Cáncer de vejiga – síntomas y tratamiento

¿Qué es el cáncer de vejiga?

Se trata de una masa de células tumorales en la vejiga urinaria.

Nociones de anatomía
La vejiga es un órgano muscular hueco con forma de globo en el que se acumula la orina (un líquido que contiene agua y productos de desecho innecesarios para el cuerpo).
Los riñones separan los productos de desecho de la sangre, y estos, a través de la vejiga, se expulsan del cuerpo.

La vejiga se encuentra detrás del hueso púbico.
Los uréteres son dos órganos con forma de tubo que tienen origen en el riñón y llegan a la vejiga.
En los hombres la próstata se encuentra debajo de la base de la vejiga.

La vejiga se compone de una cúpula, un cuello y una base.

cáncer de vejiga

Capas de la vejiga
Es esencial conocer la anatomía de la vejiga para entender la propagación del cáncer y por lo tanto su
gravedad.
La vejiga se compone de tres capas de tejido.

  1. La capa interna de la vejiga (en contacto con la orina) se llama “mucosa” y se compone de distintas capas de células especializadas, llamadas “células de transición” o “uroteliales” que se encuentran casi solo en el sistema urinario. Estas células forman una capa impermeable en el interior de los órganos del tracto urinario para impedir que la orina penetre en las capas más profundas del tejido.
  2. La capa intermedia es una pared fina conocida como “lámina propia” y marca el límite entre la mucosa interna y la capa muscular externa. Esta capa tiene una red de vasos sanguíneos y de nervios y es un punto de referencia importante por lo que concierne el grado del cáncer de vejiga.
  3. La capa externa de la vejiga es muscular e incluye el músculo “detrusor”. Esta es la capa más gruesa de la pared de la vejiga.
    Afuera de estas tres capas se encuentra una cantidad variable de grasa, que protege la vejiga y la separa de los órganos en sus alrededores.

Un nódulo que aparece dentro de la vejiga puede ser maligno o benigno.
La vejiga suele ser la sede de metástasis que no provocan síntomas.

 

Clasificación del cáncer de vejiga

Este tipo de cáncer se clasifica en varios tipos, dependiendo de la apariencia de las células bajo el microscopio.

Los tipos son:

  • Carcinoma de células de transición (un tipo frecuente de cáncer que se desarrolla en las células presentes en la pared interna de la vejiga). Se trata de un tumor maligno, pero es menos invasivo (se origina en las capas más superficiales de las paredes del órgano).
  • Carcinoma de células escamosas, causado por una infección por esquistosoma. Es común en África, Oriente Medio y en el sudeste asiático.

Otros tipos de cáncer de vejiga son menos frecuentes:

  1. Carcinoma de células pequeñas
  2. Adenocarcinoma

Dependiendo de la forma, el cáncer de vejiga puede clasificarse en:

  1. Papiloma (benigno)
  2. Carcinoma papilar invasivo
  3. Carcinoma plano no invasivo
  4. Carcinomaplano invasivo

Los papilomas y el carcinoma papilar (las formas más frecuentes) son peligrosas debido a que suelen ser recurrentes.
Los carcinomas de tipo plano suelen propagarse a otros órganos.

La clasificación también se basa en el tipo de cáncer y en su propagación.

  • El tumor de vejiga se define superficial si no ha sobrepasado las paredes internas de la vejiga (es decir, si no ha llegado más allá de la submucosa) y no se ha propagado a otras partes.
  • El cáncer se define invasivo si ha afectado a las paredes musculares de la vejiga (este tipo de cáncer tiene una mayor probabilidad de propagarse a otras partes del cuerpo).

 

Causas y factores de riesgo del cáncer de vejiga

Las personas ancianas (mayores de 60 años) tienen un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de vejiga.
Las estadísticas muestran que se trata de una enfermedad típicamente masculina (entre las personas que sufren este tipo de cáncer, el 70% son hombres).
El cáncer de vejiga es poco frecuente entre las personas jóvenes (menores de 35 años).

De acuerdo con un estudio científico, el riesgo aumenta debido a factores como:

  1. Obesidad
  2. Fumar – fumar puede aumentar el riesgo de cáncer de vejiga porque causa la acumulación de sustancias químicas perjudiciales en la orina. Estas sustancias químicas perjudiciales pueden dañar la pared de la vejiga, aumentando el riesgo de cáncer
  3. Exposición a algunas sustancias químicas. Los riñones filtran las sustancias químicas perjudiciales en la circulación sanguínea y las envían a la vejiga. Por esta razón, un entorno con muchas sustancias químicas puede aumentar el riesgo de cáncer de vejiga. Los productos químicos que aumentan el riesgo de cáncer de vejiga son: el arsénico y los productos químicos que se emplean en la producción de colorantes, goma, cuero, tejidos y pinturas.
  4. Radioterapia
  5. Cistitis recurrentes
  6. Esquistosomiasis, sobre todo en los países del Oriente Medio. El Schistosoma se introduce en el cuerpo a través del agua contaminada, los riñones la filtran, y luego pasa por los uréteres y llega a la vejiga, donde el parásito entra por la pared, causando el carcinoma de células escamosas
  7. Alimentación poco saludable, con pocas frutas y verduras

 

¿Cómo se manifiesta? Síntomas del cáncer de vejiga

  1. Sangre en la orina (hematuria)
  2. Dolor y sensación de ardor durante la micción
  3. Dolor de espalda
  4. Dolor del bajo vientre
  5. Incontinencia urinaria
  6. Necesidad de orinar con frecuencia

El cáncer de vejiga se manifiesta principalmente a través de la hematuria, esta puede ser detectada al orinar o al analizar una muestra de orina bajo el microscopio.
Los signos iniciales suelen ser leves y a menudo no se les da importancia.

Síntomas del cáncer de vejiga en etapa avanzada:

  1. Dolor pélvico
  2. Estreñimiento (debido a la presión que el tumor ejerce sobre el recto)
  3. Cansancio
  4. Dolor de huesos
  5. Retención de la orina (sobre todo si la masa se encuentra en la base de la vejiga)
  6. Masa en la pelvis
  7. Pérdida de apetito
  8. Pérdida de peso inexplicable

En la tercera y cuarta etapa, el cáncer invade a los ganglios linfáticos, especialmente los ilíacos y peritoneales.
El cáncer puede propagarse a los órganos cercanos, tales como:

  1. Uretra
  2. Riñones (a través de los uréteres)
  3. Próstata
  4. Útero
  5. Peritoneo

En la fase terminal de la enfermedad, se forman metástasis, especialmente en:

  1. Huesos (6%)
  2. Hígado (2%)
  3. Pulmones (24%)

 

Diagnóstico del cáncer de vejiga

Esta enfermedad se diagnostica mediante la evaluación de:

  1. Historial médico del paciente y síntomas
  2. Examen físico y análisis de orina (en la que se encuentran leucocitos y glóbulos rojos)
  3. Ecografía
  4. Radiografía de tórax para detectar la presencia de metástasis en los pulmones
  5. Resonancia magnética – para saber si el tumor se ha propagaddo a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo
  6. Cistoscopia
  7. Biopsia (si es necesaria)

Examen físico 
Por lo general, en una persona delgada se puede palpar la vejiga a través de:

  1. Examen físico
  2. Percusión

En las personas con sobrepeso es mucho más difícil detectar la presencia de:

  1. Un tumor
  2. Retención urinaria

La exploración física de la vejiga permite evaluar la presencia de un residuo abundante que queda después de la micción a través de la inspección y de la percusión.

Se recomienda realizar la palpación con dos manos en el quirófano después de sedar el paciente, de lo contrario provocaría:

  1. Dolor
  2. Una contracción refleja de los músculos abdominales

Esto no permite evaluar la pared del abdomen.
La palpación con dos manos consiste en introducir un dedo en el recto, apoyando la otra mano en la parte baja del vientre.
Hoy en día, este método se emplea para evaluar:

  1. La presencia de tumores invasivos e infiltrantes
  2. La adherencia de la vejiga a las paredes de la pelvis

retención urinaria

La palpación profunda de la vejiga:

  1. Causa dolor, en caso de inflamación de la vejiga (o cistitis) o retención urinaria aguda,
  2. No causa dolor, en caso de neoplasia de la vejiga o retención urinaria crónica

La presencia de cálculos o nuevas formaciones intravesicales no se detecta a través de la palpación con dos manos, excepto las masas muy grandes que ocupan la mayoría del órgano.

En el caso de infección de la vejiga, el paciente siente dolor durante la palpación.

Exámenes para el cáncer de vejiga
Uno de los exámenes más indicados es la ecografía, que permite observar directamente la vejiga.
Además, la ecografía es muy útil en los pacientes con sobrepeso que no se pueden someter a otros exámenes.

Si la hematuria persiste a pesar del tratamiento, el paciente se tiene que someter a una citología urinaria.
Es necesario tomar la muestra de orina justo al despertarse.
Es necesario conservar solo la orina que se expulsa al principio y al final de la micción.

  1. La primera parte de la orina que sale está en contacto con la pared de la base de la vejiga durante la noche
  2. La parte final de orina está en contacto con la pared de la cúpula

Por lo general, la orina que sale en la fase intermedia de la micción no contiene células de descamación.

tumor, vejiga, endoscopia

Durante la citoscopia, si el médico encuentra lesiones puede realizar una biopsia enseguida.

Por lo general no se detecta un cáncer de tamaño considerable, porque estos se suelen detectar en las primeras etapas.

Diagnóstico diferencial
A menudo la hematuria se debe a una inflamación: cistitis o uretritis.

 

Estapas del cáncer de vejiga

  • T1: el cáncer de vejiga se desarrolla en el tejido conectivo bajo el urotelio, pero se limita a las capas más internas de la vejiga.
  • T2: el cáncer se propaga al músculo de la vejiga.
  • T3: el cáncer se mueve del músculo de la vejiga hacia fuera y en la grasa alrededor de la vejiga.
    El cáncer de vejiga se propaga fuera de la vejiga y afecta a los tejidos circundantes: próstata, útero o vagina.
  • T4: además de presentar las condiciones para el nivel T3, el cáncer se difunde a los ganglios linfáticos y otros órganos lejanos (metástasis)

cáncer, vejiga, ganglios linfáticos

Clasificación en estapas del cáncer de vejiga según Jewett-Strong-Marshall

Etapa  Propagación del tumore
0 Superficial, limitado mucosa
A Limitado a la submucosa
B1 Invade la parte superficial del músculo
B2 Invade la parte interna del músculo
C Propagado a la parte grasa de la vejiga
D1 Propagado a los ganglios linfáticos regionales
D2 Propagado a estructuras lejanas

Grado del cáncer

  • Grado 1 (bajo): es el menos agresivo y tiene menos probabilidades de que se propague – las células cancerosas son muy similares a las células normales.
  • Grado 2: es moderadamente agresivo – las células tienen un aspecto más anormal respecto a las del grado 1. En este grado, el tumor se considera moderadamente diferenciado.
  • Grado 3 (alto): es el más agresivo y tiene más probabilidades de crecer y formar metástasis – las células son muy distintas respecto a las células normales de la vejiga. Este tumor se considera escasamente diferenciado.

 

Tratamiento para el cáncer de vejiga

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer superficial de vejiga?
Normalmente, la primera cirugía para el cáncer de vejiga es la resección transuretral del tumor de vejiga o “TURBT”.
El cirujano realiza la TURBT que consiste en remover el cáncer.
Dependiendo del análisis celular del cáncer, el médico puede recomendar otros tratamientos, tales como:

  1. Seguimiento (chequeos) regular que incluye la citoscopia periódica
  2. Introducción de medicamentos en la vejiga
  3. Extracción quirúrgica de la vejiga (cistectomía radical)

El 30% – 40% de estos tumores puede tener reincidencia, en estos casos el paciente puede no tener síntomas.
En caso de tumores vesicales superficiales de alto grado, más grandes, múltiples o recurrentes, puede hacer falta otro tratamiento después de la TURBT.

