Ictericia neonatal y en adultos: qué es y síntomas

¿Qué es la ictericia neonatal?

La ictericia neonatal es un término para indicar que la piel del bebé y la esclerótica (la parte blanca de los ojos) se vuelven de color amarillo o amarillento.
La aparición de la ictericia en un adulto significa que la persona padece una enfermedad.
Tiene su origen en la acumulación excesiva en la sangre de una sustancia denominada bilirrubina.

La ictericia neonatal es muy común, aproximadamente 3 de cada 5 niños (60%) la padecen, y suele producirse a los pocos días de nacer.
La ictericia suele ser leve, no perjudica al bebé y desaparece sin necesidad de tratamiento. Pero si el bebé padece una ictericia grave y no comienza un tratamiento rápidamente, puede provocar daños cerebrales.

 

Causas de la ictericia neonatal

Es normal que el nivel de bilirrubina del niño sea un poco más alto al nacer.
A medida que el bebé crece en el útero, la placenta elimina la bilirrubina del cuerpo del bebé.
La placenta es el órgano que se desarrolla durante el embarazo para alimentar al bebé.
Al nacer, el hígado del bebé comienza a realizar esta tarea y desempeñarla correctamente puede llevarle tiempo.
La mayoría de los bebés presenta una ictericia más o menos leve, lo que se conoce como “ictericia fisiológica”.
Es inofensiva y suele ser peor cuando el bebé tiene 2-4 días. Por lo general, desaparece al cabo de 2 semanas y no provoca otros trastornos.

 

Tipos de ictericia en recién nacidos

Ictericia del recién nacido prematuro: se produce con frecuencia en los niños que aún no están listos para excretar la bilirrubina de manera eficaz.
La ictericia en los bebés prematuros debe reducirse a un nivel de bilirrubina inferior a los bebés nacidos a término para evitar complicaciones.

Ictericia por lactancia materna
La ictericia por lactancia materna se produce en los bebés que toman el pecho durante su primera semana de vida.
La ictericia puede producirse durante la lactancia porque el recién nacido tiene dificultades para alimentarse o porque todavía no hay suficiente leche en el pecho.
No se debe a un problema en la leche materna, sino a que el niño no consigue beber lo suficiente.

Ictericia por leche materna
En el 1-2% de los niños que toman el pecho, la ictericia puede tener su origen en sustancias producidas en la leche materna que pueden provocar un aumento del nivel de la bilirrubina,
Estas sustancias pueden impedir la expulsión de la bilirrubina a través del intestino. Empieza después de los primeros 3-5 días y mejora lentamente al cabo de 3-12 semanas.

Incompatibilidad del grupo sanguíneo (Rh o AB0): si el grupo sanguíneo del bebé es distinto del de la madre, ésta puede producir anticuerpos que destruyen los glóbulos rojos del recién nacido, creando una acumulación repentina de bilirrubina en la sangre del bebé.
La ictericia por incompatibilidad puede comenzar desde el primer día de vida.
Antiguamente, los problemas de Rh daban lugar a la forma más grave de ictericia, pero ahora se pueden prevenir con una inyección de inmunoglobulina Rh a la madre dentro de las 72 horas siguientes al nacimiento.
La infiltración previene la formación de anticuerpos que pueden poner en peligro eventuales embarazos futuros.

 

Ictericia patológica (causada por la enfermedad) en el recién nacido

Todas las causas de la ictericia se consideran patológicas, excepto la ictericia fisiológica, la ictericia por lactancia materna o la ictericia por leche materna.
Las características de la ictericia patológica son:

  • Aparición de la piel amarillenta en las 24 horas posteriores al nacimiento.
  • Rápido aumento de la concentración de bilirrubina total en la sangre (más de 5 mg/dl al día).
  • Nivel total de bilirrubina sérica superior a 17 mg/dl en un bebé nacido a término.

Otras características que se deben tener en cuenta son:

  • Ictericia prolongada.
  • El diagnóstico de una enfermedad.
  • El nivel de bilirrubina conjugada superior a 2 mg/dl o superior al 20% de la bilirrubina total en la sangre.

Causas de la ictericia patológica en recién nacidos

Cefalohematoma (hematoma craneal)
Algunas veces, en el momento del parto, el bebé puede sufrir un traumatismo en la cabeza cuya consecuencia es la formación de un hematoma en el cráneo.
Dado que esta sangre se reabsorbe de manera natural y provoca un aumento repentino de la bilirrubina en la sangre, puede que el hígado inmaduro del recién nacido no sea capaz de procesar toda la bilirrubina.

Déficit enzimático de glóbulos rojos

  • Déficit de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (que protege a los glóbulos rojos de la oxidación).
  • Déficit de piruvato quinasa (enzima implicada en la glucólisis), que puede provocar un aumento de la hemólisis y, en consecuencia, de los niveles de bilirrubina.

Anomalías en la membrana de los glóbulos rojos
La esferocitosis (glóbulos rojos de forma esferoidal, más frágiles y menos deformables) puede ocasionar un aumento en la destrucción de eritrocitos.

Otras causas de la ictericia neonatal son:

  • Bebé prematuro
  • Madre diabética
  • Policitemia (aumento de los glóbulos rojos)
  • Infección/sepsis
  • Hipotiroidismo
  • Atresia biliar (obstrucción de los conductos biliares)
  • Fibrosis quística
  • Síndrome de Crigler-Najjar
  • Síndrome de Gilbert
  • Hepatitis
  • Talasemia (tipo de anemia)
  • Galactosemia (incapacidad para metabolizar la galactosa)

 

Síntomas de la ictericia en recién nacidos y en adultos

ictericia-neonatalGeneralmente, los síntomas se manifiestan entre el segundo y el cuarto día después de nacer e incluyen:

  1. Color amarillento de la piel
  2. Color amarillento de los ojos

La ictericia suele verse por primera vez en el rostro del niño. Si la enfermedad empeora, el color amarillo puede observarse en los ojos, en el pecho, en el abdomen, en los brazos y en las piernas.
La mejor manera para detectar la ictericia en los niños es presionar suavemente con el dedo sobre la frente o la nariz del bebé. Si la piel presenta un color amarillo en la zona donde se ha presionado, es probable que el bebé tenga ictericia.
Si el niño no tiene ictericia, el color de la piel debería mostrarse un poco más claro que su color normal durante algún tiempo.
Se recomienda examinar al niño con una buena iluminación, preferentemente con luz natural.

 

¿Cuándo hay que preocuparse? ¿Cuándo acudir al médico?

  • Si el bebé parece enfermo: no quiere comer, tiene somnolencia excesiva o fiebre.
  • Si el color amarillento empeora en lugar de mejorar.
  • Si la ictericia se extiende de la cara al resto del cuerpo.
  • Si la ictericia dura más de 20 días.
  • Si el bebé no aumenta de peso o no come lo suficiente.
  • Si las heces del bebé son claras y su orina es oscura.

 

Posibles complicaciones de la ictericia en recién nacidos

  1. Encefalopatía por ictericia
    Enfermedad provocada por la acumulación de bilirrubina en el cerebro.
    La bilirrubina es tóxica para las células del cerebro.
    Los síntomas son fiebre, cansancio, llanto, rechazo a comer, arqueamiento de espalda y cuello hacia atrás.
  2. Kernícterus (ictericia nuclear)
    Síndrome potencialmente mortal que se produce si la encefalopatía por bilirrubina provoca daños permanentes en el cerebro, parálisis cerebral coreoatetósica, retraso mental, apatía, hipotonía y pérdida de reflejos primitivos.

Artículos Relacionados: