Herpes labial: etapas, causas y síntomas

El herpes oral o labial es una infección de la boca y los labios debida al virus del herpes simple de tipo 1.
Este virus provoca llagas dolorosas en:

  • Labios
  • Mejillas

Muchas personas confunden el herpes labial con las aftas (estomatitis), en realidad, un afta se forma en la mucosa de la boca y en la lengua, pero no en la parte externa de la boca.

Relación entre herpes oral y genital:
El herpes oral suele tener su origen en el virus VHS-1.
Esta enfermedad presenta signos tales como ampollas en las mejillas, los labios.
Suele transmitirse a través de:

  • Besos
  • Otras formas de contacto íntimo

El herpes genital se debe al virus VHS-2.
Este virus provoca la formación de pequeñas ampollas en la zona genital que provocan picor o escozor en la zona genital. Por lo general, se transmite a través del contacto sexual con una pareja infectada.

El virus del herpes genital se puede transmitir a la boca (herpes oral), y viceversa, por contacto sexual.
Sin embargo, dado que el herpes oral tiene su origen en el virus VHS-1 y el herpes genital en el virus VHS-2, este tipo de contagio no es frecuente.

 

Etapas del herpes labial

La infección por herpesvirus se desarrolla en tres etapas:

Infección primaria: generalmente, la primera infección por VHS-1 ocurre en los niños de entre seis meses y 4 años de vida y causa la infección primaria.


El virus entra en la piel o en la mucosa y se reproduce.
Durante esta etapa, se pueden manifestar:

  • Ampollas bucales
  • Otros síntomas, tales como fiebre

Sin embargo, puede que el virus no provoque ampollas ni otros síntomas.
En este caso, se conoce como infección asintomática, ya que la persona infectada no se da cuenta de tener una infección.
Las infecciones asintomáticas son más frecuentes respecto a las que presentan síntomas.

La evolución del herpes oral se produce de la siguiente manera:

  1. Formación de ampollas
  2. Ruptura de las ampollas en los días siguientes
  3. Las ampollas reventadas se reemplazan rápidamente por costras
Raíz dorsal, médula espinal

Médula espinal

Latencia: el virus se desplaza desde la zona infectada hacia un núcleo de tejido nervioso que se encuentra en la espina dorsal, llamado ganglio de la raíz dorsal.
En este lugar, el virus se reproduce de nuevo y se vuelve inactivo.

Reactivación o reinfección (recurrencias, recaídas): en períodos de estrés emocional o físico, el virus puede reactivarse provocando los síntomas y nuevas ampollas.
Una de las causas de recurrencia es padecer una enfermedad viral, como por ejemplo un resfriado común.

 

Causas del herpes labial

El herpes labial es muy contagioso y se transmite de una persona a otra por contacto con:

  • Piel
  • Mucosas
  • Saliva

Esta enfermedad se transmite fácilmente a través del contacto físico con una persona infectada.
El herpes labial también se puede contraer a través del sexo oral. Sin embargo, es poco común, ya que el herpes genital tiene su origen en el tipo 2 del herpes simple (VHS-2).
Existen otras causas menores, tales como:

  • Exposición excesiva de los labios a la luz solar
  • Menstruación
  • Hormonas
  • Estrés emocional
  • Lesiones en la boca
  • Cansancio
  • Cirugía dental

Según la teoría de la dieta del grupo sanguíneo, el herpes labial puede estar causado por la alimentación, sobre todo cuando las personas comen:

  • Productos de charcutería o carne de cerdo
  • Demasiada fruta de cáscara (nueces, cacahuetes, pistachos, etc.) o semillas aceitosas (de girasol, de calabaza, etc.)

 

¿Cuándo es contagioso el herpes labial?

El contagio puede ocurrir:

  • Cuando las lesiones son evidentes
  • En la etapa que precede las lesiones (derramamiento asintomático)

 

Factores de riesgo del herpes labial

Los factores que pueden desencadenar una reaparición del herpes labial son:

  1. Sistema inmunitario comprometido (por ejemplo, debido al uso de cortisona con regularidad)
  2. Infecciones en el tracto respiratorio superior
  3. Cansancio
  4. Estrés emocional
  5. Exposición a la luz solar (luz ultravioleta)
  6. Traumatismos
  7. Menstruación y cambios hormonales

 

Síntomas del herpes labial

  • Por lo general, el herpes labial afecta a los labios y se extiende a la piel alrededor de la boca.
  • Las lesiones empiezan como zonas eritematosas que se hinchan y se convierten en pápulas.
    Luego se convierten en ampollas.
    Este proceso se extiende aproximadamente de 1 a 3 días.
  • Las ampollas se rompen al cabo de una semana dejando costras en la piel.
  • El herpes de la mucosa oral no suele provocar fiebre.
    Por lo general, el virus se manifiesta a través de pequeños grupos de ampollas que se rompen y dejan costras.
  • Las personas con el sistema inmunitario comprometido pueden desarrollar ampollas crónicas.

Síntomas iniciales
Entre los síntomas iniciales (pródromos) del herpes labial se encuentran:

Los síntomas suelen aparecer en los adultos y pueden ser leves o intensos.

Antes de la aparición de las ampollas se puede experimentar:

  1. Dolor de garganta
  2. Fiebre
  3. Hinchazón de las glándulas
  4. Dolor al deglutir
  5. Dolor facial

Por lo general, las ampollas aparecen de 1 a 3 semanas después de la infección por el virus y pueden durar hasta 3 semanas.
Entre los síntomas se encuentran:

  1. Picor en la piel alrededor de la boca o en los labios
  2. Ardor en los labios o la boca
  3. Dolor intenso en la zona afectada, especialmente al comer y al realizar movimientos con los labios o la lengua
  4. Sensación de hormigueo cerca de los labios o en la zona de la boca

Los signos pueden ser:

  1. Secreción de líquido producidas por la ruptura de algunas ampollas de color rojo
  2. Pequeñas ampollas llenas de líquido amarillento claro
  3. Pequeñas ampollas que crecen juntas formando una ampolla más grande
  4. Al curarse, las ampollas se convierten en costras de color amarillo. Con el tiempo, se desprenden dejando la piel de color rosa

En caso de herpes labial recurrente, los síntomas suelen ser más leves.

Infección recurrente o recidivante
Las ampollas por herpes labial es una de las enfermedad recurrentes más comunes.
Por lo general, vuelven a aparecer en la misma posición, al principio una vez al mes aproximadamente y con el pasar del tiempo cada vez de manera menos frecuente: dos o tres veces al año.
Los síntomas que preceden a la formación de las ampollas se pueden aparecer un par de días antes.

Artículos Relacionados: