Dolor de muelas

El dolor de muelas, encías o mandíbula se origina principalmente por problemas dentales, tales como:

Algunas enfermedades pueden provocar dolor de muelas que puede ser continuo o intermitente, sobre todo al masticar.

Causas del dolor de muelas

La causa más común del dolor de muelas es una caries dental, una erosión progresiva del diente provocada por una bacteria.

  • Algunos pacientes experimentan dolor tras una desvitalización. En estos casos, masticar la comida provoca un dolor intenso.
  • Las enfermedades gingivales son otra de las causas frecuentes. La persona puede desarrollar una inflamación de las encías que se extiende a los huesos que rodean y sostienen la estructura dental.
  • La recesión de encías ocurre cuando se retira el borde de la encía que está en contacto con los dientes. Esto provoca una exposición de pequeñas zonas de las raíces dentales cubriendo.
  • Una grieta o fractura dental provocada por un traumatismo (por ejemplo, un accidente o un golpe) también puede ser la causa del dolor de muelas.
  • La pulpitis (inflamación del tejido de la pulpa dental) es una de las causas menos comunes de dolor. Los síntomas de la inflamación del tejido de la pulpa son un dolor leve, pero constante, cerca de un diente y un aumento de la sensibilidad al masticar. En este caso, se recomienda visitar a un dentista o endodoncista (dentista especialista en el cuidado del interior de los dientes).
  • El absceso dental es una causa de fuerte dolor. Consiste en la acumulación de pus, debido a una infección bacteriana.

Algunas personas sufren un ligero dolor y una sensación de presión en los dientes y n las mandíbulas.
Estos síntomas se manifiestan en personas con bruxismo (o rechinamiento de los dientes).
El bruxismo puede disminuir si se eliminan los factores que causan esta enfermedad, (tales como insomnio, tabaquismo, estrés, alcoholismo, maloclusión, etc.).

También se experimenta un dolor agudo de muelas cuando sale una muela del juicio.
El dolor por el crecimiento de las muelas del juicio es frecuente, porque estas estructuras corporales surgen de forma desalineada, empujando hacia adelante los molares ya presentes.
Hay cuatro muelas del juicio, dos superiores y dos inferiores. En cada arco hay una muela en el lado izquierdo y otra en el lado derecho.
Normalmente el dentista recomienda sacar la muela.
Tras la extracción, el dolor se manifiesta durante 24-48 horas y la mejilla puede hincharse mucho.

Otras causas
A veces, el dolor no se debe a problemas en los dientes o las encías.
El dolor en estas zonas también se atribuye a:

  1. Enfermedades del corazón (angina de pecho o infarto de miocardio), En muchos casos, los pacientes con problemas cardíacos padecen un dolor irradiado a los dientes o la mandíbula.
  2. Infección de oído (otitis). Las personas que padecen infecciones de oído frecuentes suelen experimentar dolor intenso en los dientes y en las mandíbulas, sobre todo en la articulación temperomandibular.
  3. Inflamación de los senos paranasales (sinusitis).
  4. En raras ocasiones, el dolor de muelas se debe a una condición neurológica llamada neuralgia del trigémino. In este caso, el paciente siente un dolor muy fuerte como un corrientazo que dura unos segundos.
  5. En los bebés, la erupción de los dientes de leche puede provocar dolor e irritabilidad. Por lo general, este proceso inicia cuando el bebé tiene aproximadamente 7 meses.
  6. Un problema de oclusión en la articulación de la mandíbula (temperomandibular) puede provocar:

luxación-de-la-mandíbula

Síntomas del dolor de muelas

Al principio, la intensidad del dolor es leve.
El dolor aumenta al comer o beber algo caliente o frío.
Al cabo de unos segundos, cuando desaparece la sensación de calor o frío, el dolor suele disminuir.
Cuando la zona de la inflamación crece, el dolor de muelas se intensifica y provoca una sensación de palpitación.
El dolor puede extenderse a mejillas, oídos y cabeza.

encías-hinchadas-gingivitis
Otros síntomas que pueden indicar enfermedades periodontales son:

  • Inflamación de la mandíbula
  • Inflamación alrededor del diente afectado
  • Sangrado de la muela o pérdidas en toda la zona si la encía está infectada
  • Dolor de encías y de mandíbula, que se vuelven sensibles al tacto

En muy pocas ocasiones, se observa hinchazón de los ganglios linfáticos del cuello.

