Hepatitis B: factores de riesgo y síntomas

La hepatitis B es una infección viral que afecta al hígado y puede convertirse en una enfermedad aguda o crónica.

El término “hepatitis” significa simplemente inflamación del hígado.
La hepatitis B es una infección del hígado potencialmente mortal provocada por el virus de la hepatitis B (VHB).

Según la medicina convencional, si un paciente padece hepatitis y la prueba resulta positiva para el virus de la hepatitis B, significa que todos los síntomas son provocados por el virus.
Sin embargo, según las teorías de la medicina natural y del higienismo de Lazaeta y Shelton, los síntomas son la señal de un problema de salud generalizado.

Esta teoría modifica por completo el tratamiento, proponiendo uno basado únicamente en una dieta vegana, un estilo de vida más natural, ejercicio físico y eventualmente ayuno.

La hepatitis B puede provocar una infección crónica y aumenta el riesgo de muerte por cirrosis hepática y cáncer de hígado.

La hepatitis B aguda se refiere a las infecciones contraídas recientemente. Las personas afectadas experimentan los síntomas tras un período de incubación de 1 a 4 meses después de la exposición al virus. En la mayoría de los casos, los síntomas de las personas con hepatitis aguda desaparecen al cabo de unas semanas o meses si se trata la infección.
En Estados Unidos, el 95% de los pacientes adultos consigue eliminar el virus y curarse.
Sin embargo, algunas personas desarrollan una forma muy grave y peligrosa de hepatitis aguda denominada hepatitis fulminante.
La hepatitis B crónica es una infección por VHB que se prolonga durante más de seis meses. Si la infección se convierte en crónica, nunca desaparece por completo.

El hígado es un órgano importante que filtra las toxinas de la sangre y almacena energía, hierro y vitamina B12 para su uso posterior, ayuda a la digestión y produce sustancias que detienen las hemorragias.
El hígado tiene una capacidad asombrosa para curarse a sí mismo, pero a largo plazo la inflamación provocada por el VHB puede causar daños permanentes.
La hepatitis B crónica también puede dar lugar a un tipo de cáncer de hígado conocido como carcinoma hepatocelular.

 

¿Cómo se transmite la hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad altamente infecciosa.

Contagio de madre a hijo (también denominada transmisión vertical)
A escala mundial, la trasmisión más común del germen (virus) es de la madre infectada al hijo y suele ocurrir durante el parto.
El contagio de la hepatitis B de la madre al feto es muy común en algunos países en vía de desarrollo, donde muchas personas padecen la infección, pero es poco frecuente en Europa y Estados Unidos.

Contagio de una persona a otra (también denominada transmisión horizontal)
La sangre y otros líquidos corporales como el líquido seminal y las secreciones vaginales contienen el virus en las personas infectadas.
Las principales formas de propagación del virus en Europa son las siguientes:

  • Tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada. También pueden transmitir la hepatitis B a través del sexo oral y otros tipos de actos sexuales.
    Atención: muchas personas con hepatitis B no saben que están infectadas y pueden transmitir el virus durante una relación sexual.
  • Por la sangre infectada. Basta con que una pequeña cantidad de sangre infectada entre en contacto con un corte o una herida en el cuerpo para permitir la entrada del virus en el flujo sanguíneo, multiplicarse y provocar la infección.

Las formas de infección a través de la sangre infectada son, por ejemplo:

  • Uso compartido de agujas y/o cualquier instrumento para la inyección de fármacos (por ejemplo cucharas, filtros, agua para inyección). Incluso una pequeña cantidad de sangre en la aguja de una persona infectada es suficiente para provocar una difusión a los demás.
  • Antiguamente, algunas personas se veían infectadas con hepatitis B al realizar una transfusión de sangre u otro tipo de contacto con la sangre. En la actualidad, la sangre para las donaciones se analiza para detectar la presencia del virus de la hepatitis B y otras infecciones. Por lo tanto, el riesgo de contagio a través de una transfusión de sangre es muy reducido.
  • Mediante el contacto accidental con agujas usadas previamente en una persona infectada.
  • Existen un pequeño riesgo de contraer el virus al compartir cepillos de dientes, cuchillas de afeitar u otros objetos que pueden ser contaminados con la sangre. El virus puede sobrevivir fuera del cuerpo durante más de una semana.
  • Mediante el uso de material no estéril para el cuidado dental, procedimientos médicos, tatuajes, piercings en el cuerpo, etc.
  • Por la mordedura de una persona infectada.
  • Si la persona infectada expulsa sangre al toser sobre una herida de la piel, en los ojos o boca.

