Dolor de pie derecho o izquierdo

¿Qué provoca dolor de pie?

El dolor de pie puede deberse a un trastorno de: huesos, ligamentos, tendones, músculos, faja, uñas, nervios, vasos sanguíneos o piel.

El dolor de pie puede ser causado por muchas patologías: defectos anatómicos, lesiones, traumas agudos o microtraumas repetidos.

Los trastornos de pie ocurren con mucha frecuencia en los deportes y en los ambientes de trabajo en los que se pasa mucho tiempo de pie o se hacen trabajos pesados.

Pie, dolor, tacones, músculos, tendones, ligamentos, huesos, articulaciones

Los tacones altos
dlrz4114-Fotolia.com

Un trauma es la consecuencia de fuerzas externas que afectan directamente al pie.

Una mala alineación de los huesos del pie puede provocar dolor debajo de la planta del pie.

 

Factores de riesgo

Dolor de pie puede deberse a:

  • Pasar largos períodos de tiempo de pie
  • Tener sobrepeso
  • Deformidad del pie desde el nacimiento (congénito)
  • Zapatos que no se adaptan o no se amortiguan lo suficiente
  • Caminar o correr demasiado

 

Dolor en la parte anterior del pie

La meratarsalgia es una inflamación qua afecta a la parte delantera del pie, más concretamente en las dos cabezas de los metatarsiano (donde se originan los dedos).

Las actividades que esfuerzan el pie, llevar zapatos demasiado apretados o tacones altos pueden causar una metatarsalgia en la parte delantera del pie o una inflamación en esa zona.

 

Los zapatos demasiado apretados pueden causar dolor y moretones en la parte superior del pie.

El tratamiento para metatarsalgia incluye:

  1. fármacos antiinflamatorios no esteroideos o analgésicos.
  2. Se recomienda utilizar zapatos más cómodos
  3. Plantillas ortopédicas que permiten un mejor soporte del peso.

 

 

 

juanete, metatarso, sesamoideos, huesos, desviación, lateral

Juanete

El juanete es una prominencia ósea a lo largo del borde interior del pie cerca de la base del dedo gordo del pie.

Esta malformación puede afectar a cualquiera, pero a menudo es causada por zapatos y con tacones, por lo que afecta con más frecuencia a las mujeres que a los hombres.

El tratamiento de la juanete incluye:

 

  • Utilizar zapatos más cómodos;
  • Si este remedio no consigue aliviar el dolor en el pie puede probar las plantillas.
  • Si incluso las plantillas no logran resolver el trastorno, se puede considerar la cirugía.

 

La artritis, incluyendo la gota, puede causar dolor en el dedo gordo del pie que se vuelve rojo, hinchado y adormecido. La gota es una enfermedad inflamatoria en la que los cristales de ácido úrico se depositan en las articulaciones causando dolor e hinchazón. El dedo gordo del pie y el tobillo son a menudo afectados por la gota.

El tratamiento para la gota incluye:

 

  • Descanso
  • Medicamentos tales como la colchicina, fármacos antinflamatorios (AINE) o la cortisona
  • Analgésicos
  • Una dieta baja en carne y proteínas para prevenir el almacenamiento de ácido úrico.

 

La distorsión del dedo gordo del pie es un trastorno que causa dolor entre el dedo gordo y el primer metatarsiano.

La causa es una actividad deportiva que provoca un uso excesivo del pie con estiramientos repetidos porque se corre o se salta demasiado.

 

Este trastorno puede ser una forma de inflamación o una fractura de los huesos sesamoideos.

 

Los dedos en martillo a menudo se producen en las personas con juanetes.

 

Los dedos de martillo se producen cuando la articulación entre las dos primeras falanges del dedo del pie se queda en posición flexionada, y asume una forma de “martillo”.

Por el contrario, la articulación entre las dos últimas falanges del dedo está en extensión.

La causa principal de los dedos en martillo son los zapatos estrechos.

Hay ortesis en forma de anillo que se utilizan para enderezar la articulación.

 

Los dedos en garra del pie se producen cuando las últimas dos articulaciones del dedo no se pueden enderezar.

Ésta es una contracción que mantiene las dos última falanges doblándose excesivamente.

Estas malformaciones pueden causar irritación en los pies y otras dolencias.

 

Tratamiento

Los remedios para los dedo en garra o martillo son:

Cambio de calzado, usar el más cómodo y adecuado;

Evitar los tacones altos y los zapatos estrechos;

Ejercicios de estiramiento para los dedo de los pies y las articulaciones del pie;

Usar zapatos especiales para acomodar el dedo en garra;

Ortesis en forma anillo para estirar el dedo.