 

Dolor de muelas después de una obturación

La obturación dental es el tratamiento más común para las caries.
Para realizar este tratamiento, el dentista tapa los horificios de las caries con una sustancia que puede ser una amalgama o un compuesto.
Se trata de un simple tratamiento habitual, pero los dientes pueden volverse sensibles.
Por lo general, el dentista aplica una inycción de anestesia alrededor del diente afectado antes realizar la obturación.
Por lo tanto, el paciente no siente dolor durante las dos horas sucesivas a la cita de odontología.
Cuando el efecto de la anetsesia desaparece, los pacientes pueden tener algunos síntomas, como:

  1. Molestia en las encías
  2. Dolor en el diente en que se realizó la obturación
  3. Dolor al apretar los dientes o al masticar
  4. Dolor en el diente al comer

Después del tratamiento, la muela afectada puede presentar sensibilidad:

  • Al aire
  • A la presión
  • Alos alimentos dulces, fríos o calientes

Por lo general, este problema de sensibilidad y dolor de muelas después de una obturación desaparece por sí solo al cabo de unos días o unas semanas.

Tipo de dolor de muelas después de una obturación

Dolor al morder. Se puede sufrir este tipo de dolor al intentar morder algo.
Cuando desaparece el efecto de la anestesia, comienza a sentirse dolor y este dura un buen tiempo. En caso de dolor inmediato al masticar, la causa podría ser una obturación que no se ha realizado correctamente.
A veces, se emplea una cantidad excesiva del material para realizar la obturación, por lo que el tiene reparado resulta más alto que los demás.
En algunos casos también puede ocurrir que la obturación se deteriore, en este caso hay que acudir inmediatamente al dentista.

Dientes que se tocan, puente, implanteDolor cuando se tocan dos placas de metal
El dolor se debe al roce de dos superficies metálicas diferentes, como una amalgama de plata en un diente recientemente obturado y una corona de plata en otro diente. Por lo general, el dolor desaparece rápidamente por sí solo. En caso contrario, se debe acudir a un dentista.

Dolor de muelas referido. En este caso, el dolor o sensibilidad se manifiesta en la muela contigua a la que ha sido obturada.
Cuando se sufre este tipo de dolor, lo más probable es que no exista ningún problema en el diente tratado, por lo que el dolor debería desaparecer por sí solo.

Dolor de muelas constante. El dolor de muelas constante tras una obturación puede deberse a una pulpitis.
Antes de realizar la obturación, el dentista la parte del diente con caries con la yuda de un taladro produce calor.
En raras ocasiones, esto provoca una inflamación de la pulpa dental, es decir, el tejido conectivo de la parte interna del diente. Por cnsiguiente, se produce una pulpitis.
Si el dentista no elimina toda la parte afectada por la caries, puede producirse una infección en la pulpa dental. Esto puede provocar hinchazón de las encías o una acumulación de pus alrededor del diente.

Síntomas alérgicos tras la obturación. Podría producirse una reacción alérgica al material utilizado en la obturación.
En este caso, se manifiestan:

  1. Erupciones cutáneas
  2. Picor
  3. Otros síntomas alérgicos

Es necesario acudir a un desntista para reemplazar el material empleado en la obturación.
Las reacciones alérgicas a las obturaciones en amalgama de plata no son comunes.

 

Dolor punzante en la muela

 Cuando una persona va al dentista y manifiesta este sñintoma significa que la infección ha llegado a la pulpa dental y ha provocado una pulpitis aguda (es decir una inflamación aguda de la pulpa).

En caso de caries, lo primero en verse afectado es el esmalte.
A partir de ahí, la infección llega a la dentina y después (si la muela no se cura) a la pulpa.
Al llegar a la pulpa, la infección puede tener un curso crónico o agudo.

  1. Si se vuelve crónica (irreversible), provoca dolor y posiblemente una necrosis o muerte de la pulpa.
  2. Si la infección tiene un curso agudo, provoca una intensa inflamación de la pulpa en la muela, junto con un dolor constante y punzante que se incrementa por la noche.
    En pocas palabras, un fuerte dolor de muelas.

 

Dolor de muelas tras la preparación de una corona

Causas y solución

dientes-lengua-dolor-de-muelas

En ocasiones, el diente se vuelve sensible tras la aplicación de una corona dental.
Además, el nervio del diente puede tener una mayor predisposiciñon a lesiones e infecciones tras la aplicación de una corna dental o la realización de una obturación de tamaño considerable. Si la caries es profunda, el dentista debe trabajar cerca del nervio dental y puede causar una lesión.

