Cáncer de pulmón – síntomas y supervivencia

El cáncer de pulmón es una masa tumoral maligna o benigna que se desarrolla en los pulmones.

ÍNDICE

  • Tipos
  • Causas
  • Síntomas
  • Etapa intermedia
  • Complicaciones de la difusión en el tórax
  • Síntomas finales
  • Diagnóstico
  • Estadificación
  • En la cuarta etapa
  • ¿Cuánto se vive? Pronóstico y esperanza de vida

chica, aliento, respiración

 

Esta masa se expande con el tiempo y provoca:

  • Disfunción del órgano: el tumor bloquea el flujo normal de aire en los pulmones
  • Metástasis, el tumor se propaga a otros órganos del cuerpo.

 

El cáncer pone en riesgo todo el cuerpo humano.
El cáncer de pulmón puede desarrollarse en las células que forman:

  • Los bronquios
  • Los bronquiolos
  • Los alvéolos

El crecimiento tumoral provoca el aumento del número de células en la región afectada.

 

Tipos de cánceres de pulmón

Más del 90% de los tumores primarios se desarrolla en los bronquios, una de las dos ramas principales de la tráquea.
Esto se conoce como carcinoma broncogénico.

Carcinoma pulmonar
El carcinoma pulmonar incluye las neoplasias malignas que se forman en los tejidos epiteliales que componen:

  • Los bronquios
  • El tejido pulmonar

Este tipo de cáncer representa más del 95% de las neoplasias pulmonares malignas, los otros son:

  • Linfomas y tumores conectivos (<0,5%)
  • Tumores benignos (como el hamartoma) y los de bajo grado de malignidad (como los carcinoides) son inferiores al 5%

Los cánceres de pulmón se dividen generalmente en 2 grupos según el tipo de tratamiento que se puede hacer:

1) Carcinoma de células no pequeñas

El cáncer de pulmón de células no pequeñas se puede tratar con cirugía junto con radioterapia y quimioterapia.

Carcinoma de células escamosas
El carcinoma de células escamosas también se llama escamoso o epidermoide.
Este tumor se origina en los bronquios de gran calibre (vías respiratorias altas) y representa el 40-50% de los casos.
Generalmente, se forma en la parte central del pulmón y puede afectar a los bronquios causando:

  • Estenosis (estrechamiento)
  • Atelectasia (colapso de parte del pulmón)
  • Necrosis (muerte celular) a causa del bloqueo de la circulación sanguínea causado por la masa tumoral
  • Absceso pulmonar en el área en necrosis

Este tipo de cáncer es el tipo más común en los hombres y en los fumadores.

Adenocarcinoma
Es el segundo tipo más común de cáncer de pulmón de células no pequeñas, representa el 30-50% de los casos.
El adenocarcinoma puede originarse:

  • En los bronquios: adenocarcinoma bronquial
  • En los alvéolos: carcinoma bronquioalveolar. El subtipo menos agresivo del adenocarcinoma es el carcinoma bronquiolalveolar

Este tumor afecta a las pequeñas bolsas de aire de los pulmones.
Se observa en las personas que no fuman, especialmente en las mujeres.

Se forma más hacia el exterior con respecto al carcinoma de células escamosas.
Aunque el tumor es pequeño puede causar:

El diagnóstico de este tumor puede ocurrir mucho tiempo después de su desarrollo.
En la radiografía de pueden observar:

  • Una opacidad (de color blanco), similar a la que se observa en caso de neumonía
  • Un nódulo sólido
  • Nódulos difundidos

Carcinoma de células grandes
El cáncer de pulmón de células grandes es menos común y se observa sólo en el 10% de los pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas.
Se trata de la forma más agresiva de carcinoma de células no pequeñas.
El carcinoma de células grandes causa la formación de metástasis cerebral en el 50% de los casos.

TAC,carcinoma grandes celulas

2) Carcinoma de células pequeñas

El carcinoma de pulmón de células pequeñas o carcinoma microcítico de pulmón es menos frecuente que el otro. Se trata de la forma más agresiva de cáncer de pulmón y sólo se puede tratar con la ayuda de la radioterapia y de la quimioterapia.
La estadificación del tumor de células pequeñas es diferente de la estándar.

Neoplasia pulmonar de células pequeñas

 

Causas del cáncer de pulmón

Hay factores de riesgo muy importantes.

tumor pulmonar, metástasis

Entre los factores de riesgo exógenos o externos se encuentran:

  1. Humo de cigarrillo: es el principal factor de riesgo. El 90% de los cánceres de pulmón en los hombres y el 70% en las mujeres está relacionado con el humo de
    cigarrillo.

El riesgo está relacionado con la cantidad de cigarrillos que a persona fuma, el número de años que lleva fumando y la edad de inicio.
El riesgo de cáncer disminuye en un 50% un año después de que se ha dejado de fumar, de todas formas, no existe la posibilidad de que el riesgo desaparezca por completo.

  1. Tabaquismo pasivo: representa el 20% de los  casos de cáncer de pulmón en las personas que nunca han fumado, por lo tanto tiene una relevancia importante
  2. Terapia de reemplazo hormonal (posmenopáusica) es un factor de riesgo importante
  3. Exposiciones ocupacionales: el asbesto aumenta la incidencia de cáncer de pulmón en un 5% y la mortalidad en un 7%.

Factores de riesgo endógenos o internos:

  • Fibrosis pulmonar (especialmente en las mujeres)
  • EPOC (el 70-80% de los casos de cáncer de pulmón está precedido por esta enfermedad)
  • Infecciones pulmonares y sus resultados cicatriciales

El cáncer pulmonar en los no fumadores tiene estas características:

  • Afecta a individuos más jóvenes
  • Es más común en las mujeres
  • En la mayoría de los casos es un adenocarcinoma
  • El pronóstico para el paciente es más favorable (especialmente los operados)

 

Primeros síntomas del cáncer de pulmón

Generalmente no se presenta ningún síntoma temprano.
Cuando la enfermedad alcanza una etapa avanzada, los síntomas aparecen.
Por esta razón es difícil diagnosticar el cáncer de pulmón de manera temprana

Los síntomas que pueden indicar el cáncer de pulmón son:

Síntomas iniciales
En la primera fase, los síntomas se sienten especialmente si el tumor está en la parte interna del pulmón.
Uno de los primeros síntomas es la tos con rastros de sangre que ocurre junto con el dolor en el pecho. La tos puede volverse crónica.

  • Tos seca y persistente que empeora con el tiempo, un paciente que sufre de bronquitis crónica debe ir al médico si la tos se vuelve más frecuente o cambia el tipo de secreciones. Incluso un tumor en la parte exterior del pulmón puede causar tos si provoca una úlcera en la mucosa.
  • Tos con catarro y sangre, llamada hemoptisis, puede ser causada por: formación de nuevos vasos sanguíneos en el tumor, una úlcera de la mucosa, la muerte del tejido canceroso o lesiones causadas por la tos.
  • Dolor en el pecho si la masa ejerce presión sobre la pleura y las costillas (especialmente en caso de cánceres periféricos). También se puede sentir una sensación de pesadez en el pecho, como si tuviera una piedra encima.
    Un dolor moderado del esternón puede llegar a ser severo y se puede irradiar hacia los hombros, el cuello y la espalda.
    A menudo empeora con la tos.
  • Dolor de hombro, en el brazo, que puede llegar hasta la mano. El síndrome de Pancoast se debe a tumores que afectan el ápice pulmonar, especialmente el derecho. Estos tumores pueden afectar la primera y la segunda costilla, los nervios del plexo braquial, arteria y vena subclavia. En general, el paciente llega a la clínica, sosteniendo el brazo afectado con el sano.
  • Falta de aliento, puede deberse a: obstrucción de la tráquea o de los bronquios, masa grande en el pulmón que ocupa mucho espacio, derrame pleural, inflamación de los ganglios linfáticos, embolia formada por células tumorales que bloquea los vasos sanguíneos.
    Puede ser difícil respirar, especialmente al estar acostados.
  • Respiración con silbidos o crujidos causados por el paso del aire a través de una zona de tráquea o de un bronquio en donde hay una obstrucción.
  • Fiebre porque se puede desarrollar una infección en la parte del pulmón en que el aire no llega.
  • Neumonía y bronquitis

 

Síntomas del tumor en la etapa media/avanzada

El tumor se ha propagado a los órganos de la caja torácica

  • Pérdida de la voz, la ronquera en la garganta también pueden producirse en las personas con cáncer de pulmón en la etapa final
  • Cansancio continuo
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Pérdida del apetito
  • Hinchazón del cuello y de la cara
  • Dificultad para deglutir

 

Complicaciones causadas por la propagación del cáncer en el tórax

Síndrome de Claude-Bernard-Horner: si el tumor está en el ápice pulmonar y llega al ganglio estelar (núcleo de nervios de la cadena simpática) puede causar:

  • Enoftalmos (desplazamiento posterior del globo ocular)
  • Miosis (reducción del diámetro pupilar)
  • Sudoración de la cara sólo en un lado
  • Ptosis palpebral (descenso del párpado)

Raramente, estos fenómenos están presentes todos juntos.

Síndrome de compresión de la vena cava superior: la compresión puede ser debida a:

  • Tumor en el lóbulo superior derecho
  • Ganglio linfático mediastínico (cerca de los bronquios) afectado por el tumor
  • Formación de un trombo secundario en una estasis venosa

En el 40% de los casos, el responsable es un carcinoma de células pequeñas. Los síntomas de la compresión de la vena cava son:

  • Hinchazón de la cara, párpados y cuello
  • Cefalea (por hipertensión venosa cerebral)
  • Mareos
  • Somnolencia
  • Reducción del campo visual
  • Tos
  • Disfagia (disfunción del sistema digestivo)
  • Disfonía (problema de la voz)
  • Cianosis

Es un problema que se debe tratar urgentemente mediante el uso de prótesis internas que permiten la circulación dentro de los vasos sanguíneos.

Parálisis del nervio laríngeo recurrente: ocurre en caso de tumor en el lóbulo superior izquierdo o de masas en los ganglios linfáticos debajo del arco aórtico que comprimen o irritan el nervio.
Las consecuencias son:

  • Dificultad para hablar a causa de la parálisis de las cuerdas vocales (disfonía / estridor)
  • Problemas de deglución (disfagia) porque este nervio inerva los músculos intrínsecos de la laringe y la parte superior del esófago

Parálisis / irritación del nervio frénico: un tumor central o mediastínico puede comprimir el nervio frénico causando:

  • Hipo (a causa de la irritación del nervio)
  • Dolor de hombro y de cuello
  • Disnea (si la parálisis del nervio frénico causa le reducción del movimiento del diafragma en un lado)

Problemas cardíacos: si el tumor o las metástasis ejercen presión sobre el corazón pueden causar arritmia, acumulación de líquido en el pericardio (membrana del corazón) y agrandamiento del corazón, hasta la insuficiencia cardíaca.
Las metástasis cardíacas y pericárdicas ocurren en el 15% de los casos.

Penetración en el esófago: generalmente es causada por:

  • Tumores del bronquio principal o del lóbulo inferior izquierdo
  • Ganglios linfáticos mediastínicos

La consecuencia es la disfagia (dificultad para tragar) en primer lugar ocurre con los alimentos sólidos, y luego también con los líquidos.

Penetración en la tráquea o en un bronquio– es un evento raro, pero puede causar una fístula bronco-esofágica (canal de comunicación anormal). La consecuencia es el deslizamiento de los alimentos ingeridos en el pulmón. Aquí puede causar una neumonía por aspiración.

 

Síntomas finales del cáncer de pulmón – fase terminal

  • Anomalías en los dedos o en las uñas como el crecimiento excesivo de los tejidos en la punta de los dedos (hipocratismo digital)
  • Palidez de la piel o coloración azulada
  • Hinchazón o dolores articulares
  • Dolor en los huesos causado por metástasis (30-40% de los casos)
  • Problemas neurológicos: descenso del párpado, contracción de la pupila

 

Diagnóstico del cáncer de pulmón

El médico revisa el historial médico y lleva a cabo un examen físico en que comprueba el estado de los pulmones y los ganglios linfáticos laterocervicales (parte lateral del cuello) y por encima de la clavícula. Estos ganglios están hinchados solo en la etapa avanzada del cáncer, en el 20% de los casos.

Exámenes instrumentales
El examen principal para el diagnóstico del cáncer de pulmón es la radiografía de tórax.

La radiografía puede mostrar la presencia de:

  • Opacidad en los pulmones
  • Atelectasia (colapso pulmonar)
  • Derrame pleural, se ve una gran mancha blanca y eventualmente la desviación de los bronquios

Exámenes de laboratorio

  • Exámenes de sangre
  • Marcadores tumorales, no permiten hacer el diagnóstico, aunque en ciertos tipos de neoplasias están presentes o aumentan. Son útiles para monitorear la enfermedad. Los principales son el CEA (antígeno carcinoembrionario), más específico en el adenocarcinoma, NSE (enolasa neurospecifica) y la cromogranina para el carcinoma pulmonar de células pequeñas y tumores neuroendocrinos y el CYFRA 21 (una citoqueratina) para el carcinoma escamoso.
  • Análisis citológico (de las células) e histológico (de los tejidos) del esputo (secreciones). Se necesitan 3 muestras tomadas en 3 días diferentes. Puede dar un resultado falso negativo en caso de tumor periférico (en la parte exterior). Muy útil para el carcinoma de células escamosas que provoca un mayor grado de descamación.

