Hallux valgus o juanete

El hallux valgus o juanete es una deformación progresiva del pie en la que la base del dedo gordo del pie (primer metatarsiano) se desvía hacia el exterior, mientras que la punta se desvía hacia los otros dedos.

Este trastorno puede causar un fuerte dolor en el pie en la parte delantera y la formación de una protuberancia en la base del dedo gordo del pie.
El hallux valgus no es sinónimo de bursitis del dedo gordo del pie, que significa inflamación e hinchazón de la bolsa serosa.

Hallux valgus o juanete

Hallux valgus o juanete

Por lo general, cuando se habla de hallux valgus uno se refiere a la prominencia en la parte medial (interna) del primer segmento metatarsiano y a la bolsa que lo cubre. La bursitis puede incluso no producirse en caso de hallux valgus.
Por lo general, el hallux valgus es bilateral, pero puede afectar sólo a un pie, también es probable que se produzca junto con el segundo o tercer dedo en martillo.

 

Causas de hallux valgus o juanete

Las causas del hallux valgus o juanete no se conocen con exactitud. En algunos casos es de origen congénito, posiblemente causado por la inclinación de la superficie de la articulación tarso metatarsiana.
El pie plano y valgo favorece la formación de hallux valgus, si los niños tienen esta desalineación pueden desarrollar un juanete.
En otros la causa más probable son factores externos, tales como el calzado. Los zapatos usados ​​por muchas mujeres son más estrechos que los zapatos usados ​​por los hombres.
Según muchos autores, el calzado es el factor de riesgo más importante en la mayoría de los casos de hallux valgus. Esto ayuda a explicar la relación de 10:1 entre las mujeres y los hombres afectados por este trastorno.

 

Síntomas de hallux valgus o juanete

Los síntomas de hallux valgus por lo general se sienten en la parte interna del pie, en la base del dedo gordo del pie.
La bursitis del dedo gordo del pie es muy dolorosa.
Si el hallux valgus es severo puede causar molestias porque también se convierte en un problema estético.
Encontrar los zapatos más adecuados puede ser difícil, especialmente para las mujeres que quieren ir a la moda, pero tienen dificultades para ponerse determinados tipos de calzado.
Por último, si la deformidad empeora, el dedo gordo del pie queda debajo del segundo dedo que, por consiguiente, se queda levantado y puede rozar constantemente contra el zapato.
En la mayoría de los casos, el hallux valgus no ocasiona consecuencias graves ya que el paciente consigue de caminar sin sentir dolor, pero puede tener problemas para practicar deportes y para correr.

 

Diagnóstico de hallux valgus o juanete 

El dedo gordo del pie se convierte en valgo y con pronación debido a las fuerzas de deformación descritas anteriormente.

El examen del primer metatarsiano incluye:

  • La movilidad de la articulación entre el metatarsiano y la falange del dedo gordo del pie
  • Examen de la sensibilidad
  • La evaluación de las deformidades asociadas: pie plano, cavo y otras enfermedades de los pies

Exámenes diagnósticos

Hallux valgus o juanete

La radiografía (rayos X) es el examen más útil, las proyecciones estándar son entero-posterior lateral y se debe realizar de pie.
En las radiografías se intenta detectar el desplazamiento de los huesos sesamoideos. Normalmente se encuentran debajo del primer metatarsiano, pero con esta enfermedad generalmente se desplazan lateralmente.
También hay que evaluar la congruencia articular y las alteraciones degenerativas de los huesos para elegir el
tratamiento más adecuado.

 

Tratamiento para el hallux valgus o juanete

El tratamiento para el hallux valgus puede ser conservador o quirúrgico.
Por lo general, el primer paso del tratamiento del hallux valgus consiste en reemplazar los zapatos que se usan por otros que se adapten mejor al pie.
En las primeras etapas de la enfermedad, si se pasa de un zapato con punta estrecha a un zapato con la parte delantera amplia, se puede detener la progresión de la deformidad del pie.
Dado que el dolor de la bursitis está causado por la presión y el roce del zapato, el tratamiento se centra en la eliminación de las fuerzas que el calzado ejerce en la deformidad.
Los zapatos más amplios reducen la presión en el dedo gordo del pie valgo.
Algunos protectores para el juanete pueden reducir la presión y el roce del zapato.
Se pueden utilizar separadores de silicona entre los dedos de los pies para aliviar el dolor al caminar. Estas opciones no curan un hallux valgus, sino que ayudan a reducir el dolor.

La percepción del dolor o del malestar que se siente puede variar enormemente de persona a persona.
Muchos pacientes no tienen dolor, incluso en caso de desviación severa del dedo gordo del pie.
Hay algunas personas que tienen una leve bursitis, pero, en cambio, sienten mucha molestia. Esto limita su capacidad de usar ciertos tipos de zapatos.
Por otro lado, algunas personas pueden tener una deformidad bastante severa que es muy molesta, pero no limita la realización de las actividades diarias.

 

Fisioterapia para el halllux valgus o juanete 

Los pacientes con una bursitis dolorosa pueden beneficiarse de unas sesiones de terapia física, en particular, la laserterapia.
El fisioterapeuta puede recomendar que el paciente utilice zapatos con una punta ancha. El zapato amplio evita la presión sobre los metatarsianos.
Se puede colocar un protector para el juanete sobre el hallux valgus.
El médico o el fisioterapeuta puede recomendar el uso de una plantilla ortopédica para apoyar el arco plantar y mejorar el alineamiento del dedo gordo del pie.
Gracias a estos cambios en el calzado, las personas con juanete pueden caminar normalmente con el pasar del tiempo, pero hay que reducir las actividades durante algunas semanas para aliviar la inflamación y el dolor.

Algunos tratamientos como, por ejemplo, los ultrasonidos y el calor húmedo son útiles para reducir el dolor.

No se puede corregir el hallux valgus por medios de simples ejercicios o con un programa de ejercicios de corrección.

 

Cirugía para el halllux valgus o juanete 

Si el hallux valgus provoca mucho dolor y los zapatos causan molestia, el cirujano ortopédico puede recomendar una cirugía.
Se pueden realizar varios tipos de cirugía.
La elección del tipo de operación se basa en la medición y en la magnitud de la deformidad del hallux valgus, la presencia de la artritis de la articulación del dedo gordo, y el espacio entre el primer y segundo metatarsiano.
La anestesia puede ser local o espinal, dependiendo de la condición del paciente y de las preferencias del anestesista.
La eliminación de la exostosis (nueva formación de hueso) se realiza junto con un corte del primer hueso metatarsiano (esto se conoce como osteotomía).
Dependiendo del grado de la deformidad, la osteotomía puede hacerse en la punta del metatarsiano (osteotomía distal) o, si la deformidad es más grave, se realiza en la base del primer metatarsiano (proximal).

Una de las intervenciones que se realizan con mayor frecuencia consiste en insertar un pequeño tornillo en el metatarsiano cerca del dedo gordo del pie para mantener la cabeza del metatarsiano en su sitio y para acelerar la cicatrización ósea.
Después de este tipo de osteotomía, se puede caminar con un zapato post-quirúrgico desde el día después de la cirugía. Hay que usar este calzado durante tres o cuatro semanas y al cabo de este tiempo, se puede utilizar un calzado deportivo cómodo.

La osteotomía metatarsiana proximal (más cerca del tobillo) que se realiza con mayor frecuencia es la osteotomía de Ludloff. Esta cirugía se realiza en caso de deformidades más avanzadas.
Los tornillos se insertan en el hueso metatarsiano para poner el hueso cortado en su sitio y acelerar la cicatrización ósea.
Se puede caminar con un zapato post-quirúrgico después de la operación. Hay que utilizar este calzado durante unas cinco semanas.

La osteotomía del metatarsiano puede no ser suficiente para las deformidades severas del dedo gordo del pie, donde hay un ángulo considerable entre el primer y el segundo metatarsiano. En estos pacientes, se colocan tornillos para unir fuertemente la articulación entre el primer metatarsiano y el hueso cuneiforme, esta intervención se denomina técnica de Lapidus.
De esta manera se vuelve a alinear el metatarsiano por completo y se estabiliza el hueso, impidiendo que se desplace para evitar una recidiva de la deformidad.

En los pacientes que padecen artritis en la base del dedo gordo del pie asociada con el hallux valgus no se realiza la osteotomía. La deformidad se corrige a través de la fusión de la articulación o eliminando una parte de la articulación (artroplastia).
La fusión de la articulación del dedo gordo es una excelente operación porque así se corrige la deformidad, se evita la recurrencia del hallux valgus y, al mismo tiempo, se elimina la artritis.

 

Rehabilitación después de la cirugía

Los huesos y los tejidos blandos tardan aproximadamente ocho semanas en sanar.
Para proteger los huesos mientras sanan, se puede utilizar un zapato con suela de madera o una órtesis.
Puede ser necesario utilizar muletas o bastones canadienses después de la cirugía, un fisioterapeuta puede enseñar a utilizar estas ayudas.

Puede ser necesario vendar la parte del pie operado y hay que cambiar los vendajes aproximadamente una semana después de la operación. Los puntos de sutura normalmente se remueven al cabo de 10-14 días.
Sin embargo, si el cirujano ha optado por utilizar puntos de sutura que se reabsorben, no es necesario removerlos.

Durante las visitas de control, se realiza una radiografía para monitorear la recuperación del hueso y para determinar el grado de corrección del hallux valgus.

Lee también: