choque materno y la muerte fetal.

Sufrimiento del feto

¿Quién está más en riesgo?
El desprendimiento de placenta puede pasarle a cualquiera, pero ocurre con más frecuencia en el caso de:

 

¿Cuáles son las causas del desprendimiento de placenta?

En la mayoría de los casos, los médicos no saben la causa exacta del desprendimiento de placenta. Se cree que la causa puede ser una flujo anormal de sangre en el útero, pero todavía no está muy claro.

Algunas de las causas conocidas del desprendimiento de placenta son:

  • Traumatismo abdominal – una herida en el abdomen de la mujer embarazada puede desgarrar la placenta de la pared uterina. Ejemplos de eventos que pueden causar este tipo de lesión pueden ser un accidente de coche, una agresión o una caída.
  • Descompresión uterina – es una pérdida repentina de líquido amniótico del útero, que puede causar el desprendimiento de placenta de la pared uterina.

 

Factores de riesgo del desprendimiento de placenta

La causa exacta del desprendimiento de placenta en la mayoría de los casos es desconocida, pero hay algunos factores que aumentan la probabilidad de desprendimiento de placenta.
Los factores de riesgo son:

  • Edad avanzada de la madre – las madres de edad más avanzada corren el riesgo de una serie de complicaciones durante el embarazo, entre ellas, el desprendimiento de placenta.
  • Número de embarazos anteriores – los riesgos aumentan si la mujer ha llevado a cabo numerosos embarazos.
  • Nacimiento múltiple – en el caso de nacimientos múltiples, el riesgo de desprendimiento de placenta es mucho mayor.
  • Cuando una mujer ya ha sufrido el desprendimiento de placenta, el riesgo de recidiva es alto.
  • Hipertensión – la presión arterial alta puede causar una hemorragia entre la placenta y la pared uterina. En casi la mitad de los casos de desprendimiento de placenta (44%), la madre embarazada sufre de hipertensión. Una de las causas más comunes de hipertensión durante el embarazo es una enfermedad conocida como preeclampsia.

  • El exceso de líquido amniótico (polihidramnios) – una cantidad excesiva de líquido amniótico aumenta el riesgo de pérdidas de sangre entre la placenta y la pared uterina.
  • Uso de sustancias – el humo, el alcohol y el consumo de drogas como la metanfetamina o cocaína durante el embarazo causa el desprendimiento de placenta y varios otros problemas graves para la salud de la misma madre y del niño.
  • Algunas enfermedades de la sangre – la incapacidad de coagulación de la sangre puede causar desprendimiento de placenta.
  • Amnioreducción – Cuando hay demasiado líquido amniótico se realiza un drenaje (extracción). La amnioreducción es un procedimiento que se utiliza para eliminar el exceso de líquido amniótico con una jeringa. Algunas veces, este procedimiento provoca pérdidas de sangre.
  • La versión cefálica externa
  • La ruptura prematura de las membranas – las mujeres embarazadas que rompen aguas antes de la semana 36 , presentan alto riesgo de desprendimiento de placenta.
  • Diabetes gestacional (Ananth et al. – 1997),
  • Mujeres que tienen un fibroma o mioma uterino (Joong Lee et al. – 2010).

 

¿Cómo notar el desprendimiento de placenta? Los síntomas

Los clásicos signos del desprendimiento de placenta son:

  • Sangrado vaginal (las pérdidas pueden ser de color marrón) (Sakornbut – 2007)
  • Dolores en el abdomen inferior (Ghaheh et al. 2013)
  • Dolor de espalda
  • Contracciones uterinas rápidas, a menudo llegan una después de la otra (Fiori et al. – 2007).
  • El dolor abdominal y el dolor de espalda a menudo comienzan de repente. La cantidad de sangrado vaginal puede variar mucho y no depende necesariamente de cuánto la placenta se haya desprendido de la pared uterina. Es posible tener un desprendimiento de placenta, pero no tener ningún sangrado visible, esto se debe a que la sangre queda atrapada en el interior del útero. En algunos casos, el desprendimiento de placenta se desarrolla lentamente. Si esto ocurre, se podría observar un sangrado vaginal leve. El niño podría no crecer tan rápido como se esperaba, y podría tener un bajo contenido de líquido amniótico (oligohidramnios) u otras consecuencias.

 

placenta cordón umbilical feto útero vejiga vaginaComplicaciones del desprendimiento de placenta

Esta enfermedad puede causar falta de oxígeno y nutrientes al bebé, además puede causar graves pérdidas de sangre que son peligrosas tanto para la madre y como para el niño. El desprendimiento de placenta puede causar problemas en el crecimiento del niño, el nacimiento prematuro o incluso la muerte.

El desprendimiento de placenta puede causar a la madre:

  • Lesiones a causa de la pérdida de sangre;
  • Problemas de coagulación de la sangre;
  • La necesidad de una transfusión de sangre;
  • Insuficiencia renal u de otros órganos;

El desprendimiento de placenta puede causar al niño:

El riesgo más significativo para el niño es la muerte del feto en el útero.

  1. Una desprendimiento mínimo de la pared uterina rara vez causa lesiones al niño: el resultado más significativo es una ligera falta de oxígeno y nutrientes.
  2. Un desprendimiento más grande o completo a menudo causa la muerte fetal, en este caso la única solución es la inducción del parto, independientemente del tamaño del niño.

Si el niño nace antes de tiempo, y su peso es muy bajo, las posibilidades de que no sobreviva son altas.

 

Pruebas y diagnóstico del desprendimiento de placenta

Cuando hay pérdidas de sangre después de la vigésimo cuarta semana de embarazo, el médico comprueba las condiciones de la placenta con un examen físico.
Se pueden necesitar análisis de sangre o una ecografía para ayudar a identificar la causa del sangrado.

 

¿Qué hacer? Los tratamientos del desprendimiento de placenta

El tipo de tratamiento requerido depende de:

  • La gravedad del desprendimiento de placenta.
  • Cómo afecta al niño.
  • Días que quedan para el parto.

Desprendimiento de placenta leve o parcial

Desprendimiento de placenta, niño, embarazoSi el desprendimiento de placenta es parcial, no es necesario quedarse en el hospital, pero se recomienda controles durante el resto del embarazo.

Desprendimiento de placenta grave
Si el desprendimiento de placenta es grave, se aconseja permanecer en el hospital, así que la salud del bebé puede ser revisada diariamente.

En la mayoría de los casos, el médico recomienda un parto rápido, por lo tanto a menudo se recurre a una cesárea.
Cuando el bebé nace prematuro, él y la madre están controlados en las unidades de cuidados intensivos neonatales que están equipadas.

 

Prevenir el desprendimiento de placenta

Para prevenir el desprendimiento de placenta hay que evitar cualquier tipo de alcohol, droga y humo. Estas tres cosas son algunas de las causas del desprendimiento de placenta. Una continua atención prenatal puede ayudar a detectar la condición inicial, el seguimiento y la gestión de la condición se puede realizar hasta el final del embarazo.
Los expertos dicen que el ejercicio físico y una dieta equilibrada ayudan a prevenir el desprendimiento de placenta.

Si una mujer sufre un accidente de coche o también otros tipos de accidentes menores, se aconseja llamar a un médico.

Bibliografía:

  1. Ananth CV, et al. Severe placental abruption: clinical definition and associations with maternal complications. Am J Obstet Gynecol. 2016 Feb;214(2):272.e1-272.e9. doi: 10.1016/j.ajog.2015.09.069.
  2. Tikkanen M. Placental abruption: epidemiology, risk factors and consequences. Acta Obstet Gynecol Scand. 2011 Feb;90(2):140-9. doi: 10.1111/j.1600-0412.2010.01030.x.
  3. Ananth CV, Savitz DA, Bowes WA Jr, Luther ER. Influence of hypertensive disorders and cigarette smoking on placental abruption and uterine bleeding during pregnancy. Br J Obstet Gynaecol. 1997 May; 104(5):572-8.
  4. Oyelese Y1, Ananth CV. Placental abruption. Obstet Gynecol. 2006 Oct;108(4):1005-16.
  5. Cande V Ananth, Rolv Skjaerven, and Kari Klunssoyr Change in paternity, risk of placental abruption and confounding by birth interval: a population-based prospective cohort study in Norway, 1967–2009. BMJ Open. 2015; 5(2): e007023. doi:  10.1136/bmjopen-2014-007023
  6. Hee Joong Lee, MD, PhD, Errol R Norwitz, MD, PhD, and Julia Shaw, MD, MBA. Contemporary Management of Fibroids in Pregnancy. Rev Obstet Gynecol. 2010 Winter; 3(1): 20–27.
  7. Salari Z, Mirzaie F, Mehran M. Evaluation of relationship between opioid addiction and placental abruption. Sci J Hamadan Univ Med Sci Health Serv. 2008;14:39–43.
  8. Markhus VH, Rasmussen S, Lie SA, Irgens LM. Placental abruption and premature rupture of membranes. Acta Obstet Gynecol Scand. 2011 Sep;90(9):1024-9. doi: 10.1111/j.1600-0412.2011.01224.x.
  9. Sakornbut E, Leeman L, Fontaine P. Late pregnancy bleeding. Am Fam Physician. 2007 Apr 15; 75(8):1199-206.
  10. Hooria Seyedhosseini Ghaheh, Awat Feizi, Maryam Mousavi,Davood Sohrabi, Leila Mesghari, and Zahra Hosseini. Risk factors of placental abruption. J Res Med Sci. 2013 May; 18(5): 422–426.
  11. Fiori O, Verstraete L, Berkane N. Risk factors of abruptio placentae among Peruvian women. Am J Obstet Gynecol. 2007 Mar; 196(3):e15.
  12. Holmgren PA1, Olofsson JI. Preterm premature rupture of membranes and the associated risk for placental abruption. Inverse correlation to gestational length. Acta Obstet Gynecol Scand. 1997 Sep;76(8):743-7.