 

 

La cirugía puede ser el tratamiento necesario si los remedios anteriores no son suficientes.

 

La distorsión de la parte anterior del pie puede producirse al deslizar en la punta del pie o tropezar en el suelo y se dañan los tejidos blandos. Si no hay fractura, el dolor y la hinchazón causados por la distorsión de la punta del pie deben pasar dentro de unos días.

 

 

La fractura de sesamoideos es la fractura de los huesos pequeños que están incrustados en los tendones del dedo gordo.

El síntoma principal es el dolor dentro y debajo del dedo gordo del pie.

 

El tratamiento para la fractura de sesamoideos incluye:

Descanso

Hielo

Elevación,

Fármacos antiinflamatorios no esteroideos

Inmovilización del dedo gordo del pie.

La cirugía puede ser necesaria para las fracturas severas.

 

Las uñas encarnadas ocurren cuando una uña penetra a través de la piel en los lados de los dedos. Las uñas encarnadas son dolorosas y pueden causar infecciones.

A menudo este trastorno es causado por un corte de uñas excesivo o torcido, especialmente en los lados.

Cuando la uña crece, puede desarrollarse lateralmente contra la piel.

 

Tratamiento

Realizar un baño de pies que consiste en empapar los pies en agua caliente, cuatro veces al día.

Rociar un antibacteriano en la uña.

Aplicar un vendaje después de tirar la piel debajo de la uña.

Insertar un bastoncillo de algodón entre la piel y la uña para mantener una distancia y evitar el crecimiento irregular.

Hallux rigidus, dolor, restricción de movimiento, hueso metatarsiano, la osteoartritis

Radiografía del Hallux rigidus

 

El Hallux rígido es una artritis degenerativa en la base del dedo gordo.

La articulación tiene los signos de la artrosis debido a que el espacio entre los huesos es muy pequeño, por lo que el cartílago se desgasta.

Los síntomas son dolor y rigidez de la articulación que empeora con el tiempo.

El paciente no puede levantar el dedo gordo del pie, ni si quiera con la ayuda del médico o fisioterapeuta.

El diagnóstico es suficiente para la radiografía y el examen clínico.

El tratamiento incluye medicamentos para el dolor y ejercicios de estiramiento.

En algunos casos la cirugía puede ser necesaria.

 

 

Callos y callosidades (durezas) consisten en un engrosamiento de la piel que es una reacción al frotamiento o a la presión.

Los callos se localizan es la parte delantera e interna de los pies o debajo del talón.

Los tirantes se encuentran en la parte superior de los dedos de los pies.

Callos y durezas son causados generalmente por el mal apoyo o el calzado apretado.

El tratamiento para callos y durezas incluye:

  1. Usar zapatos que se ajusten mejor
  2. Utilizar una piedra pómez u otra piedra abrasiva para rascar la piel
  3. Introducir plantillas en el calzado para un mejor apoyo del pie.
gota, artritis, dolor, dedo gordo, cristales, ácido, úrico, almacenamiento, acumulación

La gota
Alila / bigstockphoto.com

 

En algunos deportes como el fútbol, el tendón debajo de la articulación en la base del dedo gordo del pie se puede inflamar y causar dolor en la base del dedo gordo.

 

Un trauma de la uña puede causar un hematoma debajo de la uña y la pérdida temporal o permanente de una uña del pie, esto es muy común en los jugadores.

 

El neuroma de Morton, causado por el engrosamiento del tejido alrededor de un nervio entre los dedos de los pies puede causar dolor y entumecimiento de los pies y puede agravarse si los zapatos no son adecuados.

La diabetes, la enfermedad de Hansen, la artritis y la gota son las enfermedades más comunes que afectan al dedo gordo del pie.

 

Dolor de talón

 

Causas

El dolor en el talón o talalgia es a menudo la consecuencia de una sobrecarga. Rara vez es causada por una lesión.

El talón puede llegar a ser doloroso o hinchado en caso de:

  • Carrera sobre superficies duras como cemento o asfalto,
  • Demasiado deporte,
  • Rigidez de la pantorrilla o tendón de Aquiles,
  • Zapatos que no amortiguan lo suficiente los golpes,
  • Torsión repentina del talón hacia adentro o hacia afuera
  • Aterrizaje torpe en el calcáneo.

