Edema pulmonar agudo: causas y síntomas

El edema agudo de pulmón es una acumulación de líquido en:

  • Los alvéolos
  • El espacio intersticial de los pulmones

Los alvéolos son bolsas de aire situadas en el interior de los pulmones que sirven para:

  1. Absorber el oxígeno del aire inhalado
  2. Eliminar el dióxido de carbono de la sangre

La acumulación de líquido en los alvéolos:

  • Obstaculiza la respiración
  • Puede ser mortal

Edema pulmonar agudo

Generalmente, el edema de pulmón afecta a los dos pulmones, aunque también puede afectar a un solo pulmón, por ejemplo en caso de reexpansión pulmonar después de un neumotórax.

 

Causas de edema de pulmón

Por lo general, la causa del edema de pulmón es un trastorno cardíaco, aunque también puede tratarse de otro problema de salud.

Edema pulmonar cardiogénico

(presión capilar pulmonar elevada)

El edema pulmonar cardiogénico es el tipo de edema más común.

La función principal del corazón consiste en:

  • Recoger la sangre oxigenada que llega de las venas pulmonares
  • Bombear la sangre al cuerpo por medio de una gran arteria llamada aorta

El ventrículo derecho del corazón bombea la sangra en las arterias pulmonares que llegan hasta el pulmón. Allí se encuentran los capilares  que están en contacto con los alvéolos para permitir el intercambio de gases, es decir:

  • El oxígeno entra en los capilares
  • El dióxido de carbono entra en los alvéolos

La sangre pasa a través de los capilares de los pulmones y llega a las venas pulmonares transportando la sangre oxigenada hacia la aurícula izquierda del corazón.

En algunos casos, el corazón no consigue bombear la sangre de manera eficiente a los órganos. Por lo tanto, la sangre se acumula en la parte superior del ventrículo, es decir, en las venas pulmonares.
Por consiguiente, se produce un aumento de la presión en estas venas y en los capilares de los pulmones. 

La presión elevada provoca secreciones de este líquido llamado “trasudado” en el intersticio pulmonar que se acumula formando un edema intersticial.

Si la presión sigue aumentando:

  • Provoca la ruptura de la unión entre los alvéolos
  • El líquido entra en los alvéolos provocando un edema alveolar

Este líquido:

  • Bloquea el flujo normal de oxígeno a través de los pulmones y provocando la falta de aliento

El edema pulmonar cardiogénico se clasifica en:

  1. Edema pulmonar de baja capacidad, si el bombeo de sangre del corazón es reducido e insuficiente para las necesidades del organismo.
  2. Edema pulmonar de alta capacidad, cuando el corazón bombea mucha sangre, pero no es suficiente porque la persona padece patologías tales como:

Las causas del edema pulmonar cardiogénico son:

  1. Infarto de miocardio
  2. Hipertensión persistente grave
  3. Problemas tiroideos (tirotoxicosis)
  4. Hipertensión arteriosa pulmonar
  5. Endocarditis (infección de las válvulas)
  6. Insuficiencia cardíaca izquierda o derecha
  7. Arritmia (latidos cardíacos irregulares)
  8. Cardiomiopatía dilatada
  9. Mal funcionamiento de las válvulas del corazón, como por ejemplo estenosis de la válvula mitral
  10. Enfermedades cardíacas congénitas (de nacimiento), como por ejemplo la comunicación interventricular e interauricular
  11. Insuficiencia cardíaca congestiva

 

Edema pulmonar no cardiogénico

(presión capilar pulmonar normal)

Las causas del edema pulmonar no cardiogénico son:

Neumonía
Esta enfermedad se caracteriza por la inflamación de los pulmones.
Por lo general, la neumonía se debe a una infección de los pulmones provocada por:

  • Virus
  • Bacterias
  • Hongos

Los microbios nocivos se acumulan en los alvéolos. Para luchar contra la infección, los alvéolos se llenan de material purulento y líquido.

Si no se interviene rápidamente, estos trastornos pueden ocasionar situaciones graves como insuficiencia respiratoria.

Problemas de hígado
Cuando el hígado está dañado, en los pulmones tiende a acumularse el líquido en exceso.
El exceso de alcohol es una de las principales causas de los trastornos hepáticos (por ejemplo, cirrosis) y puede provocar una acumulación de líquido en:

Cáncer de pulmón
Los pacientes que padecen cáncer de pulmón tienen retención de líquidos en el interior y en el exterior de los pulmones.
Una radiografía del tórax permite detectarlo.
El edema pulmonar puede manifestarse si el tumor tiene su origen en los pulmones, así como en caso de metástasis.

Inhalación de humo y gases tóxicos
La exposición a gases tóxicos, como por ejemplo el amoniaco o el humo de un incendio, puede no ser tolerada por los pulmones.
Los gases tóxicos irritan al pulmón e inhalarlos puede provocar:

Transfusiones de sangre
Las transfusiones de sangre son útiles para muchos trastornos graves, pero si este procedimiento no se lleva a cabo correctamente puede ocasionar complicaciones graves, como el edema pulmonar.

Mal de altura
Los alpinistas pueden sufrir un edema de pulmón en altitud si no utilizan el equipamiento apropiado. A una altitud muy elevada, el oxígeno en el aire se reduce, por lo que aumenta la presión en las arterias pulmonares.
Como consecuencia, sale líquido de las arterias y de los capilares y se acumula en los alvéolos pulmonares.

Trastornos renales
La funciones principales de los riñones consisten en:

  • Purificar la sangre
  • Regular el nivel de sodio en la circulación sanguínea

En caso de trastornos renales, el sodio puede alcanzar niveles demasiado altos.
Un nivel elevado de sodio en la sangre puede provocar la retención de líquidos (edema) en cualquier parte del cuerpo, incluso en los pulmones.

La insuficiencia renal crónica puede causar pulmón urémico, una enfermedad pulmonar intersticial que provoca la inflamación y fibrosis del intersticio pulmonar, además del edema pulmonar.

pneumotñorax, pulmón, colapso

Otras causas del edema pulmonar no cardiogénico:

  1. Reacción alérgica (neumonía por hipersensibilidad)
  2. Pancreatitis aguda
  3. Eclampsia
  4. Shock séptico
  5. Neumotórax  (gas en la cavidad pleural)
  6. Aspiración del ácido del estómago o de agua (ahogamiento)
  7. Envenenamiento (por ejemplo debido al veneno de las serpientes)
  8. Neumonía aguda por radiaciones
  9. Excesiva exposición a toxinas, abuso de alcohol o de heroína
  10. Beriberi (falta de vitamina B1)

Las causas del edema pulmonar no cardiogénico más frecuentes en personas mayores son:

  • Tumor maligno de pulmón
  • Trastornos renales o hepáticos

Edema pulmonar neurogénico

El edema pulmonar neurogénico se manifiesta después de una lesión grave en el sistema nervioso central.
Entre las causas se encuentran:

 

Síntomas del edema de pulmón

Los pacientes con líquido en los pulmones presentan:

  • Respiración rápida
  • Ruidos cardíacos anómalos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar después de un esfuerzo

Después de una actividad física agotadora el paciente no consigue respirar correctamente.
En general, los síntomas ocasionados por el edema pulmonar son:

  1. Falta de aliento repentina que empeora en posición horizontal. El paciente se siente mejor cuando está sentado debido a que el líquido desciende gracias a la fuerza de gravedad liberando la parte superior del pulmón y facilitando la respiración
  2. Respiración rápida
  3. Cansancio
  4. Sudoración excesiva
  5. Piel pálida
  6. Tos  persistente con expectoración espumosa, rosada o teñida de sangre
  7. Sonido sibilante al respirar
  8. Respiración con estertores estrepitosos
  9. Ansiedad y nervios
  10. Sensación de agobio repentina en posición tumbada

edema pulmonar, líquido, inflamación

Si no se lleva a cabo un tratamiento de urgencia, los síntomas pueden empeorar gradualmente y convertirse en:

  • Tos con sangre
  • Piel sudorosa y de color azulado
  • Piernas hinchadas (tobillos y pies hinchados)
  • Acumulación de líquido en el estómago (scitis)
  • Ruidos cardíacos anómalos
  • Taquicardia la frecuencia cardíaca es más rápida de lo normal
  • Dolor de pecho
  • Disnea paroxística nocturna: falta de aliento repentina que despierta al paciente mientras duerme
  • Estertores pulmonares que se producen en la base del pulmón y se expanden hacia el ápice del pulmón (marea creciente)
  • Incapacidad para decir frases largas
  • Incapacidad para dormir tumbado (se necesitan más de dos almohadas)
  • Confusión mental
  • Hígado hinchado y con dolor
  • Debilidad
Artículos Relacionados: