Dolor en el tobillo

El dolor en el tobillo puede tener muchas causas, incluyendo: fractura del maléolo peroneal o tibial, esguince, hinchazón, tendinitis del tendón de Aquiles, bursitis calcánea o lesiones, además puede ser el resultado de la artritis o de una sobrecarga.

 

Chica hermosa, de pie, banda, pelo

 

El tobillo es una red compleja de huesos, ligamentos, tendones y músculos. Es lo suficientemente fuerte para soportar el peso del cuerpo, pero es propenso a lesiones y dolor.

El tobillo está formado por la parte distal de la tibia y del peroné que se articulan con una gran hueso del pie llamado astrágalo. La parte inferior de la tibia constituye la parte interior del tobillo, mientras que la parte inferior del peroné forma la parte exterior del tobillo.

Es posible sentir dolor en el interior o en el exterior del tobillo, pero también en el empeine o a lo largo del tendón de Aquiles que conecta la pantorrilla con el talón. Por lo general, el dolor en el tobillo responde bien a los tratamientos caseros, pero puede necesitar mucho tiempo para desaparecer. Un dolor grave en el tobillo debe ser evaluado por el médico, especialmente si es el resultado de un accidente.

 

Causas

Generalmente, el dolor en el tobillo no se debe a una enfermedad.

Conocer la causa del dolor en el tobillo hace posible la elección el tratamiento adecuado. Sin un diagnóstico y un tratamiento adecuado, la lesión original no podría sanar adecuadamente haciendo el tobillo más propenso a lesiones en el futuro.

 

Dolor en la parte exterior del tobillo

El dolor en el lado exterior del tobillo puede ser causado por la sinovitis (inflamación de la articulación), por un esguince reciente, por la ruptura del tendón peroneal, por la luxación del tendón peroneal o por fracturas ocultas.

 

Esguince de tobillo

Un esguince de tobillo es probablemente la lesión deportiva más común que causa dolor en la articulación. Después del primer esguince de tobillo es probable tener recidivas. El esguince de tobillo es una luxación parcial del astrágalo (hueso superior del pie) con respecto a tibia y peroné y es causado por un movimiento brusco en rotación. Los síntomas varían dependiendo de la gravedad, si el trauma es leve podría haber sólo dolor interno alrededor del maléolo externo y limitación articular en ciertos movimientos. Si el esguince es grave causa mucha hinchazón en el tobillo, hematomas, incapacidad para apoyar el pie, dolor y limitación funcional en todos los movimientos del tobillo. Caminar de puntillas o sobre el borde externo del pie se vuelve muy difícil. El tratamiento en fase aguda implica hielo y sobre todo la elevación para desinflar el pie. Después de los primeros días, el tratamiento mejor son las manipulaciones de la articulación para realinear los huesos y quitar los bloques articulares. Para evitar las recidivas es importante la reeducación propioceptiva que consiste en ejercicios para el equilibrio.

 

Fractura del maléolo lateral

fractura, tibia, maléolo

La fractura del maléolo peroneal (la protuberancia ósea externa del tobillo) normalmente es casada por fuerzas traumáticas (por ejemplo, la caída desde arriba) o por un fuerte esguince de tobillo.

Los síntomas son: dolor significativo en el exterior del tobillo (especialmente al apoyar el peso en aquel pie), hinchazón y entumecimiento al tocar la región del hueso afectada. Los movimientos están limitados hasta que se forme el callo óseo, para recuperar es necesaria la fisioterapia y rehabilitación.

Dolor en los nervios del tobillo

Si no ha ocurrido ningún trauma, la molestia constante en el lado externo del tobillo puede ser causada por el síndrome del ciático poplíteo externo o por una hernia de disco lumbar. Dependiendo de la gravedad de la inflamación del nervio, el dolor puede ser insoportable y puede limitar las normales actividades diarias.

 

La sinovitis del tobillo puede causar dolor anterolateral del tobillo, se encuentra justo antes del maléolo del peroné. Por lo general, el dolor es peor durante las actividades como subir las escaleras, caminar y correr, en cambio se alivia con el reposo. El tobillo se hincha y el movimiento de la articulación es limitado.