Es imposible contraer el virus de la hepatitis B de las siguientes maneras:

  • Al darle la mano a una persona infectada.
  • El contagio a través del beso es difícil, si bien un beso profundo podría provocar la transmisión del virus, aunque la infección no se produce a través de la saliva.
  • Si una persona infectada tose o estornuda hacia otra.
  • Al abrazar a una persona infectada.
  • Al compartir cucharas, tenedores y otros cubiertos.
  • En la peluquería, es posible contraer la infección al rasurar las patillas, la barba o el pelo detrás del cuello con una navaja de afeitar, pero solo si existen lesiones en la piel.
  • Un niño no puede contraer la hepatitis B a través de la leche materna.

 

Factores de riesgo para la hepatitis B

  • Las personas que han vivido o viajan con frecuencia a partes del mundo donde la hepatitis B es común, como los países de Asia y las islas del Pacífico.
  • La infección por el VIH o la hepatitis C.
  • Las personas que se inyectan drogas ilegales.
  • Las personas que se han sometido a una transfusión de sangre o trasplante antes de 1990.
  • Asimismo, los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres son más propensos a contraer la infección de la hepatitis B.

 

¿Cuánto tiempo puede sobrevivir el virus de la hepatitis B fuera del cuerpo?

virus-de-la-hepatitis-bEl virus de la hepatitis B puede sobrevivir fuera del organismo al menos 7 días. Durante este período, el virus también puede provocar una infección si entra en el organismo de una persona que no está infectada.

Las personas que han tenido la hepatitis B en el pasado, ¿pueden volver a contraerla?
No, una vez curados de la hepatitis B se desarrollan los anticuerpos que protegen del virus para toda la vida.
Un anticuerpo es una sustancia producida por el cuerpo como respuesta a un virus y se encuentra en el flujo sanguíneo.
Los anticuerpos eliminan los virus y protegen al cuerpo de enfermedades virales.

Sin embargo, algunas personas, especialmente las personas infectadas durante la primera infancia, desarrollan una inflamación crónica.

¿Se puede donar sangre, órganos o esperma si se padece hepatitis B?
No, si una persona tiene un resultado positivo respecto al virus de la hepatitis B, los expertos recomiendan que no se done sangre, órganos o esperma, ya que el destinatario puede contraer la infección.

 

Síntomas de la hepatitis B

Una vez contraída la infección por hepatitis B puede que no se presenten síntomas. Es posible experimentar un malestar general durante un período de varios días o semanas. En otros casos, si se trata de hepatitis fulminante es posible sentirse mal inmediatamente. Puede que los síntomas de la hepatitis B no aparezcan hasta seis meses después de la infección.

Los primeros síntomas incluyen:

Los síntomas desparecen al cabo de unas semanas o meses si el cuerpo consigue combatir la infección.
Algunas personas nunca podrán liberarse del virus de la hepatitis B, que se vuelve crónica.
Puede que las personas con hepatitis B crónica no presenten síntomas y no sepan que están infectadas, pero con el tiempo pueden desarrollar problemas del hígado y cirrosis hepática.
En otros casos, el virus puede permanecer latente o inactivo en la sangre sin provocar síntomas durante toda la vida.
La medicina convencional explica este fenómeno en función de la carga viral (cantidad de virus): si es baja puede que no provoque problemas de salud.
Según la medicina natural y el higienismo, los síntomas no están provocados por el virus, por lo que se debe buscar la verdadera causa de los síntomas para poder curarse.
Es posible transmitir el virus de la hepatitis B a otras personas, aunque no haya síntomas.

¿Cuánto tiempo duran los síntomas de la hepatitis B aguda?

Los síntomas suelen durar un par de semanas, pero algunas personas pueden permanecer enfermas hasta seis meses.

 

Hepatitis B: diagnóstico, tratamiento y alimentación