Insuficiencia hepática: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Diagnóstico de insuficiencia hepática y pruebas

Los exámenes y análisis empleados para diagnosticar la insuficiencia hepática aguda son:

nsuficiencia hepática, medicamentos, intoxicación, diagnóstico

Análisis de sangre. Los análisis de sangre sirven para determinar cómo funciona el hígado.
Entre los valores más útiles cabe mencionar el tiempo de protrombina que mide el tiempo necesario para la coagulación de la sangre. En caso de insuficiencia hepática aguda, la sangre no coagula tan rápido como debería.

Pruebas instrumentales diagnósticas
El médico puede recomendar la realización de pruebas instrumentales diagnósticas para evaluar el hígado, como la ecografía.
Estas pruebas muestran daños en el hígado y permiten al médico obtener el diagnóstico.

Biopsia hepática. Esta prueba consiste en un la extracción de una pequeña muestra de tejido del hígado que permite al médico determinar por qué falla el hígado.
Para las personas con un alto riesgo de hemorragia durante la biopsia, por ejemplo en caso de insuficiencia hepática aguda, el médico puede realizar una biopsia hepática transyugular.
La biopsia se realiza de la siguiente manera:

  1. Se efectúa una pequeña incisión en el lado derecho del cuello
  2. Se inserta un tubo fino (catéter) en una gran vena del cuello y se desciende a través del corazón hasta llegar a una vena que sale del hígado.
  3. Posteriormente, el médico inserta una aguja a través del catéter y extrae una muestra de tejido hepático.
  4. Por último, se realizan pruebas de laboratorio en el tejido hepático extraído para determinar el motivo de la insuficiencia hepática.

 

Tratamiento para la insuficiencia hepática

Las personas con insuficiencia hepática aguda reciben tratamiento en la unidad de cuidados intensivos de un hospital, al existir riesgo de muerte si el hígado no funciona.
En la medida de lo posible, el médico trata la insuficiencia hepática aguda, si bien en muchos casos el tratamiento consiste en reducir las complicaciones para proporcionar al hígado el tiempo de curación necesario.

Tratamiento para la insuficiencia hepática aguda
El tratamiento para la insuficiencia hepática aguda incluye:

  1. Fármacos para la intoxicación
    La insuficiencia hepática aguda provocada por sobredosis por paracetamol o intoxicación por hongos se trata con medicamentos que pueden revertir los efectos de la toxina.
  2. Trasplante de hígado
    La insuficiencia hepática aguda no se puede curar en muchos casos. En estas situaciones, el único tratamiento posible es un trasplante de hígado.
    Durante el trasplante de hígado, el cirujano extirpa el hígado dañado y lo reemplaza con un hígado sano de un donante.
  3. Tratamiento para las complicaciones
    El médico revisa los signos y síntomas y trata de prevenir las complicaciones provocadas por la insuficiencia hepática aguda.
    El tratamiento incluye los medicamentos para reducir la acumulación de líquido en el cerebro (edema cerebral).
  4. Control de las infecciones
    El equipo médico solicita periódicamente muestras de sangre y de orina para llevar a cabo pruebas para las infecciones.
    Si el médico sospecha que el paciente tiene una infección, puede recetar medicamentos para el tratamiento de las infecciones.
  5. Prevención de las hemorragias graves
    Con frecuencia, las personas con insuficiencia hepática aguda desarrollan úlceras sangrantes en el tracto gastrointestinal.
    El médico puede recetar medicamentos para reducir el riesgo de hemorragia.
    Si se pierde una gran cantidad de sangre, se pueden hacer transfusiones de sangre.

 

Remedios naturales para la insuficiencia hepática

No existen remedios naturales para tratar la insuficiencia hepática, pero después de curarse se puede cambiar el estilo de vida para sentirse mejor y evitar recaídas.
Por ejemplo, es aconsejable limitar lo máximo posible el consumo de fármacos y de bebidas alcohólicas.
La dieta debe ser baja en grasas, especialmente saturadas, y deben evitarse los alimentos fritos.

 

Pronóstico y supervivencia para los pacientes con insuficiencia hepática

En caso de insuficiencia hepática grave, con ascitis grave y encefalitis en las fases III y IV , la esperanza de vida es de 1-3 años y la supervivencia a 1 año es inferior al 20%.
Los pacientes que no padecen encefalopatía ni ascitis presentan una esperanza de vida de 15-20 años y una supervivencia a 1 año de aproximadamente el 90%.

 

Insuficiencia hepática aguda o crónica – causas y síntomas