 

La ruptura del tendón del peroneo largo puede causar inestabilidad de la articulación. La lesión del tendón del peroneo corto es más frecuente con respecto al peroneo largo. Por lo general, la rotura se encuentra a nivel de la punta del peroné. A menudo, la persona con una rotura del tendón peroneo se presenta con hinchazón a lo largo del tendón y luego con dolor persistente en el exterior del tobillo. El dolor lateral se encuentra detrás del maléolo lateral. El dolor empeora con la actividad sobre todo caminando sobre terrenos desiguales o apoyando el borde externo del pie.

El esquí es una causa frecuente de luxación del tendón peroneo. También puede ocurrir durante un esguince de tobillo. La luxación (desplazamiento) es causada por la fuerte contracción de los peroneos cuando el esquiador realiza una rotación.

El paciente a menudo siente una sensación de chasquido durante el accidente.
Hay dolor e hinchazón del tobillo en la parte posterior y lateral, detrás del maléolo lateral.
Los síntomas son peores mientras se camina sobre terrenos irregulares o caminando sobre el borde exterior del pie.

El tendón peroneal puede permanecer dislocado o se puede reducir (volver en su posición), pero es fácil que ocurra otra luxación con la actividad.

La tendinitis de los peroneos es la inflamación y degeneración de los tendones en el lado exterior del tobillo. A menudo se produce después de un esguince o es debido a a la postura del pie en supinación. Los síntomas son el dolor al presionar y estirar el tendón, además se siente molestia si se intenta caminar sobre el borde exterior del pie. Rara vez se ve hinchazón en el tobillo o limitación de los movimientos. El tratamiento más adecuado es la corrección de la postura y la fisioterapia manual post esguince.

La lesión del ligamento lateral del tobillo (peroneo- astragalino anterior) ocurre como resultado de un esguince de tobillo. Se siente dolor en la parte externa del tobillo presionando sobre el ligamento y en la rotación del pie hacia el interior. Los signos y los síntomas incluyen hinchazón y moretones. El tobillo es inestable, especialmente si también los otros ligamentos exteriores del tobillo están rotos.

 

La fractura de la tubérculo lateral del astrágalo también se conoce como la fractura del snowboarder. El paciente se presenta con dolor localizado, hinchazón y moretones delante del maléolo lateral. Se advierte entumecimiento alrededor del maléolo del peroné. Esta fractura clínicamente aparece como un esguince de tobillo. Las radiografías no muestran la fractura, a menudo se diagnostica con retraso a los pacientes que han tenido un esguince de tobillo. Los síntomas no se alivian con la fisioterapia en la fase aguda y el paciente desarrolla un dolor crónico en la parte exterior del tobillo.

 

 

Dolor en la parte interna del tobillo

Las causas más comunes son la fractura del maléolo tibial, la tendinitis del tibial posterior y el esguince con el tobillo que va hacia el interior.

 

Fractura en el maléolo medial

La fractura del maléolo medial es la rotura de la protuberancia ósea en la parte interna del tobillo. Generalmente es causada por fuerzas traumáticas, por ejemplo la caída desde una gran altura o si se apoya de manera incorrecta el pie y el tobillo se tuerce. Se siente un fuerte dolor en el interior del tobillo (especialmente al caminar sobre la pierna rota), molestia presionando en la región afectada del hueso, hinchazón en el tobillo y en el pie.

 

La tendinitis del tibial posterior provoca un fuerte dolor en el tobillo en el lado interior de la articulación. La causa puede ser un trauma o una mala alineación del pie: pie plano o tobillo valgo. Los síntomas se sienten presionando sobre el tendón, poniendo en estiramiento o contrayendo el músculo tibial posterior. Si no se trata, la tendinitis puede ser un problema al caminar especialmente si se apoya el borde interior del pie.

 

Dolor en los nervios del tobillo

Si el tobillo duele desde la mañana hasta la noche, e incluso en la cama podría haber una inflamación de los nervios de la pierna. Las neuralgias del tobillo más frecuentes son el síndrome del túnel tarsiano en la parte interior y el síndrome del ciático poplíteo externo si los síntomas se sienten en la parte lateral del pie. En este caso el tobillo no está hinchado y el movimiento no es limitado, pero se siente una molestia constante incluso al estar parados y por la noche. Generalmente, los pacientes con ciática sienten dolor en la parte posterior o externa del tobillo y de la pantorrilla. El tratamiento puede ser manual con ejercicios y manipulaciones que liberan las compresiones nerviosas. Si los tratamientos conservadores no son suficientes hay que considerar la cirugía de descompresión del nervio.