Gastritis: tipos, causas y síntomas

 

Gastritis, síntomas, remedios

La gastritis es una inflamación de la pared interna, protectora del estómago. La gastritis aguda aparece de repente y es poco frecuente, mientras que la gastritis crónica puede durar años si no se trata.

La gastritis erosiva, una forma menos común de la enfermedad, no suele provocar mucha inflamación, pero puede dar lugar a hemorragias y úlceras en la mucosa (pared más interna) del estómago.

La pared interna del estómago dispone de células especiales que producen ácidos gástricos y enzimas que ayudan a descomponer los alimentos para la digestión. Además, crean el moco que protege del ácido a las paredes internas del estómago.
Cuando la pared del estómago se inflama, produce menos:

  • Ácido
  • Enzimas
  • Moco

La relación entre la gastritis y los síntomas no es del todo clara. Gastritis es un término que se refiere específicamente a la inflamación del revestimiento interno del estómago. Las personas con gastritis pueden sentir dolor o molestias en la parte superior del abdomen, si bien otras personas con gastritis no presentan ningún síntoma.
Con frecuencia, el término gastritis se utiliza de forma incorrecta para describir el dolor o las molestias en la parte superior del abdomen. Sin embargo, la mayoría de las personas con dolor abdominal en la parte superior no padecen gastritis.

 

Tipos de gastritis crónica

Gastritis por Helicobacter pylori
Este tipo de gastritis es una infección primaria del estómago y constituye la causa más común de gastritis crónica.

La gastritis linfocítica es una enfermedad similar a la enfermedad celíaca y la colitis linfocítica.

La gastritis granulomatosa puede deberse a tuberculosis, infección por hongos, sarcoidosis, enfermedad de Crohn o formar parte de un síndrome de vasculitis generalizada.
La gastroscopia muestra pequeños granulomas superficiales y pequeñas úlceras provocadas por H. Pylori.

Gastritis antral
Los síntomas de la gastritis antral comienzan con la inflamación de la parte inferior del estómago llamada antro. Cuando la parte inferior del estómago se inflama, el paciente puede tener mala digestión, náuseas y gases, además de otros trastornos del estómago en general.

La gastritis atrófica se caracteriza por el adelgazamiento de la mucosa gástrica, mientras que la gastritis hipertrófica provoca un engrosamiento de la capa superficial de la pared del estómago.

 

Causas de la gastritis

La gastritis puede tener su origen en una infección, irritación, enfermedad autoinmune (por la que el sistema inmunológico ataca el estómago por error) o reflujo de la bilis en el estómago (reflujo biliar).
El estrés, la sensación de culpabilidad, así como las situaciones familiares o laborales difíciles, pueden favorecer la gastritis nerviosa.
Esto explica por qué algunas personas con inflamación de la mucosa del estómago no presentan síntomas, mientras que otras “estresadas” sí experimentan los síntomas de la gastritis.
Las infecciones puede deberse a:

Varias sustancias pueden provocar irritación, entre las que se encuentran:

  • Uso a largo plazo de medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno o naproxeno
  • Alcohol
  • Tabaquismo
  • Vómito crónico
  • Café y bebidas ácidas
  • Exceso de ácido en el estómago (por ejemplo por el estrés)
  • Comer o beber sustancias cáusticas o corrosivas (venenos)
  • Otras (por ejemplo, tratamientos con radiación o ingestión de un cuerpo extraño).

Otras causas de gastritis son muy raras, como por ejemplo:

 

Síntomas de la gastritis

Los síntomas de la gastritis no siempre se corresponden con la gravedad de los cambios en el revestimiento del estómago.
El paciente puede padecer gastritis aguda aunque el estómago no presente síntomas.
Por el contrario, pueden aparecer síntomas graves de gastritis aunque solo se produzcan pequeños cambios en las paredes del estómago.

Las personas mayores en concreto tienen una probabilidad mucho mayor de desarrollar daños en el estómago sin dolor y darse cuenta solo cuando sufren una hemorragia interna significativa.

El síntoma más frecuente de gastritis entre las personas que los presentan es el dolor de estómago en la parte superior y central del abdomen.

El dolor suele manifestarse en la parte superior y central del abdomen (la boca del estómago).
A veces, el dolor por gastritis se experimenta en el abdomen superior izquierdo y en la espalda. Parece que el dolor se extiende hacia atrás como una puñalada.

Las personas utilizan con frecuencia términos como ardor o dolor constante para describir los síntomas.
Generalmente, se experimenta una ligera sensación de malestar, pero el dolor también puede ser agudo, punzante y lancinante.

Entre otros síntomas de gastritis se encuentran los siguientes:

  • Eructos: por lo general, los eructos no alivian el dolor o solo lo hacen de forma momentánea.
  • Náuseas y vómito: en función de la gravedad de la inflamación del estómago, el vómito puede ser claro, verde o amarillo, con manchas de sangre o formado solamente de sangre.
  • Mal aliento.
  • El dolor puede irradiarse hacia la parte trastera y provocar dolor de espalda en la parte central (dolor dorsal).
  • Sensación de plenitud o ardor en la parte superior del abdomen.

En los casos más graves de gastritis, la hemorragia puede producirse en el interior del estómago. Puede manifestarse cualquiera de los siguientes síntomas, además de los ya citados:

Uno o todos estos síntomas pueden manifestarse de repente, especialmente en los adultos mayores de 65 años de edad.

Existe una relación entre los dolores de cabeza y la inflamación del estómago, en concreto la migraña.
Algunos factores de riesgo son comunes a ambos, como el estrés, el consumo de ciertos alimentos, el tabaquismo y el alcohol.

 

¿Cuáles son las complicaciones de la gastritis?

La mayoría de tipos de gastritis crónica inespecífica no provocan síntomas.
Sin embargo, la gastritis crónica es un factor de riesgo para diversas enfermedades, tales como úlcera péptica, pólipos gástricos, tumores gástricos benignos y malignos.

Úlcera duodenal, gastritis, ardor de estómago
Algunas personas con gastritis por H. Pylori o gastritis autoinmune desarrollan gastritis atrófica.
La gastritis atrófica puede dar lugar a dos tipos de cáncer: cáncer gástrico y linfoma del tejido linfoide asociado a mucosa gástrica (MALT).

La gastritis atrófica autoinmune o de tipo A es una enfermedad inflamatoria crónica y progresiva en la que el sistema inmunológico ataca a las células del revestimiento del estómago y al factor intrínseco gástrico. Esta sustancia es necesaria para la absorción de la vitamina B12.
La deficiencia del factor intrínseco gástrico puede provocar anemia perniciosa. En esta enfermedad, la carencia de B-12 hace que sea difícil o imposible producir una cantidad suficiente de glóbulos rojos sanos.

 

 

Gastritis: diagnóstico, tratamiento y remedios