Extrasístole ventricular: diagnóstico, medicamentos y remedios

 

Diagnóstico de la extrasístole ventricular

A menudo, cuando el médico detecta extrasístoles solicita una resonancia magnética, pero esto no es adecuado porque es necesario seguir un esquema:

  1. En primer lugar se realiza un monitoreo Holter
  2. Luego, se realiza una prueba de esfuerzo para cerciorarse de que el paciente aún sufre de extrasístole
  3. Una ecografía cardíaca, que en ocasiones es suficiente para realizar el diagnóstico,  muestra el ventrículo derecho dilatado

Por lo tanto, para realizar el diagnóstico de extrasístole, el médico tiene en cuenta los siguientes parámetros:

  1. Persona joven
  2. Extrasístoles que se observan en las derivaciones precordiales derechas del ECG en las que se ve claramente una obstrucción de la rama izquierda alternada con extrasístoles con QRS normal
  3. Corazón derecho agrandado
  4. Ecocardiografía que muestra una zona muy eco-reflejada (blanca) en la cima del corazón, debido a que en esa zona se acumula la grasa y el tejido fibroso

Si el médico sospecha de extrasístole puede solicitar un electrocardiograma (ECG). Esta prueba puede detectar los latidos adicionales, así como identificar el tipo de onda eléctrica y su origen.

Electrocardiograma
En caso de contracciones ventriculares prematuras raras es posible que el examen no las detecte.
Puede que se requiera un monitor cardíaco o Holter durante por lo menos 24 horas.

extrasístole, ECG

ECG estándar
Durante un ECG estándar, se colocan sensores (electrodos) en el pecho y en las extremidades para crear un gráfico de las señales eléctricas que viajan a través del corazón. El examen dura unos minutos.

El impulso generado por el ventrículo se difunde a través del miocardio ventricular, pero no suele llegar hasta el haz de His, por lo tanto no regresa hacia las aurículas.
Como la propagación del impulso eléctrico es más lenta, respecto a la propagación en las fibras de Purkinje, el complejo QRS aparece más amplia.
Además, después de la extrasístole se produce una pausa compensatoria ya que cuando llega un nuevo impulso eléctrico sinusal normal, el ventrículo aún se encuentra en el período refractario (repolarización en la que el corazón no puede contraerse) debido a la extrasístole.
Hasta que no termine el período refractario, el ventrículo no puede volver a contraerse.

Otro método manual de realizar el diagnóstico consiste en medir el pulso radial.
En caso de extrasístole, el flujo sanguíneo es menor de lo normal, por lo tanto, no se siente el pulso del paciente. Sin embargo, con la ayuda de un estetoscopio, es posible oír el latido cardíaco en el pecho del paciente.

ECG bajo esfuerzo
Esta prueba diagnóstica sirve para registrar la actividad eléctrica del corazón al andar sobre una cinta de correr o al pedalear en una bicicleta estática.
Puede ayudar a establecer el significado de la extrasístole. Cuando los latidos prematuros desaparecen o disminuyen durante la prueba suelen considerarse inocuos.

Electrocardiograma dinámico Holter
Este aparato portátil se lleva en el bolsillo o en el cinturón. Registra automáticamente la actividad del corazón durante un período de 24 horas y muestra al médico el ritmo cardíaco.
Registrador de eventos
Este ECG portátil se puede transportar como el Holter. Cuando el paciente percibe los síntomas aprieta el botón y el aparato crea un breve registro de la actividad eléctrica del corazón. Esto permite al médico ver el ritmo cardíaco cuando se perciben los síntomas.

Los análisis de sangre para el diagnóstico de trastornos que pueden provocar la extrasístole incluyen:

  1. Niveles de electrolitos en la sangre, que se pueden monitorizar para detectar niveles bajos de potasio o magnesio (hipocalemia e hipomagnesemia).
  2. Niveles de medicamentos en la sangre, que se monitorizan para detectar la toxicidad por digoxina, o bien los niveles de las enzimas de la tiroides, ya que el hipertiroidismo puede provocar extrasístole.
  3. Oxigenación de la sangre (oximetría), que puede medirse para detectar la hipoxia.
  4. Análisis de sangre para detectar drogas o anfetaminas.
  5. Niveles hemáticos de enzimas cardíacas como la creatina quinasa (CK) y la troponina, que se controlan para evaluar los daños en el miocardio después de un ataque al corazón.

 

¿Cuándo hay que preocuparse por la extrasístole?

Por lo general, si el corazón está sano (no hay alteraciones estructurales), las extrasístoles son benignas.
Las características de las extrasístoles peligrosas son:

  1. Frecuencia elevada (más 10 por minuto)
  2. Bigeminismo, trigeminismo y latidos prematuros en grupos de dos
  3. Precocidad, en el ECG, la extrasístole se forma en la onda T del complejo QRS anterior
  4. Se origina en varios puntos (multifocal o multiforme)

 

Medicamentos antiarrítmicos para la extrasístole ventricular

Los medicamentos para la arritmia sirven para controlar las contracciones ventriculares prematuras con el objetivo de prevenir la taquicardia ventricular, la fibrilación ventricular y la muerte repentina.

Entre los antiarrítmicos se encuentran los betabloqueantes, como por ejemplo la amiodarona. Por desgracia, no existe la suficiente evidencia científica para afirmar que los medicamentos antiarrítmicos impiden la taquicardia y la fibrilación ventricular.

Los betabloqueantes se recetan a muchos pacientes con enfermedades de corazón por varias razones, no solo para la arritmia.

Según la European society of cardiology , los betabloqueantes están indicados para reducir los síntomas en los pacientes con extrasístole que se origina en varios puntos.
También podría sestar indicado para las personas con disfunción ventricular o insuficiencia cardíaca.

Para la ansiedad, el médico puede recetar antidepresivos como el bromazepam (Lexotan).

 

Remedios naturales para la extrasístole ventricular

Los siguientes remedios naturales pueden ayudar a controlar la extrasístole y mejoran la salud del corazón.
Si los exámenes no evidencian cardiopatías o riesgos para el corazón (extrasístole aislada o benigna), el paciente no requiere medicamentos.

  • Sustancias o eventos desencadenantes. En caso de síntomas frecuentes, se recomienda anotar las sustancias ingeridas o las acciones realizadas que pueden haber desencadenado la extrasístole.
  • Evitar ciertas sustancias. La cafeína, el alcohol, el tabaco y las drogas pueden provocar contracciones ventriculares prematuras. Reduciendo o evitando estas sustancias se pueden reducir los síntomas. La extrasístole por la tarde o por la noche a menudo tiene su origen en la bebida y otras sustancias estupefacientes.
  • Manejar el estrés. La ansiedad puede ocasionar latidos cardíacos anómalos, sobre todo por la noche o por la mañana temprano. Si la causa de la extrasístole es la ansiedad, se deben experimentar técnicas de relajamiento como la meditación o el ejercicio físico.
  • Remedios fitoterapéuticos. El extracto de espino contiene procianidinas y flavonoides que ayudan a regularizar el ritmo cardíaco y reducen la ansiedad.
  • Osteopatía. Este tratamiento puede ser eficaz para liberar los obstáculos que comprimen el nervio vago y para relajar el diafragma.

 

Extrasístole ventricular: tipos, causas y síntomas