Dolor en el hueso sacro, las principales causas

El sacro es un hueso triangular que se encuentra en la parte inferior de la columna vertebral.

 

Causas de dolor en el hueso sacro

dolor en el hueso sacro

Cuando una persona está sentada durante muchas horas, los músculos de la parte inferior de la espalda y los flexores de la cadera se endurecen.

 

Embarazo
Durante el último trimestre del embarazo los ligamentos se aflojan.
Esto se debe a la presencia de algunas hormonas en la sangre (relaxina).

El dolor es la naturaleza muscular: los músculos se fatigan mucho al final del embarazo.
El peso del bebé y el cambio de la forma de caminar fatiguen los músculos de la pelvis y la cadera.

Durante el parto, los músculos y los ligamentos se pueden estirar, la consecuencia es el dolor de sacro y coxis que puede durar incluso meses.

 

Trastornos músculo esqueléticos

El dolor en el sacro puede ser debido a trastornos de la columna vertebral.
El dolor en el sacro es intenso y repentino cuando se levantan pesos de forma incorrecta y se fatigan los músculos de la columna vertebral.

El sacro puede dolor incluso cuando se hacen ejercicios para fortalecer los abdominales en el suelo sin una estera.

El dolor músculo-esquelético se diferencia de otros tipos porque se siente:

  • Cuando el paciente se sienta,
  • Cuando se levanta de la silla.
  • En bicicleta, al pedalear cuesta arriba con la bicicleta de montaña o la bicicleta de carrera.
  • Después de un poco de tiempo que el paciente está sentado.

Generalmente los síntomas desaparecen al caminar o en la cama.

El dolor en el sacro es muy raro en los niños.

Entre los remedios naturales se encuentran:

  • La gimnasia postural,
  • La pomada de árnica,
  • Una compresa fría se puede aplicar en los primeros dos días después del trauma, a continuación es mejor una compresa caliente para favorecer la curación,
  • Los tacones pueden ser útiles si son bajos, las zapatillas de deporte son las más adecuadas,
  • Un masaje lumbar y en los glúteos.

 

Fractura del hueso sacro

¿Cuáles son las causas de una fractura del sacro?

Fractura del hueso sacroLa fractura del sacro es causada por:

  • Un golpe (trauma) en la espalda,
  • Actividad física intensa como carreras de larga distancia,
  • Accidentes de carretera,
  • Caída desde una gran altura (Denis et al. – 1988).

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura de coxis?

Las enfermedades metabólicas de los huesos (osteoporosis u osteomalacia) se pueden producir por una pérdida de mineralización ósea sin síntomas.
Contrariamente a lo que muchos piensan, el hueso osteoporótico no causa dolor de espalda, si no se produce una fractura.

La terapia para la fractura del sacro incluye el reposo y la magnetoterapia.
El médico puede aconsejar fármacos para el dolor si el paciente siente mucho dolor, por ejemplo los analgésicos como el paracetamol (Efferalgan) o los antiinflamatorios no esteroideos como el Diclofenaco (Voltaren).

Actividades pesadas
El dolor en el sacro puede empeorar durante y después de un esfuerzo, por ejemplo algunos ejercicios en el gimnasio (especialmente sentadillas y la máquina de las piernas).
Esto pasa porque el sobrecargo funcional provoca el estiramiento de los ligamentos útero-retales.

Espondilolistesis
El dolor en la parte superior dl sacro es un síntoma de la espondilolistesis de la quinta vértebra lumbar.
Esta patología consiste en el deslizamiento hacia delante de L5 con respecto al sacro.

espondilolistesis

 

Ligamentos y nervios
El dolor puede ser causado por la compresión de los ligamentos en el nervio ciático, en este caso se irradia al muslo, la pierna y el pie.
El ligamento que une el sacro a la espina isquiática (sacroespinoso) y el que lo conecta con la tuberosidad isquiática (sacrotuberoso) son los principales culpables.
El ligamento útero-recto-sacral provoca un dolor crónico.

 

Enfermedades ginecológicas
El dolor de sacro es común en las enfermedades ginecológicas. En la endometriosis el dolor está a nivel de los ligamentos sacro-uterinos o detrás el cuello del útero (en el bajo vientre).
Los dolores causados por endometriosis son cíclicos y aumentan al comienzo del ciclo menstrual (fase de las menstruaciones).

El dolor en el sacro por enfermedades urológicas o ginecológicas En la zona pélvica hay enfermedades que causan dolor en el sacro.
Entre las posibles causas se encuentran:

Problemas de circulación
El dolor puede ser causado por la tromboflebitis de las venas ilíacas (Kogias et al. – 2011).

El tumor
Las metástasis óseas son los tumores malignos más frecuentes del sacro.
Las células cancerosas provienen de tumores primarios.
Las metástasis causadas por un tumor pueden afectar al sacro, por ejemplo las que se originan de un cáncer de:

El examen clínico no siempre es eficaz: los canceres de sacro son asintomáticos durante mucho tiempo. El síntoma inicial más común es el dolor local.
Por la noche el dolor puede emporar.

Cáncer del sacro
El cáncer en el sacro es raro (Quraishi et al. – 2012).

Los tumores del sacro (benignos y malignos) pueden provenir de la médula ósea.

Quiste pilonidal
El quiste pilonidal es una bolsa pequeña que contiene pelo(Khanna et al. – 2011) en la zona sacro coccígea.

Los quistes pilonidales se pueden producir a causa de un pelo encarnado y la infección del folículo piloso.
Un quiste infectado se convierte un en absceso pilonidal.

La evolución del absceso consiste en la formación de una fístula.

quiste-pilonidal-hueso-sacro

Prostatitis crónica
Esta patología se detecta en el hombre por las disfunciones de la glándula próstatica.
Los síntomas principales son los siguientes:

El cáncer de próstata
Si el tamaño de la masa es excesivo, se puede observar una hinchazón entre la espalda y los glúteos.
El paciente tiene un aumento de la frecuencia de la micción o la sensación de ardor mientras orina.

Creencias erróneas
Mucha gente piensa que el dolor de coxis y sacro es causado por hemorroides o fisuras anales, ya que a menudo se produce durante o después de la defección, pero no hay ninguna conexión entre ellos.

 

Bibliografía:

  1. Denis F, Davis S, Comfort T. Sacral fractures: an important problem. Retrospective analysis of 236 cases. Clin Orthop Relat Res. 1988 Feb; 227():67-81.
  2. Mehta S, Auerbach JD, Born CT, Chin KR.Sacral fractures. J Am Acad Orthop Surg. 2006 Nov; 14(12):656-65.
  3. R T Silva, A De Bortoli, C F S Laurino, R J Abdalla, and M Cohen. Sacral stress fracture: an unusual cause of low back pain in an amateur tennis player. Br J Sports Med. 2006 May; 40(5): 460–461.
  4. Rawlings CE 3rd1, Wilkins RH, Martinez S, Wilkinson RH Jr. Osteoporotic sacral fractures: a clinical study. Neurosurgery. 1988 Jan;22(1 Pt 1):72-6.
  5. Kogias E1, Kircher A, Deininger MH, Psarras N, Keck T, Schäfer AO, Hubbe U. A very rare cause of low-back pain and sciatica: deep vein thrombosis due to absence of the inferior vena cava mimicking the clinical and radiological signs of lumbar disc herniation. J Neurosurg Spine. 2011 Aug;15(2):164-7. doi: 10.3171/2011.4.SPINE10636.
  6. Raque GH Jr, Vitaz TW, Shields CB.Treatment of neoplastic diseases of the sacrum. J Surg Oncol. 2001 Apr; 76(4):301-7.
  7. Nasir A. Quraishi, Kyriakos E. Giannoulis, Kimberley L. Edwards, andBronek M. Boszczyk.Management of metastatic sacral tumours. Eur Spine J. 2012 Oct; 21(10): 1984–1993.
  8. Khanna A, Rombeau JL. Pilonidal disease. Clin Colon Rectal Surg. 2011 Mar; 24(1):46-53.

 

Dolor de la articulación sacroilíaca, causas y sintomas