Efectos de las ondas de choque

Las ondas de choque son un tratamiento no invasivo que puede acelerar la curación de muchos trastornos musculoesqueléticos.

 

Definición de ondas de choque

Las ondas de choque son ondas sonoras con un pico de velocidad muy elevado.
Las ondas de choque se diferencian de los ultrasonidos por los valores de presión generada.
Además, los ultrasonidos normalmente tienen en una oscilación periódica, mientras que las ondas de choque son un solo impulso.

El tratamiento con ondas de choque se basa en la aplicación de impulsos sonoros de alta velocidad en el tejido del cuerpo afectado (Perez et al. – 2013).

En general, el tratamiento con ondas de choque prevé tres sesiones, dejando pasauna semana entre cada sesión para obtener mejores resultados.
Para iniciar la terapia, el aplicador de ondas de choque se presiona levemente contra la zona a tratar.

Ondas, de choque, hombro, calcificaciones

Aplicación de las ondas de choque en la calcificación del hombro

Cada sesión dura aproximadamente 8 minutos y puede resultar un poco molesto, aunque por lo general las personas los toleran sin muchos problemas.

 

Indicaciones clínicas para la terapia con ondas de choque

Con el tiempo, las ondas de choque se han convertido en un método eficaz y no invasivo para el tratamiento localizado de enfermedades del aparato locomotor, como por ejemplo:

  1. Codo de tenista (epicondilitis)
  2. Fascitis plantar
  3. Calcificaciones en los tendones del hombro
  4. Necrosis de la cabeza femoral
  5. Fracturas no consolidadas
  6. Pseudoartrosis
  7. Quemaduras, las ondas de choque alivian considerablemente le dolor de las cicatrices causadas por quemaduras (Soo Cho et a. – 2016)
  8. Osteomielitis (Gollwitzer et al. – 2009)
  9. Dolor miofascial

Un estudio reciente ha demostrado las potenciales aplicaciones de las ondas de choque en el tratamiento de las enfermedades periodontales (Prabhuji – 2014) y en la aceleración de la formación de callo óseo de las fracturas.

Las ondas de choque han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para su uso en pacientes con fascitis plantar y con codo de tenista que no responden a seis meses de tratamiento convencional (Ogden et al. – 2001).
La terapia con ondas de choque es una buena solución no invasiva para aliviar el dolor crónico del hombro, del pie, de la rodilla y del codo.

 

Evolución de las ondas de choque

El término “onda de choque” se refiere a los impulsos de presión mecánica que se expanden como una onda en el interior del cuerpo humano.
En 1980, se utilizaron por primera vez las ondas de choque para eliminar los cálculos en el riñón de un paciente (Chaussy et al. – 1980).

 

Efectos terapéuticos de las ondas de choque

Las ondas de choque (a diferencia de la litotricia) no se utilizan para desintegrar los tejidos, sino para provocar microscópicos efectos biológicos, intra y extra celulares, entre los que se incluye la regeneración de tejidos.
La intensidad de las ondas sonoras se transmite desde el punto de origen, es decir el generador de las ondas, hasta la región del cuerpo afectada (Notarnicola – 2012).

Aplicacion de las ondas de choque para la fascitis plantar

Aplicación de las ondas de choque para la fascitis plantar

 

¿Cómo interactúan las ondas de choque con los tejidos durante el tratamiento?

Durante el tratamiento con las ondas de choque, se producen en el tejido una serie de respuestas biológicas y, por consiguiente se produce una neovascularización (desarrollo de nuevos vasos sanguíneos), que acelera a su vez el proceso de curación.
Las ondas de choque de alta intensidad, pueden ser eficaces en el tratamiento de la pseudoartrosis, en particular en la región de la tibia y del fémur. Estudios científicos muestran que el porcentaje de recuperación es del 72%.

Neovascularización
El flujo de sangre es necesario para iniciar y mantener los procesos de reparación de la estructura del tejido afectado.

Las ondas de choque provoca un aumento considerable de:

  • Factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF)
  • Óxido nítrico (ON)
  • Antígeno nuclear de células en proliferación (PCNA), responsable de la multiplicación de las células endoteliales.

Por consiguiente, se produce una neuroascularización, es decir, la formación de nuevos vasos sanguíneos que permiten un mayor flujo sanguíneo en los tejidos.
Gracias a los nuevos vasos sanguíneos, aumenta el aporte de sangre y la oxigenación, y esto a su vez favorece una recuperación más rapida del tendón y del hueso (Notarnicola et al. – 2012).

Esto ocurre solo en caso de terapia con ondas de choque. Otros aparatos usados en fisioterapia no tienen esta propiedad de regeneración de los tejidos.

Sustancia P 
En un estudio realizado por Maier M. et al. se han medido los niveles de concentracion de la sustancia P y de prostaglandina E en el periostio (membrana externa del hueso) del fémur.
En comparación con el otro fémur, en el fémur que se ha sometido a ondas de choque, la cantidad de sustancia P liberada por el periostio era:

  1. Más alta en las mediciones realizadas a las 6 y a las 24 horas después de la terapia con ondas de choque
  2. Más baja al cabo de 6 semanas después de la terapia

Por lo tanto, se demuestra que existe una relacion directa entre la liberación de la sustancia P y la evolución clínica del paciente.
El día después de la terapia, el dolor puede aumentar, mientras que este disminuye unas semanas después de la terapia con ondas de choque en los tendones.

Reversión de la inflamación crónica
Las ondas de choque pueden alterar localmente el ambiente químico.
La inflamación crónica puede dañar el tejido sano del cuerpo y dar lugar al dolor crónico.
La actividad de los mastocitos, que están implicados en el proceso inflamatorio, puede aumentar mediante el uso de ondas sonoras.
La activación de los mastocitos puede ayudar a restablecer los procesos de recuperación y regenerativos normales.

El óxido nítrico desempeña un papel fundamental en el mecanismo de acción de las ondas de choque. De hecho, esta sustancia tiene un efecto:

  • Antálgico (disminución del dolor)
  • Antiinflamatorio
  • Angiogénico  (favorece la formación de nuevos vasos sanguíneos) (Loew et al. – 1998)

Las investigaciones científicas confirman que las ondas de choque reducen la producción de mediadores de la inflamación, es decir, sustancias que favorecen la inflamación (como las metaloproteinasas de matriz y las interleucinas) (Notarnicola – 2012).
Además, los cambios de concentración de los mediadores de la inflamación refuerza el efecto antiinflamatorio de la terapia con ondas de choque.

Estimulación de la producción de colágeno
La producción de una cantidad suficiente de colágeno es una condición previa necesaria para los procesos de reparación de tejidos. La terapia con ondas de choque acelera la producción de colágeno.
Las ondas de choque pueden favorecer la proliferación de las células tendinosas (fibroblastos que producen matriz extracelular) y la síntesis del colágeno.
Las investigaciones científicas han demostrado que la terapia con ondas de choque estimula la proliferación y la diferenciación de los fibroblastos activando el gen para la producción de:

  1. Factor de crecimiento transformante beta 1 (TGF – β1)
  2. Colágeno de tipo 1 y 3 (Frairia et Al. – 2012)

En un estudio realizado por Bosch et al. (2007), ha quedado demostrado que tras la terapia de ondas de choque, los glicosaminoglicanos (GAG) y la síntesis de proteínas aumentan.

Necrosis de la cabeza del fémur 
En un estudio ciéntifico se han comparado casos en los que la necrosis de la cabeza del fémur ha sido tratada mediante terapia con ondas de choque y los casos en que no se ha realizado esta terapia.
En los casos en que ha sido realizada la terapia con ondas de choque, se han observado los siguientes beneficios:

  1. Una mayor porción viva del hueso
  2. Disminución del tejido óseo necrótico
  3. Mayor concentración de células
  4. Amento de la actividad celular, especialmente el proceso de fagocitosis

Eliminación de las calcificaciones
La acumulación de calcio suele ser el resultado de microdesgarros o de otros traumatismos que afectan a los tendones. Las ondas de choque rompen las calcificaciones existentes, causadas por la acumulación de calcio, y actúan sobre el tendón.

Los resultados del tratamiento no son visibles inmediatamente en la radiografía pues se requiere un poco de tiempo, por lo tanto, es probable que no se trate únicamente de un efecto mecánico instantáneo para eliminar las calcificaciones.
El efecto retardado del tratamiento permite suponer que no se trata solo de un efecto mecánico sino también celular que favorece la absorción de los depósitos de calcio. (Perlik – 2003).

Liberación de puntos gatillo
Los puntos gatillo son el motivo principal de:

  1. Dolor de espalda
  2. Dolor de cuello
  3. Dolor en el hombros y en las extremidades

Los puntos gatillo se sienten como nódulos palpables en bandas tensas de fibras musculares. En estos casos, los sarcómeros están tan contraídos que se reduce el suministro de sangre hacia estos (Shah et al. -2015).
Aunque los efectos de las ondas de choque aún no están claros, se puede suponer que la energía acústica desbloquea la bomba de calcio que se encuentra en el tejido muscular, lo que permite la relajación de los músculos.

Las investigaciones muestran que las ondas de choque:

  1. Proporcionan mejores resultados respecto a las inyecciones de anestésico en los puntos gatillo miofasciales (Oh Hong et al. – 2017)
  2. Porporcionan excelentes resultados en el tratamiento de los puntos gatillo en la parte superior del músculo trapecio (cuello). En un estudio de Min Ji et al, ha quedado demostrado una reducción del dolor del 85% después de la 4° sesión de tratamiento.

Lee también:

 

Bibliografía

  1. Camilo Perez, Hong Chen, and Thomas J. Matula. Acoustic field characterization of the Duolith: Measurements and modeling of a clinical shock wave therapy device. J Acoust Soc Am. 2013 Aug; 134(2): 1663–1674. doi:  10.1121/1.4812885
  2. Yoon Soo Cho, MD, So Young Joo, MD, Huisong Cui, PhD, Sung-Rae Cho, MD, PhD, Haejun Yim, MD, and Cheong Hoon Seo, MD. Effect of extracorporeal shock wave therapy on scar pain in burn patients. Medicine (Baltimore). 2016 Aug; 95(32): e4575. doi: 10.1097/MD.0000000000004575
  3. Gollwitzer H1, Roessner M, Langer R, Gloeck T, Diehl P, Horn C, Stemberger A, von Eiff C, Gerdesmeyer L. Safety and effectiveness of extracorporeal shockwave therapy: results of a rabbit model of chronic osteomyelitis. Ultrasound Med Biol. 2009 Apr;35(4):595-602. doi: 10.1016/j.ultrasmedbio.2008.10.004.
  4. Munivenkatappa Lakshmaiah Venkatesh Prabhuji,Shaeesta Khaleelahmed, Sujatha Vasudevalu, and K. Vinodhini Extracorporeal shock wave therapy in periodontics: A new paradigm. J Indian Soc Periodontol. 2014 May-Jun; 18(3): 412–415. doi: 10.4103/0972-124X.134597.
  5. Ogden JA1, Alvarez R, Levitt R, Cross GL, Marlow M. Shock wave therapy for chronic proximal plantar fasciitis. Clin Orthop Relat Res. 2001 Jun;(387):47-59.
  6. Chaussy C, Brendel W, Schmiedt E. Extracorporeally induced destruction of kidney stones by shock waves. Lancet. 1980 Dec 13; 2(8207):1265-8.
  7. Corrado EM, Russo S, Gigliotti S, de Durante C, Marinò D, Cozzolino E. Le onde d’urto ad alta energia nel trattamento delle pseudoartrosi. GIC Ortop Traumatol. 1996;22:485–490.
  8. Ching-Jen Wang, Feng-Sheng Wang, Kuender Yang, Lin-Cheng Yang. Shock wave therapy induces neovascularization at the tendon–bone junction. A study in rabbits. J Orthop Res. 2003 Nov;21(6):984-9.
  9. Loew M, Rompe JD. Stosswellenbehandlung bei orthopädischen Erkrankungen. Stuttgart, Germany: Enke Verlag; 1998. pp. 8–9.
  10. Angela Notarnicola and Biagio Moretti. The biological effects of extracorporeal shock wave therapy (eswt) on tendon tissue. Muscles Ligaments Tendons J. 2012 Jan-Mar; 2(1): 33–37.
  11. Frairia R1, Berta L. Biological effects of extracorporeal shock waves on fibroblasts. A review. Muscles Ligaments Tendons J. 2012 Apr 1;1(4):138-47. Print 2011 Oct.
  12. Bosch G1, Lin YL, van Schie HT, van De Lest CH, Barneveld A, van Weeren PR. Effect of extracorporeal shock wave therapy on the biochemical composition and metabolic activity of tenocytes in normal tendinous structures in ponies. Equine Vet J. 2007 May;39(3):226-31.
  13. Cheng JH1, Wang CJ2. Biological mechanism of shockwave in bone. Int J Surg. 2015 Dec;24(Pt B):143-6. doi: 10.1016/j.ijsu.2015.06.059.
  14. Perlick L, Luring C, Bathis H, Perlick C, Kraft C, Diedrich O. Efficacy of extracorporal shock-wave treatment for calcific tendinitis of the shoulder: experimental and clinical results. J Orthop Sci. 2003;8(6):777-83.
  15. Jay P. Shah, MD, Nikki Thaker, BS, Juliana Heimur, BA, Jacqueline V. Aredo, BS, Siddhartha Sikdar, PhD, and Lynn H. Gerber, MD. Myofascial Trigger Points Then and Now: A Historical and Scientific Perspective. PM R. 2015 Jul; 7(7): 746–761. doi: 10.1016/j.pmrj.2015.01.024
  16. Jin Oh Hong, MD, Joon Sang Park, MD, Dae Geun Jeon, MD,Wang Hyeon Yoon, MD, and Jung Hyun Park, MD, PhD. Extracorporeal Shock Wave Therapy Versus Trigger Point Injection in the Treatment of Myofascial Pain Syndrome in the Quadratus Lumborum. Ann Rehabil Med. 2017 Aug; 41(4): 582–588. doi: 10.5535/arm.2017.41.4.582
  17. Hye Min Ji, M.D., Ho Jeong Kim, M.D., and Soo Jeong Han, M.D. Extracorporeal Shock Wave Therapy in Myofascial Pain Syndrome of Upper Trapezius. Ann Rehabil Med. 2012 Oct; 36(5): 675–680. doi: 10.5535/arm.2012.36.5.675