Fractura – tipos (conminuta, en tallo verde, expuesta)

Fractura quiere decir hueso lesionado. Una fractura puede ser desplazada o no desplazada, completa o incompleta, etc.

fractura, lesión, hueso, traumatismo, prueba

Fractura del hombro, prueba de elevación

Tipos de fractura

Los huesos son rígidos, pero en caso de fuerte impacto que la flexibilidad del tejido no consigue contrarrestar, se pueden romper (como una regla de plástico cuando se dobla demasiado).

La gravedad de una fractura suele depender de la fuerza que ha provocado la lesión. Si se supera el punto de rotura de manera leve el hueso se fragmenta, sin romperse totalmente. Si la fuerza es muy intensa, como por ejemplo en un accidente de coche o una herida de bala, el hueso se puede quebrar.

 

Si el hueso se rompe de manera tal que algunos fragmentos penetren a través de la piel o que una herida se extienda hasta el hueso lesionado, la fractura se define “abierta”. Este tipo de fractura es muy grave, porque si la piel se lesiona pueden ocurrir infecciones tanto en la herida como en el hueso.

 

Clasificación de las fracturas

Desplazada, no desplazada, fractura, conminuta, espiral, transversal, oblicua, dolor, hueso, lesión

Tipos de fracturas alila / bigstockphoto.com

 

 

  • Fractura por avulsión – un músculo o un ligamento ejerce una fuerza de tensión sobre el hueso, y un fragmento se desplaza.
  • Fractura conminuta – el hueso se quiebra en muchos fragmentos.
  • Farctura por compresión (aplastamiento) – suele ocurrir en el hueso esponjoso de la columna vertebral. Por ejemplo, la parte anterior de una vértebra de la columna vertebral puede colapsar debido a osteoporosis.
  • Fractura con dislocación – una articulación se disloca y uno de los huesos presenta una fractura.
  • Fractura incompleta – solo una cortical del hueso se fractura de manera parcial, el hueso no se lesiona totalmente porque el resto del hueso no se dobla. Es más común entre los niños, cuyos huesos son más blandos y más elásticos.
  • Fractura con desprendimiento parcial – cuando el hueso se fractura y uno de sus fragmentos se desplaza
  • Fractura longitudinal – la fractura forma un ángulo recto respecto al eje largo del hueso.
  • Fractura oblicua – la fractura describe una trayectoria no oblicua respecto al eje longitudinal del hueso.
  • Fractura patológica – cuando una enfermedad o un cuadro clínico subyacente debilita el hueso provocando su rotura.
  • Fractura en espiral – una fractura en la que por lo menos una parte del hueso ha sufrido una torsión.
  • Fractura por estrés – más común entre los deportistas. El hueso se lesiona debido a los esfuerzos repetidos.
  • Fractura de tallo verde – el hueso se deforma pero no se lesiona. Es más común entre los niños. Duele pero es estable.
  • Fractura tranversal – el hueso se fractura de manera transversal respecto a su eje.

 

Causas de las fracturas

La mayoría de las fracturas se debe a una caída fuerte o a un accidente de coche. Los huesos son muy duros y resistentes y pueden soportar impactos sorprendentemente poderosos. Cuando las personas envejecen, los huesos se vuelven más débiles y aumenta el riesgo de caídas.

 

Los niños, que suelen tener un estilo de vida más activo que el de los adultos, están más expuestos a fracturas.

 

Las personas que padecen de enfermedades y trastornos que pueden debilitar los huesos tienen un alto riesgo de fracturas. Es el caso de pacientes que paceden de:

  • Osteoporosis;
  • Infecciones;

Tal como mencionado anteriormente, este tipo de fractura se conoce como “fractura patológica”.

 

La causa más frecuente de las fracturas es un traumatismo directo. De todas formas, sobre todo en las personas mayores, las fracturas suelen ocurrir en los puntos del hueso que un problema subyacente ha debilitado (por ejemplo osteoporosis). Esta condición se define “fractura patológica”, es decir que hay una enfermedad que debilita el hueso y lo vuelve más expuesto a fracturas. Las enfermedaded más comunes que pueden causar fracturas patológicas son osteoporosis y tumores.

 

Las fracturas por estrés, que proceden de esfuerzos repetidos, se encuentran con frecuencia en los atletas profesionales.

 

Signos y síntomas de las fracturas

radiografía de la mano, miembro superior, fractura, metacarpiano, lesión, hueso, desplazamiento, falta de consolidación, osteoporosis

fractura casi desplazada del segundo metacarpiano que procede de traumatismo directo

 

El síntoma es la sensación que el paciente afirma sentir, en cambio el signo es lo que el médico detecta a través de un examen físico. Por ejemplo, el dolor puede ser un síntoma, en cambio el enrojecimiento puede ser un signo. Los signos y síntomas de una fractura dependen de:

  • El hueso afectado;
  • La edad del paciente;
  • El estado general de salud;
  • La gravedad de la lesión.

De todas formas, los más frecuentes son:

  • Dolor,
  • Hinchazón,
  • Hematomas,
  • Piel descolorida alrededor de la zona afectada,
  • La zona afectada puede doblarse formando ángulos inusuales,
  • El paciente no es capaz de cargar el peso en el miembro lesionado,
  • El paciente no consigue desplazar la parte afectada,
  • Sensación de crujido,
  • Hemorragia,
  • Paciente pálido y sudado,
  • Vértigo y mareo (sensación de desmayo).

 

Si es posible, es mejor no desplazar la persona con una fractura hasta que llegue un profesional sanitario que pueda evaluar la situación. Aplicar una férula si hace falta. Si el paciente se encuentra en un lugar peligroso, tal como una carretera muy transitada, hace falta actuar antes de que llegue los servicios de emergencia.

 

Diagnóstico de las fracturas

 

radiografía del húmero, brazo, fractura, tórax, hombro

Fractura del húmero

Con la radiografía y observando la herida, el médico puede reconocer la mayoría de las fracturas.

 

A veces la radiografía no muestra una fractura. Esto es muy común con:

  • Algunas fracturas de la muñeca;
  • Las fracturas de la cadera (sobre todo en las personas mayores);
  • Las fracturas por estrés.

En estas situaciones, el médico puede realizar otras pruebas, tales como:

  • Una tomografía axial computarizada (TAC);
  • Una resonancia magnética;
  • Una gammagrafía ósea.

 

En algunos casos, como por ejemplo en las fracturas de la muñeca, es posible que la radiografía no detecte nada. El médico puede aplicar una férula para inmovilizar la zona y planificar otra radiografía después de 10-15 días.

 

En ocasiones, incluso después de diagnosticar la fractura, podrían hacer falta otras pruebas (como por ejemplo la TAC, la resonancia magnética o la angiografía, es decir una radiografía de los vasos sangüíneos), para establecer si otros tejidos alrededor del hueso han sufrido daños.

 

Si cabe la duda de una fractura de cráneo se puede realizar directamente un examen más completo como la TAC, para comprobar si también hay lesiones más graves alrededor del cerebro.

Artículos Relacionados:

Deja un comentario