 

 

Trastornos del talón

Las patologías del talón son:

  • La tendinitis de Aquiles es la inflamación del tendón grande que conecta la pantorrilla con el talón.
  • La bursitis calcánea es la inflamación de la bolsa serosa que se encuentra en la parte posterior del talón.
  • El espolón calcáneo es un fragmento de hueso que crece en la parte inferior y en el interior del calcáneo.
  • La fascitis plantar consiste en una serie de micro-lesiones de la banda del tejido conectivo que se encuentra en la parte inferior del pie.
  • Por lo general, una sensación de frotamiento o ardor en la superficie del pie constituye el primes signo de una vejiga.

Los tendones y las bolsas serosas del pie pueden ser dañados por un estiramiento excesivo, una sobrecarga, moretones o cortes (como caminar sobre un objeto puntiagudo).

La tendinitis de Aquiles es un trastorno frecuente del tendón que ocurre en la parte posterior del talón.

El dolor por tendinitis o bursitis se nota después de un paseo, subiendo y bajando las escaleras o al correr.

 

La enfermedad de Haglund

La deformidad de Haglund es un trastorno causado por una prolongación del hueso en la parte posterior del talón que conduce a la bursitis de retrocalcánea.

Este trastorno puede llegar a ser muy doloroso si el área frota contra cualquier tipo de calzado.

A menudo se produce debido a ciertos tipos de zapatos con tacones, que muchas mujeres usan, que aprietan la parte del pie sobre el talón. Los síntomas de la deformidad de Haglund comienzan con el engrosamiento de la prominencia del hueso en la parte posterior del talón donde el tendón de Aquiles se inserta en el talón. También se puede sentir dolor al caminar, especialmente cuando se usan zapatos demasiado ajustados. Con el tiempo el talón se vuelve hinchado y rojo por la inflamación de la bolsa.

El tratamiento consiste en la sustitución de los zapatos y la terapia con láser para reducir la inflamación.

 

 

Dolor debajo la planta del pie

Generalmente, el dolor debajo de la planta es causado por la fascitis plantar, que puede afectar al talón, al arco plantar, o a los dos.

El tratamiento de la inflamación de la fascia plantar no cambia sobre la base de la posición del dolor en el pie.

Si la fascitis plantar resiste al autotratamiento, puede ser útil tener una inyección de cortisona junto con un anestésico.

 

 

Dolor en el interior del pie

El dolor en el interior del pie es bastante raro, si el sujeto tiene el pie plano puede sufrir una tendinitis en el músculo tibial posterior o causado por un esguince en eversión.

La tendinitis es la inflamación e irritación de los tendones, los fragmentos tejido conectivo que conectan los músculos a los huesos.
Los tendones se extienden a lo largo de todas las superficies de los pies en diferentes lugares. El tratamiento para la tendinitis incluye medicamentos para el dolor y reposo.
Las inyecciones de cortisona pueden ayudar a aliviar el dolor.
Rara vez se necesita cirugía para una tendinitis.

 

 

Dolor en el exterior del pie

 

Por lo general, los trastornos como: esguinces de tobillo, tensiones musculares, contusiones y fracturas ocurren repentinamente (lesiones agudas).

El dolor en el exterior del pie es bastante frecuente, sobre todo después de una distorsión “clásica” se sufre una inflamación de los tendones perneos.

Una distorsión se produce cuando los ligamentos que se unen a los huesos se estiran o se desgarran, pero también puede producirse una fractura ósea por avulsión, es decir, el ligamento arranca un fragmento de hueso.

El estiramiento de los ligamentos del tobillo puede causar inestabilidad y dolor en el pie.

 

Otra causa del dolor lateral en el pie es la fractura del quinto metatarsiano, que generalmente es una fractura por estrés, es decir afecta a los atletas que sobrecargan el pie.

Los síntomas de la ruptura son dolor, hinchazón y moretones a lo largo del borde exterior del pie.
El médico examina el pie y puede ordenar una radiografía.

El tratamiento para cualquier fractura del pie en los primeros días incluye analgésicos, descanso, hielo y elevación.
Después de uno o dos días la articulación debe ser inmovilizada, en raros casos el ortopédico recomienda la cirugía.
Para reducir el tiempo de formación del callo, se recomienda la magnetoterapia que con la aplicación de un campo magnético alterno favorece la consolidación del hueso.

 

La neuropatía del ciático nervio ciático poplíteo externo es otra causa del dolor externo del pie, es causada por el sufrimiento de este nervio que se puede comprimir en un canal anatómico cerca de la rodilla.

En este caso el dolor es nocturno y puede ir acompañado del “pie caído”, es decir, la incapacidad para girar el pie hacia afuera y elevar la punta.

 

 

 

Dolor que puede ocurrir en cualquier parte del pie

 

El calzado puede contribuir a la aparición de dolor en los pies. En el corto plazo, los zapatos demasiado apretados pueden causar ampollas, hematomas y el pie de atleta.

