Dolor de cadera al correr y en reposo

A continuación conoceremos las causas del dolor de cadera, según la medicina convencional, en ciertas situaciones: al correr, tras haber caminado o en reposo.

 

Dolor de cadera por la mañana

Si el dolor aparece por la mañana y disminuye lentamente a lo largo del día, se trata de una inflamación, como:

  1. Artrosis de cadera
  2. Artritis séptica
  3. Gota
  4. Espondilitis anquilosante

Artrosis
La artrosis es la enfermedad articular más común. Afecta a las personas mayores de 50 años y concierne las articulaciones portantes como la cadera.
Esta enfermedad se caracteriza por un dolor profundo que puede afectar a la parte anterior e interna del muslo.
La artrosis provoca dolor, rigidez y reducción del movimiento, síntomas que empeoran por la mañana.
Por lo general, los medicamentos antinflamatorios, junto con la gimnasia dulce, alivian el malestar.
Algunos casos requieren una intervención quirúrgica de reemplazo de cadera para mantener un estilo de vida activo.

Artritis séptica
La artritis séptica o infecciosa puede afectar a cualquier persona de cualquier edad y tiene origen en una infección bacteriana de la articulación de la cadera.
Existen muchas causas, incluyendo:

  1. Gonorrea
  2. Infección por estafilococos (Shirtliff – 2002)

El dolor provocado por la artritis séptica es más intenso por la mañana, y puede provocar el bloqueo de la cadera.
Entre los demás síntomas, se encuentran el calor en la zona alrededor de la articulación, hinchazón y a menudo también suele haber fiebre (Mathews et al. 2007).
El tratamiento consiste en antibióticos (Helito – 2016) y, en algunos casos, se requiere una intervención quirúrgica para limpiar o extirpar la membrana sinovial (que secreta un líquido para lubrificar la articulación) (Jerosch – 1998).

Gota
La gota es una inflamación de las articulaciones originada por la acumulación de ácido úrico (Tausche – 2009).
Es un tipo de artritis y puede afectar a cualquier articulación. Por lo general, la gota se presenta con episodios agudos, especialmente por la mañana.
La gota puede originarse debido a exceso de alcohol, obesidad (Tausche et Al. – 2009), diabetes o una dieta rica en proteínas, especialmente a base de carne.

Espondilitis anquilosante
La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria clasificada como artritis.
Alrededor de un tercio de las personas con espondilitis anquilosante también presentan síntomas que se manifiestan desde la parte posterior de la cadera hasta llegar a los muslos (McVeigh – 2006).
Además del dolor matutino, la espondilitis anquilosante provoca rigidez.
Estos síntomas se alivian mediante el ejercicio.

Por lo general, los trastornos inflamatorios se tratan mediante fármacos antinflamatorios y cambios en la actividad física.

 

Causas del dolor de cadera al correr

Las causas benignas más comunes del dolor de caderaal correr son:

  1. Bursitis trocantérea
  2. Síndrome del piriforme

Las causas más graves son:

nervios, dolor, cadera, ciático, carrera, sentado, caminar, mañana.

Descripción de las causas

  • Hernia de disco o protrusión discal: un nervio que pasa por delante o detrás de la cadera puede comprimirse en la región de la columna vertebral.
  • Bursitis trocantérea: se trata de la inflamación de la bolsa serosa que se encuentra en la parte externa de la cadera y sirve para reducir la fricción entre los tendones y el hueso femoral.
  • Síndrome del músculo piriforme: se trata de un trastorno del músculo piriforme que se encuentra en la parte posterior de la cadera y su acción es la rotación externa de la articulación. El piriforme puede comprimir el nervio ciático, provocando un dolor similar a la ciática, con hormigueo en la pierna y dolor ardiente (escozor).
    El síndrome del piriforme suele producirse en la parte izquierda, debido a que el cuerpo no es simétrico y este músculo está más tenso en el lado izquierdo del cuerpo.
    En raras ocasiones, este trastorno afecta a la parte derecha. Esto suele producirse en pacientes cuya cadera está rotada hacia dentro.
  • Fractura por esfuerzo repetitivo: se trata de microfracturas frecuentes de la cabeza del fémur.
    Este tipo de fractura es muy frecuente entre los atletas, especialmente los corredores, ya que corren muchos kilómetros.
    Los síntomas son: dolor, hinchazón, limitación del movimiento y cojera.
  • Desgarro del labio acetabular: el labio acetabular es una estructura de
    cartílago que rodea el acetábulo de la pelvis.
    Una lesión del labio acetabular provoca dolor en la cadera. El tratamiento consiste en ejercicios de rehabilitación y una intervención quirúrgica.
  • La artrosis es una enfermedad degenerativa que se desarrolla con el tiempo.
    Provoca el desgaste de cartílago que se encuentra entre los huesos y la consecuencia es la fricción entre los huesos durante el movimiento. Las personas que sufren esta enfermedad experimentan dolor intenso durante o después correr.

Por lo general, se experimenta dolor en la ingle y la cara interna del muslo durante las actividades diarias.

La hiperpronación del tobillo (cuando el pie se gira hacia dentro), puede provocar alteracionese tipo postural en el miembro inferior.

Los esfuerzos excesivos (un entrenamiento excesivo sin preparación física adecuada).

 

Posibles causas de dolor de cadera en posición sentada

Existen diferentes enfermedades que provocan dolor de cadera en posición sentada.

Artrosis de cadera o coxartrosis, este trastorno tiene origen en la desintegración del cartílago en la articulación.
Suele producirse a medida que envejecemos. Esta enfermedad requiere un tratamiento temprano para detener su empeoramiento.

Bursitis trocantérea, puede ser el resultado de un accidente deportivo y consiste en la inflamación de la bolsa, es decir un saco lleno de líquido que tiene la función de reducir la fricción de los tendones durante el movimiento.
Por lo general, las bolsas son sensibles al tacto, por lo que es muy probable que al sentarnos ejercemos presión sobre una bolsa inflamada.

bursitis trocanterea

Lumbociatalgia, provoca dolor crónico y sensación de ardor.
La ciatalgia se produce cuando algo interfiere con el nervio ciático a lo largo de la parte posterior de la pierna.
El dolor afecta a la zona lumbar de la cadera, también puede haber dolor de rodilla, de pantorrilla y dolor en el pie.
Durante el embarazo es fácil sufrir una ciatalgia, ya que el útero puede provocar una compresión y la inflamación del nervio ciático.
Es posible sentir dolor después de permanecer demasiado tiempo en posición sentada.

dolor de cadera al correr y en reposo, gluteos

Síndrome del piriforme, si el trastorno solo tiene origen en la retracción y engrosamiento del músculo (activación de un punto gatillo), puede provocar un dolor que se extiende hasta la rodilla y en la parte posterior del muslo.
Si el piriforme oprime el nervio ciático, el dolor se propaga a lo largo de la parte posterior de la pierna hasta el pie.
En este caso, los síntomas son los mismos que los de la lumbociatalgia.
El tratamiento más adecuado es la osteopatía , junt con ejercicios de rehabilitación o un masaje con ultrasonidos.

El choque femoroacetabular ocurre cuando los dos huesos que forman la articulación de la cadera no encajan correctamente (Wisniewski – 2006).
Inicialmente, puede que el dolor se perciba únicamente al realizar ciertos movimientos.
Con el tiempo, el dolor también se percibe al permanecer sentados durante mucho tiempo o al caminar cuesta arriba.

 

Dolor de cadera después de caminar

Causas:

Artrosis: La artrosis es una de las causas más frecuentes de los trastornos de cadera.
Esta patología se produce cuando el cartílago entre los huesos de la cadera se desgasta, ocasionando la fricción de los huesos entre ellos.
Las inflamaciones articulares (como la artrosis y artritis reumatoide) se asocian a menudo con el dolor de cadera en las personas mayores.
En caso de artritis grave, el dolor también persiste al estar tumbados o incluso después de caminar.
A veces, empeora al permanecer en la misma posición durante mucho tiempo.

Tendinitis: los tendones son cordones fibrosos que conectan los huesos a los músculos.
La inflamación de los tendones se denomina tendinitis y puede tener origen en el uso excesivo o en un traumatismo.
La tendinitis de los músculos rotadores internos (glúteo medio y menor) y de los abductores (por ejemplo, el tensor de la fascia lata) puede provocar dolor en la parte lateral de la cadera.

Luxación congénita de cadera, debido a un trastorno del desarrollo, la articulación de la cadera puede desarrollarse de forma anómala, como si estuviera dislocada o fuera de su posición.
Esta patología se conoce como displasia congénita. Puede ser indolora durante la infancia. Por lo general, provoca dolor en la cadera en adultos y personas ancianas.

Fractura, cadera, fémur, dolor, apoyo, cuello, cabeza

Fractura ósea de la cadera: la ruptura de un hueso de la cadera puede tener origen en un accidente o caída.
Es común en las personas mayores que sufren de osteoporosis, es decir, el debilitamiento y adelgazamiento del hueso, lo que lo predispone a la fractura.
La fractura del fémur provoca dolor repentino en la cadera y puede originarse debido a un golpe o a una enfermedad (tal como un tumor óseo o una metástasis).
El dolor de cadera debido a una fractura es muy fuerte y requiere una intervención médica inmediata.

Osteonecrosis: la necrosis de la cabeza femoral es una condición en la que el flujo sanguíneo en los huesos no es suficiente, lo que provoca la muerte del tejido óseo.
La necrosis ósea puede tener origen en el uso prolongado de fármacos esteroideos, lesiones, luxación de cadera, etc.
El síntoma principal en caso de necrosis de la cabeza del fémur es el dolor intenso en la cadera al caminar(Karim – 2004).

necrosis avascular de la cabeza del fémur

Clic de cadera, se trata de un síndrome caracterizado por un clic audible que se produce alrededor de la articulación.
Se puede clasificar en extra o intra-articular, en relación a la posición de origen.
El clic de cadera provoca un “clic” al caminar y en ocasiones puede causar molestia.

