Insuficiencia renal: diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico de la insuficiencia renal

La insuficiencia renal puede confirmarse a través de exámenes de laboratorio (análisis de sangre y de la orina) y exámenes instrumentales.

En primer lugar, el médico debe revisar el historial clínico del paciente. En especial, es importante que el médico sepa si es la pimera vez en que los exámenes resultan anormales.
Además, el médico debe medir la TFG (uno de los valores más importantes para realizar el diagnóstico).

Exámenes de orina IR
prerrenale
IR
intrínseca
Sodio en la orina 
(Mmol / L)
< 10 > 20-40
Osmolaridad de la orina
(MOsm / L)
> 500 < 350
Urea en la orina /
Urea en el plasma
> 8 < 3
Creatinina en la orina /
Creatinina en el plasma
> 40 < 20
Excreción fraccionada de sodio (%) < 1 > 1

La concentración de la orina ayuda a confirmar el diagnóstico:

  1. En caso de insuficiencia renal prerrenal, el organismo del paciente reabsorbe agua y sodio, por lo tanto, la orina resulta más concentrada
  2. Si se trata de insuficiencia renal instrínseca, el riñón no consigue producir oina concentrada

Exámenes de laboratorio

El nitrógeno ureico (BUN) y los niveles de creatinina en la sangre son dos indicadores de la salud renal.
Los valores de referencia de la creatinina son:

  • Hombres adultos: 0.8 – 1.3 mg/dl
  • Mujeres adultas: 0.6 – 1.1 mg/dl

Para evaluar la función renal es necesario conocer el nivel de azotemia y los valores de aclaramiento de la creatinina.
Valores normales de:

  • Azotemia: 8-20 mg/dl
  • Aclaramiento de la creainina: 60-130 ml/min

Fórmula para calcular el aclaramiento de la creatinina (Cockcroft-Gault)

  • Hombres: (140 – edad) x peso / (creatinina x 72)
  • Mujeres: misma fórmula de los hobres x 0.85

Otros exámenes de sangre que pueden resultar útiles:

  • Hemograma
  • PCR
  • Perfil proteico
  • Valores de sodio, potasio, cloro, clacio y fósforo
  • Hemogasometría

Exámenes de orina
Para realizar el diagnóstico, el médico debe conocer los siguientes datos:

  1. Peso específico: en caso de insuficiencia prerrenal es superior a 1020, en la insuficiencia renal orgánica está entre 1010 y 1012, debido a que el riñón pierde la capacidad de producir rina concentrada
  2. Sedimento urinario: presencia de glóbulos rojos, glóbulos blancos o cilindros hialinos
  3. Proteinuria
  4. Cultivo de orina
  5. Volumen de la orina

Exámenes instrumentales de diagnóstico

  1. Después de haber realizado los exámenes de sangre y de orina, el primer examen al que hay que someterse para conocer el tipo de insuficiencia renal es la ecografía renal.
    Este examen permite saber si la enfermedad está causada por una obstrucción.
    Insufficienza renale ostruttiva, ecografiaLa ecografía abdominal también permite observar la reducción del tamaño del riñón.
  2. La TAC o la RMN se recomiendan para detectar la presencia de una masa anormal o de obstrucción en los riñones.
  3. Radiografía del tórax, para descartar una infección pulmonar, que son muy comunes en las personas ancianas, y sepsis, que puede ser una de las causas de insuficiencia renal prerrenal.
  4. ECG, muestra si el potasio ha provocado problemas.

 

Tratamiento para la insuficiencia renal

Esta enfermedad la trata un nefrólogo.
El manejo y el tratamiento para esta enfermedad dependen del tipo de insuficiencia renal.
Los 4 pilares del tratamiento se concentrar en restablecer los valores normales de:

  1. Volumen de la sangre en circulación – por medio de infusiones de solución isotónica / empleando furosemida (diurético) para mantener la diuresis.
  2. Acidosis – por medio de inyecciones de bicarbonatos, aunque por lo general no suelen ser eficaces
  3. Hiperkalemia – muy importante
  4. Problemas de la sangre, por ejemplo la anemia. Pero el tratamiento para esto no se realiza muy a menudo.

En cualquier caso, se recomienda una consulta con el nefrólogo.
Al llegar al hospital, hay que suspender los inhibidores de la ECA y la metformina.
Muchos pacientes toman este medicamento para el tratamiento de la diabetes, pero está contraindicada en caso de insuficiencia renal, debido a que provoca una sobrecarga de los riñones y por lo tanto una acumulación de acidosis láctica.

Si el paciente está deshidratado, se le suministra un líquido por vía intravenosa para equilibrar la pérdida de líquidos y para hidratar el cuerpo.

Los pacientes que han acumulado una gran cantidad de líquidos en el cuerpo deben tomar ciertos medicamentos diuréticos para poder eliminar los líquidos en exceso.
Además, estos pacientes deben limitar el consumo de líquidos que debería ser proporcional a la producción de orina.

Medicamentos para mantener bajo control los niveles de potasio en la sangre 
Si los riñones no filtran el potasio de manera adecuada, el médico puede recetar calcio, glucosa o sulfonato sódico de polistireno.
Una cantidad de potasio demasiado elevada puede provocar:

  1. Arritmias graves
  2. Debilidad muscular

Por lo tanto, hay que mantener bajo control los niveles de calcio en la sangre con la ayuda de ciertos medicamentos.

Además de lo medicamentos, es muy importante mantener una alimentación adecuada para reducir al mínimo la acumulación de toxinas en el cuerpo.
Generalmente, se recomienda que los pacientes lleven una alimentación con un bajo contenido de proteínas y de sal.

Las personas que padecen insuficiencia renal deben evitar o reducir el consumo de algunos medicamentos como el alopurinol (Zyloric®), la azitromicina (Zitromax®), valaciclovir (Altrex®) y la heparina.

 

queso, dieta, insuficiencia renal

Dieta recomendada para la insuficiencia renal

No existen remedios naturales para la insuficiencia renal, pero la alimentación puede ayudar a reducir la sobrecarga en los riñones.
Consumir demasiados alimentos con un alto contenido de proteínas puede favorecer el desarrollo de enfermedades renales. Por lo tanto, el médico recomienda limitar el aporte proteico.
Hay que evitar lo más posible los alimentos como por ejemplo la carne, los huevos, y los productos lácteos, cuando el paciente sigue una dieta ideal para la debilitación renal. También se recomienda limitar el consumo de verduras con alto contenido de proteínas.
Según la medicina convencional, los alimentos con alto contenido de carbohidratos complejos como por ejemplo los cereales y los productos integrales son beneficiosos para la salud.
Sin embargo, según la medicina natural, y  en particular la dieta del grupo sanguíneo (un tipo de alimentación que suele ser eficaz en el tratamiento de varias enfermedades), los cereales suelen ser la causa de la insuficiencia renal. En particular, los cereales que contienen gluten son los más perjudiciales. De hecho, estos alimentos provocan problemas renales y no permiten que la sangre sea filtrada correctamente.
Por lo tanto, según este tipo de medicina natural, el problema no radica en el exceso de proteínas sino en que las mallas del filtro renal son demasiado amplias y esto permite el paso de las proteínas hacia el exterior.
Además, puede que el sistema inmunitario no sea compatible con algunos alimentos, dependiendo del grupo sanguíneo al que pertenece la persona. Por ejemplo, las personas del grupo sanguíneo B suelen no tolerar el tomate.

La insuficiencia renal provoca la acumulación de toxinas y sales dentro del cuerpo, por lo tanto, hay que reducir el aporte externo de estas sustancias.
Se recomienda preparar recetas con bajo contenido de sodio, de lo contrario existe el riesgo de retención hídrica en el cuerpo.
Los alimentos con alto contenido de potasio y de fósforo (como el queso, la levadura en polvo, la carne, las almendras y otros) deben consumirse en cantidades mínimas.

 

¿El daño renal es reversible? ¿La insuficiencia renal se puede curar?

La respuesta a esta pregunta depende de la insuficiencia renal.
La disminución de las funciones renales es reversible.

insuficiencia renal aguda, pronóstico
Si se remueve la obstrucción que causa la insuficiencia renal, o si se realiza el tratamiento para la diabetes y para la presión arterial, se puede invertir parcialmente el daño provocado en los riñones.

Estos métodos ayudan a prevenir que los riñones se deterioren aún más, dado que esto puede provocar la muerte del paciente.
La última etapa de la insuficiencia renal es la uremia, es decir, la acumulación de urea y de sustancias nitrogenadas en la sangre.

 

Insuficiencia renal: tipos, causas y síntomas