Es normal sentir una molestia después de la aplicación de una corona.
El tratamiento para reparar un diente puede llegar a ser muy doloroso y la recuperación completa del paciente tarda un buen tiempo.
La reacción del cuerpo a un tratamiento dental consiste en aumentar el flujo sanguíneo hacia la zona afectada para estimular la recuperación.
En caso de traumatismo, se hinchan otros tejidos del cuerpo, mientras que el diente  es ràigido y, por lo tanto, no puede dilatarse.
Por lo tanto, el paciente siente:

  1. Un dolor sordo
  2. Dolor al morder
  3. Sensibilidad al frío o al calor y a los alimentos azucarados

Calor producido por el taladro
Una de las causas más frecuentes de este dolor es la sensación producida por el calor que genera el taladro.
Durante la preparación de la corona, si la superficie de la muela es muy fina, el calor generado por el taladro puede afectar al tejido de la pulpa.
Este calor puede dar lugar a una lesión en la pulpa, conocida como pulpitis (inflamación de la pulpa).

Corona provisional defectuosa
A veces, una persona puede padecer dolor de muelas debido a una corona defectuosa que tiene grietas y provoca sensibilidad al beber líquidos calientes o fríos. En estos casos, se debe reparar o reconstruir.
Una vez colocada la corona final, se puede experimentar dolor e hipersensibilidad si la corona es del tamaño incorrecto, es decir demasiado pequeña (la corona choca contra las encías y provoca dolor) o demasiando grande (permite que las bacterias se depositen en el espacio entre la corona y la muela, provocando una infección).

 

Dolor de muelas durante el embarazo y la lactancia

En caso de dolor de muelas, la paciente debe concertar una cita con el dentista e indicarle que está embarazada.
El dentista le recomienda tomar analgésicos para reducir el dolor.
También puede prescribir algunos antibióticos como la penicilina para tratar la infección.
Por lo general, las operaciones dentales regulares se pospone hasta después del parto.
La preocupación principal de las mujeres embarazadas respecto a las operaciones dentales son los efectos de los rayos X y de la anestesia en el bebé.

Para muchos tratamientos dentales, es necesario realizar una radiografía, especialmente si se trata de una emergencia médica.
Según la American College of Radiology, una sola radiografía no tiene una cantidad de radiación suficiente para causar efectos negativos en el desarrollo embrional o fetal.
Algunas mujeres prefieren evitar cualquier tipo de tratamiento dental durante el primer trimestre del embarazo, ya que es la fase más delicada para el desarrollo.
Sin embargo, no hay evidencia de que los tratamientos dentales provoquen malformaciones del feto.

Además, el dentista evita poner en riesgo al bebé mediante un delantal especial que lo protege de los efectos nocivos de los rayos X.

Si durante un tratamiento dental se aplica una inyección de anestesia local a una mujer embarazada, este medicamente es absorbido por el organismo de la mujer y por el feto.
La lidocaína es el anestésico local utilizado con mayor frecuencia en los tratamientos dentales. Afortunadamente, pertenece a la categoría B y, por lo tanto, se cree que no afecta negativamente ni a la madre ni al feto.

Fuente Use of local anesthetics for dental treatment during pregnancy; safety for parturient: – Ji Min Lee and Teo Jeon Shin

 

Dolor, dientes¿Qué hacer? Tratamiento para el dolor de muelas

El tratamiento depende de la enfermedad. Puede que se utilicen fármacos o algunos remedios naturales, pero en los casos más graves se requiere la intervención del dentista.

 

¿Qué tomar? Medicamentos para el dolor de muelas

Los medicamentos de venta libre son los que se pueden comprar sin receta médica. Estos fármacos ayudan a aliviar el dolor, especialmente cuando la causa del dolor de muelas no es un problema grave.
El médico suele recetar ketoprofeno (Actron) para reducir rápidamente el dolor.

Sin embargo, rara vez se recomiendan los siguientes fármacos:

  1. Nimesulida
  2. Diclofenaco (Voltaren ® o Dolotren)
  3. Metamizol (Nolotil)

Otros medicamentos sin receta médica para el dolor de muelas son:

  • Aspirina
  • Paracetamol (Apiretal)
  • Ibuprofeno (Apirofeno® o Ibuprofeno Tarbis ®)
  • Naproxeno (Lundiran ®)

Medicamentos analgésicos contra el dolor de muelas para niños
A los niños se les puede administrar un analgésico como el paracetamol (Apiretal), pero se debe consultar a un dentista para que determine la dosis exacta tras haber pesado al bebé.

Antibióticos para las infecciones dentales
No se puede tratar una infección bacteriana de los dientes (como los abscesos) solo con analgésicos. El paciente también debe tomar antibióticos para eliminar la infección. En definitiva, el tratamiento para las infecciones que provocan dolor de muelas es una combinación de antibióticos y analgésicos. A continuación se enumeran los antibióticos que el médico suele recetar para este problema:

  • Amoxicilina (Amitron ® o Augmentine ®)
  • Metronidazol
  • Doxicilina

 

Dolor en los dientes, encías, remediosRemedios naturales para el dolor de muelas

Aunque se pueden tomar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor, lo mejor es consultar a un dentista en caso de lesión en la estructura de los dientes.
También se requiere visitar al dentista si el dolor va acompañado de síntomas como fiebre, dolor de cabeza o hinchazón de la cara alrededor del diente afectado.
Sin embargo, se pueden adoptar algunos remedios naturales para obtener un alivio temporal del dolor.

Aceite de clavo de olor
El aceite de clavo de olor  se utiliza desde hace mucho tiempo para curar el dolor de muelas.
Para obtener alivio, simplemente hay que sumergir un hisopo de algodón limpio en unas gotas de aceite de clavo y colocarlo cerca del diente afectado. El aceite de clavo contiene una sustancia química llamada eugenol, que tiene propiedades anestésicas.
Colocar esta sustancia alrededor del diente afectado adormece la zona y proporciona alivio.
Por otra parte, el clavo tiene propiedades antibacterianas, por lo que el uso de aceite de clavo ayuda a reducir el riesgo de contraer infecciones bacterianas.

Cebolla y ajo
Las infecciones dentales pueden producirse cuando las bacterias actúan sobre los residuos de comida atrapados entre los dientes.
La cebolla es conocida por poseer propiedades bactericidas, por lo que poner una capa de cebolla sobre la muela afectada durante unos minutos puede ser eficaz.
Los dientes de ajo machacado contienen alicina, un compuesto orgánico sulfurado que tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.
Masticar ajo puede ayudar a aliviar parcialmente el dolor.

Asafétida
La asafétida es una resina de goma rica en vitaminas y minerales. Se cree que tiene propiedades antivirales y antibióticas de origen natural. Se puede emplear para aliviar el dolor de muelas.
Para ello, se debe hacer una pasta mezclando una pizca de asafétida con unas gotas de zumo de limón.
Empapar un hisopo de algodón limpio en esta pasta y aplicar sobre el diente afectado.

Extracto de vainilla
Las propiedades terapéuticas del extracto de vainilla también se deben a la presencia del eugenol. Para utilizar el extracto de vainilla contra el dolor de muelas, hay que empapar un hisopo de algodón en unas gotas de extracto de vainilla pura y aplicar sobre el diente afectado.

Solución salina
Hacer gárgaras con una solución salina tibia es uno de los remedios caseros más antiguos para aliviar el dolor de muelas.
Enjuagarse la boca con una solución salina caliente puede ayudar a reducir la hinchazón y el dolor.

Infusión de hierbas
Las infusiones de hierbas como la manzanilla o té de menta se encuentran entre los mejores remedios caseros para el dolor de muelas.

¡Atención! según la dieta del grupo sanguíneo, el té puede provocar problemas de salud en muchas personas, por lo tanto, no se debe beber todos los días.
También se pueden utilizar las flores de acmella oleracea para aliviar el dolor de muelas.
La tintura de equinácea y la milenrama pueden ser beneficiosas para el tratamiento de problemas dentales y de las encías.
Una infusión de malva o de salvia puede reducir la inflamación y el dolor de muelas.

Compresas de agua caliente-fría
Aplicar compresas frías o calientes puede ser beneficiosa para aliviar el dolor y la hinchazón.
Se envuelve una bolsa de hielo en una toalla limpia y se coloca sobre la zona afectada.
El hielo “anestetiza” la zona en la que se aplica, por lo tanto alivia temporalmente el dolor.
También se puede colocar sobre la mejilla una bolsita de té caliente. El tanino presente en el té ayuda a adormecer la zona, permitiendo un alivio temporal.

 

¿Qué comer? Dieta y alimentación para el dolor de muelas

En la fase aguda o después de una intervención dental se recomienda comer exclusivamente patatas, frutas y verduras blandas.
No ingerir alimentos muy fríos o muy calientes, evitar los alimentos ricos en azúcar.

 

Bibliografía

Ji Min Lee and Teo Jeon Shin. Use of local anesthetics for dental treatment during pregnancy; safety for parturient. J Dent Anesth Pain Med. 2017 Jun; 17(2): 81–90.