Hormonas femeninas

Las hormonas femeninas son sustancias químicas producidas por las células del cuerpo de una mujer y que influyen en varias partes del cuerpo.

El metabolismo celular puede verse influenciado o alterado incluso por una cantidad mínima de hormonas.

 

Valores normales de las hormonas femeninas

Estrógenos y estradiol

Los estrógenos son las hormonas femeninas principales y el estradiol es un tipo de estrógeno que se produce en los ovarios (órganos reproductores femeninos) (Simpson – 2003).

Progesterona
La progesterona la produce principalmente el cuerpo lúteo, el residuo del folículo que contenía el óvulo liberado por el ovario.
Los valores normales de la progesterona son inferiores a 1,5 nanogramos por mililitro ng/ml antes de la ovulación y pueden llegar hasta 15 ng/ml tras la ovulación.

Hormona luteinizante (HL)
La hormona luteinizante crece antes de que el ovario libere el óvulo.

Hormona folículo estimulante (FSH)
La FSH se produce en los ovarios y estimula el proceso de maduración de los óvulos. Durante el segundo o tercer día, los niveles de FSH son inferiores a 9 mili unidades internacionales por mililitro (mIU/ml)  (Arslan et al. – 2003).
Si los niveles de FSH son elevados, puede que la mujer esté en premenopausia y si los niveles son superiores a 30 mIU/ml significa que la mujer está en menopausia. Los niveles de FSH indican la capacidad potencial que tiene una mujer de quedarse embarazada.

Relaxina
La hormona relaxina se produce durante el embarazo y aumenta la elasticidad de las articulaciones y los ligamentos para que la pelvis logre dilatarse y, de este modo, permita el nacimiento del bebé.

¿Para qué sirven las hormonas sexuales femeninas?

Estrógenos

  • Estimulan el crecimiento del tejido mamario
  • Mantiene la lubrificación y el flujo sanguíneo vaginal
  • Hacen que la pared interna del útero se espese durante el ciclo menstrual
  • Mantienen la elasticidad de la pared vaginal
  • Favorecen el crecimiento del cabello
  • Muchas otras funciones, como la de proteger los huesos

Progesterona
Prepara la pared interna del útero para la llegada del óvulo fecundado y ayuda a mantener el embarazo.

Testosterona
Aunque se conoce como una hormona masculina, la testosterona es muy importante para la salud sexual de las mujeres:

  • Ayuda a mantener la libido
  • Ayuda a mantener la densidad ósea (Davis et al. – 1995) y la masa muscular  (Bain – 2007).

¿De qué manera influyen la menopausia y la edad en las hormonas femeninas?

Estrógenos
Durante la perimenopausia, los niveles de estrógenos se alteran y se vuelven impredecibles. Al final, la producción de estrógenos desciende hasta un nivel muy bajo.

Progesterona
La producción de progesterona se interrumpe cuando no hay ovulación y tras el último ciclo menstrual.

Testosterona

  • Los ovarios siguen produciendo testosterona (Fogle et al. – 2007), incluso cuando no hay producción de estrógenos.
  • La producción de testosterona por parte de las glándulas suprarrenales disminuye con la edad, pero sigue después de la menopausia.

Alteración de las hormonas femeninas durante el ciclo menstrual

Primera semana
Durante la primera semana del ciclo menstrual, el nivel de estrógenos empieza a aumentar de manera constante.
Después de los dolores menstruales, el aumento de estrógenos provoca un incremento de energía, mejora el humor y el optimismo de la mujer y estimula la actividad cerebral. Además, aumenta en las mujeres el deseo de conversar y de relacionarse, social y sentimentalmente, con los demás.
El aumento de estrógenos puede provocar una leve disminución del apetito, por lo que la mujer prefiere comer porciones más pequeñas y alimentos más saludables durante esta semana y también durante la semana sucesiva a la de la menstruación. Generalmente, a medida que aumentan los niveles de estrógenos, también aumentan las ganas de conocer el mundo, de divertirse, de irse de compras, y las mujeres prefieren estar fuera de casa y rodeadas de personas.

Segunda semana
Los estrógenos siguen aumentando durante la segunda semana, lo que refuerza todos los efectos positivos de la primera semana.
Por lo tanto, es posible que durante esta semana la mujer se muestre más optimista y cordial, así como que se sienta con más confianza y una memoria más nítida.
El deseo sexual es más fuerte durante la fase fértil de la mujer, es decir entre el comienzo de la menstruación y la ovulación.
Un aumento de los niveles de esta hormona hace que la mujer se sienta más segura y que tenga más confianza en sí misma en relación al aspecto físico.
Los estrógenos incrementan la producción de endorfinas que camuflan el dolor en el cerebro, lo que no significa que las actividades dolorosas (como la obturación dental o estrenar zapatos) duelan menos en esta semana.
Otra de las hormonas principales que actúan en la segunda semana es la testosterona, cuyos niveles aumentan al final de esta semana.
Cuando esto ocurre, la mujer se vuelve más impulsiva, audaz y competitiva. Además, la testosterona aumenta la libido que llega al punto más alto, lo que hace que el orgasmo sea más intenso y más fácil de alcanzar.

Tercera semana
Entre el día 15 y el 22 en un ciclo que dura 28 días. La primera parte de la tercera semana se denomina fase premenstrual. Los síntomas no son tan intensos como los del síndrome premenstrual (SPM), si bien la mujer experimenta algunos cambios molestos, como por ejemplo irritabilidad, cansancio y depresión.
El síndrome premenstrual también se debe a una disminución repentina de los niveles de estrógenos.
Afortunadamente, durante la segunda parte de la tercera semana los estrógenos vuelven a aumentar, interrumpiendo de esta manera los fastidiosos síntomas premenstruales y ayudando, a su vez, a mejorar el humor de la mujer.

Cuarta semana
Disminución de estrógenos y progesterona.
La disminución de los estrógenos durante esta semana antes de la menstruación provoca cambios de humor que hacen que la mujer se sienta triste. Además, las mujeres experimentan dolores musculares, insomnio, cefalea, cansancio y otros síntomas típicos del síndrome premenstrual, como la retención de líquidos, hinchazón de los senos, granos en la cara, malestar general, antojo de comer alimentos dulces (que hacen engordar).
No todas las mujeres sufren el síndrome premenstrual y los síntomas pueden ser más o menos fuertes en función del mes y debido a la alimentación, al estrés, a los medicamentos, al ejercicio físico o a la sensibilidad personal del cuerpo a las hormonas.

 

¿Qué alimentos funcionan como los estrógenos?

Algunos alimentos tienen un alto contenido de una hormona llamada fitoestrógeno, que es una forma menos fuerte de la hormona femenina.
Los fitoestrógenos que se encuentran en algunos alimentos tienen efectos similares a los de los estrógenos y pueden ayudar a prevenir el cáncer y la osteoporosis.
Estos alimentos constituyen una opción de tratamiento alternativo para los síntomas de la menopausia:

  • Alimentos con soja
  • Semillas y nueces
  • Cereales integrales
  • Alimentos vegetales, como frutas y verduras

Terapia hormonal
La terapia hormonal sustitutiva – fármacos que contienen hormonas femeninas para remplazar las que el cuerpo deja de producir a partir de la menopausia – es un tratamiento común para las mujeres que experimentan bochornos y otros síntomas de la menopausia. La terapia hormonal está pensada para proporcionar beneficios a largo plazo, prevenir enfermedades cardíacas (Anagnostis et al. – 2018) y, llegado el caso, la demencia.

¿Cuáles son las ventajas de la terapia hormonal?

Los beneficios de la terapia hormonal se deben a la terapia hormonal sistémica o a los productos vaginales con una dosis baja de estrógenos.

Terapia hormonal sistémica. Los estrógenos sistémicos (se suministran en forma de píldoras, parches o espray) siguen siendo el tratamiento más eficaz para los fastidiosos bochornos y para la sudoración nocturna propios de la menopausia. Además, los estrógenos pueden mejorar los síntomas vaginales de la menopausia, como la sequedad vaginal, el prurito, el ardor y el dolor durante las relaciones sexuales.
Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) aprueba los estrógenos para la prevención de la osteoporosis (enfermedad que provoca el adelgazamiento de los huesos), los médicos suelen recomendar unos fármacos denominados bifosfonatos para tratar esta afección.
Productos vaginales con una dosis baja de estrógenos (crema, pastillas o anillo). Puede ser un tratamiento eficaz para los síntomas vaginales y para algunos síntomas urinarios, pues reducen al mínimo la absorción en el cuerpo. Los productos vaginales con una dosis baja estrógenos no sirven para aliviar los bochornos, la sudoración nocturna y tampoco previenen la osteoporosis.
En la actualidad, no se suele recomendar la terapia hormonal sistémica a largo plazo para prevenir los síntomas de la menopausia.

¿Cuáles son los riesgos de la terapia hormonal?
Según el estudio científico más importante realizado hasta el momento, una pastilla que combina estrógeno y progestágeno (Perifem ®) aumenta el riesgo de padecer enfermedades graves, entre las que se encuentran:

Artículos Relacionados:

Bibliografía:

  1. Baird DT. Fraser IS. Blood production and ovarian secretion rates of esuadiol-17β and estrone in women throughout the menstrual cycle. J Clin Endocrinol Metab 38: l009-1017. 
  2. O’Dea L, O’Brien F, Currie K, Hemsey G. Follicular development induced by recombinant luteinizing hormone (LH) and follicle-stimulating hormone (FSH) in anovulatory women with LH and FSH deficiency: evidence of a threshold effect. Curr Med Res Opin. 2008 Oct; 24(10):2785-93.
  3. Wong PC, et al. Current opinion on use of luteinizing hormone supplementation in assisted reproduction therapy: an Asian perspective. Reprod Biomed Online. 2011 Jul; 23(1):81-90.
  4. Simpson ER. Sources of estrogen and their importance. J Steroid Biochem Mol Biol. 2003 Sep;86(3-5):225-30.
  5. Vulkov I, Maleeva A. [Plasma estradiol and plasma testosterone values during the normal menstrual cycle]. Akush Ginekol (Sofiia). 1977;16(1):49-53.
  6. Treloar A.E., et al. Variation of the human menstrual cycle through reproductive life. Int J Fertil. 1967;12(1 Pt 2):77–126.
  7. Nelson LR, Bulun SE. Estrogen production and action. J Am Acad Dermatol. 2001 Sep;45(3 Suppl):S116-24.
  8. BG Reed, BR Carr . The Normal Menstrual Cycle and the Control of Ovulation. Created: August 5, 2018.
  9. Pauerstein C.J., et al. Temporal relationships of estrogen, progesterone, and luteinizing hormone levels to ovulation in women and infrahuman primates. Am J Obstet Gynecol. 1978;130(8):876–886.
  10. Hoff J.D., Quigley M.E., Yen S.S. Hormonal dynamics at midcycle: a reevaluation. J Clin Endocrinol Metab. 1983;57(4):792–796.
  11. Alan A Arslan,Anne Zeleniuch-Jacquotte, Annekatrin Lukanova, Sabina Rinaldi, Rudolf Kaaks, and Paolo Toniolo. Reliability of follicle-stimulating hormone measurements in serum. Reprod Biol Endocrinol. 2003; 1: 49. doi:  10.1186/1477-7827-1-49
  12. Vegeto E, Benedusi V, Maggi A. Estrogen anti-inflammatory activity in brain: a therapeutic opportunity for menopause and neurodegenerative diseases. Front Neuroendocrinol. 2008 Oct; 29(4):507-19.
  13. Davis SR, McCloud P, Strauss BJ, Burger H. Testosterone enhances estradiol’s effects on postmenopausal bone density and sexuality. Maturitas. 1995 Apr; 21(3):227-36.
  14. Jerald Bain. The many faces of testosterone. Clin Interv Aging. 2007 Dec; 2(4): 567–576.
  15. Shazia Jehan, et al. Sleep Disorders in Postmenopausal Women. J Sleep Disord Ther. 2015 Aug; 4(5): 1000212. doi:  10.4172/2167-0277.1000212
  16. Yasui T, Matsui S, Tani A, Kunimi K, Yamamoto S, Irahara M. Androgen in postmenopausal women. J Med Invest. 2012;59(1-2):12-27.
  17. Fogle RH1, Stanczyk FZ, Zhang X, Paulson RJ. Ovarian androgen production in postmenopausal women. J Clin Endocrinol Metab. 2007 Aug;92(8):3040-3. Epub 2007 May 22.
  18. Lasley BL, Crawford SL, Laughlin GA, Santoro N, McConnell DS, Crandall C, Greendale GA, Polotsky AJ, Vuga M. Circulating dehydroepiandrosterone sulfate levels in women who underwent bilateral salpingo-oophorectomy during the menopausal transition. Menopause. 2011 May; 18(5):494-8.
  19. Geary N. The effect of estrogen on appetite. Medscape Womens Health. 1998 Nov;3(6):3.
  20. Anagnostis P, Paschou SA, Katsiki N, Krikidis D, Lambrinoudaki I, Goulis DG. Menopausal hormone therapy and cardiovascular risk. Where are we now? Curr Vasc Pharmacol. 2018 Jul 8. doi: 10.2174/1570161116666180709095348.