Fractura de las costillas

¿Qué es la fractura de las costillas?

Las costillas son los huesos de la caja torácica, son 12 pares simétricos, tienen origen en las vértebras y en su parte delantera acaban en el esternón.

Las fracturas de las costillas representan una de las posibles consecuencias de un traumatismo torácico.

Tienen una conformación muy alargada y flexible que las expone a las lesiones, debidas tanto a caídas como a aplastamientos.

chequeo de omóplatos

En los pacientes mayores que padecen de osteoporosis, la fractura puede deberse incluso a un fuerte abrazo o a golpes en una multitud de gente.

Las fracturas de las costillas corren el riesgo de perjudicar a los órganos internos, en particular:

  • El pulmón,
  • El corazón,
  • El hígado,
  • El bazo,
  • Las grandes arterias y venas presentes en el pecho.

Las fracturas de las primeras dos costillas ocurren rara vez, pero es esencial tratarlas de manera adecuada porque pueden perjudicar a las estructuras internas del pecho e incluso causar la muerte.

La elasticidad de las primeras costillas es menor con respecto a la de las inferiores, entonces un traumatismo que afecta a la parte alta del pecho no causa una fractura no desplazada, sino una fractura desplazada con desplazamiento de los fragmentos hacia dentro.

Es posible que acuda a urgencias un paciente con múltiples fracturas de costillas, en este caso es mejor ingresar al paciente durante las primeras 24/48 horas, debido a los riesgos relacionados con el traumatismo. De hecho si la lesión afecta a las costillas número nueve, diez o once se corre el riesgo de que se perforen el bazo o el hígado, causando una hemorragia considerable.

En caso de lesión pleural y pulmonar, se corre el riesgo de neumotórax, con vaciado del pulmón, o de hemotórax, que causa shock hipovolémico.

 

neumotórax, pulmón, trauma, lesión, el aire, la pérdida, sibilancias

Neumotórax pulmón izquierdo, que parece más piccolo.Alila / bigstockphoto.com

 

Las costillas asternales y flotantes pueden padecer de:

  • Una fractura no desplazada,
  • Una fractura desplazada,
  • Una magulladura.
  • Casi nunca se aprecian:
  • Lesiones conminutas,
  • Fracturas-estallido,
  • Desprendimientos localizados.

El traumatismo que provoca la fractura también puede causar un esguince de los cartílagos de las costillas.

¿Cómo ocurre una fractura de las costillas?

Los mecánismos típicos de lesión de las costillas son:

  • Un traumatismo directo,
  • Un aplastamiento,
  • Una perforación.

Las causas pueden ser:

  • Un traumatismo directo,
  • Un accidente de coche,
  • Una caída,
  • Un abrazo muy apretado,
  • Golpes recibidos en una multitud de gente.

 

Rayos X del pecho, costillas, fractura, pecho, espalda, clavícula, escápula, lesión ósea, deslizamiento, el fracaso, la consolidación, osteoporosis, dolor, dolor, síntomas, causas, limitación funcional, inflamación, mayor, flexión, esfuerzo, caída, trauma, el hogar, la bicicleta, hinchazón, edema, magnetoterapia, callo.

Radiografía con algunas costillas rotas.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura de las costillas?

Los síntomas más destacados son:

  • El dolor de pecho en la zona lesionada,
  • La hinchazón,
  • El hematoma que puede ser interno o externo.

Se pueden sentir calambres:

  • Al respirar,
  • Durante la palpación con las manos,
  • Al mover el pecho y la espalda (extensión, flexión y rotación).

Además toser y estornudar causan mucho dolor.

Es posible que también se aprecie disnea.

Si la fractura costal afecta a más costillas (múltiple), puede causar una movilidad anormal de las costillas lesionadas que se desplazan en dirección opuesta con respecto a las sanas: “respiración paradójica”.

El movimiento de las costillas fracturadas durante la respiración puede afectar a los troncos arteriales y venosos mediastínicos, entonces puede causar una reducción de la circulación venosa, de esta manera puede ocurrir un choque cardiogénico.

¿Cómo se llega al diagnóstico de una fractura de las costillas?

Para diagnosticar la fractura de las costillas, el médico examina la historia clínica del paciente, porque según el traumatismo sufrido puede caber sospecha de una lesión.

También la condición del paciente es importante, porque una mujer mayor con osteoporosis tiene muchas más probabilidades de padecer de una fractura con respecto a una persona joven.

Si cabe sospecha de una fractura costal, en urgencias se realizará una radiografía que muestra posibles interrupciones óseas.

Si la radiografía no detecta fracturas, es necesario repetir la prueba después de al menos 2 días, porque la primera radiografía podría no mostrar los signos de la lesión.

Una pequeña fractura resulta visible solo con una resonancia magnética, porque se pueden detectar posibles edemas óseos.

¿Cuál es el tratamiento para una fractura costal?

Justo después de sufrir un traumatismo, se tiene que poner hielo en la zona afectada y mantener el pecho en reposo.

Después de confirmar el diagnóstico de fractura costal, para algunos pacientes un vendaje que inmoviliza y sujeta la zona afectada puede causar alivio.

El vendaje no tiene que dificultar la ventilación, pero limita los movimientos torácicos.

El único tratamiento que acelera la recuperación o pone en marcha el proceso de consolidación de la fractura es la terapia magnética, que permite reducir a la mitad los tiempos necesarios para la formación del callo óseo.

Uno de los posibles resultados (consecuencias) a largo plazo es que el neumotórax no sana.

Si el dolor es muy fuerte, el paciente puede tomar los antiinflamatorios no esteroideos y los analgésicos que le receta el médico, los medicamentos alivian los síntomas de manera temporal.

La fractura del esternón

costillas, clavículas, columna torácica, el pecho, la espalda, la clavícula, la escápula, la anatomía, la fisioterapia y la rehabilitación, cartílagos costales, las articulaciones, los huesos, los músculos, los nervios

Caja torácica y el esternón

¿Qué es el esternón?

Foto: Caja torácica y esternón

El esternón es el hueso central y anterior del pecho, se compone de tres partes que son, a partir de arriba:

  • Manubrio,
  • Cuerpo,
  • Apéndice xifoides.

Las fracturas del esternón ocurren rara vez, la frecuencia de lesiones es menor de 0,5% de todas las fracturas del cuerpo.

La conformación de la caja torácica protege el esternón, en caso de traumatismo directo la onda de choque se transmite directamente a las costillas que se lesionan con más facilidad.

La condición estática del hueso sugiere que se considere el equivalente delantero de la columna vertebral.

Los más afectados son los hombres, porque:

  • Suelen hacer más trabajo pesado,
  • Tienen más probabilidades de sufrir graves accidentes de coche, sufriendo traumatismos contra el volante.

Los pacientes que acuden a urgencias suelen tener por lo menos 25/30 años, ya que el esternón es el último hueso que se osifica de manera completa, y esto suele ocurrir alrededor de 25 años.

Los que tienen menos de 25 años tienen un esternón más flexible, entonces las lesiones son casi imposibles.

Si el esternón se aplasta hacia dentro debido a un traumatismo, esto puede causar daños graves.

El tipo de fractura más frecuente se debe a traumatismos directos, en cambio causas menos frecuentes son:

  • Un traumatismo indirecto,
  • La hiperflexión,
  • La hiperextensión de la columna vertebral.

La parte que se lesiona con más frecuencia es el ángulo de Louis, entre manubrio y cuerpo, en general la fractura es transversal, en cambio una solución de continuidad longitudinal ocurre rara vez.

Las fracturas que se deben a accidentes de coche suelen estar relacionadas con desvíos de los cartílagos costales, en cambio en la parte visceral pueden apreciarse perjuicios a:

  • La tráquea,
  • La pleura,
  • El pericardio,
  • El miocardio.

La complicación más frecuente afecta a los pulmones, en efecto el esternón puede dañar a los pulmones causando insuficiencia respiratoria.

¿Cuáles son las causas de la fractura del esternón?

La causa más frecuente es el accidente de coche, el cinturón de seguridad provoca una presión intensa y violenta contra la caja torácica y en particular las estructuras delanteras, tales como el esternón.

En algunos casos, el paciente puede chocar contra el volante o, si está conduciendo una moto, contra la parte delantera del vehículo, además los que boxean o hacen otros deportes violentos pueden sufrir una fractura del esternón por un puñetazo o una patada.

Hay otras enfermedades que pueden favorecer la fractura del esternón:

  1. Aneurisma aórtico,
  2. Tuberculosis,
  3. Neoplasias, porque debilitan el tejido óseo.

¿Cuáles son las pruebas con instrumentos más adecuadas?

Para detectar posibles lesiones del esternón, la prueba más adecuada es la radiografía, porque muestra la parte ósea de manera detallada.

Para detectar las pequeñas fracturas, la radiografía no es suficiente, entonces se realiza una resonancia magnética que muestra una pequeña zona negra debida a edema en la parte lesionada.

La TAC permite una visión mejor de la radiografía, pero se realiza rara vez porque es una prueba que provoca la exposición a muchas radiaciones, además suele costar más.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la fractura del esternón?

El signo más destacado es la posición del paciente en flexión para reducir el dolor, ya que doblándose hacia delante se estiran los ligamentos y los tendones del esternón. En posición vertical estos ejercerían presión en el hueso, causando un aumento de dolor.

Dentro de 4/5 días después del traumatismo, se aprecia un hematoma debajo de la fractura y se puede detectar hinchazón localizada.

Presionando la parte lesionada, el paciente afectado siente un fuerte dolor dorsal, los síntomas aumentan:

  • Al respirar,
  • Tosiendo,
  • Al mover la espalda, sobre todo durante la rotación.

La respiración resulta jadeante, aumenta la frecuencia y se reduce la profundidad, el paciente suele respirar con la barriga.

Las fracturas desplazadas más graves pueden provocar una alteración de la forma del hueso, ocurre con más frecuencia debajo del manubrio, causando una deformidad con forma de escalón, además el pecho se mueve de manera asimétrica.

Al paciente afectado le cuesta encontrar una posición en la cama que no le cause dolor y que le permita dormir.

¿Cómo se llega al diagnóstico de la fractura del esternón?

Después de sufrir un fuerte traumatismo en el pecho, el paciente acude a urgencias, donde se somete enseguida a una radiografía.

La radiografía permite detectar una solución de continuidad en la imagen del hueso, si no se detecta nada el día del accidente, es necesario repetir la prueba dentro de los 2/3 días siguientes, porque durante las primeras 48 horas la fractura podría no ser visible.

¿Cuál es el tratamiento más adecuado para una fractura del esternón?

En general el tratamiento suele ser conservador, pero si se aprecia una fractura desplazada con fragmentos y con inestabilidad, es mejor elegir la cirugía de osteosíntesis, incluso en el caso de insuficiencia respiratoria.

Si el paciente no se somete a cirugía, se puede aplicar un vendaje elástcio que sujete la zona e impida los movimientos más amplios.

El médico puede recetar algunos medicamentos analgésicos para el dolor.

El tiempo necesario para la consolidación de la fractura es de alrededor de 40 días, el pronóstico suele ser favorable.

Artículos Relacionados:

Deja un comentario