Uno de los medicamentos más empleados y eficaces es el Bacillus de Calmette y Guérin (BCG).
Los pacientes que no responden de manera positiva al tratamiento con BCG o que no pueden tomar este medicamento pueden someterse a otros tratamientos.
Por ejemplo, se pueden instilar medicamentos de inmunoterapia en la vejiga, tales como el interferón, o medicamentos quimioterápicos, tales como:

  1. Mitomicina C
  2. Epirubicina
  3. Doxorubicina

Por lo general, estos medicamentos no son eficaces como el BCG. 

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer de vejiga que se ha extendido al músculo?
Para el carcinoma de vejiga penetrado en profundidad hace falta un tratamiento más agresivo con respecto al cáncer superficial de vejiga.

El tratamiento estándar más eficaz consiste en:

  1. Extracción quirúrgica de la vejiga
  2. Reconstrucción de la vejiga con trozos de intestino

vejiga-tumor

Esta operación se define cistectomía radical y consiste en la extracción de:

  1. Vejiga
  2. Próstata
  3. Vesículas seminales
  4. Tejido adiposo alrededor de la vejiga
  5. Ganglios linfáticos en la pelvis para comprobar la presencia de células tumorales

La cistectomía radical se puede realizar de las siguientes maneras:

  1. A cielo abierto
  2. En laparoscopia
  3. Con cirugía robótica

Los resultados de estos métodos se parecen mucho. De todas formas, la laparoscopia y la cirugía robótica causan un derrame de sangre considerablemente menor y la recuperación es mucho más rápida.

Emplear un robot tiene otra ventaja: el cirujano observa imágenes ampliadas y tiene una visión tridimensional.
De esta manera consigue realizar la cirugía de manera más precisa.

Entre los efectos secundarios de la extirpación de la vejiga, se encuentran:

  1. Incontinencia urinaria
  2. Impotencia (en los hombres)

Los casos inoperables pueden tratarse con otros tipos de tratamiento, como por ejemplo:

La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos para matar las células cancerosas, mientras que la radioterapia utiliza rayos de alta energía para conseguir el mismo objetivo.

Terapia biológica
La terapia biológica (también denominada inmunoterapia) funciona estimulando el sistema inmunológico para combatir las células cancerosas e impedir su crecimiento.

 

tumor de vejiga, cáncerTerapia con Bacilo de Calmette-Guérin (BCG) el cáncer de vejiga

El  BCG es eficaz para el tratamiento de los pacientes con cáncer de vejiga en etapa 1, cuando el cáncer aún no ha penetrado hasta llegar al músculo.
Se realiza como tratamiento postoperatorio después de la extirpación del cáncer mediante resección transuretral.
Además, es eficaz para prevenir el crecimiento recurrente de células cancerosas en la vejiga.
El BCG para el tratamiento del cáncer de vejiga se deriva de una forma debilitada de la bacteria de la tuberculosis bovina (cuyo nombre científico es Mycobacterium tuberculosis), cultivada en situaciones controladas durante muchos años.
Tras el cultivo en laboratorio durante un período determinado, los organismos se debilitan hasta cierto punto.
Cuando se introducen en el cuerpo, no provocan la tuberculosis, sino que desencadenan una rección inflamatoria que elimina la neoplasia restante, provocando la formación de una cicatriz.

Procedimiento
Antes de realizar este tratamiento, el médico prescribe algunos pasos preparatorios a los pacientes.
Para lograr la máxima eficacia, se debe instilar la BCG en la vejiga vacía.
Por lo tanto, el paciente no debe beber líquidos durante las 4 horas anteriores al tratamiento.
Durante el tratamiento, se utiliza un catéter urinario para administrar la BCG directamente en la vejiga.
Otra consideración importante es la de mantener el fármaco en contacto directo con las paredes de la vejiga durante 2 horas.
Por lo tanto, al fin de maximizar su eficacia, no se debe orinar durante las dos horas siguientes al inicio del tratamiento.

Tras la administración de la vacuna BCG para el tratamiento del cáncer de vejiga, el paciente debe reducir la ingesta de líquidos durante las horas siguientes. El paciente debe permanecer acostado y cambiar de posición cada 15-20 minutos.
Esto permite que el BCG llegue a todas las paredes de la vejiga.

Duración de la terapia
Durante las primeras 6 semanas, la BCG se administra una vez a la semana.
Luego, se continúa el tratamiento a intervalos de 3-6 meses durante 2 años.

Efectos secundarios de la terapia biológica como tratamiento para el cáncer de vejiga
Este tratamiento funciona de forma completamente diferente a la quimioterapia.
Dado que este método utiliza las bacterias para reforzar la respuesta inmune del cuerpo, los efectos secundarios del tratamiento con BCG son mínimos, tolerables y a menudo temporales.
De hecho, algunos pacientes no tienen efectos negativos.
Entre los efectos secundarios leves, se encuentran:

  1. Fiebre
  2. Irritación de la vejiga
  3. Ardor en la vejiga
  4. Necesidad de orinar con urgencia
  5. Micción frecuente
  6. Sangre en la orina
  7. Cansancio

Estos síntomas pueden prolongarse durante unos 3 días.

 

Dieta y alimentación para el cáncer de vejiga

Seguir una nutrición adecuada es uno de los mejores remedios naturales para combatir el cáncer de vejiga. De hecho, algunos alimentos favorecen el crecimiento de la enfermedad, mientras que otros crean un ambiente hostil para las células cancerosas.
La dieta para el cáncer incluye:

  1. Fruta
  2. Verdura
  3. Legumbres
  4. Alimentos de origen vegetal

Alimentos que deben evitarse:

  1. Proteínas animales
  2. Alimentos fritos
  3. Productos lácteos
  4. Alimentos procesados
  5. Dulces

Existen varias dietas naturales que pueden ayudar a reducir o impedir el crecimiento del tumor. Una de las más eficaces es la dieta del grupo sanguíneo.
Según este tipo de alimentación, la leche y los productos lácteos son los principales responsables de esta enfermedad, aunque el chocolate también puede ser una de las causas.
Además, dependiendo del grupo sanguíneo al que pertenece la persona, existen ciertos alimentos que pueden provocar esta enfermedad, especialmente si se consumen en grandes cantidades o con regularidad.

 

Tasa de supervivencia para las personas con cáncer de vejiga

La tasa de supervivencia suele expresarse como la esperanza de vida de pacientes con cáncer durante los cinco años sucesivos.
El cáncer afecta a las personas de manera diferente, por lo que el pronóstico no se puede generalizar.

Tasa de supervivencia para las diferentes etapas del cáncer de vejiga:

Etapa  Supervivencia a 5 años 
0 98%
1 88%
2 63%
3 46%
4 15%

Los datos provienen de la base de datos del Instituto Nacional del Cáncer SEER.

Expectativas de vida para pacientes con cáncer de vejiga en la etapa 4
Es muy difícil predecir una tasa de supervivencia exacta, ya que la tasa de recurrencia es alta.
Afortunadamente, la mayoría de los casos de cáncer de vejiga suele ser diagnosticados en la primera etapa. Sin embargo, el tratamiento para este tipo de tumor es complicado porque a menudo recidiva, debido a que las células cancerosas que se encuentran en el lumen de la vejiga pueden desprenderse y caer dando lugar a la propagación.
Pueden depositarse en otras regiones de la mucosa de la vejiga, por lo que pueden provocar la formación de otro tumor al cabo de meses o años.
Por esta razón, se recomienda someterse a:

  1. Un examen citológico 2 veces al año
  2. Una ecografía cada año
  3. Una ccitoscopia cada dos años