Estenosis uretral – síntomas y tratamiento

La estenosis uretral es una enfermedad obliterante, es decir, un trastorno que provoca el estrechamiento de la uretra y modifica el flujo de orina que sale de la vejiga.

La uretra es un conducto largo que consta de dos partes:

  1. Uretra posterior: se divide en parte prostática y parte membranosa, ya que se origina en la vejiga y termina en el esfínter uretral distal, un poco más allá de la próstata.
  2. Uretra anterior: dividida en uretra bulbar, peneana y fosa navicula. Es la parte más larga de la uretra.

tracto-urinario-femeninoLa estenosis puede afectar a cualquier parte desde la vejiga hasta la punta del pene.

Cuando hay un nodo o un estrechamiento en la uretra, sea esto largo o corto, el flujo se reduce considerablemente.
Cuando el estrechamiento es lo suficientemente grave como para reducir el flujo de orina, el paciente experimenta síntomas.

La estenosis uretral es mucho más frecuente en los hombres que mujeres.
De hecho, se trata de una enfermedad típicamente masculina, que en raras ocasiones afecta a las mujeres.

 

Causas de la estenosis uretral

El estrechamiento o estenosis uretral puede tener origen en:

  1. Traumatismo
  2. Infección
  3. Liquen escleroso
  4. Cáncer
  5. Iatrogenia: intervención quirúrgica de próstata (por ejemplo, el procedimiento TURP para el tratamiento de próstata agrandada) o cateterismo que provoca la formación de tejido cicatricial

El estrechamiento mecánico de la uretra sin la formación de cicatrices (debido a la prostatitis) también puede originar la estenosis uretral.
Tras una operación de próstata, la parte de uretra más frecuentemente afectada por estenosis es la anastomosis vesicouretral.

Otro tipo de estenosis es la esclerosis del cuello vesical, que se caracteriza por el espasmo de la musculatura y formación de tejido fibroso cerca del esfínter entre la vejiga y la uretra.
Esta enfermedad puede ser congénita o tener origen en la esclerosis múltiple, en lesiones de la médula espinal y otras patologías del tejido conectivo.

fractura-de-la-pelvis
La estenosis de la uretra posterior suele tener origen en una lesión de la uretra provocada por la fractura de la pelvis (por ejemplo, un accidente de trabajo o de automóvil).

Los pacientes que sufren lesiones en la uretra posterior debido a una fractura pélvica, pueden experimentar la ruptura de la uretra, por lo que este conducto se corta y se divide.
Estos pacientes son completamente incapaces de orinar y necesitan un catéter para realinear la uretra.
Se introduce el catéter a través del pene hasta la vejiga para facilitar la salida de orina, hasta que el daño en la uretra se solucione.

La estenosis uretral anterior puede tener origen en traumas tales como accidentes montando a caballo, traumas directos en el pene y cateterismo.
En los adultos, la estenosis uretral puede producirse después de:

  1. Una intervención quirúrgica de próstata (prostatectomía o TURP)
  2. La eliminación de cálculos renales
  3. Un cateterismo urinario
  4. El uso de otro instrumental médico uretral poco delicado
  5. Radioterapia
  6. Enfermedades de transmisión sexual, por ejemplo la gonorrea
  7. Traumatismo
  8. Balanitis xerótica esclerosante es la fase avanzada del líquen escleroso. Se trata de una inflmación que afecta sobre todo a la uretra peneana. Inicialmente, se forman unas placas blanquecinas en e glande y en el prepucio.
    En las etapas avanzadas se cierra el meato uretral y se produce una estenosis de la uretra anterior.

Otras causas menos frecuentes son:

  1. Isquemia uretral
  2. Carcinoma uretral

En los niños, la estenosis uretral suele ser consecuencia de una cirugía reconstructiva para:

  1. Una anomalía congénita del pene y uretra, por ejemplo: hipospadias, un defectto de nacimiento en la que la apertura de la uretra está situada en la parte inferior del pene y no en la punta del mismo
  2. Cistoscopia
  3. Drenaje del catéter uretral

 

Síntomas de la estenosis uretral

Entre los síntomas causados por la estenosis uretral, se encuentran:

  • Dolor o ardor durante la micción
  • Flujo de orina débil
  • Dificultad para comenzar la micción
  • Goteo de orina después de la micción
  • Retención total de la orina (raramente)
  • Sangre en la orina
  • Dolor en la parte inferior del abdomen (en caso de traumatismo)
  • Infecciones del tracto urinario en los hombres,  hiperplasia prostática benigna, inflamación o infección de próstata y del contenido del escroto (epidídimo), debido a la acumulación de la orina que no ha podido ser expulsada
  • Infertilidad

Entre los síntomas no se incluyen los problemas de erección (o impotencia), ya que la erección no depende de la uretra, por lo que las relaciones sexuales no se ven afectadas.