Biopsia
La biopsia consiste en analizar una muestra de tejido tumoral.
A través de la biopsia, el patólogo analiza una muestra de tejido para determinar el tipo de tumor y la gravedad de la enfermedad.

La biopsia se puede realizar durante otros exámenes invasivos, como:

  • Videobroncoscopia o fibrobroncoscopia en la que se introduce de un broncoscopio (tubo con cámara) que recorre las vías respiratorias hasta los bronquios. Durante este examen se pueden tomar muestras de tejido para ser analizadas.
  • Punción aspirativa transtorácica con guía radiológica: para este examen se requiere una anestesia local. Bajo la guía de una TAC, el médico inserta una aguja dentro del pulmón y toma una muestra.
  • Toracocentesis: Es la muestra del líquido pleural a través del tórax. En el caso de derrame pleural, el análisis citológico del líquido extraído puede mostrar la presencia de células cancerosas. Esto significa que el tumor está en una etapa avanzada. Si ha alcanzado la pleura es inoperable. Especialmente el adenocarcinoma causa la presencia de células tumorales en el derrame pleural. En cualquier caso, en más de la mitad de los casos puede no ser diagnosticado.
  • Biopsia quirúrgica toracoscópica: este examen se realiza bajo anestesia general. El cirujano hace tres pequeñas incisiones y en una inserta el toracoscopio, un tubo de fibras ópticas que permite el estudio de los pulmones y de la cavidad pleural. Durante este examen, el cirujano toma la muestra de tejido para analizarlo. Este procedimiento es más invasivo y requiere hospitalización.

Exámenes instrumentales por imágenes
El paciente también puede someterse a otros exámenes para conocer la extensión del tumor:

  • TAC
  • RMN (Resonancia Magnética)
  • Cintigrafía PET (tomografía de emisión de positrones)

 

Estadificación del tumor en el pulmón

La estadificación del cáncer de pulmón es un importante campo de estudio porque ayuda a los médicos a determinar cuánto ha crecido el tumor. Dependiendo de la madurez y de la gravedad, el médico determina:

  • El pronóstico del cáncer
  • El tratamiento

Estadificación del tumor de células pequeñas
La estadificación del tumor en el pulmón de células pequeñas se divide en dos etapas:

  • Enfermedad Limitada (LD): El tumor está localizado sólo en el pulmón
  • Enfermedad extendida (ED): El tumor ha desarrollado metástasis a distancia

Estadificación del tumor de células no pequeñas
La estaficación del cáncer de pulmón de células no pequeñas es la estándar:

Etapa I
La masa tumoral está en la etapa inicial:

  • Inferior a 3 cm de diámetro
  • Todavía no se ha propagado

Como resultado, se puede extirpar fácilmente mediante cirugía.

Etapa II
En esta etapa el tumor se está propagando lentamente a las partes cercanas.
Esta etapa se divide en:
Etapa 2A:

  • El tumor mide de 3 a 4 cm
  • Los ganglios linfáticos adyacentes se ven afectados

Etapa 2B:

  • El tumor mide de 4 a 7 cm
  • Los ganglios linfáticos adyacentes se ven afectados
  • El tumor puede haberse diseminado a:
    • Diafragma
    • Pared pulmonar
    • Pared torácica
    • Pared externa del corazón (pericardio)

Tasa de supervivencia del tumor pulmonar en las etapas 1-2
La supervivencia a los 5 años es del 65-80%.

Etapa III
En esta etapa el tumor se desarrolla más y puede extenderse a los vasos sanguíneos que conectan los pulmones con el corazón. Esta es una fase muy peligrosa e irreversible.

Tumor al pulmon

La etapa 3 se divide en dos subtipos.
En la primera fase llamada 3A, el tumor se limita a una parte del cuerpo.

  • El tumor mide entre 3 y 7 cm de diámetro
  • Los ganglios linfáticos adyacentes y los del tórax se ven afectados
  • El cáncer se ha extendido a la pared torácica, al diafragma y al pericardio

En la segunda etapa 3B, el tumor

  • Se propaga agresivamente: también ataca al corazón, la tráquea, al esófago
  • Todos ganglios linfáticos del tórax están afectados

Tratamiento para el cáncer de pulmón en la etapa III
Para la mayoría de los pacientes, el tumor en la etapa 3B es difícil de extirpar quirúrgicamente y el tratamiento se limita a la radioterapia y a la quimioterapia.

Tasa de supervivencia del tumor pulmonar en la etapa 3
La tasa de supervivencia del cáncer de pulmón en la tercera etapa depende del tratamiento y del estado de salud del paciente.
Sin embargo, la supervivencia media varía del 7 al 17%.
El pronóstico para el cáncer de pulmón suele ser desfavorable, debido al estilo de vida de la mayoría de los pacientes después del diagnóstico.

Sólo el 5-10% de los pacientes con cáncer de pulmón en la etapa 3B sobrevive hasta 5 años después del diagnóstico.
Los pacientes que se someten a la quimioterapia pueden tener una supervivencia mayor si mantienen un estilo de vida saludable.
El pronóstico del cáncer de pulmón es más favorable para las personas que se someten a quimioterapia porque la tasa de supervivencia a los 5 años es del 15-20%.

Estas estadísticas no son muy significativas porque no consideran:

  • La genética
  • El estilo de vida de los pacientes

 

Tumor pulmonar en la cuarta etapa

Es la etapa más grave ya que no hay cura.
El cáncer se ha extendido a otras partes del cuerpo y la única solución es la limitación:

  • De los daños
  • De los síntomas

La etapa final o el cáncer de pulmón en la cuarta etapa es una enfermedad irreversible en la que las células cancerosas se propagan a otros órganos sanos en el cuerpo (metástasis a distancia).

Los síntomas del cáncer de pulmón en la etapa 4 dependen de la localización del tumor primario y de las metástasis.
La estadificación se basa en la extensión del tumor a los órganos del cuerpo.

Después de realizar todas las pruebas diagnósticas, el médico establece el pronóstico del cáncer de pulmón en la cuarta etapa y la terapia más adecuada.

En la etapa final, el cáncer se ha extendido desde el pecho hasta otros órganos del cuerpo (metástasis pulmonar).

El tratamiento de los síntomas desde el momento del diagnóstico es esencial para el tratamiento del cáncer.

Tratamiento para el cáncer de pulmón en la IV etapa
El paciente debe someterse a quimioterapia o radioterapia para destruir las células cancerosas y ralentizar el desarrollo de las mismas.
En la cuarta etapa no es eficaz extirpar quirúrgicamente la parte enferma.

 

¿Cuánto se vive con un cáncer de pulmón? Pronóstico y esperanza de vida

La tasa de supervivencia depende de la condición física de la persona y del tratamiento que está realizando.
En la mayoría de los casos, la tercera etapa del cáncer de pulmón lleva a la etapa 4, que es mortal.
Hay que tener en cuenta varios factores para el pronóstico y para la esperanza de vida.

Es importante saber:

  • Edad del paciente
  • Género del paciente
  • Estado de salud del paciente
  • Extensión del tumor
  • Respuesta del paciente al tratamiento administrado, etc.

Estos factores juegan un papel clave en el pronóstico de la última etapa.
Los tumores que tienen un mejor pronóstico, por lo tanto con una supervivencia más larga, son los que se encuentran en los pacientes:

  • Asintomáticos
  • Con síntomas relacionados sólo con el cáncer primario

Tienen un pronóstico más desfavorable los pacientes que tienen síntomas sistémicos como:

  • Pérdida de apetito (anorexia, 35%)
  • Pérdida de peso (40-50%)
  • Astenia (30%)
  • Síntomas relacionados con las metástasis 

Por lo general, los pacientes que no tienen alteraciones clínicas objetivas o de laboratorio tienen menos posibilidades de presentar metástasis:

  • Cerebrales
  • Óseas
  • Abdominales

La tasa de supervivencia en la cuarta etapa es muy baja.
Sólo el 5-10% de las personas afectadas por el cáncer de pulmón sobreviven hasta 5 años después del diagnóstico.
En los tumores de células no pequeñas, sólo el 10-15% de las personas vive hasta 5 años más.
En comparación con otros tipos de cáncer, el pronóstico del cáncer de pulmón en la etapa 4 es más desfavorable.

El diagnóstico tardío es un factor importante que determina la baja tasa de supervivencia en las personas afectadas por cáncer de pulmón.