 

Los efectos a largo plazo pueden ser bursitis, callosidades, irritación de los nervios y de las articulaciones y deformidad de los dedos.

Con el tiempo, la sobrecarga en las mismas estructuras del pie puede causar fracturas por estrés, tendinitis, fascitis plantar y la artrosis.

Generalmente, las fracturas por estrés ocurren en los huesos metatarsianos del pie.

Al estar de pie, la bóveda plantar absorbe y devuelve fuerzas del cuerpo al exterior y viceversa.

 

La inflamación de la fascia plantar es una causa frecuente de dolor de pie.

La fascia plantar es una banda fibrosa y dura que se extiende desde el talón hasta los dedos en la parte inferior del pie y proporciona soporte a la bóveda.

Cuando la fascia plantar sufre muchas microlesiones, la respuesta inflamatoria puede convertirse en una fuente de dolor bajo la `planta del pie.

Los pies planos y cavos pueden causar dolor debido al estiramiento de los pies.

 

 

Los trastornos en los nervios de la extremidad inferior pueden causar adormecimiento y sensación de ardor, se trata de una neuropatía periférica.
La diabetes puede causar daño a los nervios de los pies, se trata de una neuropatía periférica.
Los síntomas pueden ser ardor, dolor punzante o descarga eléctrica.
El dolor en el pie por neuropatía diabética puede ocurrir en cualquier parte de los pies.
El tratamiento para la neuropatía se centra en la causa subyacente, o sea la diabetes.
Los medicamentos que actúan sobre los nervios pueden ser útiles para reducir el dolor al pie.

hongo, pulgar del pie, pie, infección, dolor, dedos, zapatos

Hongo en el pie
melis/bigstockphoto.com

Las enfermedades, los virus, los hongos y las bacterias pueden ser fuentes de dolor en el pie.

 

Las verrugas son pequeños crecimientos de la piel de color marrón, blanquecino o rojo oscuro, que se forman en la punta del pie y son causadas por un virus.

Las verrugas pueden causar irritación, especialmente al caminar o al quedarse parados.

 

El pie de atleta es causado por un hongo y puede causar irritación del pie. Por lo general se circunscribe a los dedos de los pies, pero puede extenderse hasta el talón.

Los síntomas del pie de atleta son enrojecimiento y descamación de la piel en la primera etapa, luego con el tiempo la piel se vuelve blanquecina, húmida y emite malos olores. A veces se forman vesículas y costras.

 

La artritis es una causa frecuente de dolor de los pies.
Los nervios de los pies pueden causar dolor intenso, ardor, entumecimiento u hormigueo (neuropatía periférica).

 

La ruptura de los huesos y de las articulaciones del pie puede ser debida a un único trauma o una torsión excesiva del pie, pero también a traumas repetidos que pueden causar una fractura por estrés.

Un traumatismo con objeto no agudo, como cuando otra persona pisa el pie, puede causar una inflamación y puede dañar los músculos y los ligamentos.

Los traumas directos pueden causar hematomas, lesiones cutáneas o incluso fracturas óseas.

 

Las lesiones cutáneas y las estructuras internas incluso pueden ser causadas por traumatismos más pequeños y repetidos.

Las lesiones por microtraumas pueden ser causadas por correr sobre superficies irregulares, demasiado duras o demasiado suaves, especialmente si usan zapatos que no amortiguan adecuadamente o no son del tamaño correcto.

Las protuberancias en la parte exterior del pie se conocen como bursitis, callos y cebolla del juanete. Éstos son a menudo causados por zapatos inapropiados.

 

 

 

El pie hinchado

 

Un pie hinchado no siempre significa que hay una lesión, es posible que la descarga de líquido se debe a una larga caminata o esfuerzo, especialmente en las mujeres que tienen por lo menos 50 años de edad.

La hinchazón en los jóvenes es a menudo el resultado de contusiones, esguinces, artritis (en particular la artritis psoriásica o la artritis reumatoide), fracturas, bursitis y tendinitis en raras ocasiones.

 

 

Dolor post-operatorio

 

Después de la cirugía del pie como la corrección del juanete, la liberación del túnel del tarso, la eliminación de un neuroma, etc., el dolor y la hinchazón puede permanecer durante unos meses.

No hace falta asustarse porque son los normales tiempos de recuperación, pero para acelerar la cicatrización puede realizar la fisioterapia manual e instrumental, en particular la Tecarterapia y la terapia con láser ayudan el pie a deshincharse y reducir el dolor.