Una obstrucción crónica grave puede provocar daños en los riñones.
Entre las consecuencias  de la estenosis uretral se encuentra la pielonefritis crónica, es decir una inflamación crónica intersticial provocad por una infección bacteriana.

 

Diagnóstico de la estenosis uretral

La evaluación de los pacientes con estenosis uretral incluye un examen físico, una radiografía o ecografía de la uretra, y, a veces, una uretroscopia.
En caso de balanitis xerótica obliterante, el prepucio suele volverse grueso y de color blanquecino.

uretrografía

  • La uroflujometría es un examen en el que el paciente orina en un recipiente conectado a un ordenador. Se utiliza para medir la fuerza del flujo urinario.
  • La uretrografía retrógrada es una prueba muy útil para evaluar la estenosis y definir la frecuencia con que se produce.
    En combinación con la uretrografía anterógrada, este examen puede determinar la longitud de la estenosis, al fin de planificar una solución mediante una intervención quirúrgica.
    La uretrografía retrógrada se realiza como una radiografía de forma ambulatoria y puede indicar el número, localización, longitud y gravedad de la estenosis.
    Este examen consiste en introducir un colorante de contraste (un líquido visible en una radiografía) desde el glande hasta la uretra.
    No se emplean agujas ni catéteres. El estudio de la uretrografía retrógrada permite ver toda la uretra y delimitar la zona de estrechamiento.
  • La ecografía se realiza colocando una pequeña sonda sobre la piel afectada en correspondencia de la estenosis para valorar la profundidad y la densidad de la fibrosis que provoca la estenosis.
  • La ureteroscopia es un procedimiento en el que el médico introduce suavemente un pequeño telescopio, flexible y lubricado, en la uretra, llegando hasta la estenosis.
    Este examen permite ver la uretra entre el glande y la estenosis para conocer la elasticidad del tejido esponjoso (pared uretral de la parte anterior).

Estos exámenes permiten que el urólogo establezca el tratamiento más adecuado.

uretrocistoscopia

 

Tratamiento para la estenosis uretral

¿Cuándo operar?
La estenosis uretral no desaparece por sí sola.
Los fármacos tienen una acción limitada en el tratamiento de este trastorno.
El tratamiento correctivo es necesario solo si la estenosis es grave y provoca problemas.
En caso de estenosis leve no se recomienda la intervención quirúrgica.

El médico puede recomendar una intervención quirúrgica en los oguientes casos:

  1. Dificultad grave para orinar, como la necesidad de hacer un esfuerzo para orinar, flujo débil de orina o retención de orina (imposibilidad de orinar)
  2. Cálculos en la vejiga
  3. Infecciones recurrentes del sistema urinario
  4. Aumento de la cantidad de orina que queda en la vejiga después de la micción
  5. El dolor no ha disminuido a pesar del tratamiento

 

Opciones de tratamiento para la estenosis uretral

Existen varias posibilidades de tratamiento. Sin embargo, el tratamiento debe ser hecho a la medida según las características del paciente.

Cateterismo: la inserción de un pequeño tubo (catéter) en la vejiga para drenar la orina y aliviar el dolor – en el caso de una obstrucción completa – es el primer paso del tratamiento.
El auto-cateterismo es una buena opción en caso de estenosis leve. Si se realiza con regularidad, el uso de un catéter puede corregir y abrir la uretra.

Dilatación
Este es el tratamiento más empleado. Está indicado en caso de que no haya fibrosis en la pared de la uretra anterior (cuerpo esponjoso). Se realiza con anestesia local.
El médico introduce un tubo delgado en la vejiga a través de la uretra. Luego, se introducen dilatadores progresivamente más grandes (catéter con globo) sobre el tubo, al fin de aumentar gradualmente el tamaño de la abertura.
Después de la dilatación, el médico introduce un catéter y lo retira al cabo de 72 horas.
De esta manera, consigue ensanchar un poco la cicatríz sin provocar sangrado, ya que esto podría empeorar la situación.
Puede ser necesario repetir el proceso de dilatación en caso deuna reincidencia de la estenosis.
Uno de los riesgos de la estenosis uretral es que esta puede empeorar con el pasar del tiempo.

Uretroplastia extirpa quirúrgicamente o amplía la sección estrecha de la uretra. Tras la uretroplastia, las posibilidades de que la estenosis reaparezca son pocas.

La uretroplastia e sun tipo de cirugía a cielo abierto.
Esta operación tiene el mejor porcentaje de éxito a largo plazo.
La uretroplastia está indicada para los pacientes en los que la dilatación y el tratamiento por endoscopia no han sido eficaces para eliminar la estenosis o en los que no se han podido realizar estos tratamientos.
Los médicos pueden recomendar diferentes tipos de oretroplastia dependiendo de:

  1. Lugar en el que se sitúa la estenosis
  2. Grado del estrechamiento

Existen dos tipos de técnicas:

  1. Con injerto de tejido
  2. Sin injerto de tejido

En caso de cirugía sin injerto de tejido, el cirujano extirpa la parte de la uretra que se encuentra estrechada y luego une la parte que queda a la uretra.
Este tratamiento está indicado si la estenosis es corta (<2 cm) localizada en una zona específica de la uretra: uretra bulbar.
El porcentaje de éxito de esta cirugía es del 90% aproximadamente.
Las complicaciones son:

  • Infección
  • Hemorragia
  • Dolor
  • Estenosis recurrente
  • Fístula (conexión anormal entre la uretra y la piel)
  • Goteo después de la micción

La uretroplastia con injerto de tejido se realiza cuando la estenosis es:

  1. Es larga
  2. Se encuentra en el pene

El cirujano ensancha la parte estrechada e introduce un ijerto de tejido en la uretra para aumentar su grosor.
Durante la recuperación, es necesario llevar un catéter durante un período de tiempo que puede variar dependiendo de la extensión y de la localización del estrechamiento para permitir que el tejido sane y para reducir las pérdidas de orina tanto como sea posible.

Complicaciones
Puede producirse una disfunción eréctil tras la uretroplastia, pero casi siempre desaparece por sí sola al cabo de seis meses después de la operación.

Tras la uretroplastia, la probabilidad de volver a desarrollar una estenosis es baja.

Uretrotomía endoscópica interna – esta cirugía está indicada en caso de esenosis uretral bulbar con una longitus inferior a 1,5 cm.
Se realiza en anestesia general.
El médico introduce un cistoscopio, es decir un pequeño dispositivo óptico, en la uretra.
Los instrumentos introducidos a través del cistoscopio en la uretra eliminan la estenosis con la ayuda de un bisturí muy pequeño que se introduce a través del endoscopio para cortar el estrechamiento y ensanchar la uretra. También es posible vaporizar el estrechamiento con un láser. Este procedimiento quirúrgico ofrece una recuperación más rápida y reduce las cicatrices y el riesgo de infección, aunque la estenosis puede reaparecer.
El porcentaj de éxito de esta citugía en uretra bulbar se encuentra entre 50-70%
Las posibles complicaciones del postoperatorio pueden ser:

  1. Hemorragia
  2. Disfunción eréctil

Colocación de un stent  en caso de estenosis grave, si se quiere evitar una intervención quirúrgica, se puede optar por un tubo artificial permanente para drenar la vejiga. Sin embargo, estos procedimientos tienen muchas desventajas, incluyendo el riesgo de irritación de la vejiga, fastidio e infecciones de las vías urinarias. Además, requieren un monitoreo continuo.
Las posibles complicaciones del stent pueden ser:

  • Si el stent ha sido introducido en la uretra anterior: dolor al estar sentados o durante las relaciones sexuales
  • Si el stent ha sido introducido en la uretra posterior: incontinencia urinaria o formación de cálculos en la vejiga

Antibióticos. Se puede recomendar un largo período de tratamiento con antibióticos para prevenir las infecciones de la uretra, hasta que la estenosis se haya solucionado.

 

¿Cuáles son las probabilidades de recurrencia de la estenosis uretral?

Con frecuencia, la intervención quirúrgica permite la recuperación completa. Sin embargo, la estenosis uretral puede reaparecer en cualquier momento, por lo que es importante que el urólogo monitoree constantemente a los pacientes.
Tras la remoción del catéter, se deben realizar chequeos regulares.

A veces, el médico realiza una uretroscopia para evaluar la reparación de la zona afectada.
Algunos pacientes sufren una recaída en la zona de reparación.
Estos tipos de estenosis suelen ser leves y no requieren tratamiento. Sin embargo, en caso de una obstrucción, pueden tratarse con la uretrotomía o dilatación.
En caso de estenosis graves recurrentes, puede ser necesaria una uretroplastia.

Durante por lo menos un año después del tratamiento, se recomienda realizar pruebas con regularidad, para asegurarse de que la estenosis no reaparezca y no se desarrollen infecciones.

 

Preguntas frecuentes sobre la estenosis uretral

  • ¿Se puede tratar la estenosis uretral con un tratamiento farmacológico?
    No, no existen fármacos o remedios naturales para solucionar el problema.
    Sin embargo, los alfalíticos como la tamsulosina (Omnic) pueden proporcionar cierto alivio, ya que relajan los músculos lisos de la uretra, aumentando el flujo urinario.
  • ¿Qué pasa si no se trata la estenosis uretral?
    El paciente sigue sufriendo problemas urinarios. Se pueden desarrollar infecciones urinarias y/o testiculares y de los cálculos.
    Además, sin tratamiento existe el riesgo de experimentar una retención urinaria que provoca un agrandamiento de la vejiga y también problemas renales.
  • ¿Cuál es el médico especialista que trata la obstrucción uretral?
    Por lo general, es el urólogo el que trata la estenosis uretral, es decir, un médico especialista en enfermedades del sistema urinario.