Fatiga muscular
Los atletas tienen un riesgo mayor de desarrollar una contracción muscular o un estiramiento.
Es importante hacer una buena preparación deportiva, ya que es más fácil sufrir un accidente cuando los músculos no están preparados.
La contractura muscular puede provocar fastidio al caminar.
Entre los remedios naturales existen el árnica y el harpagofito.

 

¿Cuáles son las causas de dolor de cadera en posición de reposo y durante la noche?

Artrosis: se trata de una condición que consiste en el desgaste de la cadera y puede afectar tanto a hombres como a mujeres.
Si la articulación se inflama, durante las últimas etapas el dolor puede empeorar por la noche.
El tratamiento tiene el objetivo de reducir la inflamación.
El medico suele recetar ejercicios de estiramiento, fármacos antiinflamatorios y fisioterapia.
En los casos más graves, se puede recurrir a la intervención de reemplazo de cadera.

Músculos acortados: alrededor de la cadera y de la espalda, algunos músculos retraídos pueden ejercer presión sobre la cadera, como por ejemplo el cuádriceps.
En la noche, ciertas posiciones ponen en tensión los músculos o ejercer presión sobre estos, provocando dolor en la articulación.

Problemas intestinales: los trastornos intestinales pueden provocar dolor referido en la cadera.

Cáncer de hueso
En la cadera puede desarrollarse un cáncer o una metástasis (Coleman -2006).
Por lo general, el dolor causado por el cáncer ded huesos se describe como un dolor sordo y constante que empeora a medida que pasa el tiempo (Dy – 2008).
Inicialmente, el dolor no es constante. Puede ser más fuerte en la noche o al realizar  ciertos movimientos.

 

Dolor de cadera en los niños

Los niños que dicen sufrir dolor de cadera o de muslo no se deben ser ignorados.

La enfermedad de Legg-Calvé-Perthes es la necrosis avascular de la cabeza femoral en los niños.
Esto significa que el aporte de sangre no es suficiente para la supervivencia de las células del hueso.
Debido a este trastorno, la cabeza del fémur se deforma y en muchos casos también provoca un desgaste articular.

Entre las enfermedades de la infancia, se encuentran:

  1. Artritis reumatoide juvenil
  2. Enfermedad de Still – un tipo de artritis idiopática, caracterizada por fiebre, artritis y otros signos de inflamación (Hedrich – 2017).

Si el niño tiene fiebre, puede que sufra de artritis séptica o de una infección de la articulación de la cadera.
La cadera infectada puede tener origen vírica o bacteriana, sobre todo por el streptococcus aureus (Pääkkönen – 2017).
Los síntomas son: fiebre, dolor, hinchazón, cojera y, a veces, rechazo a caminar.

 

Lee también:

 

Bibliografía

  1. Mark E. Shirtliff, Jon T. Mader. Acute Septic Arthritis. Clin Microbiol Rev. 2002 Oct; 15(4): 527–544.
  2. C J Mathews, G Kingsley, M Field, A Jones, V C Weston, M Phillips, D Walker, and G Coakley. Management of septic arthritis: a systematic review. Ann Rheum Dis. 2007 Apr; 66(4): 440–445.
  3. Jerosch J, Prymka M. [Arthroscopic therapy of septic arthritis. Surgical technique and results]. Unfallchirurg. 1998 Jun;101(6):454-60.
  4. Gaafar Ragab,a,⁎ Mohsen Elshahaly,b and Thomas Bardinc. Gout: An old disease in new perspective – A review. J Adv Res. 2017 Sep; 8(5): 495–511
  5. Anne-Kathrin Tausche et Al. Gout—Current Diagnosis and Treatment. Dtsch Arztebl Int. 2009 Aug; 106(34-35): 549–555.
  6. Claire M McVeigh,  and Andrew P Cairns. Diagnosis and management of ankylosing spondylitis. BMJ. 2006 Sep 16; 333(7568): 581–585.
  7. Wisniewski SJ, Grogg B. Femoroacetabular impingement: an overlooked cause of hip pain. Am J Phys Med Rehabil. 2006 Jun;85(6):546-9.
  8. Rahim Karim, and Kambiz D Goel, Avascular necrosis of the hip in a 41-year-old male: a case study. J Can Chiropr Assoc. 2004 Jun; 48(2): 137–141.
  9. Coleman RE. Clinical features of metastatic bone disease and risk of skeletal morbidity. Clin Cancer Res. 2006 Oct 15; 12(20 Pt 2):6243s-6249s.
  10. Catterall A. Adolescent hip pain after Perthes’ disease. Clin Orthop Relat Res. 1986 Aug;(209):65-9.
  11. Hedrich CM, Günther C, Aringer M. [Still’s disease in children and adults]. Z Rheumatol. 2017 Sep;76(7):595-608.